divendres, 6 de novembre de 2009

las cuidadoras


Hoy recordé este escrito que leí en una ocasión en la contraportada de una revista de enfermería del hospital Clìnic de Barcelona. Espero que os emocione tanto como a mí.

¿Qué veis, qué pensais cuando me estais mirando?: Una anciana decrépita y obtusa. Con los ojos perdidos, que toma su comida y nunca responde. Cuando alzáis la voz diciéndome: me gustaría que lo intentaras.....
Os diré quién soy, mientras permanezco aquí sentada, inmóvil, mientras me levanto siguiendo vuestro mandato y como, según vuestro deseo.
Soy una niña de diez años, con papá y mamá, hermanos y hermanas que se quieren los unos a los otros. Pronto una novia de 20 años, cuando mi corazón dio un salto recordando las promesas que juré cumplir. Con 25 tuve mis propios niños que precisaron de mí para construir un hogar seguro y felz. A los cincuenta, de nuevo, nuevos niños corretearon sobre mis rodillas.
Pero los días oscuros se ciernen sobre mí con la muerte de mi hombre. Miro al futuro y me encojo de temor. Los jóvenes de mi familia están todos muy ocupados en sus asuntos. Y pienso en los años de amor que he conocido. Ahora soy una mujer vieja y la naturaleza es muy cruel. (...)
El cuerpo se resiente, la gracia y el vigor se han ido... Ahora sólo hay una piedra donde antes había un corazón.
Pero debajo de esta vieja carcasa una joven adolescente aún alienta. Y ahora, de nuevo, mi castigado corazón renace. Recuerdo las penas, recuerdo el placer, de nuevo amo y vivo otra vez, y pienso que los años son demasiado pocos, han pasado demasiado deprisa. Y acepto el hecho de que nada durará.
Por tanto, abrid vuestros ojos, enfermeras, y mirad. No soy una vieja decrépita, ¡miradme de cerca, vedme...!

Poema publicado en la Gaceta del Hospital Guy de Londres. Está escrito por una anciana internada en la zona geriátrica, considerada como incapacitada para leer y escribir por sus cuidadores, el original fue hallado en su taquilla después de su muerte. Tomado de Alborch, C (1999)

10 comentaris:

Isol ha dit...

Que puedo decirte Josep hoy que estoy tan sensible con el tema de mi abuela,yo veía en mi viejita tan solo una viejita a la que amo mucho,tranquila y lenta al caminar,con mucha memoria pero ya sabes que por vivir bajo el mismo techo de quien me abusó tanto en mi niñez yo no he podido disfrutarla como habría querido,pero yo la veia como mi abuela y los nietos pocas veces llegamos a saber quienes fueron nuestros abuelos,pero a mi la vida me hizo un regalo o me lo hice yo el día de mi cumpleaños porque ese día en que la llevé al lugar donde nació y pasó gran parte de su niñez yo no tuve frente a mi a mi abuela vieja,sino a una niña que corría por unas laderas de cerro,el cerro amado por mi y adorado por ella,tuve a una mujer que estuvo atenta al paso de la historia de mi provincia porque en esa casa donde nació y creció vivía el entonces gobernador de Tucumán y ella escuchaba mientras jugaba como deliberaban sobre los pobres,como unos los criticaban desde su riqueza ,otros solo querían darles demagogia y otros querían ofrecerles dignidad,y todo eso ignoraba de mi abu hasta ese día,en que me contó cosas de mi tierra de hace 90 años,esta carta que pusiste me hizo recordar todo eso,ayer veía a todos los nietos e hijos alli y me preguntaba sabrán ellos todo lo que yo hoy sé de mi abu,y cuando ayer todos me hechaban la culpa a mi por haberla llevado a ese lugar yo me sentía orgullosa de haberlo hecho porque en los años que conozco a mi abu nunca la ví tan feliz,ni ví sus ojos brillar así,ella me lo dijo que ninguno le había dado lo que yo con gusto le dí ese día,y aunque todos esos que no tienen tiempo para escucharla y conocerla,que nunca se les pasó por la cabeza devolverla a sus raices hoy me digan que porque caminar alli en el mes de marzo hoy tiene un marcapasos yo me siento dichosa por mi abu,pero más por mi y por mi familia porque mi esposo y mis hijpos ese día aprendimos muchissimo de la vida y del lugar que los ancianos tienen en nuestro mundo,todo el camino de regreso los 4 ibamos extasiados de escuchar todo,todo lo que nos contó,tengo videos de ese momento y me siento muy bien por esto.
Es verdad que nuestros abuelos,son los niños del ayer,los jovencitos enamoradas de hace un tiempo,seres humanos que viven y aun sueñan y sirven de mucho,tu post me ha hecho llorar de alegría de que mi abu aun esté bien y pueda disfrutarla más y más,te mando un abrazo enorme!

Maripaz Brugos ha dit...

Hola Josep, me ha encantado el pots...

He tenido la inmensa suerte de cuidar de mi madre largos años.Se murió el 30 de Enero, todavia no hace un año. Te puedo asegurar que ha sido la experiencia más bonita de mi vída.

He compartido con ella, un cumúlo de sentimientos, de una riqueza incalculable.
La extraño en cada rincón.Pero volveria mil veces a cuidarla...
Un abrazo y gracias por tu humanidad, llena de belleza

Alfonso ha dit...

YO daría la vida por los dolores de espalda que me costaba ayudar a mi hermana. El texto es estupendo. Recuerdo un cartel que había donde estaba mi hermana y decía : ¿quién cuida al cuidador? para pensar
¡Saludos!

Abuela Ciber ha dit...

Claro que da para pensar lo que hoy tan sabiamente has compartido.

Pensar en todas las edades.

A la mía tomando los recaudos necesarios desde ya.

Cariños

VERÓNICA MARSÁ ha dit...

Yo no soy anciana y siento lo mismo. Cómo es posible que tenga tantas ganas de todo, tantas ganas de vivir y tan poco tiempo para todo. Me gustan los dibujos animados, los cómics, disfrazarme y cantar a grito pelado, comer helados y chocolate hasta que me duela la barriga, bañarme sin hacer la digestión... ¿Quién acepta que se hace mayor? Sí, sí... de boca para fuera.
Un abrazo.

Fernando Manero ha dit...

La vida depara tragedias terribles, conduce a situaciones que nadie podía prever, revela evidencias que creíamos imposibles, alerta sobre la fugacidad del tiempo y la fragilidad de los afectos. Es una historia que golpea la cabeza, enciende el corazón, anima a la solidaridad y lleva a comprender la enorme fragilidad que el ser humano tiene a la hora de diseñar su futuro. Pero hay en él un hálito de esperanza y fortaleza que nos reconcilia con lo que la persona es capaz de lograr cuando afronta su vida con la sensación de que sigue siendo la persona que fue.

Josefa Casas ha dit...

Josep, la sociedad de hoy vive tan deprisa que se pierde las cosas simples y maravillosas que nos da la vida. Te regalo un poema: "URGENTE..."
Para ti, que siempres vives la vida a un ritmo vertiginoso, quiero recordarte que lo mas importante que tienes en la vida, eres tú y todos los que te rodean y recuerda que...Urgente, es una palabra con la que vivimos cada día, en nuestra agitada vida, y a la cual le hemos perdido ya todo significado de premura y prioridad.
Urgente, es la manera más pobre de vivir en este mundo, porque sábes, el día que nos vamos, dejamos pendientes las cosas que verdaderamente fueron urgentes.
Urgente, es que hagas un alto en tu ajetreada vida, y te preguntes: que significado tiene todo esto que yo hago?
Urgente, es que seas más amigo, más humano, más hermano.
Urgente, es que sepas valorar el tiempo que te pide un niño, un anciano, un amigo.
Urgente, es que cada mañana, cuando veas salir el sol, te impregnes de su calor, y le des gracias al señor, por tan maravilloso regalo.
Urgente, es que mires a tu familia, a tus hijos, a tu esposa, a todos los que te rodean y valores ese tan maravilloso tesoro.
Urgente, es que le digas a las personas que quieres, HOY, no mañana, cuánto los quieres !!
Urgente, es que no se te vaya la vida en un soplo y cuando mires atrás, seas ya un anciano que no puede echar tiempo atrás, que todo lo hizo ...urgente!
Que fué un gran empresario, un gran artista, un gran profesional, que llenó su agenda de URGENCIAS, citas, proyectos, pero dentro de todo eso.....lo más importante, se TE OLVIDÓ, VIVIR..!!! de Facundo Cabral, poeta argentino.
Un abrazo y hasta pronto. Josefa.
URGENTE,

Diana Puig ha dit...

Importante y excepcional post que consigue enfrentarte a una realidad que está para todos los que lleguen a ser viejos. La verdad es que mis padres van cumpliendo años pero soy incapaz de verlos viejos, si mayores tal vez y ni eso. Quiero decirte que podemos se capaces de mirar desde dentro por dentro a las personas que por su edad se llaman viejas. En el fondo he sentido tristeza y compasión de nosotros mismos cuando he leído el post. También me ha proporcionado Paz.
Un abrazo muy fuerte amigo mío
didi.

Isabel ha dit...

Que fuerte, es una carta impresionante. Mi madre está mayor y ha perdido la memoria reciente, cada dos minutos te hace la misma pregunta, pero nunca la llevaremos a una residencia, porque ella lo dió todo por nosotros, y después crió a nuestros hijos. Todos la adoramos, e intentamos que sea feliz, y que tenga una vejez tranquila y rodeada de los suyos. Me duele mucho cuando oigo casos de ancianos cuyos hijos y nietos olvidan cuanto les quisieron. Un beso

Madreselva ha dit...

Hola te felicito por tu blog, me parece bastante interesante.
Esta entrada en concreto me parece de una gran humanidad.
Abrazos