dimarts, 28 de març de 2017

Miguel Hernández: Nuestra juventud no muere


“… Herido voy, herido y malherido,
sangrando por trincheras y hospitales…”

Miguel Hernández.

Desde el dolor de tu ausencia, que como el rayo no cesa, con tu memoria siempre viva.


“Elegía a Ramón Sijé”

En Orihuela, su pueblo y el mío, se
me ha muerto como del rayo Ramón Sijé,
con quien tanto quería)
Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.
Alimentando lluvias, caracoles
Y órganos mi dolor sin instrumento,
a las desalentadas amapolas.
daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.
Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.
No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.
Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.
Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.
No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.
En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofe y hambrienta.
Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte
a parte a dentelladas secas y calientes.
Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.
Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de mis flores
pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.
Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irá a cada lado
disputando tu novia y las abejas.
Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.
A las aladas almas de las rosas…
de almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

Miguel Hernández

De:  “El Rayo que no cesa”
Recogido en Miguel Hernández – Obra Completa I Poesía – Prosas
Ed. Espasa – Clásicos
Edición publicada con motivo del centenario del nacimiento de Miguel Hernández en 2010.
ISBN: 978-84-670-3294-9 (del tomo II)
ISBN: 978-84-670-3262-8 (de la obra completa)

Miguel Hernández Gilabert nació en Orihuela, Alicante, el 30 de octubre de 1910.
Aunque tradicionalmente se le encuadra en la generación del 36, Miguel Hernández estuvo más próximo a la generación anterior, siendo considerado por Dámaso Alonso como “genial epígono de la generación del 27″.
En febrero de 2011, la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo de España denegó la posibilidad de un recurso extraordinario de revisión de la condena solicitado por la familia.
Murió el 28 de marzo de 1942, en la enfermería de la prisión alicantina, siéndole negado su traslado a un hospital para tratar la tuberculosis que padecía, y que contrajo como complicación, tras una bronquitis y un brote de tifus mal tratado. Eran las 5:32 de la madrugada del 28 de marzo de 1942; sólo tenía 31 años de edad.
Se dice que no pudieron cerrarle los ojos, sobre lo que él que fue su gran amigo Vicente Aleixandre, compuso un poema.
Fue enterrado en el nicho número 1009 del cementerio de Nuestra Señora del Remedio de Alicante, el día 30 de marzo.

También de Miguel Hernández en este blog:


Bibliografía:
Perito en lunas, Murcia, La Verdad – 1933 (Prólogo de Ramón Sijé).
Quién te ha visto y quién te ve y sombra de lo que eras – 1933.
El rayo que no cesa, Madrid, Héroe – 1936.
Viento del pueblo. Poesía en la guerra, Valencia, Socorro Rojo Internacional – 1937
El labrador de más aire, Madrid – Valencia, Nuestro Pueblo – 1937.
Teatro en la guerra – 1937.
El rayo que no cesa, Ediciones Héroe – 1936.
Seis poemas inéditos y nueve más, Alicante, Col. Ifach – 1951.
Obra escogida, Madrid, Aguilar – 1952 (Incluye poemas inéditos).
Cancionero y romancero de ausencias – 1938–1941 – Buenos Aires, Lautaro, 1958.
Antología, Buenos Aires, Losada – 1960 (Selec. y Prólogo de Mª de Gracia Ifach. Incluye poemas inéditos).
Obras completas, Buenos Aires, Losada – 1960.
Obra poética completa, Madrid, Zero – 1979
El hombre acecha, Santander, Diputación – 1981
24 sonetos inéditos, Alicante, Instituto de estudios Juan Gil-Albert, 1986 (Edición de José Carlos Rovira).
Miguel Hernández – Obra Completa – Edición conmemorativa del centenario del poeta – 2 Tomos – Ed. Espasa – Clásicos – 2010.


divendres, 24 de març de 2017

Hableme usted en cristiano

CATALUNYAMulta de 601 euros a un hombre por dirigirse en catalán a un policía nacional en el aeropuerto de El Prat de Barcelona


HABLEME USTED EN CRISTIANO!

Hubo una época, y no muy lejana, en la que la palabra de Dios la tenías que escuchar en Latín y de espaldas al pueblo con el sacerdote dirigido hacia Oriente, la medida adoptada en el Concilio de Trento (siglo XVI) era una forma poco didáctica de “cristianizarnos” que afortunadamente desapareció.  En el 2009 el Cardenal Antonio Cañizares abogó a Benedicto XVI para retomar esta liturgia (por cierto, la misma Iglesia que tardó 375 años en pedir perdón a Galileo Galilei condenado por hereje).

La expresión de hábleme usted en Cristiano se cree su origen en el siglo XIII, cuando Alfonso X el Sabio opta por una variedad concreta como lengua literaria y de la administración, con la intención de ser la única lengua dominante. Actualmente se utiliza de forma despectiva contra los que hablan “raro” y al parecer el Catalán lo es para los que la utilizan.

El gran historiador francés Pierre Vilar en su obra Cataluña en la España moderna descubre a principio de los años 30 que el catalán era realmente “la lengua del pueblo”. Fue un contraste para él, que como francés constató que el desconocimiento y abandono de la lengua en Occitania era desmoralizador. 
Además de corroborar que en todas partes la reacción de dos catalanes, fuera cual fuera su origen su clase o su edad, era de hablarse en catalán, se sorprendió más al ver el interés que la población tenía por los temas de historia y literatura, relegados normalmente a ámbitos intelectuales y universitarios, gracias a ese interés los periodistas y escritores tenían asegurada su audiencia en revistas y periódicos de la época.

Las lenguas de Occitania no han tenido un reconocimiento oficial, salvo el Aranés reconocido oficialmente por Cataluña, el futuro de estas lenguas está seriamente amenazado, las lenguas occitanas han sido suplantadas,  en las mayoría de usos formales, por el francés y actualmente la única esperanza de supervivencia radica  movimientos activistas étnicos.

El catalán, a pesar de los ataques de la dictadura, que lo retiró de las escuelas, de la oficialidad administrativa, del apagón radiofónico, a pesar de todos los intentos no tan sólo ha logrado sobrevivir sino que ha salido reforzado, y la razón más poderosa es que en Cataluña es y ha sido “la lengua de un pueblo”, que la ha mimado. Al igual que observó Pierre Vilar,  en la actualidad  las televisiones y radios en catalán son líderes de audiencia.

Nos vino el Sr. Wert por orden del Sr. Rajoy y decía que en Cataluña se estaba adoctrinando a los niños, que lo que hay que hacer  es  españolizarlos,  el ataque desde determinadas televisiones y prensa españolista no hacen más que encorajar a la población de Cataluña; al parecer todavía no se han dado cuenta de que el catalán es “la lengua de un pueblo”.

El Catalán, el Gallego, el Vasco el Castellano son tesoros que hay que mimar y preservar cada uno desde su territorio.  Manuel Fraga Iribarne aconsejó hace muchos años a Rajoy  que aprendiera la lengua propia de Galicia, al parecer su sensibilidad para con la lengua gallega es nula, como la ha de tener para el catalán.

Ahora cada uno en su parcela, vuelven a las andanzas, ignoro si lo hacen por la rancia nostalgia de tiempos pasados o porque el progreso les da miedo.

Visca Catalunya!




dilluns, 20 de març de 2017

21 març Dia Mundial de la Poesia.

 



“Pare meu”

Pare meu que ja no ets al poble,
pare meu que potser algun dia jo distretament estimava,
pare meu que te’n vas anar pel carrer sense ganes,
pare meu que potser algun dia molt discret m’estimaves,
per la sang que ens corria tan brava per les venes,
per les faccions de la teva cara que se m’esborren,
com el crit que ofega el meu pit,
 pare meu!,
per la cicatriu que et partia sencera el ventre,
pare meu!,
pels tels secrets de la ceba als dits de la mare,
per les tardes tan pàl·lides a la cuina de casa,
pare meu!,
-per les veus tan confuses del vespre,
pels crits i pels plors i les terrasses en ràtzia,
pare meu!,
per l’olor de gasoil de la teva roba en tornant de la feina, pare meu,
pels somnis que devien ser teus escolant-se per la pica, pare meu,
pels germans meus escolant-se per la pica,
oh pare meu!,
que retrobi la memòria, la memòria del pare i del fill,
la memòria, la gata vella,
-la memòria, oh pare meu!,
el fil que em lliga als teus noms, a les teves mans, al teu crani rotund,
al teu riure que no m’agradava,
-al teu ventre partit per la cicatriu del destí,
pare meu!,
que no hagi de cremar mai més la meva memòria, pare meu,
i que no me l’hagi de trobar d’improvís mai més,
disfressada de dona despentinada en gavardina i plors
en una cantonada ventosa de Manhattan
quan jo només volia anar a collir fonoll passat el pont dels vermells,
oh pare meu!
Pare meu, que trobi tota la memòria, pare meu!,
--que trobi intactes les meves condemnes de nena de set anys,
que trobi intactes el fonoll i els gallarets vermells
-gall, gallina o poll, pare meu?-,
que trobi intactes la teva història i la meva, juntes, volent-se, pare meu,
com mai no van poder ser,
com mai no podran ser, ara,
oh pare meu,
pare meu que ja no ets al poble.

María Cabrera