dissabte, 9 de maig de 2009

50 años"al vent" La veu d’un poble [la voz de un pueblo]



Ramon Pelegero Sanchis, Raimon (Xàtiva, 1940). En poco tiempo, 'Al vent' se convertiría en el mayor grito de esperanza, de libertad, de rebeldía, de lucha por la democracia de una generación que encontró en la sencilla pero directa letra de esta canción inspiración para oponerse a la dictadura.
Ocurrió en el año 1959. Despierto, inquieto, atrevido, devorador de poesía, que había tomado conciencia de que su lengua no era la misma que la del régimen; o más bien habría que decir que tomó conciencia de que era una lengua castigada por el régimen. Había bebido, además, de algunas de las fuentes del existencialismo contracultural que emergía en Europa, y había asumido que componer y cantar en catalán era una manera tan digna como otras de expresar su profundo disgusto con el tiempo que le tocó vivir. Todos estos elementos confluyeron en Raimon para crear, de la nada, 'Al vent'. Pero en esas fechas Raimon aún no era Raimon - el nombre se lo sugirió Eliseu Climent -, ni 'Al vent' era aún la canción que años después corearían decenas de miles de jóvenes en España; en 'palaus' de música, en facultades, en estadios, siempre rodeados por los 'grises', dispuestos a contusionar a los estudiantes con sus porras. Y que saltaría las fronteras de la Península para erigirse en un canto a la libertad de estudiantes, de trabajadores, de intelectuales, de todo el mundo. Esa pieza capaz de provocar hipertensión a muchos gobernadores civiles del franquismo - en Madrid, en Barcelona y en Valencia -; que llevaría a los prohombres de la dictadura a relacionar esa canción y a Raimon con la mayor de las amenazas, lo que le llevaría a 'xafar' los calabozos, a sufrir interrogatorios y múltiples censuras a sus composiciones posteriores: 'Diguem no', otra de sus primeras y más duras canciones, es un claro ejemplo de pieza que fue censurada una y otra vez. Habría que esperar hasta el año 1964 para que 'Al vent' fuera editada en un disco con otros tres temas. Pero, para cuando comenzó a distribuirse en vinilo, Raimon ya era toda una sensación en la nova cançó. "Els Setze Jutges cantaban un tipo de canción de ascendencia francesa, de melodía tenue... A la nova cançó el 'Pele' aportaba gritos, pasión rústica (más bien rural), brío, candor, vivacidad", añade Fuster en referencia a aquello que diferenciaba al nen de Xàtiva de los cantautores de 'Barcelona'. Su potente voz, que aún mantiene - "desde que dejé de fumar canto mejor", afirma -, sus letras, sus portentosas interpretaciones, encorvado sobre su guitarra, directo al público, ya habían conquistado Barcelona y Catalunya para, en poco tiempo, extender su popularidad en toda España, hasta convertirse en un referente, en un icono de la canción protesta, de la lucha contra el franquismo. Han pasado cincuenta años, como ayer subrayaba Raimon en el acto de homenaje que le ha organizado la Universitat Politècnica de València. Medio siglo en el que algunas cosas han cambiado "pero otras no", apunta el cantautor. Se refiere al hecho de que "antes te censuraban; ahora se montan excusas para no dejarte cantar". Raimon reflexiona sobre esta cuestión "con dolor": "Se ha privado a mucha gente de mi tierra de conocer el trabajo que he realizado durante muchos años; algunos creen que sólo he escrito 'Al vent'".¿La causa? Es obvia; Raimon nunca fue un artista cómodo para la derecha sociológica y política valenciana; y en especial para la virulenta derecha regionalista y secesionista que durante años alimentó el anticatalanismo. "Se lo debo todo a Barcelona, a Catalunya; porque allí sí que he podido desarrollar mi carrera musical", añade. Y se pregunta,¿como es posible que no sean capaces de organizar un ciclo de canción en valenciano o en catalán en muchos lugares de este pais?".
"Nunca se ha hecho; y esto es muy triste", concluye.
'Al vent' ha sido versionado por decenas de grupos musicales y cantantes; y porque su profesión y su prestigio le hayan llevado a actuar en varios países de Europa - en Francia ha cosechado grandes éxitos -, EE.UU. y Japón.
¿Qué herencia ha dejado 'Al vent'? Una cosa es cierta, de no haber sido por artistas como Raimon, y otros como Lluís Llach o Maria del Mar Bonet, cantar en catalán no sería hoy un hecho "normal". Pero la España de hoy no es la de hace cincuenta años; por lo que el sentido y el objetivo profesional de aquellos cantautores difícilmente puede repetirse ahora. Al fin y al cabo, como reconoce Raimon, aquella música y aquellas canciones combatían por una causa que se ganó: la democracia y las libertades. A pesar de eso, aún hoy escuchar 'Al vent' en la voz de Raimon, tanto tiempo después, sigue poniendo la carne de gallina.
Gràcias "PELE" pel que ens has donat
josep




9 comentaris:

Mariaisabel ha dit...

Josep,
Que alegría que hayas puesto este post, me ha encantado, pues yo quería poner algo de Raimon, pero puse lo de mi madre.
Que maravilla que lo hayas contado tan bien, que tiempos aquellos y que valiente era Raimon.
Recuerdo que mis amigas-os y yo, cuando íbamos a la montaña de excursión nos poníamos a cantar sin miedo alguno, pues allí nos parecía estar libres.
Me he emocionado ewsscuchando de nuevo estas canciones e interpretar el sentido de sus letras, pues si se analiza bien todo lo que dicen, se podrá ver el momento que estábamos pasando y que la juventud de la época no estábamos dispuestos a aguantar.
Moltes gràcies, Josep!
Has encertat!
Un bon cap de setmana, amic.
Mariaisabel

Cecilia Alameda Sol ha dit...

Aunque lo hayan cantado muchos, nadie como él y sobre todo, cuando lo hacía en medio de una opresión de la que las voces escapaban coreando al vent.
Hace poco se cumplió en Madrid el aniversario (creo que eran 30 años) de una actuación en la universidad. Quienes estuvieron allí lo recordaban como un momento histórico en su vida.
Una canción y un mensaje que no ha perdido vigencia.

* HADA ISOL ha dit...

Imagino que para todos aquellos que vivieron esa época escuchar estas canciones debe transportarlos inmediatamente a ese instante en sus vidas llenos de ideales,de sueños,de esperanzas,de hambre de justicia,al leerte y leer a María Isabel entiendo cuanto les emociona.Sobre el hecho de que hoy en día a Raimon no le den el lugar que se merece,y que no se haya difundido el trabajo que hizo después es parte de esa lucha que hay de gente que solo quiere separar en vez de integrar a todos,yo no soy de allá pero solo por amar vuestra lengua muchas veces he recibido anónimos y mal trato en los correos,eso es feo,la paz al parecer no es algo que a los seres humanos nos interese tanto como decimos,porque esta se basa en la buena convivencia y sobre todo en la tolerancia,todos somos diferentes,esa diversidad nutre,es necesaria,es buena.
Yo a mis 17 recuerdo haber participado de una marcha en contra de la ley de educación superior,( de algunos aspectos de ella) fué mi unico acto así en esos años y nunca lo voy a olvidar me sentí parte de algo grande,sentí el compromiso que tomaba,recuerdo con dicha ese día,de tanto en tanto me sumo a alguna lucha como las marchas para defender el patrimonio cultural que tuvieron un muy buen resultado,leer tu post me recuerda esas cosas,esos sentires,y sobre todo mis 16/17 que es en esos años que yo tuve demasiados ideales,un abrazo Josep,me encantó tu post!

josep estruel ha dit...

Hola MºIsabel¡
Será que con Franco protestábamos mejor¡¡
Lo que dices al final de tu comentario es verdad. Ya casi nadie protesta, y de seguir así, hasta se olvidará como se hace.
Tu y yo hemos cantado en Montserrat, en el Pedraforca y en El Palau, Con los grises a pocos metros de nosotros. y yo hasta en Bilbao. Y seguro que
tu tambien.
Un petó.

josep estruel ha dit...

Hola Cecilia¡
Ya lo creo que me acuerdo. Fue el 23 de mayo del 2008. Y fue para conmemorar un dia histórico.
En la Universidad de Madrid, y como le decia a MºIsabel los grises con sus porras y los madrileños con él
Raimon no estaba solo. Él fue el grito y el anhelo de miles de estudiantes madrileños que corearon entonces con entusiasmo sus canciones en catalán -luego con rabia a pedradas contra la policía- ansiando una democracia que solo llegaría tras la muerte del dictador general, Francisco Franco Bahamonde.
Gracias Cecilia.
Un abrazo.

josep estruel ha dit...

Hola Isol.
Con los cantantes de nuestra juventud creo que no se ha hecho la justicia que merecian.
Es cierto que los politicos y sindicalistas de aquel tiempo hacian cosas en la clandestinidad y se pasaban mucho tiempo en las cárceles (tu ya sabes lo que es una dictadura) !lo sabes de sobras¡
pero los cantantes daban la cara, y nosotros tras ellos.
Los cantautores mas numerosos fueron los que cantaban en catalan, pero tambien hubieron otros en este pais, y tambien estaban prohibidos y exiliados.
Hay cantantes y canciones que aun los necesitamos.

Sobre los anónimos te dire que no todos somos iguales. Son unos intolerantes.
Mientras yo le pido a los blogs asturianos -como el de CANI- que me escriba en su lengua o a MARTA que lo haga en valenciano, y hasta a MAMI le pedí que lo hiciera en la lengua caló(gitana) Los anónimos te insultaran por escribir en otra lengua que no es la suya.

Se equivocan Isol. A mi esto solo me sirve para amar mucho mas mi cultura y la suya. Pensando... "!!que pobres son!"
Te das cuenta Isol que solo las personas inteligentes no actuan de esta forma
Un beso

Charo Bolívar ha dit...

Me choca mucho ver en el vídeo de Al Vent gente con traje y corbata, este tipo de canciones no va con ellos, estas canciones son para la gente de la calle que lo pasa mal, que sufre penalidades y falta de libertad, como entonces, porque los políticos y sindicalistas de traje y corbata nos han traicionado, aunque hoy la gente ya no se queja ni se acuerda lo que era vivir bajo el yugo y la flecha de Paquito el Chocolatero.

A mi una de las canciones que sigue poniéndome la piel de gallina es aquella que dice: "Al meu pais la pluja no sap ploure" Me emociona escucharla.

Saludos amigos.

josep estruel ha dit...

Hola Charo¡
Muy buena observación.
Tal como le decia a Isol, los políticos y sindicalistas se han llevado el mérito(que tampoco yo se lo quitaré). Pero los cantantes son los que se la jugaban de verdad.
Esta canción que a ti te emociona a mi me pasa igual.
También me ocurre con una de las muchas de Paco Ibañez.
"La poesia es un arma cargada de futuro", aunque creo que es de G. Celaya.
Una abraçada.

Mariaisabel ha dit...

Josep, no había mejor sitio para cantar que en la montaña y más si era la de Montserrat, así como El Pedraforca, El Turó de l’home y muchas más.
Sabes, en cuanto a los grises, iba yo por la Gran Vía de Bilbao, embarazada de mi primer hijo, por lo tanto tenía 23 años. De repente aparecieron “ellos” los grises, no sé que pasaba, iban detrás de unos chicos y me vi envuelta en todo, que miedo pasé ese día, pues yo temía por el ser que llevaba dentro, pero ellos no respetaban nada, y mi instinto fue ponerme pegada a los escaparates de unos grandes almacenes muy conocidos. Pensaba que si me daban con la porra, solo sufriría mi espalda, pero no mi bebé.
Que tiempos verdad Josep?