dijous, 7 de gener de 2016

Alfonsina y el mar





«Alfonsina y el mar» es el titulo de una famosa canción escrita por el compositor argentino Ariel Ramírez y cantada por primera vez por Mercedes Sosa, en la que se hace referencia al trágico final de Alfonsina Storni, la poetisa más sensible y romántica que posiblemente haya dado Latinoamérica. Nacida en Suiza el 29 de mayo de 1892,  se traslada con sus padres a Argentina  a los cuatro año de edad, residiendo en diferentes ciudades. 

Viaja por Europa y escribe sus más famosas obras: Mundo de siete pozos y  Mascarilla y trébol. En 1935 se le diagnostica un cáncer del que fue operada, aunque no se recuperó del todo y comenzó a pasar por varios  períodos depresivos. En el Otoño de 1938 viaja a Mar del Plata., enviando a su hijo dos cartas, y un poema de despedida al diario “La Nación”. La noche del 28 de octubre de ese año se arrojó al mar desde la escollera del Club Argentino de Mujeres.


Hay otras versiones románticas que dicen que se internó lentamente en el mar, de ahí el título de la canción dedicada a Alfonsina donde se dice:
Alfonsina vestida de mar.
Por la blanca arena que lame el mar
su pequeña huella no vuelve más,
un sendero solo de pena y silencio
llegó hasta el agua profunda,
un sendero solo de penas mudas
llegó hasta la espuma.
Sabe Dios qué angustia te acompaño,
qué dolores viejos calló tu voz,
para recostarte arrullada en el canto
de las caracolas marinas,
la canción que canta en el fondo oscuro
del mar la caracola.
Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llamando,
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.
Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral
y fosforescentes caballos marinos
harán una ronda a tu lado,
y los habitantes del agua van a jugar
pronto a tu lado.
Bájame la lámpara un poco más,
déjame que duerma, nodriza, en paz
y si llama él no le digas que estoy,
dile que Alfonsina no vuelve,
y si llama él no le digas nunca que estoy
di que me he ido.
Te vas Alfonsina con tu soledad
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llamando,
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.
Actualmente sus restos se encuentran enterrados en el cementerio de la Chacarita en Buenos Aires. Y qué mejor  para terminar que cerrándolo con uno de los poemas más bellos y a la vez más tristes que escribió: LA CARICIA PERDIDA
  LA CARICIA PERDIDA
Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos… En el viento, al pasar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida ¿Quién la recogerá?
Pude amar esta noche con piedad infinita
pude amar al primero que acertará a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida, rodará… rodará…
Si en los ojos te besan esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va.
Si no ves esa mano, ni esa boca que besa,
si es el aire quien teje la ilusión de besar,
oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida ¿Me reconocerás?


Siempre procuro dar la referencia editorial, y espero que se entenderá que lo hago desde la admiración y con ánimo de recomendarles -no con ningún ánimo de lucro, obviamente, ni con intención de perjudicar los derechos de nadie, todo lo contrario-.
Fotos de internet. 
Si en algún caso se detecta en este post conflicto de copyright o de cualquier otro tipo, agradeceré que me lo hagan saber y  lo suprimiría inmediatamente. Fotos de internet. Muchas gracias


13 comentaris:

Miquel ha dit...

He visitado su tumba en La Chacarita, me conmovió.
Salut

Josep ha dit...

Miquel, entiendo tu comoción en su tumba, supongo que debe ser parecida a la de visitar la tumba de Machado. Pongo esta comparación porque la conmoción es algo que no se puede explicar.
Salut.

xavier pujol ha dit...

La cançó que ens has posat de la Mercedes Sosa és extraordinària i també commou.

KRT ha dit...

Molt interessant, Josep. moltes gràcies.

August Garcia ha dit...

Coneixia la cançó, una de les més boniques i tristes que recordo, però no sabia la història de la seva autora. Gràcies per donar-m'ho a conèixer!

Montse G. ha dit...

Qué historia más triste...Y qué poemas más maravillosos. A veces pienso que pasar por enfermedades tan graves como un cáncer (y otras), tanto pueden hacer salir lo mejor de nosotros, como lo peor. En este caso a pesar de su trágico final, nos dejó unos poemas preciosos. Muy tristes, pocos los leerán sin que algo se remueva por dentro, pero muchas veces en el dolor se acentúa la creatividad.
Moltes gràcies, Josep.

Una abraçada.

Lectoracorrent ha dit...

Feia anys que no llegia aquest poema tan bonic d'Alfonsina Storni. Gràcies pe fer-me recordar-lo. Per cert recordo que el mar, que ella va triar per acabar la seva vida, és present en diversos poemes seus.

Josep ha dit...

Hola Xavier.
Penso que la Mercedes Sosa era la persona que millor podia transmetre l'emoció del poema d'Alfonsina.

Josep ha dit...

A més del càncer sembla que tenia un terrible desequilibri emocional, i això la va dur al suïcidi.
Moltes gràcies, Ramon.

Josep ha dit...

August, a mi em passava igual amb aquesta cançó, m'agradava molt, la cantés qui la cantés. L'altre dia escoltant-la per la Silvia Pérez Cruz explicava un poema que va fer uns dies abans de morí. Llavors vaig llegir la història de la seva vida, amb aquell final tan tràgic.

Moltes gràcies.

Josep ha dit...

Alfonsina es una poetisa desgarradora que culminó su vida logrando desaparecer como un hada.
Su vida triste y desvelada su enfermedad hasta sus amigos fueron del mismo tenor.
Los poetas que han sabido interpretar la vida, que han acunado en su interior el dolor de la belleza. Los poetas nos expresan a todos y en todos los tiempos.

Dolor
Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar. (...)

Moltes gràcies, Montse.
Una abraçada.

Josep ha dit...

Si, Mercè, crec que el poema a què et refereixes hi és present. Almenys ho he llegit en més d'una ocasió. És aquest.

DIENTES DE FLORES, COFIA DE ROCÍO…

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara en la cabecera;
una constelación, la que te guste;
todas son buenas, bájala un poquito.

Déjame sola; oyes romper los brotes...
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides... Gracias... Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido.

Hada Isol ♥ ha dit...

Todos los dìas canto esa canciòn!!!! me encanta! cuando voy haciendo mis cosas la canto una y otra vez Alfonsina era maravillosa,que pena su final.Un abrazo grande!