divendres, 25 de març de 2016

Mi nombre es Hannah. Soy enfermera

EFE / MICHAEL KOOREN

El exlider serbobosnio Radovan Karadzic durante su juicio en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia  en La Haya, Holanda.  


Es considerada la mayor atrocidad cometida en Europa desde la II Guerra Mundial.
Era julio de 1995 y casi 8.000 musulmanes, incluidos niños, fueron asesinados después de que el enclave de Srebrenica, en el este de Bosnia, fuera tomado por las tropas serbobosnias.
Fue el peor episodio de la sangrienta guerra de Bosnia (1992-1995), en la que murieron unas 100.000 personas y que dejó a 2,2 millones de personas sin hogar.

Este jueves el que fuera entonces líder serbobosnio Radovan Karadzic fue condenado a 40 años de prisión por el Tribunal Penal Internacionalde La Haya al considerarlo culpable de genocidio y crímenes contra la humanidad durante la guerra de Bosnia.
(Creo honradamente que estos juicios llegan tarde, demasiado tarde para las madres que han muerto esperando justicia).

He recordado el post que puso hace un tiempo una amiga mia en su blog. Se trata de una de estas películas que uno desearía que se conociera bastante más de lo que se llegó a conocer: LA VIDA SECRETA DE LAS PALABRAS


El post empieza de esta manera:
Quiero que conozcáis a Hannah. Ella, puede representar, quizás, el símbolo de todas las víctimas que tienen la suerte de sobrevivir, a las atrocidades cometidas en los conflictos bélicos como el de la exYugoslavia (por su proximidad cultural y territorial)".

En absoluto quiero con esto decantarme por un lado u otro. Pienso que  no se puede explicar el conflicto yugoslavo sin analizar los agentes externos.
Hannah, es tan real que podría parecer un compendio de miles de víctimas. Es este un sufrimiento optimista, el que conduce a su salvación. Una salvación necesaria, también, para exaltar el trabajo contra la brutalidad humana que realizan algunas organizaciones como, "El Consejo Internacional de Rehabilitaciónpara las Víctimas de la Tortura" (IRCT).

Flagelación de Santa Engracia de Bartolomé Bermejo (siglo XV)

Hanna, habla en nombre de todas las victimas de la guerra y la tortura.  En el post nos habla de  que la guerra y la tortura puede parecernos que no van con nosotros, que nos queda lejos, hasta que sin aviso nos atrapa. Por ello, es importante educar nuestro pacifismo y trasmitirlo.

Hanna es tan real que podría hablar y llorar en nombre de miles de víctimas de cualquier guerra. Sin embargo, la película está llena de optimismo. Con mucha inteligencia la directora conduce la pelicula hacia la salvación necesaria para exaltar el trabajo contra la brutalidad humana que realizan algunas organizaciones como el Consejo Internacional de Rehabilitación para las Víctimas de la Tortura (IRCT).
Gracias por este post, es magnífico, creo que muchas cosas de la película casi no importan.
Los nombres de dos personas –Josef y Hanna- contienen las palabras que llenan una vida. Esto si que vale, y quiero aprovecharme de él, si me lo permites, para pedir una vez más  la firma de quien te lea y también de quien lea este otro:
http://www.irct.org/home.aspx




“Deja que la palabra sea humilde, que sepan que el mundo no empezó con palabras, sino con dos cuerpos abrazados, uno llorando y el otro cantando”.

10 comentaris:

Rodericus ha dit...

Coincido en que la sentencia llega demasiado tarde, a destiempo.
Cuando el mundo casi ha olvidado aquellas atrocidades.

Un abrazo.

Josep ha dit...

Rodericus, al menos ha llegado. Veremos donde muere, porque generalmente todos estos tipos que pueblan a sus anchas por el mundo mueren en la cama. La lista podria ser larga. Y es verdad, el mundo ya no se acuerda, pero ellos si. Los familiares me refiero.
Un abrazo.

xavier pujol ha dit...

Tot el respecte i dolor per les víctimes de les atrocitats de la guerra dels Balcans.
Mira si arriben tard les sentències dels crims contra la humanitat, que aquí encara esperem que ho facin amb els crims del franquisme.

Alfonso Robles Motos ha dit...

Estic d'acord que la justícia arriba tard, fixa't si arriba tard que a les víctimes ja no hi ha qui els pugui tornar la il·lusió de la vida. I gairebé sempre passa el mateix les víctimes són les úniques innocents.
Una abraçada

Tot Barcelona ha dit...

Con RODERICUS.
Salut

Josep ha dit...

Xavier, jo no crec que ho vegi, i això no és bo per ningú perquè no s'acabarà mai. Si arriba el dia molt llunyà que es faci és tant com reconèixer que van existir

Josep ha dit...

Estic d'acord amb tu, Alfons. Normalment a tots els països on hi ha hagut aquest tipus de persones les famílies perden de per vida la il·lusió per viure. Ha de passar com van fer a l'Argentina que aquella gent des del primer moment no es van deixar guanyar per la desesperança. És molt cruel. Voldria saber quins van ser els països que els va interessar tot allò (ho desconec del tot)
No voldria pensar que alguns d'ells també són la causa d'aquest retard.
Alfons, si veiessis aquesta pel·lícula (LA VIDA SECRETA DE LAS PALABRAS) veuries que no s'acaben les víctimes quant s'acaba la guerra. La Hanna, la infermera, és una mostra de què el dolor continua.


Una abraçada

Josep ha dit...

Miquel, ya digo en el post que quien ha pagado muy cara la tardanza (durante la guerra y los veinte años de espera han sido las familias) Hay mucho desconocimiento sobre la Guerra de los Balcanes (y sobre todo sobre la Guerra de Bosnia)
De aquí viene la pelicula y esta Organización contra la tortura. De todas formas aun podemos dar gracias que ha sido juzgado, aunque aun no se si morirà en la cama como otros muchos repartidos por el mundo.
Queda solo desear que el horror vivido en Bosnia pueda ser de advertencia para el futuro, aunque parece que está en la condición humana la capacidad de no aprender de los errores del pasado…

Montse G. ha dit...

La justicia, siempre tarde.Llego a la conclusión de que los únicos que pensamos en las víctimas de guerras y dictadores somos los de a pie, los que poco podemos hacer, más allá de un post, denunciándolo, tan bueno como éste. Siempre al lado del débil y de la injusticia. Gracias Josep. La película que comentas es magnífica en todos los sentidos.

Una abraçada!

Josep ha dit...

Montse, nunca he podido evitar como estaria yo si alguien de mi familia o amigos han muerto o han desaparecido y el dictador de aquel pais sigue con vida, circula libremente por todas partes, y muere en su casa con todos los honores. Y en caso de que siga vivo los juicios que se le hacen son de risa. Pinocet es un buen ejemplo. En Argentina lleno, en Rusia, Paises africanos..España, y así una larga lista.Al de Yugoslavia lo han condenado a 40 años pero ahora pido otro juicio.. No irá a la cárcel, ya verás, pero él se ha cargado a miles de personas, y claro de cada desaparecido hay muchos familiares detrás. la pelicula un acierto pleno. Y claro, es lo que dices t. Solo nosotros asumimos el autentico dolor de las victimas. Los poderosos ponen las flores y el lugar para poner las flores.

Una abraçada, Montse.