diumenge, 23 d’octubre de 2016

La Asamblea General celebra el 50º aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos


Hace 50 años, los Estados miembros de la ONU adoptaron dos documentos que sentaron las bases para la protección de las garantías fundamentales de todas las personas del mundo: la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Carta Internacional de Derechos Humanos.
El 19 de octubre la Asamblea General celebró una sesión plenaria para conmemorar el acontecimiento, que marcó el reconocimiento del respeto a esos derechos como una necesidad para la existencia de sociedades pacíficas, inclusivas y resilientes.
El vicesecretario general de la ONU Jan Eliasson participó en el evento para destacar el papel que ambos documentos han tenido en la elaboración de los instrumentos internacionales de derechos humanos y en las constituciones nacionales en todos los países. Afirmó que esos textos han guiado a los tribunales nacionales y regionales y han brindado las bases normativas para el trabajo de las instituciones nacionales independientes de derechos humanos
“Han confirmado un lenguaje universal común de derechos humanos, en cuyo centro está el derecho a la vida. La abolición de la pena de muerte ha avanzado significativamente. Pero debemos redoblar los esfuerzos para poner fin a esta práctica inhumana de ejecuciones de una vez por todas”.derechos-humanosEliasson continuó su discurso lamentando que, pese a los avances conseguidos en medio siglo, se sigan cometiendo violaciones graves de las garantías fundamentales.
En este sentido, subrayó que los derechos políticos, civiles, económicos, sociales y culturales son indivisibles y llamó a proteger toda esa gama de garantías.
Eliasson urgió así a respetar las libertades civiles en el combate al terrorismo y extremismo violento y abogó por respetar la libertad de expresión, de prensa y de religión, al igual que los derechos de los migrantes.
Asimismo, instó a prevenir el hambre y a extender la protección social en épocas de crisis económica.
Para terminar su intervención, Eliasson recordó que los derechos humanos son universales e inalienables y exhortó a convertir su ejercicio en una realidad para todos.
Es bueno RECORDAR su puesta en marcha pero, sería más notorio que la EXIGENCIA se hiciera patente, en los momentos difíciles que vivimos: Refugiados, Guerras, Fronteras, Hambre, Iniquidad

7 comentaris:

Tot Barcelona ha dit...

La pena de esta declaración es que me temo que sólo se ha quedado en las firmas de un papel.
Salut

Josep ha dit...

ya puedes estar bien seguro, Miquel!
Salut.

xavier pujol ha dit...

És dolorós constatar, tal com diu l'últim paràgraf, que encara falta molt per a que arribin a tot el planeta aquests drets universals.

Manuel Valero Ribes ha dit...

Qué mundo más deshumanizado, contra el poder no hay disposición de buenas intenciones y las declaraciones a los derechos humanos son vulnerados constantemente por los mismos que las crearon...!!!

L'avi Manel #YOSOYAUTISTA

http://valero150548.blogspot.com.es/2014/12/10-de-diciembre-derechos-humanos.html

Josep ha dit...

Por el momento no hay muchas soluciones, el poder y el dinero dominan al mundo, los valores humanos están relegados a un segundo plano y hasta que esto no se invierta no llegaremos a soluciones inmediatas ni reales. El miedo no es respeto, hay muchos líderes que se creen que con gritar, avasallar, encarcelar, matar tienen más poder y el respeto de los ciudadanos pero es todo lo contrario, esos señores solo tendrán una reseña en una página en los libros de historia donde se les recordará como dictadores, asesinos y malhechores.

Una abraçada,avi Manel #YOSOYAUTISTA

Josep ha dit...

Penso, Xavier que en molts països mai arribaran. Només hem de veure al voltant nostre. Per un altra banda hi ha gent que hipòcritament diu: Pobres, jugant-se la vida, aquí no hi ha per a tots, sense pensar que si haguéssim nascut allà, ja estaríem de camí cap aquí, en un d'aquestes piragües que bolquen, es parteixen, o s'omplen de cadàvers. Així que un moment o un altre caldrà fer lloc. Perquè ja que no ho fa qui ho ha de fer ells no es volen morir sense intentar viure una vida digna. I si és veritat que no hi ha per a tothom, les racions hauran de ser menors i a més haurem de canviar als que administren el rebost en el seu propi profit.

Mari-Pi-R ha dit...

Una cosa tan sencilla y tan solo exigida desde hace 50 años y lo peor que parece que tan solo esté escrita sin ser practicada.
Un abrazo.