dissabte, 16 de març de 2013

antidemócratas disfrazados



Siempre acostumbro a leer las revistas o bien ojear suplementos de diarios. -ya lo he dicho en más de una ocasión-  Esta mañana encuentro un artículo sin firma o una firma ilegible que hablaba  de Witold Gombrowicz, un autor que las pocas veces que lo he visto me gusta mucho. Las obras de Gombrowicz se caracterizan por un profundo análisis psicológico, un cierto sentido de paradoja, y el absurdo.
Relata un concierto de piano de Brahms que había escuchado en su exilio argentino, un concierto difícil, "la perfección del pianista no permitía concentrar la atención en Brahms, y la perfección de Brahms no permitía concentrar la atención en el pianista", dice. Al final, sin embargo, el pianista y Brahms habían llegado al final y el escritor polaco describe así la reacción de la audiencia: "Aplausos. Aplausos los conocedores. Aplausos de los aficionados. Aplausos los ignorantes. Aplausos gregarios. Aplausos provocados por los aplausos. Aplausos que se alimentaban de aplausos, que se apiñaban sobre los aplausos, que se excitan, que evoca mutuamente - y ya nadie podía estarse de aplaudir, porque todo el mundo aplaudía. "  

Los "aplausos gregarios", dice Gombrowicz; lo encuentro un concepto genial, ya sea si vemos lo que puede, o suele suceder en las artes escénicas, o en los conciertos de música, ya sea si lo aplicamos a la vida social, o al comportamiento ciudadano ante la política.
Witold Gombrowicz (1904-1969)
Mucho me temo que uno de los grandes problemas que arrastramos en estos momentos en nuestra sociedad es el de los aplausos gregarios, la consecuencia de aquellos que, no sólo aceptaron la perversión, sino que la aplaudieron, ya fuera de manera explícita y airada ya fuera a través de los votos que otorgaron los perversos. Estoy tan indignado como el que más con la injusticia del sistema, la avalancha de las últimas semanas no puede ocultar la evidencia: la corrupción de casi todos (y ese "casi" adquiere, ahora, un valor absoluto para los que no haya caído), que el Parlamento mire antes hacia los bancos que hacia los ciudadanos muchos de los cuales, indefensos, se quitan la vida; el anclaje de los partidos políticos en su prevalencia porque no se pueda producir un acto democrático (el derecho a decidir que todo individuo y toda comunidad debería tener), este acto final de espionaje que, si no hiciera vomitar, sería una mala comedia ...
Estoy muy indignado, sí, porque la evidencia de la perversión ya estaba antes, no había que esperar a que la mierda empezara a flotar y nos embadurnara a todos, incluso a aquellos que nunca aplaudimos a los corruptos, los crápulas, los ignorantes, los mediocres, los antidemócratas disfrazados, los espías de astracanada , los perversos de toda condición ...
Habrá un día en que, cuando acabe un concierto, sólo aplaudirán los convencidos, los entusiasmados, pero el resto de espectadores se mantendrá impávidos, no se dejará contagiar y se resistirá al aplauso fácil, al aplauso gregario. Y, entonces, los corruptos, los antidemócratas disfrazados, los mediocres, los perversos de toda condición se hundirán en la miseria. Y podremos olvidarlos para siempre.


8 comentaris:

Amelia ha dit...

aplauso gregario, aplauso sin convención, aplauso de lameculos con perdón, aplauso que nos ha llevado a estar viviendo en un sistema totalmente quebrado y aún hay gente querido Josep desgraciadamente que sigue aplaudiendo, ¿no los oyes? siguen siendo palmeros de una ilusión, de un espejismo, esperan que después de ese aplauso todo sea un mal sueño.... la lástima es que cuando despierten no quedará nada, estará todo arrasado y para componer esta desgraciada situación necesitaremos varias generaciones ... espero y deseo que esas generaciones aprendan la lección y no aplaudan a cualquier gilipollas vestido de traje y encantador de serpientes ....

Un beso y perdoname por las palabras mal sonantes pero tienes más razón que un santo como siempre, pero esta entrada me encantó porque al Sr.Gombrowicz no lo conocía y habilmente has utilizado el tema de los aplausos y lo has trasladado a nuestra ruina de sistema.

Buen fin de semana largo, aquí hasta el miércoles los niños no tienen cole, osea que a descansar.
Besos.Amelia.

KRT ha dit...

Gràcies, Josep, per recordar-nos aquest autor “maleït” i bastant oblidat. De Gombrovicz vaig llegir, de jove, l’obra teatral “Yvonne, princesa de Borgonya” (que mai no he vist sobre l’escena); ja vaig entendre que era un escriptor anarcoide, un individualista a mort, un antisistema convençut. Ni Estat ni Nacions ni Església ni banquers ni polítics ni patums intel•lectuals ni res…

Un tio interessant, sens dubte (només que a vegades he conegut gent que adopten actituds així, i si rasques una mica o els coneixes acabes veient que en el fons són tot el contrari: són antisistema però s’aprofiten del sistema o de les llacunes del sistema.)

Un text interessant d’ell pot ser “Contra els poetes”. Aquí es pot llegir: http://www.sequitur.es/wp-content/uploads/2010/09/contra-los-poetas.pdf

Tens raó que els aplaudiments són gregaris. Ho demostra la «claca » que abans hi havia als teatres : un home o dos, pagats per l’empresari, que començaven a aplaudir per donar la sensació que al públic li agradava l’obra. I la gent sempre seguia. Jo mai he estat «claca», però a vegades, en concerts, passa que la gent no està segura de quan s’acaba una peça i no es decideix a aplaudir, i jo he estat el primer d’engegar l’ovació, tan sols picant de mans un sol cop, i tothom segueix. És clar que parlo de casos en què l’artista es mereix l’aplaudiment.

Recordo quan era molt jove (1966) que van venir a cantar al castell de Balsareny dos joveníssims Joan Manuel Serrat i Guillermina Motta. Jo estava entusiasmat i, com que ja coneixia les seves cançons, jo era el primer d’aplaudir; però un cop em vaig equivocar i vaig aplaudir abans d’hora… i tothom em va seguir. No passa res, s’ho mereixien!

És clar que l’instint gregari es manifesta també amb els insults. Recordem les matances de jueus a l’Edat mitjana, la caça de bruixes, les persecucions d’heretges (i abans, les dels cristians)... N’hi ha prou que algú aixequi en públic la veu acusant algú (ni que sigui sense cap raó), i el pobre assenyalat ja ha begut oli. I no diguem la premsa (venuda al servei d'ideologies): t'acusen segons indicis, o dossiers anònims, i ja estàs condemnat sense judici davant l'opinió pública!

Encara avui, als camps de futbol, se senten crits ofensius, de vegades fins i tot racistes, i hi ha gent que els secunda (per fortuna, també hi ha qui els xiula). Les masses sempre piquen, que deia un antic proverbi. I enmig de la multitud perdem el seny i l’oremus.

Miquel ha dit...

Está bien eso de aplausos gregarios....salut

Josep ha dit...

Si, amiga Amelia, claro que los oigo, y efectivamente este hombre cuando escribió esto parece que estuviera pensando en nosotros. Son aplausos gregarios, que no te quepa la menor duda. Lo grave es que los seguiremos escuchando. De desgracia...

un beso.

Josep ha dit...

A mi també m'ha passat aplaudir abans d'hora amb Lluís Llach i molts em van seguir, però ni els teus aplaudiments ni els meus són gregaris krt. Aquests aplaudiments penso que són producte d'estar enamorat de la cançó o emocionat perquè canta al nostre País. I tens raó quan et refereixes a tot aquell que provoca sense voler o volent aquest tipus d'aplaudiment. Jo crec que Gombrovicz no es referia a aquests sinó aquells que, no només accepten la perversió, sinó que la aplaudeixen, ja sigui de manera explícita i irada ja sigui a través dels vots que atorguen els perversos. No se, potser m'equivoqui en pensar que l'aplaudiment gregari és aquest. Buscaré l'adreça que em dones. Ha de ser interessant.
Moltes gràcies.

Josep ha dit...

Yo creo, Miquel, y estoy seguro que me darás la razón que habrá un día en que, cuando acabe un concierto, sólo aplaudirán los convencidos, los entusiasmados, pero el resto de espectadores se mantendrá impávidos, no se dejará contagiar y se resistirá al aplauso fácil, al aplauso gregario.
A la política me refiero, claro.

Salut

Hada Isol ♥ ha dit...

Será que ese día llegará? Un abrazo querido Josep! feliz día del padre y de tu santo!

Josep ha dit...

Muchas gracias Isabel. Espero que sea de esta manera.
Gracias por la felicitación.

Un beso.