dijous, 13 de setembre de 2012



Dice Miquel  que hay relojes que merecen una felicitación por lo bien conservados que están. Es cierto, pero también hay verdaderos talentos en el estudio, búsqueda y difusión de ellos, no solo los relojes que adornan las fachadas  de las casas sino en todo tipo de lugar, sean jardines o museos, por ejemplo. Esta vez se trata de un  reloj digno de  ser citado. Se trata del que ha publicado,  y  pertenece a la Masía de Can Baró.


Miquel,  TotBarcelona, ha llegado a publicar la cifra de 148 de ellos en los mismos  puntos donde estén ubicados.
Esto  del tiempo es algo muy curioso. Lo experimentamos cada vez que pensamos, lo medimos con más precisión que ninguna otra cosa, hablamos a menudo, pero nos cuesta definirlo. Y curiosamente, una de las cosas más difíciles de definir es el momento presente. AHORA. Para ello, decimos que es el punto que hay entre el pasado y el futuro. Pero esto es un poco de trampa. Estamos diciendo lo que no es el presente. No es el pasado, ni el futuro, cosa que ya sabíamos.


La cosa en realidad es más extraña de lo que parece desde que a principios del siglo pasado, los físicos empezaron a explorar los límites del espacio y el tiempo. En 1901, Max Planck, un físico alemán, estaba haciendo experimentos que le permitían medir la energía con que se movían átomos y electrones y se dio cuenta de un hecho muy curioso. Los valores que medía no eran cualesquiera. En lugar de subir y bajar suavemente lo hacían a saltos. Parecía que la energía podía tener un valor u otro, pero no los intermedios.

Era como si a escala muy pequeña la energía se encontrara en "paquetes". Podías tener uno, o dos, pero en ningún caso uno y medio. Un hecho que tampoco resulta tan extraño. Lo mismo ocurre con la materia, que nos parece continua, pero que sabemos que está hecha por átomos individuales. El caso es que Planck pudo calcular el valor de las unidades básicas de energía y aquello fue uno de los puntos de partida para la física cuántica. A partir de esa cifra, extremadamente pequeña, encontró una de las constantes del Universo. Uno de los valores que explican porque el Universo es como es. Una constante que conocemos con el nombre de "Constante de Planck".

Y que tiene que ver todo esto con el momento presente? Con AHORA?. Pues que a partir de la constante de Planck se pudo proponer que no sólo la energía y la materia están hechas por unidades discretas. El mismo espacio también tiene una estructura hecha por pequeños fragmentos que ya no se pueden dividir. No hablo de la materia que ocupa el espacio sino del espacio mismo. Hay una distancia inimaginablemente pequeña que no puede fragmentarse más. Es la que llamamos, como era previsible, "distancia de Planck". Si la queréis expresar en metros debes  escribir un cero, una coma y treinta y cinco ceros seguidos antes de poner un 1.

Que el mismo espacio esté fragmentado ya es extraño, pero el caso es que con el tiempo pasa lo mismo. Hay una unidad mínima de tiempo que, como no!, Se llama "tiempo de Planck" y es lo que podríamos llamar con más propiedad "un instante". De modo que el paso del tiempo sería el paso de una infinidad de "momentos de Planck".

La manera de entender este tiempo de Planck es simple: como nada puede ir más rápido que la luz, el tiempo de Planck es el tiempo que tarda un fotón de luz en recorrer una distancia de Planck. Por este tiempo mínimo, si lo queremos expresar en segundos, necesitaremos 44 ceros después de la coma.

Lo vemos difícil de imaginar? Pues en realidad no es que sea difícil sino que es imposible. Nuestro cerebro ha evolucionado para manejar cosas de dimensiones a escala humana. Estos límites por donde nos lleva la física cuántica podemos calcular, pero no imaginar.

Por tanto, podemos decir con propiedad que cuando hablamos de "AHORA" nos estamos refiriendo a una pieza fundamental del Universo, ya que es justamente el tiempo de Planck donde nos encontramos. Una afirmación que no nos soluciona nada en la vida real, pero que en ocasiones tienes la oportunidad de aprender algo sobre el tiempo, sobre relojes, o en este caso presentar a una persona muy entendida en el tema, y al cual le doy las gracias por la ayuda prestada.

7 comentaris:

Miquel ha dit...

Salut....esto escrito en el presente inmediato, cuando te llegue, ya será pasado añejo...ufff....Como decían mís colegas...carpe Diem, o sea, vivamos el presente (por instante). Salut y gracias por citarme

Josep ha dit...

Si Miquel, ya está pasado de moda, pero no he tenido más tiempo para pensar como unir tu tiempo, el del reloj, y el tiempo real definir es el momento presente. El que hay entre el pasado y el futuro.

Salut.

Mª Trinidad ha dit...

Hola Josep, a tí tambien te doy el enlace del GOGLE MAPS, de la preciosas masía.

http://goo.gl/maps/5KJHm

http://goo.gl/maps/7hPn8

Un abrazo fuerte.

Josep ha dit...

Gracias Mari Trini, ahora voy a verla.

Un petó.

Helena Bonals ha dit...

Jo em pensava que el present no existia!

Josep ha dit...

No t'equivoques. És el que podríem anomenar amb més propietat "un instant". De manera que el pas del temps seria el pas d'una infinitat de "moments"

Amelia ha dit...

Hola Josep! Que post mas interesante, el tema es complejo, el tiempo, el ahora.
Estoy viendo el debate que hay en teléfono sobre la independencia y me pregunto al hilo de tu post
¿Habrá llegado el momento para preguntar a los catalanes si desean la independencia?

Pienso que AHORA todo ha cambiado .... Suerte cariño!
Un beso. Amelia.