dijous, 5 de gener de 2017

Lo que ese vestido deja al descubierto




 Que yo no vea la televisión en todo el año es algo que quien me conoce sabe que es verdad. Solo las noticias y poco más. Por esto no es de extrañar que hasta ahora y no por televisión, me entere del caso y vea este video -que no está entero ni se puede subir al bloc-
 Al verlo he pensado que en según qué periódicos hablarían de esto. Efectivamente, se hablaba o mejor dicho, se despellejaba  viva un año más a una mujer opinando sobre su falta o no de decencia mientras nadie menciona nada sobre la integridad de la cadena. Seamos honestos, que se vea una teta o un culo a estas alturas ya no escandaliza a nadie, supongo!
 Lo realmente preocupante es lo que ese vestido deja al descubierto: que tenemos una televisión casposa y rancia a la que le importa un pimiento la desigualdad de género.
Fijaros en el video, y los que tenéis una edad con dos minutos serán suficientes para transportarnos a todos directos al pasado y vernos como Jesús Gil rodeado de chicas, inmersos en el jacuzzi. 

"Vamos a ver qué hay debajo de esta batamantaaa, enséñanos lo que hay debajo" farfullaba un irreconocible Chicote. "Has sido tú la que nos ha calentado" le espetaba a la presentadora mientras tiraba de la tela. "¡No soy una luciérnaga!" se quejaba ella. Unos segundos para la publicidad y se abre la cortina que presenta el objeto de subasta. Un par de planos cerrados cortan al cuerpo de Cristina Pedroche en cachitos y nos lo sirven en bandeja (lo de retratarla entera con cabeza incluida era demasiado pedir).
Dejando claro que cada uno es libre de opinar como crea conveniente se pueden ver todo tipo de comentarios en estos periódicos, más o menos afortunados, más o menos soeces, sobre la elección del modelito y si ella ha estado acertada o no. 

En mi opinión hablar sobre las decisiones morales de Cristina Pedroche es fallar totalmente en el tiro porque lo que ese traje está dejando al descubierto no es el cuerpo de una mujer sino la falta de compromiso social de nuestra televisión, que demuestra un año más no tener escrúpulos a la hora de hacer caja. Nada importa que las mujeres lleven años pidiendo no ser representadas sólo como cuerpos. Nada importa que aumenten cada día los casos de violencia de género y reclamen a los medios que se hagan cargo del importante papel que desempeñan. Lo que realmente importa es ser
Tema de tendencia o tema del momento y llenarse la cartera.


Lo que ese vestido está poniendo en evidencia no es la libre decisión de una persona, es que las mujeres en televisión sólo son cuerpos. Lo que ese vestido muestra es que las mujeres sólo tienen cabida en estos espacios si son jóvenes, delgadas y blancas. Lo que ese vestido expone es que su única función es ser deseada. Lo que ese vestido enseña es que para las mujeres su mayor aspiración es lucir una prenda. Lo que ese vestido provoca es que al día siguiente de lo único que se hable sea de su apariencia.

Pero el vestido elegido por Antena 3 no sólo tiene la capacidad de exhibir sino también de ocultar, porque detrás de cada transparencia también hay millones de mujeres silenciadas, como por ejemplo las profesionales y expertas que no aparecen en pantalla por no tener una talla 36 o ser mayores de 40. Sin embargo los hombres no son elegidos por su físico sino por su labor profesional y su edad tampoco parece penalizarles ni ser un hándicap.
Para mi Antena 3 se ha vuelto a lucir una navidad más, aquella noche quien se quedó con el culo al aire no fue la presentadora sino su propio posicionamiento como marca y sus valores con respecto a la sociedad.


dilluns, 2 de gener de 2017

Fer la carta als Reis / Escribir la carta a los Reyes


Fer la carta als Reis és un moment important de les festes de Nadal, una oportunitat de transmetre als fills uns valors que perduraran tot l’any. Així ho creu Alba Castellví, autora del llibre Educar sense cridar (Angle Editorial), que a Núvol ja ens ha donat  altres consells. Aquests són els 10 que ella creu imprescindibles a l’hora de demanar els regals de reis:
Primer de tot, és molt important que els pares feu també la vostra pròpia carta als Reis. Podeu aprofitar per demanar allò essencial, invisible als ulls. D’aquesta manera ensenyem als fills quines coses valorem i obrim la seva mirada al que és important, més enllà dels objectes materials.
Podem demanar, per exemple…
Paciència quan les coses no surten com ens agradaria i valor per sobreposar-nos als contratemps.
Saviesa per saber veure i valorar tot allò què tenim de bo al nostre voltant.
Paraules per explicar com ens sentim i què necessitem, perquè així els altres puguin ser prop nostre.
-Capacitat de comprendre i generositat per donar i perdonar.
I en el comiat de la carta, no ens oblidem d’assegurar als Reis “Jo prometo fer tot el que pugui per trobar temps i per fer un bon ús del que em porteu.”

I AQUESTS SÓN ELS DEU CONSELLS BÀSICS PER FER LA CARTA ALS REIS :
1.- Llegir davant el nen la nostra pròpia carta, si és necessari comentant algun aspecte.
2.- No cal concedir tots els desitjos: com menys regals, més valuosos seran els que s’hagin rebut. Cal limitar la quantitat de coses que es poden demanar o bé avisar els nens que els Reis porten, d’entre tot el que es demana, el que troben més adient. En tot cas, els nens poden subratllar el que preferirien que els Reis no es descuidessin. Una bona manera de procedir és demanar una cosa a cada casa si hi ha diversos familiars que facin regals de Reis.
3.- Evitar que els nens demanin coses massa influïts per la publicitat o pel que demanen els amics. Per això anirà bé tenir més d’una conversa sobre les seves idees els dies previs.
4.- Procurar que hi hagi varietat de joguines: mecàniques, d’enginy, electròniques si en demanen, i d’altres que requereixin habilitats diverses.
5.- Convidar els nens a explicar als Reis quan o amb qui faran servir allò que demanen. Per exemple: “Un joc de taula per les tardes de diumenge amb la família, un joc de construcció per jugar amb la meva germana.” D’aquesta manera ens assegurem que allò demanat podrà tenir un ús i que el nen ubica l’objecte en un moment real del seu temps quotidià. També haurà pensat abans de tenir-lo si caldrà compartir-lo i si tindrà companys amb qui gaudir-lo.
6.- Si es demanen jocs electrònics o telèfons, fixar des del moment de demanar-los les condicions d’ús de les pantalles (límit de temps i espais on es podran utilitzar).
7.- Afegir-hi llibres per llegir, a més a més (no comptar-los com a regals si n’hem limitat el nombre a demanar).
8.- Aprofitar el moment d’escriure la carta al Reis per reflexionar sobre l’últim any: fugir de la fórmula genèrica “Aquest any m’he portat molt bé” per concretar quines coses han anat bé. Per exemple: “Aquest any m’he esforçat amb la música tot i que no en tenia gaires ganes, he procurat no descuidar-me de parar taula cap dia…” D’aquesta manera el nen veu quines coses valuoses ha fet en l’últim període i pot sentir-se’n satisfet.
9.- Aprofitar el moment d’escriure la carta per fer propòsits de millora. En comptes d’escriure “Aquest any em portaré bé”, per exemple, val més dir: “Tinc intenció de fer tot el possible per ajudar a casa i d’ajudar la meva germana a vestir-se.”
10.- Després d’escriure la carta, comparar, en una conversa amb el nen, la seva fortuna respecte a generacions anteriors de la seva família i la major part de gent del món ara mateix.
I després… Anem junts a portar les cartes al patge o a tirar-les a la bústia.

Escribir la carta a los Reyes es un momento importante de las fiestas de Navidad, una oportunidad de transmitir a los hijos unos valores que perdurarán todo el año. Así lo cree Alba Castellví, autora del libro "Educar sense cridar"  Educar sin gritar (Angle Editorial), que a "Núvol"  ya nos ha dado otros consejos. Estos son los 10 que ella cree imprescindibles a la hora de pedir los regalos de reyes:
Primero de todo, es muy importante que los padres hagan también su propia carta a los Reyes. Puede aprovechar para pedir lo esencial, invisible a los ojos. De esta manera enseñamos a los hijos qué cosas valoramos y abrimos su mirada a lo que es importante, más allá de los objetos materiales.

Podemos pedir, por ejemplo...
- Paciencia cuando las cosas no salen como nos gustaría y valor para sobreponerse a los contratiempos.

- Sabiduría para saber ver y valorar todo lo que tenemos de bueno a nuestro alrededor.

- Palabras para explicar cómo nos sentimos y qué necesitamos, para que así los demás puedan ser cerca de nosotros.

-Capacidad De comprender y generosidad para dar y perdonar.

Y en la despedida de la carta, no nos olvidemos de asegurar a los Reyes "Yo prometo hacer todo lo que pueda para encontrar tiempo y para hacer un buen uso de lo que me traigan."

Y ESTOS SON LOS DIEZ CONSEJOS BÁSICOS PARA HACER LA CARTA A LOS REYES:
1.- Leer ante el niño nuestra propia carta, si es necesario comentando algún aspecto.

2.- No hay que conceder todos los deseos: cuanto menos regalos, más valiosos serán los que se hayan recibido. Hay que limitar la cantidad de cosas que se pueden pedir o bien avisar a los niños que los Reyes traen, de entre todo lo que se pide, lo que encuentran más adecuado. En todo caso, los niños pueden subrayar lo que preferirían que los Reyes no se descuidaran. Una buena manera de proceder es pedir algo en cada casa si hay varios familiares que hagan regalos de Reyes.

3.- Evitar que los niños pidan cosas demasiado influidos por la publicidad o por lo que piden los amigos. Por eso estaría bien tener más de una conversación sobre sus ideas los días previos.

4.- Procurar que haya variedad de juguetes: mecánicas, de ingenio, electrónicas si piden, y otros que requieran habilidades diversas.

5.- Invitar a los niños a explicar a los Reyes cuando o con quien usarán lo que piden. Por ejemplo: "Un juego de mesa para las tardes de domingo con la familia, un juego de construcción para jugar con mi hermana." De esta manera nos aseguramos de que lo pedido podrá tener un uso y que el niño ubica el objeto en un momento real de su tiempo cotidiano. También habrá pensado antes de tenerlo si habrá que compartirlo y si tendrá compañeros con quien disfrutarlo.

6.- Si se piden juegos electrónicos o teléfonos, fijar desde el momento de pedirles las condiciones de uso de las pantallas (límite de tiempo y espacios donde se podrán utilizar).

7.- Añadir libros para leer, además (no contarlos como regalos si hemos limitado el número a pedir).

8.- Aprovechar el momento de escribir la carta a los Reyes para reflexionar sobre el último año: huir de la fórmula genérica "Este año me he portado muy bien" para concretar qué cosas han ido bien. Por ejemplo: "Este año me he esforzado con la música aunque no tenía muchas ganas, he procurado no descuidar  de poner la mesa ningún día..." De esta manera el niño ve que cosas valiosas ha hecho en el último periodo y puede sentirse satisfecho.

9.- Aprovechar el momento de escribir la carta para hacer propósitos de mejora. En vez de escribir "Este año me portaré bien", por ejemplo, es mejor decir: "Tengo intención de hacer todo lo posible para ayudar en casa y  ayudar a mi hermana a vestirse."

10.- Después de escribir la carta, comparar, en una conversación con el niño, la inmensa fortuna que tiene respecto a generaciones anteriores de su familia y la mayor parte de gente del mundo ahora mismo.
Y después... Vamos juntos a llevar las cartas al paje o tirarlas en el buzón.