dilluns, 8 d’abril de 2013

mentir


Es curioso darse cuenta de que es mentira que el detector de mentiras detecte las mentiras. La "máquina de la verdad" o el "polígrafo" sólo detecta cambios en algunos parámetros fisiológicos que pueden, o no, alterarse cuando mentimos.
 A pesar de que hay quien defiende que realmente permite detectar a los mentirosos, lo cierto es que es un aparato muy poco fiable. Si sois personas normales y decís la verdad es probable que se considere mentirosos.
 En cambio, un mentiroso bien entrenado puede engañar a la máquina con relativa facilidad. Mentir es algo interesante.


 Todo lo hacemos en un grado mayor o menor. La vida sería difícil si chocaras siempre con la verdad pura y dura sin maquillar. Pero las grandes mentiras ya son otro tema y naturalmente nos fastidia que nos mientan. Por eso desde siempre han buscado maneras para tratar de detectar cuando alguien no nos dice la verdad. 
Hay mucha fantasía sobre el tema porque realmente mentir requiere un esfuerzo y un cierto grado de tensión que se refleja en algunos parámetros corporales. El pulso se puede acelerar, la presión arterial sube, las pupilas se dilatan, el tono muscular se modifica ... Pero eso pasa a quienes mienten poco.
 De hecho, los mismos nervios por pasar la prueba pueden dar falsos positivos muy fácilmente. En cambio, un buen mentiroso, un mentiroso profesional se puede entrenar para controlar todo esto, de manera que fijarse en esas cosas sirve de poco cuando tienes delante a alguien para quien la mentira es su herramienta de trabajo. Esto puede sonar extremo, pero no es tan extraño. Por ejemplo unos mentirosos profesionales son los publicistas. Su trabajo no tiene nada que ver con decir la verdad. Te dicen lo que sea necesario para que compres el producto.





 Naturalmente hay que son honrados y escrupulosos con la verdad, pero los grandes vendedores se valoran por lo que venden, no por su grado de honradez, de forma que al final acaban seleccionando y triunfante con más facilidad los que te enredan. Por eso encontramos publicitat enganyosa en todas partes. 
También los comerciales son mentirosos profesionales. Negociar el precio de un producto es básicamente el arte de enredar al que tienes delante para obtener el máximo beneficio.


 Una escena clásica es la de un vendedor de diamantes con las gafas oscuras. Sirven para impresionar, pero también para evitar que le detecten la dilatación de las pupilas cuando dice que un diamante vale más o menos de lo que realmente vale y el comprador cambie lo que está dispuesto a pagar.
 El resto de parámetros fisiológicos se pueden controlar. Por ejemplo, puedes poner las manos sobre la mesa para disimular cambios en la tensión o temblor, pero controlar los movimientos de los ojos cuesta más y lo mejor es esconderlos. Por supuesto, los otros grandes mentirosos profesionales son los políticos. Aquí, el término "profesionales" ya se podría poner en duda ya que muchos mienten lamentablemente y aparentemente les da igual.



 Pero lo interesante es darse cuenta de que el mentir, los más veteranos ya no presentan las teóricas demostraciones de nerviosismo. 
Sea por entrenamiento, sea por hábito, sea lo que sea, muchos políticos mienten, aparentemente, como la cosa más natural del mundo. Si mentir se hace rutinario ya no te hace poner nervioso, la presión sanguínea no se modifica, el ritmo cardíaco sigue igual y las pupilas ni se inmutan. 
Sospecho que la mayoría pasarían la prueba del polígrafo sin ningún problema.
Imagenes de internet. serán retiradas en caso de petición. ESTO ES VERDAD

14 comentaris:

Miquel ha dit...

Han diseñado otra estrategia, la de los eufemismos . La del cambio de las palabras para decir lo mismo pero con un envoltorio diferente, o la de decir menos, tipo Rajoy.
Salut

Josep ha dit...

Es verdad, Miquel. Vamos a poner unas cuantas, pero politicamente correctas para que no se enfade nadie.
Muertes civiles: daños colaterales
País subdesarrollado: país en vías de desarrollo
Pobres: desfavorecidos
Prohibir: desaconsejar
Prostituta: trabajadora sexual.
Recesión: período de ajuste económico
Soborno: tráfico de influencias
Subida de precios: reajuste de precios
Trabajo forzado: servicio a la comunidad
Vendedor: asesor comercial, promotor de ventas, ejecutivo de ventas
Viejo: entrado en años
Vomitar: devolver
La última si que está dedicada a los Barcenas de turno.

Un abrazo.

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Aquí todo el mundo miente, la iglesia, los políticos, los abogados, todo el que tendría que tener una transparencia , miente.
Estan putrefactos tod@s.
Josep, hola guapo, creo que ya sabes porqué mi blog tiene ese nombre verdad?
Un abrazo y buena semana, petons.

Helena Bonals ha dit...

Bona entrada, molt bon comentari!

KRT ha dit...

María Zambrano, la filòsofa deixebla d’Ortega y Gasset i de Xabier Zubiri, va dir: «El corazón del hombre necesita creer algo, y cree mentiras cuando no encuentra verdades que creer». I d’això se n’han aprofitat, al llarg de la història, les tiranies, les religions i tota classe d’opressors (i també molts moviments alliberadors de tiranies i opressions).

«La veritat ens farà lliures» (Joan, 8: 32); sí, però ja deia Goebbels que «una mentida repetida mil vegades esdevé una veritat» i, com deia Ponç Pilat (i també Espriu), «què és la veritat?».

Tots els grans mitjans de comunicació mundials estan avui a les ordres dels seus propietaris, que són lobbies o grups de pressió ideològics al servei de grans negocis financers.

Avui dia, el cor de Maria Zambrano estaria perdut (com ho estan les nostres ments) enmig d’un marasme d’informacions tendencioses. Ja no ens podem creure res del que ens diguin de Corea del Nord ni de l’Orient Mitjà, ni d’Europa ni d’Espanya (començant pel seu govern de mentiders compulsius, i seguint per una oposició que si fa no fa, i no parlem de la majoria de polítics catalans). Mentida, mentida, i nosaltres enmig.

Un home de Balsareny que fa anys que és mort, quan en temps de Franco posava la ràdio per escoltar les notícies en deia, en broma, les «brutícies». Doncs avui és pitjor. No són brutícia les notícies, sinó la manera de seleccionar-les, de destacar-ne algunes i amagar-ne d’altres, i d’opinar-ne massivament i de crear estats d’opinió favorables als interessos dels grups de pressió. Això no és altra cosa sinó la doctrina Goebbels.

Aquesta setmana, «Interviu» explica que el CNI s’ha gastat 10 milions d’euros en el projecte «Horizonte después»: propaganda contra el sobiranisme català, buscant informacions desfavorables als polítics sobiranistes, abocant diners als mitjans que les difonguin i fomentant la presència d’articulistes i tertulians que les esbombin urbi et orbe. I Goebbels rient des de la tomba.

Hada Isol ♥ ha dit...

De profesión mentirosos,ya lo hacen tan bien que aun cuando uno usando un poco de logica puede darse cuenta de que es mentira,pues lo cree igual,se conforma y listo,si dices que esa es la verdad pues que sea,ahora bien con el pasod el tiempo las mentiras no se sostienen,todo se acomoda y es ahi cuando los engañados chillan,para que los mentirosos vengan y los envuelvan con alguna mentira más creible,en fin,toda persona que llega al poder seguro que no ha sido con sinceridad y lo digo porque al menos todos los politicos que vi aqui nunca cumplieron con sus mentiras de campaña!
Mnetir es fácil pero sostener las mentiras,para eso se requiere ingenio ,constancia y memoria y si carecen de alguno de ellos a los mentirosos ,les sobra desfachatez e hipocresía!Un abrazo y buen día!

sentir1907 ha dit...

Buén artículo Josep , la verdad que los principales mentirosos son los políticos , son medallas de oros en mentiras .
Saludos desde Sevilla Josep ¡¡

Josep ha dit...

Mª Trini, ahora quieren hacer la Ley de la Traspariencia. Yo personalmente lo enuentro ridículo. Si yo por ejemplo me quiero hacer juez nadie me tiene que firmar para una ley de tranpariencia, ya se sobreentiende que yo tengo que ser honrado y decir la verdad en todo momento. Por otra parte si ahora hacen esta ley quiere decir que durante 30 años han estado mintiendo como piratas.

Un beso, amiga mia.

Josep ha dit...

Helena, no et sembla que tinguis la impressió que no se’n salva ni un?. Jo últimament em vaig portar un disgust, va ser amb l'alcalde de Sabadell. Jo no visc allà , però havia sentit parlar molt d'ell, i tot el que havia fet pels seus ciutadans, I ja veus amb quina naturalitat parlava sempre. El de Lloret ja és una altra cosa, des del primer moment i al veus vendre.
Tampoc cal ser polític, pot ser un bon comercial. No és coincidit mai amb un comercial que et vol vendre alguna cosa? ...

Salutacions.

Josep ha dit...

Quanta raó tens, Ramon, has posat molts exemples i tots bons, però això o és un do, han d'haver estudiat bastant o son hores i hores de mentir amb aquest aplom, perquè ara perquè parlem de polítics, però gairebé , pot ser qualsevol, sobretot ara que els anomenem, hi ha els comercials, o qualsevol persona que et vulgui vendre alguna cosa sense importància, o el mecànic que per rutina et diu: “tranquilo que mañala tienes el coche” Estem ben perduts..
També és cert el que dius de Franco. Jo també crec que era una mentida i prou. Segurament no en sabien més però era així.
Per cert, en quan no poden mentir o no troben la mentida adien es desplomen -tipus Cospedal-

Josep ha dit...

Di que si, amigo José Manuel, que si hicieran unos JJOO de mentir los nuestros serían campeones, como la Roja. Espero que en tu trabajo no te veas obligado a ello. Por cierto, no me acordé de felicitarte por el 5 a 0 del otro dia. "Sou els millors"
Sois los mejores.

"Bona nit"
Buenas noches.

Josep ha dit...

Isabel, en esto de las mentiras por parte de los políticos, hace más o menos media hora ha salido el ministro de justicia por la tele
y se quejaba del "escrache"
Decia que esto no puede continuar así.
-Usted se imagina lo presionado que está un diputado sabiendo que en el momento de ir a votar alguna ley o algo parecido dentro del Parlamento, cuando llegue a casa este gente ya le habrá insultado y toda la puerta estará lleno de papeles pegados por todos lados?-
(todo esto con cara de tener razón, sin embargo aqui, en este pais como son las listas cerradas, los diputados votan lo que les dicen su partido, y él lo sabe de sobra.
Un beso.
-

Diana Puig ha dit...

Tengo la sensación que la mentira ha pasado a ser algo común y forma parte de una normalidad que se ha convertido en una verdad decir mentiras, consigue que él que intenta expresarse y decir su verdad (que no significa que sea la verdad), es un borde, cae mal y suele tener problemas.
La verdad es que la mentira ha ganado la batalla en todos los sentidos, por donde te muevas, hueles a mentiras, es complicado incluso para uno mismo saber si estás diciendo la verdad o la verdad que han querido mostrarte, convenciéndote de que efectivamente la verdad es esa, indistintamente de que no sea así.
Un abrazo amigo mío.
didi.

Josep ha dit...

Didi, lo habsexplicado tan bien que es dificil entender como lo has conseguido.
Es cierto, mienten con una facilidad espantosa. Yo no sabría mentir así, me seria imposible reir y mentir al mismo tiempo. Y es verdad, llegará un memento, o ya ha llegado que la mentira formará parte de nosotros mismos. Y claro como saben mentir y nosotros escuchar aprendemos rápido, y entonces viene lo que dices tu muy bien, que no sabremos si uno mismo está diciendo la verdad o la verdad que han querido mostrarte. Es un lio, o lo parece, pero es así.
Ay! Antes era más fácil, los políticos mentian igual, pero no en forma compulsiva. Eran más bien los representantes, hoy comerciales. (que esto de cambiar las palabras un dia nos tendremos que poner a discutir porque ahora se llama emprendedor, cuando toda la vida ha sido tratar de "trabajar por su cuenta" Es increible, cambia hasta el vocabulario.

Un beso amiga mia