dissabte, 25 d’abril de 2015

genocidios







 
Poco antes de invadir Polonia, en 1939, Adolf Hitler les contó a sus mayores aliados los detalles de su plan de exterminio de los judíos. Entonces sus colaboradores señalaron que nadie perdonaría semejante barbarie. “¿Y quién se acuerda hoy de los armenios?”, respondió Hitler.



Antes del genocidio de Armenia habian habido otros. Entre 1899-1902: Podemos citar los primeros campos de exterminio en la Segunda Guera Bóer a manos de los británicos.1904-1907:  Lo que hicieron los alemanes a los herero y namaqua fue muy parecido a lo que hicieron los otomanos con los armenios: sofocada la rebelión, se deportó a todo el pueblo para que muriera de sed en el desierto. Aún quedaban años antes de la I Guerra Mundial. Pero claro, como no son ni blancos ni cristianos, no cuentan. Alemania reconoció los hechos como genocidio y pidió perdón en 2004, cien años después de la masacre. “Ich glaube, dass die Nation als solche vernichtet werden muß”: creo que la nación como tal debe ser masacrada. Lothar von Trotha, octubre de 1904.
1885-1908: Matar a 6 de cada 10 congoleños de las formas más terribles es un genocidio en toda regla. Seas belga o no.


Armenia
Durante los últimos días he pensado en este aniversario. Hay aniversarios complacientes, como el de la Primera Guerra Mundial: es que ya no están moralizados. Nadie lo siente ya como una acusación íntima cuando se escribe sobre aquel horror. Otras fechas, en cambio, siguen agriando, cabreando,…. la convivencia. Aquí tenemos el genocidio armenio.
Hace 100 años los jóvenes turcos —ebrios de modernidad y de Europa— masacraron a un millón y medio de armenios que vivían dentro del Imperio Otomano. La matanza, que se sabe programada más allá de toda duda fáctica, supuso el bautismo de sangre con el que Turquía entró en la Edad Contemporánea. El primer genocidio del siglo XX se perpetró muy cerquita de Yevroba (Europa), en el fragor de la Gran Guerra y ante la mirada atónita de los dignatarios extranjeros. http://www.genocide-museum.am/fr/ Aunque sin la precisión quirúrgica del futuro Holocausto, el número de víctimas apabulla a la razón —la mayoría murieron degollados o en inhumanos desplazamientos por el desierto— y las fotografías que lo atestiguan constituyen una siniestra prefiguración de la Shoah.

No me voy a extender en detalles. Creo que era de esperar la negación turca, La de España no conozco el motivo,  pero tampoco lo reconoce. Cataluña si lo ha hecho.
Tampoco he entendido nunca que España no ha querido nunca reconocer a Kosovo, y Cataluña si. --Pero esto es otra cosa-- Casualidad, o quizá síntoma de que la cuestión no es un tema enterrado, hace unas semanas el Papa se refirió al genocidio por su nombre. Ha sido el primer pontífice de la historia en hacerlo. Quizá no es un detalle menor que Francisco sea argentino, el tercer país con la comunidad armenia más numerosa del mundo. Turquía ha reaccionado como suele reaccionar cuando algún actor de la comunidad internacional menciona el asunto: llamando a consultas al embajador. Reavivando el conflicto diplomático, vaya.



Volviendo a la pregunta inicial, y esbozando un amago de respuesta, os diré que el genocidio armenio importa, por encima de cualquier consideración geopolítica, porque hay personas, varios miles, cientos de miles, cuyas raíces familiares fueron destruidas por aquel crimen, y que todavía hoy se educan en comunidad recordando a sus muertos no honrados. Limpieza étnica, deportaciones en masa, fanatismo religioso, persistencia de la memoria histórica, lucha por el reconocimiento de la verdad, olvido de Europa, sentimiento colectivo de pertenencia a un pueblo…


Os dejo con Charles Aznavour  (París, Francia, 22 mayo de 1924) nacido con el nombre de Shahnourh Varinag Aznavourian (Շահնուր Վաղինակ Ազնավուրյան) es un cantante, compositor y actor francés de origen   armenio, considerado en todo el mundo como «el embajador de la canción francesa».

7 comentaris:

xavier pujol ha dit...

Quan s'acabarà la demencial crueltat que uns determinats pobles infringeixen sobre d'altres?

Mari-Pi-R ha dit...

Es bueno recordar lo que se hizo lo malo que todavía seguimos en la misma vía se puede decir.
Un abrazo.

Rodericus ha dit...

la actitud del gobierno español no me extraña nada, teniendo en cuenta de que en nuestros campos quedan miles de victimas de la guerra civil por desenterrar y dignificar.

A estos el pasado les importa un bledo, están mas preocupados por los dividendos de sus negocietes, y por que los compañeros de partido no les dejen con las vergüenzas al descubierto.

Un abrazo

Josep ha dit...


Penso, Xavier que mentre hi hagi aquests determinats pobles grans que ja no els interessi un altre poble, continuarem igual. Ho podríem preguntar a la bona gent del Poble Sahrauí, per exemple.
Moltes gràcies.

Josep ha dit...

Pienso, Mari-Pi-R, que los humanos deberiamos tener mucha más memoria. Dicen que la historia si se olvida se repite de nuevo, no se si es verdad, porque yo solo cito tres o cuatro genocidios que han ocurrido en los últimos 100 años. Pero en esta misma época han habido más. Y antes del año 1900 muchisimos más. En América lo saben muy bien.
Muchas gracias por venir.
Un abrazo.

Josep ha dit...

Rodericus. España tiene mucho que callar. Creo que este es uno de los motivos por los cuales no reconoce nada.
Dejar "tirado" al pueblo Saharaui a su suerte es uno de ellos.
Curiosamente ningún partido político habla de ello. Que poca vergüenza.
Un abarzo.

Montse ha dit...

Hay que tener memoria histórica. Hechos tan dolorosos y criminales, jamás deberían repetirse.
Pero se siguen repitiendo bajo formas distintas.

Una abraçada, Josep.