dissabte, 27 de setembre de 2008

otoño

Cuando contemplo el otoño desde el interior desde este bosque, viene a mi memoria esta canción.



La niebla ya se la han llevado y el bosque está precioso.Me gusta ir allí para leer o recordar.
Lástima que hoy sábado sube la gente de la gran ciudad a recoger setas.
Pobre gente, ellos no saben que los jueves ya casi no queda ninguna. Los lugareños las cogen todas.
Claro que siempre queda el recurso de la venta ambulante en las carreteras.
Que quede claro que yo también subía desde la ciudad a buscar setas,con la diferencia que yo me quedaba directamente en la carretera.
Para estos dias de alboroto, tengo un lindo rinconcito que es un remanso de paz.Un cementerio.

Estoy sentado en un banco bajo un enorme ciprés.
Contemplo una lagartija.
Siempre que veo una recuerdo mi niñez y la sensación de sentir como su cuerpo se aplasta bajo el peso de mi mano.
Todavía me siento culpable.
Tenía siete....u ocho años, que mas dá y la obsesión por tener un bicho al que torturar y a un perro a quien cuidar
Una lagartija era la opción más barata y no tenía que pasar por el consentimiento de mi madre.
Si hubiese tenido una charca hubiese preferido una rana. ¡Que tambien era gratis.¡
Recuerdo que por lo menos habían cerca de diez niños acorralando a la lagartija. -¡¡Tu también estabas Jesús¡¡ - Algunos se quedaron jugueteando con la cola que ya le habíamos arrancado y que se movía con insistencia
Al final quedamos un par de niños y yo, pues el resto se aburria.-Tu también te fuiste Jesús. Ahora que lo pienso bien ,tu eras el más bueno .
Yo era el más pequeño y, como siempre el que mas defendia a las niñas cuando les tiraban de las trenzas. Lo cual a veces me comportaba problemas de ser o no ser "machote"
Los mayores acorralaron a la lagartija que no tuvo más opción que colarse por una grieta de la pared para asomar justo en mis narices. Fue mi momento. La ilusión por cazarla, por hacerla mía, por demostrar a los demás que no era el niño que solo era bueno para defender la portería de futbol y las trezas de las niñas sino también para que mi mano pillara y aplastara aquella lagartija
Que ganas tenía de ver la cara de mis amigos y el "¡¡qué asco¡¡" "¡¡eres un asesino¡¡"Quería que estas palabras sonaran como un coro, al unísono, Y que hicieran que mi estómago se retorciera y acabara vomitando en un rincón.
Yo sigo sentado en un banco debajo de un gran ciprés del cementerio.
Sigo con la mirada la lagartija.
Ella es ahora la viva entre los que ya no lo están, posiblemente entre alguno de aquellos que la persiguieron , entre los que la acosaron. Como el niño aquel que defendía las trenzas y la portería de fútbol, entre quienes le arrancaron la cola y la sometieron a toda clase de torturas.
Se introduce por una ranura de una de las lápidas.
¡Que lista eres lagartija¡.
-¡Nos vemos mañana, ¿vale?.¡
-Y sin rencores,Camarada¡

5 comentaris:

m.eugènia creus-piqué ha dit...

Bon cap de setmana Josep.

Fugaz ha dit...

Y qué puedo añadir!!!!

Soy una forofa del otoño, de sus días grises, de sus lluvias ténues, de sus colores ocres...Ayyys que me encanta este tiempo, qué puedo hacer!

Que tengas un buen fin de semana.

RAQUEL ha dit...

Hola Josep, no me gusta el otoño, por sus días grises, pero si por sus colores, es una paleta de pintor, naranjas, ocres, marrones, verdes.
Aquí estamos en primavera la estación que más me agradas, donde todo florece, mi vida también florece.
Besos. que tengas un lindo fin de semana

María ha dit...

Me parece precioso tu escrito y el vídeo pero a mí no me gusta el otoño porque es la estación que despide al verano y empiezan a acortarse los días y las hojas empiezan a caerse, entre otras cosas.

Un beso amigo mío, y feliz domingo de otoño.

.:*:.Hada Isol .:*:.¸.¸.•*´¨***¨ ha dit...

Pobre lagartija!