dimecres, 31 d’agost de 2011

corrupción de menores




Un día entre otras cosas dije  en este blog  que un niño era la verdad con la cara sucia, la belleza con un rasguño en el dedo, la sabiduría con el chicle en el pelo...la esperanza del futuro con una rana en el bolsillo.
Esto era porque yo  hacía referencia a los niños de antes, a los que jugaban, jugábamos, por jugar, y éramos de otra forma porque  entre otras cosas salíamos de casa con la educación puesta.
Hoy leo en La Vanguardia el siguiente artículo.
Quim Monzó regresa mañana y sus lectores podrán recuperarse del síndrome de abstinencia. Quizás la mejor manera de devolverle la columna sea retomar el tema de uno de los escasos artículos que ha publicado en este mes vacacional. En "Restaurantes o guarderías", publicado hace quince días en nuestro Magazine, cansado de niños chillones y malcriados, aplaudía la decisión de un restaurante de Pittsburgh que prohíbe la entrada a menores de seis años. Monzó culminaba el artículo con una frase característica de su humor hiperbólico: "Ya era hora de que Herodes se metiese a chef".

La protección de la infancia es quizá la más clara conquista ética de nuestro tiempo. Explotación, abusos sexuales y violencia son todavía dolorosas lacras de la infancia, pero están disminuyendo: he ahí una victoria indiscutible del progreso. Pero el progreso siempre tiene dos caras: la idealización de los niños en nuestras sociedades ha derivado en corrupción.

Consentidos, regalados y adulados, los niños se están convirtiendo en pequeños monstruos inapetentes. Lo tienen todo. Incluso los padres que intentan no sobreproteger a sus retoños organizan la vida familiar en torno al eje infantil. Cuando el nieto explica en la mesa las nimiedades de su edad, padres y abuelos, respetuosamente, aplauden. Hubo un tiempo en el que el abuelo se burlaba de las aptitudes del nieto, la abuela reñía a la nieta si no fregaba los platos y el padre no tenía tiempo de enterarse de las notas de los hijos. La distancia con que eran observados permitía a los niños un crecimiento menos asfixiante.

Este verano he observado cómo juegan los niños al fútbol. Antes jugábamos por el placer de jugar. Ahora disponen de uniformes, botas, vestuarios, duchas, entrenadores. Conocen al dedillo la táctica del fuera de juego, practican el uno contra uno, saben defender con uno o dos pivotes. Tocan el balón como un profesional. Pero no ríen. Sudan, luchan, sufren. El juego se ha convertido en una asignatura. A los niños, nada les negamos: incluso el padre más severo los mima. Pero les hemos robado el mayor tesoro: la libertad, el instinto, el juego por el juego. Ciertamente, antes los niños estaban muy controlados. Pero nadie les discutía el patio, que era de los niños, como lo eran las vacaciones de verano. Desde que los adultos planifican el ocio de los niños, la infancia ha desaparecido. Desde que un entrenador decide quién juega, desde que los monitores ponen horario y orden a las vacaciones, la patria de la infancia ha desaparecido. Los niños crecen ahora como pollos de granja. Les negamos la aventura, el riesgo, la caída, la pelea. Controlados desde la cuna, ¿qué espacio tienen para construir sus secretos o desarrollar el instinto? Con los años, la broma se confirma: se alarga la infancia, hiperprotegida; pero 
 la felicidad infantil desaparece.

8 comentaris:

Mª Trinidad ha dit...

Toda la razón, estoy con lo que explicas.
Antes los niñ@s se hacían sus jugutes, al menos en mi época, mis hermanos cogían cuatro tablas y cuatro ruedas y a la que tiraban por la cuesta bien pendiente era a mí, y yo encantada, un día mi madre nos vió por la ventan como me subía al " coche" y la que nos lió, me he acordado ahora JOSEP, y me he sonreío, por eso precisamente, porque tienes razón en como lo dices, aún mi hijo de 35 años pudo vivir de esa manera llamámosle más rural, pero los de ahora no sé como lo hacen, yo no veo niños jugando en un parque o al tobogán o a la comba, era mi juego preferido, la rayola, las canicas, al churro mediamanga y mangotero...¿adivinas lo que es?
Y sin juguetes y nos divertíamos de lo lindo...
Muy acertado como siempre tu post, enhorabuena de mi parte me has hecho sonreir y reir, Muchas Gracias y un abrazo de Mari Trini

Hada Isol ♥ ha dit...

Es verdad que han cambiado las cosas y la niñez ya no es lo que era incluso en la misma escuela los niños estudian en la primaria diez mil veces mas de lo que estudiamos nosotros ,creo que crecimos con el privilegio de poder ser niños y lo digo yo que tu sabes de mi infancia y sus dificultades ,hoy por hoy mis hijos ya ni de la vereda pueden gozar en paz,los adultos desde el querer hacerles un bien hasta los que desean dañarlos todos abordamos sus vidas quitandoles lo mejor que tienen que es la niñez,con tantos juguetes que te dan todo hecho y video juegos y etc,etc,ya no damos lugar a la imaginacion,antes un pedazo de cartón era un cohete espacial hoy un cohete espacial con todos los chiches es usado dos minutos y abandonado por aburrimiento! Desde que como madre me enfrento al miedo de ver que ya nos robaron a mano armada la bici de mi hijo y de que secuestraron a la nena de la vuelta de casa como a muchas otras,y no puedo en mi casa darles su espacio,mi unica solucion ha sido llevarlos al cerro donde juegan con piedras y hojas,donde caminan y respiran aire puro,paz ,libertad y mientras vivimos como vivimos solo pienso que el Tucumán de hace 20 años era un lugar de paz,con los vecinos juntos que organizaban kermeses en las calles,fiestas de carnaval y navidad en armonia los adultos reunidos y los peques cerca de ellos pero ahciendo nuestro propio mundo de fantasía ,y hoy apenas si se como se llama mi vecina de al lado,mis hijos casi ni conocen sus vecinitos porque no salen y sus reuniones son para compartir juegos de play,es mas cuando mis hijos hablan de cerros ,de caminatas de cantar en familia al aire libre los miran como raros! a mi me gustan las sociedades que avanzan pero hay cosas que desearia regresaran ,meencantaria que mis hijos y los hijos de mis vecinos no vivieran tras las rejas,y que no tuvieran tantas cosas ni la vida tan programada,que fueran niños y punto!

Miquel ha dit...

La culpa no es de ellos, y ud lo sabe. La parafarnalia de ser un campeón viene dada por los padres, siempre frustados por los exitos que no han tenido...Nadie quiere ser un perdedor y se les educa ( jajaja eso de educar es un decir) a nuestra imagen y semejanza. Como dice Marco Aurelio...edúcalos o súfrelos. salut

Josep ha dit...

Me haces gracia y me pongo melancólico al mismo tiempo al recordar como nos hacíamos nosotros los patinetes. Eran de dos tipos, uno el que dices tu, y el otro que era una obra de ingenieros, Lo construiamos de madera, con unas rueda que a veces nos daban y otras rompiamos la hucha común de los amigos para comprar en los Encantes Viejos, unos rodamientos (cojinetes gastados)y si nos sobraba le poniamos grasa de caballo que se usaba para las bujias de los carros(las ruedas) Te juro que saber lo que era una niña, no lo sabiamos porque nadie nos enseñaba, pero imaginación más todo lo que tu expones, eramos los mejores , no te quepa toda. En cuanto a la educación si que es un tema tan largo e interesante que propongo a quien quiera hacerlo, que entre todos demos nuestra opinión porque uno solo es muy complicado.
Un beso..

Josep ha dit...

Isabel. Es muy dificil, creo que imposible que una sola familia, o dos o tres consuiga algo positivo. Está todo tan podrido que quisiera saber quien lo arregla. Tu , que me consta que eres una gran madre, además de persona, lo hace bien pero claro, y luego cuando estan todos juntos?
Es cierto que se le da de todo, jugetes, Ropa para jugar a futbol, ropa de marca, y así todo. Esto por una parte, o sea les damos de todo sin demostrar nada, sin embargo les exigimos tanto que esto es un contrasentido. No se querida, pero esto hay que cambiarlo, pero quien le pone el cascabel al gato?....
Adeu. Un petó molt gran.

Josep ha dit...

Miquel, si no te sabe mal, no me podrías llamar de tu, piensa que soy por lo menos 30 años más joven que tu. jajajaaja!
No solo se les educa a nuestra imagen y semejanza (que vaya cagada) sino para ser líderes o algo semejante, total que ni pueden ser niños ni sabrán ser mayores. Que asco!
Una abraçada.

Josep ha dit...

PERDONAD QUE NO HAYA CONTESTADO ANTES. BLOGGER, NO SE PORQUE RAZÓN NO ME DEJABA.
MUCHAS GRACIAS.

Anònim ha dit...

Que havia d'escriure una breu notícia a comprar a les gràcies per tots els suggeriments fantàstiques que està posant en aquest lloc web. La meva recerca d'Internet ha prolongat en el final del dia es reconeix amb detalls fiables i tècniques per al comerç amb els meus companys de treball. M'agradaria afirmar que diversos de nosaltres els lectors són realment seriosament la sort de viure en un lloc important en les persones molt diverses, amb excel · lents indicadors perspicaç.