dimarts, 5 de febrer de 2008

dedicado a Vic del bloc "petits miralls"

Las fotografias del escrito dedicado al tema del cáncer es un obsequio de la colección de Vic
http://www.petitsmiralls.blogspot.com/. todas fueron tomadas a medida que se realizaba todo el proceso de un transplante de médula ósea. Un cariñoso reconocimiento a Vic pues siempre ha estado en los momentos difíciles.

4 comentaris:

Monica ha dit...

Querido Josep recién me acabo de enterar de tu historia, sos todo una valiente Josep, una de esas bellas personas enamoradas de la vida, que cuando pasan por malos momentos, en vez de gozar con su dolor, aprenden y lo que aprendieron lo dan al mundo.
Gracias Josep, amigo mío, me hace feliz conocerte.

josep estruel ha dit...

No Monica,valiente no.
Aprender si,y además muchas cosas que antes no le daba tanta importancia.Me pasé muchos años aprendiendo cosas técnicas,por cosas de trabajo,y cuando te das cuenta ves que has perdido un tiempo precioso por no poder ayudar a todos los que lo necesitaban.
Amiga Monica,es un placer conocerte.

Diana Puig ha dit...

Buenos días josep, Una de las cosas que he podido percibir de la gente que sufre alguna enfermedad es que a pesar de todo su dolor, mal estar, miedo..etc, tienen un amor a la vida y a los demás que es difícil de comprender, el hecho de pensar que podéis perder la vida os hace amarraros todavía mas a ella, os hace fuerte y valoráis cada día de vuestra vida como si fuera el último; Es triste tener que llegar a límites en la vida para darnos cuenta de muchas cosas; He disfrutado mucho con "petits miralls", es un ejemplo de honestidad, voluntad y fuerza, un abrazo a ti a todos lo que lo han hecho posible, didi.

Xesca ha dit...

He dejado un comentario en petits miralls diciendo casi que lo mismo que diré aquí. Pero en momentos así, ya sean en presente o en pasado (mucho mejor si se cuentan en pasado ya) vale muchísimo tener a los seres más queridos al lado y aunque es difícil, muy difícil enfrentarse a algo así, cualquier afecto, por pequeño que sea es muy valioso. En cuanto al valor de quien lo padece, creo que es incalculable.

Un abrazo!