divendres, 6 de desembre de 2013

Nelson Mandela


Mandela fue el prisionero número 466/64, esto es que fue el preso número 466 en 1964 en la isla de Robben, durante 17 años en precarias condiciones. Posteriormente pasaría otros 10 años más en otras dos prisiones diferentes, sumando una pena total de 27 años. El gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad. Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra el  apertheid  dentro y fuera del país, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los hombres negros sudafricanos.
Nelson Mandela fue encarcelado en esta prisión, donde permaneció durante 17  de sus veintisiete años de presidio. Mientras estuvo en la cárcel, su reputación creció y llegó a ser conocido como el líder negro más importante en Sudáfrica. En prisión, él y otros realizaban trabajos forzados en una cantera de cal. Las condiciones de reclusión eran muy rigurosas. Los prisioneros fueron segregados por raza y los negros recibían menos raciones. Los presos políticos eran separados de los delincuentes comunes y tenían menos privilegios. Mandela, como prisionero del grupo más bajo de la clasificación, sólo tenía permitido recibir una visita y una carta cada seis meses. Las cartas, si llegaban, eran a menudo retrasadas durante largos períodos y leídas por los censores de la prisión.
Mientras estuvo en la cárcel Mandela estudió por correspondencia a través del programa externo de la Universidad de Londres, obteniendo el grado de Licenciado en Derecho. Fue nombrado para el cargo de Rector de la Universidad de Londres en las elecciones de 1981, pero ganó la Princesa Anne.
Uno de los aspectos menos conocidos de su cautiverio fue la falsa operación de fuga que el servicio secreto Sudafricano preparó en 1969. El verdadero objetivo era asesinar a Mandela bajo la apariencia de una recaptura. Pero el  Servicio de Intekigencia Británico tuvo conocimiento del complot y frustró toda la operación. El agente secreto inglés Gordon Winter lo narra en su libro de  memorias "Inside Boss", publicado en 1981



"Nuestra nación perdió a su mayor hijo. Nelson Mandela nos unió y juntos nos despedimos de él", dijo el mandatario en un tono solemne, tras anunciar el fallecimiento del Premio Nobel de la Paz, quien había sido hospitalizado cinco veces en los últimos dos años.
La última vez fue el 8 de junio pasado cuando fue ingresado en el hospital de Pretoria con una grave pulmonía, donde fue tratado durante tres meses.
Desde principios de septiembre estaba de nuevo en su casa de Johannesburgo, donde lo cuidaban 22 médicos.
Aún cuando estaba alejado de la escena política nacional e internacional, su figura aún era central para los sudafricanos y los líderes de todo el mundo.
El ex mandatario sudafricano pasó 27 años en la cárcel como un prisionero político del régimen racista del Apartheid y en 1994 se convirtió en el primer presidente negro del país, lo que le permitió allanar el camino para la paz y la reconciliación de las razas en Sudáfrica.
Durante la próxima semana una serie de actos y conmemoraciones se realizarán en Sudáfrica, además un funeral de Estado, para recordar su vida y su influencia política.
Se espera la presencia de los líderes de gran parte del mundo y de millones de sudafricanos.

12 comentaris:

KRT ha dit...

Com a homenatge indirecte, vet ací el poema 'Invictus', de W. E. Henley, que va servir de leitmotiv per a la pel·lícula de Clint Esatswood, del mateix títol, sobre Mandela.

http://ramoncarrete.blogspot.com.es/2011/06/henley-invictus.html

Tant abans com després del seu triomf polític sobre l'apartheid, Mandela va ser objecte de campanyes denigratòries diverses. Com sabem prou bé, aquest és el pa de cada dia dels serveis d'intoxicació, en un món tan globalitzat que fa difícil distingir on és la veritat i on els infundis més grollers. Tot s'hi val, per guanyar aquestes guerres propagandístiques: Goebbels va ser el primer gran mestre, i té il·lustres deixebles a tots els serveis secrets del món. Però de vegades el cor del poble no es deixa enganyar, i així, gràcies al seu carisma, i gràcies al fet que el poble hi va sintonitzar, Mandela va liderar el seu país cap a la llibertat; i ara ha mort estimat i venerat per una gran majoria de gent.

gianna ha dit...

dijo Nestor Mandela que todo parece imposible hasta que no lo hace.
Fue un espíritu valiente, con fuertes convicciones que ni los 27 años de cárcel pudo matar.
Mi recuerdo en tu blog a un gran hombre.
beso

Miquel ha dit...

Un ser especial que supo perdonar...eso le hace de especial...

Josep ha dit...

KRT. Jo la poesia ja la tenia present del teu bloc, però ara buscant més informació, no del poema sinó una mica en general em trobo aquest bloc.
http://gabiromano.blogspot.com.es/2010/07/el-poema-invictus-de-william-henley.html#.UqHhuNLuJg8

El poema és fantàstic i la pel·lícula quan aquest matí ho hem comentat no la relacionava amb el poema.
“Invictus”


Out of the night that covers me,
black as the Pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
for my unconquerable soul.
In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
under the bludgeonings of chance
my head is bloody, but unbowed.
Beyond this place of wrath and tears
looms but the horror of the shade,
and yet the menace of the years
finds, and shall find me, unafraid.
It matters not how strait the gate,
how charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate;
I am the captain of my soul.



“Invictus”

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el horror de la sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.


Si, Goebbels, era conegut per la seva capacitat de convenciment, se que no volia a cap dona però a pesar d'això es va casar dues vegades i que només volia a una filla, i als altres fills li deien oncle "en la intimidad", suposo. Penso que la seva capacitat de convèncer a la gent començava per a ell mateix, de debò. Les filles, el seu nom totes començaven per H, de Hitler.

Segur que la propaganda no se l'enviava a ell mateix una bona part? Quina joia!

Josep ha dit...

Gianna, a veces pienso que seria bueno que cada pais tubieramos 200 Mandela. Todo y con esto mira como vuelve a estar su pais.
Mi recuerdo también es el tuyo en tu bloc.

Un beso.

Josep ha dit...

Miquel. Es verdad que fue una persona especial, pero desgraciadamente la gente sigue desubicada.
Te recomiendo la película de Clint Esatswood, delmismo título, sobre Mandela.'Invictus', de W. E. Henley

Es la que me recomienda KRT, aunque yo ya la habia visto.

Salut.

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Es muy bonito, que tod@s estemos hoy con MANDELA, y no por la M...de constitución, eso me ha alegrado mucho querido JOSEP, un beso

Rodericus ha dit...

Ignoraba el plan de los servicios secretos para asesinarle en la cárcel. Me recuerda a la siniestra "ley de fugas" del franquismo.

Que ironía, si le hubiesen eliminado entonces, posiblemente se habría desbocado en una guerra civil interminable como las que sacuden a buena parte del continente.

Y al final, sus verdugos han envejecido como él, y vivido una vejez plácida y tranquila.

Necesitamos a docenas como él, incluso aquí y ahora.

Saludos.

Loreto Giralt Turón ha dit...

Buscaré la pel·lícula

Josep ha dit...

Mª Trini. ya tienes razón, ya. Fíjate la cantidad de Presidentes que fueron a la celebración. Pronto no irán ni los mismos que al principio no la querian votar, y ahora les sirve de escudo.

Un petó.

Josep ha dit...

Rodericus, no lo dudes, casi todos los verdugos, dictadores y más gentuza mueren igual, en la cama,. Malditos sean!
Un abrazo.

Josep ha dit...

Fes-ho, Loreto, no te la perdis.
Salutacions!