dimecres, 25 març de 2015

Descansen en paz, mis condolencias a todos los familiares.



la humanitat és la nostra millor virtut /  la humanidad es nuestra mejor virtud

Mientras iba siguiendo las noticias en twitter topé con los mensajes que hacían referencia a los catalanes muertos, a los programas de tele que habían cancelado y el idioma en que se daban las noticias. Miseria humana, previsible por otra parte pero compensada de largo por las muestras de solidaridad y de respeto (y también de rechazo a los  mensajes de algunos cretinos). Pero también había algunos que me hicieron pensar en cómo arrastramos unas respuestas emocionales grabadas en los circuitos neuronales desde hace milenios.

Al hablar de las víctimas del avión se hacía referencia a la nacionalidad. Que si españoles, que si catalanes, que si alemanes, que si turcos, ... Alguien criticó este hecho, haciendo notar que todos eran personas y que lo tenemos que lamentar por igual, sean de donde sean. El  comentario era  indiscutiblemente  cierto y no hay ningún argumento racional para discutirlo. Pero me doy cuenta que no puedo evitar sentir más unas muertes que otras. Por mucho que la parte racional de mi mente insiste en que todas las vidas humanas merecen el mismo respeto y sentimiento, soy consciente de que cuanto más cercanos estén en el lugar donde vivo, cuanto más cercanos los perciba, más identificado me siento . El drama humano es idéntico a lo que ocurrió con el accidente del avión de Malasia o con el del avión derribado en Ucrania, pero aquellos accidentes me parecían lejanos y, a pesar de lamentarlos, mi empatía con las personas que sufrieron no tiene nada que ver con la experimentada ayer con las víctimas de aquí.

Por eso parece normal que indiquen cuántas víctimas había de cada comunidad. En cada país llorarán por todos, pero sobre todo por los suyos. Un sentimiento que será más intenso en los pueblos respectivos y, por supuesto, en lugares como las escuelas donde perdieron los compañeros. Los diversos sentimientos ante la muerte son muy difíciles de racionalizar. Después de todo, entristecerse por la muerte de personas que ni siquiera conoces es una de esas características que nos definen como humanos.






La catalanofòbia no s’atura en un moment tant dramàtic 

Hi ha dues coses infinites en aquest món: l'Univers i l'estupidesa humana. I del primer no n'estic del tot segur (A. Einstein).


 La catalanofobia no se detiene en un momento tan dramático

 Hay dos cosas infinitas en este mundo: el Universo y la estupidez humana. Y del primero no estoy completamente seguro (A. Einstein).


Foto de Internet, será retirada a petición
Los enlaces de la Catalanofobia son de  directe.cat

dimarts, 24 març de 2015

t'he portat un silenci amorós / te he traído un afectuoso silencio







M'agrada llegir de tant en tant en caure la tarda alguna poesia...
Com diuen a molts llocs l’horabaixa. M’agrada aquest nom: l’horabaixa. ...
Al capvespre...
Havia llegit un dia, emocionat, un poema de Martí i Pol, ja fa molts anys
En l'edició (de poc preu) que vaig comprar un diumenge al Mercat de Sant Antoni.
Anava dirigit a un senyor que es deia Antonio. No era un llibre vell però sí que estava en mal estat. Deia que anava dirigit a l’Antonio però no em donaven més dades. Vaig pensar que era algú que coneixia (la poesia de Martí i Pol sempre és molt biogràfica) o algú del seu poble, de Roda de Ter. Va passar el temps, i un dia vaig trobar un altre llibre d’ell, que corria per casa dels meus pares. No hi havia tantes poesies, però aquest mateix poema estava complet. Aquest Antonio a qui li escrivia Martí i Pol, no era altre que Antonio Machado. Quina sorpresa més gran!

Voldria dir abans de res que una conversa amb un poeta ha de ser molt agradable. També ho és, de manera especial, el diàleg entre poetes, que és del que es tracta aquí. Jo he parlat en altres ocasions, moltes -al bloc- d'Antonio Machado, Però fa una estona hem recordat un amic meu i jo, el dia que vam posar una senyera a la tomba d'Antonio Machado, a Coulliure, també fa molts anys, i després d’això és compren més i millor a Miquel Martí i Pol. Per això en parlo avui aquí, amb la sola voluntat de compartir amb tothom un poema que per fi va trobar el seu veritable sentit i que va aconseguir emocionar-me més si és possible.

COMPLIMENT A ANTONIO MACHADO


No t'he dut flors, Antonio, t'he portat
un silenci amorós, per no interrompre
el teu íntim diàleg amb la mort
que fa tants anys que dura. Compartir-te
ha estat deturar el temps, per retrobar-me
més ingenu que mai i amb un sanglot
a flor de pell, com una criatura.
No t'he dut res, Antonio, però estimo
més que abans aquest mar que m'ha vist créixer
i prop del qual confio de morir
d'ençà que he vist que tu m'hi acompanyaves.



CASTELLANO


Me gusta leer de vez en cuando al caer la tarde alguna poesía...
Como dicen en muchos lugares a l’horabaixa. Me gusta este nombre: l’horabaixa (a la puesta del sol). ...
Al capvespre (Al atardecer. Cuando empieza a hacerse de noche)...

Había leído un día, emocionado, un poema de Miquel Martí i Pol, hace ya muchos años.
En la edición (de poco precio) que compré un domingo en el Mercado de San Antonio, aquí en Barcelona

Iba dirigido a un señor que se llamaba Antonio. No era un libro viejo pero sí que estaba en mal estado. Decía que iba dirigido a Antonio pero no me daban más datos. Pensé que era alguien conocido de su trabajo, o de su pueblo, de Roda de Ter. Pasó el tiempo, y un día encontré otro libro de él, que corría por casa de mis padres. No había tantas poesías, pero este mismo poema estaba allí y completo. Este Antonio a quien le dedicaba la poesía Martí i Pol, no era otro que Antonio Machado. Qué sorpresa más grande!

Quería decir antes, que una conversación con un poeta debe ser muy agradable. También lo es, y muy especial, la conversación entre poetas, que es de lo que se aquí se  trata. Yo he hablado en otras ocasiones, muchas –en el bloc - de Antonio Machado, Pero hace un rato hemos recordado un amigo mío y yo, el día que pusimos una senyera (una bandera catalana) en la tumba de Antonio Machado, en Coulliure, también hace muchos años, y luego se comprende más y mejor a Miquel Martí i Pol. Por eso hablo hoy aquí, con la sola voluntad de compartir con todos vosotros un poema que por fin encontró su verdadero sentido y que consiguió emocionarme más si es posible.



(Traducción mía, con la mejor voluntat)

No te traje flores, Antonio, te he traído
un afectuoso silencio, para no interrumpir
tu diálogo íntimo con la muerte
que dura desde hace tanto. Compartirte
ha significado detener el tiempo, para reencontrarme
más ingenuo que nunca y con un sollozo
a flor de piel, igual que un niño.
No te traje nada, Antonio, pero amo
más que antes este mar que me vio crecer
cerca del cual confío en morir
desde que vi que tú me acompañabas.


A un olmo seco. Antonio Machado