divendres, 20 de novembre de 2009

250 kilos de ladrillos....


Hola a todos !: Estos últimos dias me ha pasado de todo, menos la gripe A, o así me lo parece. No había nada que me calmara.... Bueno, si, relatos como este. La rádio da mucho de si en momentos límites.

Este es el relato que un obrero de la construcción realizó para su mutua tras un accidente laboral:
Excelentísimos señores: Soy "colocador" de ladrillos. El pasado día 8 de junio estaba trabajando sólo en el tejado de un edifico de 6 pisos. Cuando acabé mi trabajo verifiqué que me habían sobrado, más o menos 250 kilos de ladrillos. En vez de llevarlos a mano para abajo, decidí colocarlos dentro de un bidón y con la ayuda de una polea que, felizmente estaba fijada en uno de los lados del edificio, hacerlos descender. Descendí y até el bidón con una cuerda y me fui hacia el tejado. Subí el bidón y coloqué los ladrillos dentro. Volví para abajo, desaté la cuerda, y la aseguré con fuerza, de modo que los 250 kilos de ladrillos descendieran despacio. Como yo sólo peso 80 kilos, cual fue mi sorpresa cuando repentinamente me elevé del suelo, perdí mi presencia de ánimo(el conocimiento), y me olvidé de soltar la cuerda. No es necesario decir que fui elevado del suelo a gran velocidad. En las proximidades del tercer piso, choqué contra el bidón que descendía, lo que explica la fractura de cráneo y la clavícula partida.
Continué subiendo a una velocidad ligeramente menor, no parando hasta que mis dedos quedaron enganchados en la polea. Felizmente ya había recuperado mi presencia de ánimo y conseguí, a pesar de los dolores, seguir agarrado a la cuerda. Más o menos al mismo tiempo, el bidón con los ladrillos cayó al suelo y el fondo se partió. Sin los ladrillos el bidón pesaría unos 25 kilos. Como pueden imaginar, comencé a descender rápidamente. Cerca del tercer piso me encontré con el bidón que subía, lo que explica la fractura de los tobillos y las magulladuras en las piernas y la parte inferior del cuerpo. Al encontrarme con el bidón disminuyó la velocidad de descenso lo suficiente como para minimizar mis sufrimientos cuando caí encima de los ladrillos. Felizmente sólo me fracturé tres vértebras. Lamento, sin embargo, informar que cuando me encontraba caído encima de los ladrillos, con dolores e incapaz de levantarme, vi como se venia encima el bidón, perdí nuevamente la presencia de ánimo y solté la cuerda. El bidón pesaba más que la cuerda, por lo que cayó sobre mis piernas partiéndomelas en el acto.
Espero haber dado información detallada de la forma en que sucedió el accidente.

Atentamente Pepe.

4 comentaris:

Isol ha dit...

No se habrá olvidado algun detalle no? conforme iba leyendo imaginaba la situación y me dolía!
Que lindo es escuchar la radio,y es verdad que cuando estás en cama acompaña mucho,a mi gusto prefiero la radio antes que a la televisión.
Un abrazo!

VERÓNICA MARSÁ ha dit...

Maaaare meua!!! Parece yo, a menor escala claro, cuando trato de podar con escalera alguno de los arbolitos de mi jardín. Menuda historia puedo llegar a montar!!! De Pepe Gotera y Otilio.
Besitos y buenfinde.

m.eugènia creus-piqué ha dit...

La verdad es que me he reido, el pobre hombre para arriba y para abajo y todos los hueso rotos, ya se que no hace gracia pero me lo imaginaba in situ y no lo he podido remediar, Petonets Josep.

Cosmo ha dit...

Amigo,el libro que me recomiendas lo leí el año pasado,es buenísimo,te dejo aquí el enlace de cuando lo comenté en mi blog
http://cosmobloguia.blogspot.com/2008/01/les-veus-del-pamano-jaume-cabre.html

¿Sabes que tus dolencias y las mías son comunes aunque lleven distinto nombre? He de cuidar especialmente hígado,arterias y riñones.
Ese cansancio del que hablas lo he entendido a la perfección,ese es el mío,no es un cansancio natural causado por una actividad normal,es cierto que como el dolor no es cuantificable,ese cansancio y el dolor son los motivos de mi depresión,hoy me encuentro bien después de permitirme esos maratones de reposo.
Cada noche,cuando no puedas dormir,ya sabes que al otro lado del hilo de la SER estoy yo,hay días que,a pesar de ansiolíticos o algún hipnótico,llego a escuchar hasta "Si amanece nos vamos",más de tres horas seguidas no consigo dormir y si me harto mucho de las noticias que dan en cada hora,escucho música o entro en internet con un iPod.
Ya pasaré a leer despacio lo que has escrito,he tenido muchos contratiempos últimamente.Abrazos,amigo