dissabte, 25 de juliol de 2015

Així és la vida / Así es la vida






Recordo un llibre que tenia fa bastants anys enrera, i el trobo a falta més que mai perquè ara ells, els meus néts, el llegirien. És el que té compartir-lo amb un o altre durant anys, al final desapareix. Parlo del llibre de Charlie Brown, en Carlitos. És L'autotortura d'en Charlie Brown enfrontat al fracàs constant.  És divertit d'una manera amarga, amb  les inseguretats dels nens, alegra i preciós, tot alhora.
El meu Carlitos segueix sent un nen genial, no en tinc cap dubte. I no té res a veure en el fet que un bon dia m'enamorés de la Mafalda. En Carlitos és un nen diferent de la Mafalda. Ell era inquiet i nerviós.






  En Carlitos li passaven coses com aquestes. Es presentava en algun concurs -del que fos- (posem un “Gran Dictat” per exemple), i si perdia, tornava a casa amb el cap cot, amb un amic i l'Snoopy. Ja no volia sortir de casa, i si és ficava al llit tampoc en volia sortir. I quan en sortia, s'adonava sempre que el món no s'avia aturat.
Sense saber com el vaig adoptar. Vaig convertir-lo en el meu amic imaginari. On jo anava venia ell. Em vaig acostumar tant a la “presència” de Carlitos que fins i tot creia que li agafava la mà per creuar el carrer. Un dia em vaig adonar que Carlitos era absolutament normal. Era com tothom. Per això sempre camina a la vora del col·lapse o almenys de la depressió: perquè busca la salvació segons les fórmules proposades per la societat en què viu (l'art de tindre amics, com fer-se una cultura en quinze dies, o en un parell de lliçons, la recerca de la felicitat, com conquistar a les noies, i com pot agradar...
 





Però que decideix fer-li front a les desgràcies de la seva vida sigui en solitud (la part optimista de la solitud), com amb companyia dels seus inseparables amics, començant per en Linus, de 4 anys; l'egoista de la seva germana Salli. La seva companya, Lucy (molt prepotent), i els altres companys de beisbol.
Davant les dificultats, o en veure que no pot aconseguir el que desitja, té per costum sospirar exasperat o, si la situació l'estressa molt, crida de ràbia o comença a plorar i lamentar-se.


 Inserción desactivada por petición



La pèrfida Lucy comenta –ha estat un fracassat tota la seva vida-»

Diuen que Charlie Brown és una petita comèdia humana tant per al lector càndid com per al sofisticat. Però has de tenir una certa edat, crec, per mirar el nen del cap rodó i veure-hi els arbres que no ha plantat, els gols que no ha marcat, els premis que no ha guanyat, els projectes frustrats, les il·lusions perdudes....
La felicitat del sí però no. Tots portem un Carlitos dins.
En Carlitos, també podria ser jo.






                                           TRADUCCIÓN



Recuerdo un libro que tenía hace bastantes años atrás, y ahora me haría más falta que nunca porque me gustaría que lo leyeran mis nietos. Es lo que tiene compartirlo con uno u otro durante años, hasta que al final desaparece. Hablo del libro de Charlie Brown, Carlitos. Es la auto tortura de Charlie Brown enfrentado al fracaso constante. Es divertido de una manera amarga, con la inseguridad de los niños, alegre y preciosa, todo a la vez.
Mi Carlitos sigue siendo un niño genial, no tengo ninguna duda. Y no tiene nada que ver con el hecho de que un buen día me enamorara de Mafalda. Carlitos es un niño diferente de Mafalda. Él es inquieto y nervioso.

Carlitos le pasan  cosas como éstas. Si se presenta en algún concurso -del que sea- (pongamos un “Un gran Dictat” un "Gran Dictado" por ejemplo), y si pierde, vuelve a casa con la cabeza baja, con un amigo y el Snoopy. Ya no querrá salir de casa, y si se acuesta aun menos. Y al final, cuando sale, se da cuenta siempre que el mundo no se ha detenido.
Sin saber cómo, lo adopté. Lo convertí en mi amigo imaginario. Donde yo iba, venía él. Me acostumbré tanto a la "presencia" de Carlitos que incluso creía que le cogía la mano para cruzar la calle. Un día me di cuenta de que Carlitos era absolutamente normal. 

 Era como todos. Por eso siempre anda al borde del colapso o al menos de la depresión: porque busca la salvación según las fórmulas propuestas por la sociedad en que vive (el arte de tener amigos, como hacerse una cultura en quince días, o en un par de lecciones; la búsqueda de la felicidad, como conquistar a las chicas, y como puede gustar ...
Pero él decide hacer frente a las desgracias de su vida, sea en soledad (la parte optimista de la soledad), como en compañía de sus inseparables amigos, empezando por Linus, de 4 años; la egoísta de su hermana Salli. Su compañera, Lucy (muy prepotente), y los otros compañeros de béisbol.

Ante las dificultades, o al ver que no puede conseguir lo que desea, tiene por costumbre suspirar exasperado o, si la situación le estresa mucho, grita de rabia o empieza a llorar y a lamentarse.

"La pérfida Lucy comenta: - ha sido un fracasado toda su vida-."


Inserción desactivada por petición

Dicen que Charlie Brown es una pequeña comedia humana tanto para el lector cándido como para el sofisticado. Pienso que tienes que tener una cierta edad para mirar al niño de la cabeza redonda y ver los árboles que no ha plantado, los goles que no ha marcado, los premios que no ha ganado, los proyectos frustrados, las ilusiones perdidas ....
La felicidad del sí pero no. Estoy seguro que todos llevamos un Carlitos dentro.
Un Carlitos, que también podría ser yo.


 fotos  de internet, serán retiradas a petición
Siempre procuro dar la referencia editorial, y espero que se entenderá que lo hago desde la admiración y con ánimo de recomendarles -no con ningún ánimo de lucro, obviamente, ni con intención de perjudicar los derechos de nadie, todo lo contrario-.
Si en algún caso se detecta en este post conflicto de copyright o de cualquier otro tipo, agradeceré que me lo hagan saber y  lo suprimiría inmediatamente. Muchas gracias.

16 comentaris:

Loreto Giralt Turón ha dit...

De petita vaig provar de llegir-lo peró no va agradar-me perquè no l'entenia. Ara segur que seria diferent.

Miquel ha dit...

Carlitos es la demostración de un problema ontológico, o sea, el problema del ser. Aquello que se resiste a un análisis exaustivo sobre los datos de la experiencia y que trata de reducirlos cada vez más desprovistos de valor significativo.

Para Carlitos nada hay en la realidad (en la que él vive -SU realidad-) que le permita prestarle crédito; ninguna garantía.

Carlitos es un nihilista, o sea, un desesperanzado. Como bien nos has puesto, el personaje de su hermana y de su amiga representa el mundo; el resto de sus "amigos" las circunstancias.

Carlitos es uno mismo ante el mundo. Es el problema del SER.

Como bien señala LORETO GIRALT TURÓN, hoy la lectura de Carlitos sería diferente. Es lectura para adultos con un mínimo de sensibilidad. Hemos de saber perdonarnos, he ahí la clave.

Un beso grande JOSEP
Salut ¡¡¡

cantireta ha dit...

Carlitos també és cantireta. I Mafalda. I, sobretot, Calvin i Hobbes. Ja saps perquè.... ;-)

Un petó de diumenge!

xavier pujol ha dit...

No vaig ser un gran seguidor del Charlie Brown, però n'havia llegit moltes tires als diaris.
Fis i tot vàrem tenir un coixí gros amb la seva imatge. Algú ens el va regalar i va estar molts anys al sofà de casa. Era com el sofà del psiquiatre.
Si hi havia problemes, es relativitzaven, davant del "doctor" Brown.

Josep ha dit...

Sí, Loreto entenc perfectament que de petita no l'entenguessis gens ni mica al Carlitos. Ja dic en el post que has de tenir una certa edat, crec, per mirar el nen del cap rodó. En Miquel diu el mateix. Diria que ho facis, ara si que entendries al Carlitos. Ara veuràs perquè se sent estúpid, antipàtic i reflecteix les pors de tots els adolescents. Té una gran passió, el beisbol. En ella, assumeix la funció de jugador i entrenador d'un descurat equip compost dels seus amics, que habitualment acaba derrotat en els partits. Això fa augmentar més el seu desconsol
Diuen que els personatges dels còmics són el reflex dels seus creadors. No se si aquests és el seu cas.

Jo el que voldria és que els meus néts el llegissin igual que tu, i amb els anys tornar-ho a fer.

Josep ha dit...

Tiene un grave problema de falta de autoestima e inferioridad. Esto lo hace sumamente vulnerable y busca siempre tanto el bienestar de su comunidad (sus amigos) como tratar de que las cosas sean buenas, tal y como nos dicen los maestros y los padres que han de ser. Obviamente la realidad le da duros golpes, lo cual sigue minando su autoestima, pero, dentro de todo, él sigue luchando por sus ideas, reflejando un poco a todos nosotros, que también deseamos que las cosas sean como deben ser y no como son en realidad. Es por esto que al final digo que seguramente yo también soy un Carlitos.
Quizás yo también lo tendría que estudiar más a fondo. No solo a él sino a todos, incluido Snoopy. Muchas de las situaciones problemáticas que vive Charlie, están provocadas por la lengua cínica e irreverente de su personaje antagonista: Lucy, una niña cuya manera de ser se aleja al de Charlie, porque no pierde la ocasión de resaltar las carencias de su amigo.
Grandes personajes para estudiar, Miquel.
Un abrazo.
Salut.

Alfonso Robles Motos ha dit...

No aniria malament la lectura per la gent jove d'ara. Nosaltres vam créixer en la necessitat de caure i aixecar-nos contínuament, vivim en constants fracassos, desil·lusions de les que haviem de sortir una i altra vegada. Avui sembla que només coneixen l'èxit, qualsevol adversitat els crea una frustració insalvable, qualsevol contrarietat a les seves intencions sembla crear-les uns problemes que a nosaltres ens resulten xocants. Penso que l'ésser humà es forma i s'enforteix a partir de l'encert i l'error, ara sembla que només hi ha d'haver l'encert, l'error crea frustracions.
Una abraçada Josep

KRT ha dit...

Jo n'era un seguidor, en tenia dos o tres llibres en català (tots deixats i perduts també, com tu). Recordo que el primer (És diumenge, Charlie Brown) el vaig comprar en una paradeta de llibres que fèiem els escoltes per sant Jordi. Devia ser el 1968, crec. Jo era el venedor, però aquest me'l vaig comprar, pagant eh? I de seguida m'hi vaig identificar també. Em feia companyia i m'ajudava a acceptar resignadament els petits fracassos quotidians. Gràcies, Josep.

Montse González ha dit...

Yo nunca me fijé mucho en Carlitos, Ahora sí puedo ver cosas que antes no veía. Porque para ver estos personajes creo que hay que tener cierta experiencia de vida. Pero pensándolo bien, creo que se pueden sacar conclusiones a cualquier edad.Es genial!!
Gracias Josep.

Una abraçada

Josep ha dit...

Si, si que ho se. Pensa que cada cop que escric alguna cosa com aquesta, encara que el tema sembli diferent; (però que tots podem ser qualsevol d'ells) i penso molt en la Cantireta.

Un petó de diumenge.

Josep ha dit...

Jo, Xavier et diria que el llegeixis, pensa que el pobre nano tenia un greu problema de falta d'autoestima i inferioritat.
En realitat ningú millor que en Carlitos per a fer aquesta feina. Jo no tu, no el jubilo mai.

Josep ha dit...

Quanta raó tens, Alfons. Per a nosaltres encara va ser molt pitjor que aquest nen, perquè havíem de fer-ho tot sols. Aquest llibre és una lliçó. Ara és el que dius, ho tenen tot sense massa esforç i qualsevol ensopegada és una gran frustració.
Sí, estaria molt bé que el llegissin.

Una abraçada.

Josep ha dit...

Celebro molt que tu també et sentissis identificat amb el Carlitos. Creia que era jo tot sol. No vaig arribar a l'extrem d'agafar-lo de la mà per creuar el carrer (tal com dic) però sí que és veritat que el sentia molt proper. Uns anys abans havia llegit alguna cossa d'ell però no l'entenia. Cada personatge era un cas únic, fins i tot diria per estudiar-lo.
Podem destacar l'Snoopy. És el personatge més confiat, amb el pensament més lògic. Snoopy sap molt bé que és un gos i ho accepta.
Moltes gràcies, Ramon.

Hada Isol ♥ ha dit...

Justamente por eso es que siempre me encantó Charlie Brown!!!!!!! y los adultos gigantes que no se ven completos y que no se entiende lo que dicen,eso es genial! un abrazo Josep que tengas buen día!

Josep ha dit...

Hola, Isabel.
La reflexión que nos enseña Charlie Brown son realmente maduras. Dicen que es un libro para niños, pero yo pienso que no, que son para gente mayor.
Siempre se retrató un universo exclusivamente infantil, pues todos sus personajes son niños y animales domésticos, aunque sus inquietudes y preocupaciones son a menudo las de los adultos.
Nos enseño a que por más que los adultos hablen normal, los niños escuchan "bla bla blaaaa" porque a veces son más inteligentes que los mayores.
Nos enseñaban las reflexiones sobre la vida que cruzan Carlitos y Linus; las escenas del amor de Lucy por Schroeder; las conversaciones de clase entre Marcia y Patty... Y, puestos a manifestar preferencia por algunas, la serie de cartas de amor del perro Snoopy: «Querida mía, sin ti, los días se me hacen interminables..., los días parecen semanas..., las semanas, meses..., los meses, años..., los años, siglos..., los siglos... Ya te haces a la idea, ¿no?»
Y las cosas entre Carlitos y Sally: “Me pregunto si querrías hacerme los deberes, Carlitos
—Si me los haces, te estaré eternamente agradecida...
—Eso, viniendo de ti lo dudo. Sally
—¿Y si te estoy agradecida un par de días?...
Y Carlitos se deprime, como siempre. Se va a casa y se cobija en la cama.
Pero el mundo sigue…
la mayoria de veces (yo por lo menos me sentia Carlitos).
Un abrazo, Isabel.

Josep ha dit...


Montse, no se si sabré explicar lo que para mi representa Carlitos, sin repetir lo que he puesto en el post.
Su humor funciona en un nivel infantil, cuando por ejemplo trata sobre incidentes escolares o recoge momentos cotidianos en que las cosas salen mal; o en un nivel intermedio, al reflejar el mundo interior de deseos, sueños, temores y frustraciones del niño, pero también para que los recuerde el adulto; o, en un nivel estrictamente adulto, cuando las situaciones o los comentarios ilustran problemas psicológicos de mayores, como la afirmación de Carlitos sobre que «los años son como las chocolatinas: cada vez son más caros pero más cortos».
En la gran mayoría de sus tiras, Schulz (el creador) no pretende tanto hacer reír como recoger sentimientos simples, siempre ambiguos y que inciden en la frustración, el desconsuelo, la perplejidad, la decepción... Suele predominar una sensación de fatalidad, bienhumorada y tierna, de que las cosas nunca van bien o, si van, que algo se te está olvidando y no tardarán en estropearse. Se podría decir que cada tira es como una pequeña baldosa de un mosaico cuyo dibujo va emergiendo a través de distintas series, y cuyo conjunto describe la frecuente dificultad o incapacidad de niños y adultos para discernir y encauzar los sentimientos.
Si, creo que el final del post es auténtico.

Una abraçada.