dilluns, 1 de febrer de 2016

Ja viurem quan ens hàgim mort / Ya viviremos cuando nos hayamos muerto








Ara -i ja fa massa anys- que mirem d'ajornar i soterrar sota una allau de trivialitats, de ximpleries en forma d'excuses i pretextos importants les poques coses fonamentals de la nostra vida, sigui en l'àmbit personal o el col·lectiu, ens has posat, Eva Piquer, el dit a la llaga. A tots, o a gairebé tots.

Perquè la veritat és que pocs de nosaltres pot dir honradament que aquestes reflexions no van amb ell. Probablement tots i cadascú ens sentim interpel·lats per elles, en un aspecte o l'altre.

Estem, inconscientment, donant pas a la mort, filla de la resignació, hereva al seu torn de la indolència i la mandra de pensar que hem acabat per instaurar en la nostra "normalitat"

Gràcies Eva, per fer-nos-hi pensar. Ara sí que és veritat que algú ho havia de dir.






Ja viurem quan ens hàgim mort

 
Eva Piquer Catorze. Cultura viva, 14
Enceto la novel·la El dia del cérvol,de Marina Espasa. La narradora fa setmanes que ha de portar la moto al mecànic, però ho va endarrerint: "Quan acabi la tesi. Tot era per a quan acabés la tesi: portar la moto a arreglar, tallar-me els cabells, comprar-me roba, marxar a fora els caps de setmana, anar més al cine... Tot de recompenses que em servien d'estímul per quedar-me a casa omplint pàgines i pàgines sobre cavallers medievals a la recerca d'aventures".






La tesi és l'excusa, l'ajornament és la norma. Ajornem massa coses, amb excuses diverses. Ja tindrem fills quan arribi l'estabilitat laboral, o quan hàgim liquidat la hipoteca, o quan el rellotge biològic s'hagi transformat en una bomba de rellotgeria. Ja llegirem els clàssics pendents quan ens trenquem una cama i ens manin fer repòs, o quan els nens siguin grans i tornem a tenir una hora lliure per a nosaltres, o quan ens quedem definitivament fora de cobertura. Ja anirem a la piscina quan hàgim acabat la feina que hem de lliurar el dia tal, o quan hàgim fet el canvi d'armaris, o quan l'esquena digui prou i ens vegem obligats a capgirar l'agenda de prioritats.




Ja quedarem amb els amics quan tinguem més temps. Ja anirem al físio quan la contractura muscular ens impedeixi moure'ns. Ja deixarem de fumar quan no ens quedin pulmons. Ja abaixarem el ritme quan ens aturi un infart. Ja parlarem amb els nostres pares quan tinguin Alzheimer. Ja demanarem perdó quan sigui massa tard. Ja farem règim quan se'ns dispari el colesterol. Ja ens estimarem els uns als altres quan esclati la guerra. Ja viurem quan ens hàgim mort.

TRADUCCIÓN




Ahora -y ya hace demasiado años- que miramos de aplazar y enterrar bajo un alud de trivialidades, de tonterías en forma de excusas y pretextos importantes las pocas cosas fundamentales de nuestra vida, ya sea en el ámbito personal o el colectivo, nos has puesto, Eva Piquer, el dedo en la llaga. A todos, o a casi todos.

Porque la verdad es que pocos de nosotros puede decir honradamente que estas reflexiones no van con él. Probablemente todos y cada uno nos sentimos interpelados por ellas, en uno u otro aspecto.

Estamos, inconscientemente, dando paso a la muerte, hija de la resignación, heredera a su vez de la indolencia y la pereza de pensar que hemos acabado por instaurar en nuestra "normalidad" todo lo que dices.

Gracias Eva, por hacernos pensar. Ahora sí que es verdad que alguien lo tenía que decir.

Ya viviremos cuando nos hayamos muerto Eva PiquerCatorze. Cultura viva, 14

Empiezo la novela El día del cérvol, de Marina Espasa. La narradora hace semanas que tiene que llevar la moto al mecánico, pero lo va retrasando: "Cuando acabe la tesis. Todo era para cuando terminara la tesis: llevar la moto a arreglar, cortarme el pelo, comprarme ropa, marchar fuera los fines de semana, ir más al cine... Todo de recompensas que me servían de estímulo para quedarme en casa llenando páginas y páginas sobre caballeros medievales en busca de aventuras ".


La tesis es la excusa, el aplazamiento es la norma. Aplazamos demasiadas cosas, con excusas diversas. Ya tendremos hijos cuando llegue la estabilidad laboral, o cuando hayamos liquidado la hipoteca, o cuando el reloj biológico se haya transformado en una bomba de relojería. Ya leeremos los clásicos pendientes cuando nos rompamos una pierna y nos manden hacer reposo, o cuando los niños sean mayores y volvemos a tener una hora libre para nosotros, o cuando nos quedamos definitivamente fuera de cobertura. Ya iremos a la piscina cuando hayamos terminado el trabajo que tenemos que entregar el día tal, o cuando hayamos hecho el cambio de armarios, o cuando la espalda diga basta y nos veamos obligados a cambiar la agenda de prioridades.

Ya quedaremos con los amigos cuando tengamos más tiempo. Ya iremos al fisio cuando la contractura muscular nos impida movernos. Ya dejaremos de fumar cuando no nos queden pulmones. Ya bajaremos el ritmo cuando nos detenga un infarto. Ya hablaremos con nuestros padres cuando tengan Alzheimer. Ya pediremos perdón cuando sea demasiado tarde. Ya haremos régimen cuando se nos dispare el colesterol. Ya nos amaremos unos a otros cuando estalle la guerra. Ya viviremos cuando nos hayamos muerto.


Siempre procuro dar la referencia editorial, y espero que se entenderá que lo hago desde la admiración y con ánimo de recomendarles -no con ningún ánimo de lucro, obviamente, ni con intención de perjudicar los derechos de nadie, todo lo contrario-.
 Si en algún caso se detecta en este post conflicto de copyright o de cualquier otro tipo, agradeceré que me lo hagan saber y  lo suprimiría inmediatamente.

Altres fotos d’Internet

Muchas gracias

14 comentaris:

Rodericus ha dit...

Una radiografía certera de lo que somos : unos diletantes que aplazamos lo importante en favor de lo trivial.

Un abrazo.

xavier pujol ha dit...

Hi ha una antiga cançó, que ja cantava el meu besavi als Cors de Clavé que diu:
"Cantem i ballem,
Cantem i ballem
que ja dormirem
quan morirem"

Miquel ha dit...

Todo lo que no hagamos ahora, no lo haremos después...Así creo
Salut
Cuidate mucho

Josep ha dit...

Si, Rodericus, es así. No deja de trabajar para ganar un dinero para el mañana, sin darse cuenta que seguramente el mañana es hoy.
Gracias.

Josep ha dit...

Xavier, jo la coneixia aquesta cançó. No la recordo tota, però aquest bocí sí.

Que cada veu sigui un petó
i cada crit una abraçada
que el cant ens porti a prop dels ulls
dels ulls de l'estimada (...)

Jo tenia un “tiet” que cantava en els Cors de Clavé, a l'Artesana de Poblenou. Jo anava sempre amb ells, sobretot Per les Caramelles. La cançó sí que sap que no hem de deixar passa el tems, hem de dormir quan hem de dormir, perquè després ja es tard per a tot.
Gràcies, Xavier

Josep ha dit...

Si, Miquel, tienes razón. Pero tu sabes que la mayoria son/somos enfermos del trabajo. No hacemos otra cosa, ya lo haremos, y cuando te quieres dar cuenta ya es tarde. Pue pena.
Salut.

Por cierto, hoy no podemos dejar de ver en TV3 a nuestro Paco Candel.
Antes de Él, "Sence Ficció". Vale la pena, para quien quiera escuchar...

Mari-Pi-R ha dit...

Es importante hacer las cosas cuando se puedan hacer sin pensar que vamos a tener mas tiempo en un futuro, pues luego se puede tener pero la enfermedad aparece o las ganas han desaparecido.
Un abrazo

Montse G. ha dit...

Ya iré a ver a aquel amigo al que por una absurdidad dejé de ver. Y al que quería tanto.
Antes de que yo fuera, se fue él y para siempre. Ésto me pasó, Josep. ¿Por qué somos así? Qué pena.
Es una pregunta retórica porque no creo que podamos responderla. No hay excusa ni explicación convincente. Lo único que podemos hacer es aprender de la experiencia.

Una abraçada.

Josep ha dit...

Mari-Pi-R, perdón por no contestarte antes. Un resfriado de estos "gordos" me lo ha prohibido.

Me faltaba por decir lo que tu dices muy bien, muy acertado. Una enfermedad o ya no tener ganas de nada...
Las dos cosas ocurren con frecuencia.
Ayer vi un documental en televisión. Es sobre los desahucios en este pais, concretamente en Catalunya. Hubo un señor que decia que tuvo un supermercado que le funcionaba muy bien, pero con mucho esfuerzo, tanto que aun no sabe lo que es vivir. Cuando llegó la crisis no pudo pagar y está como miles de personas, no en la calle pero si sin el supermercado.
El futuro es hoy..esto dicen.
Un abrazo.

Josep ha dit...

Montse, este también es otra de las cosas que pasan. Si hablamos de ir al cine o a la piscina es igual, si vamos bien, y si no ..no. Un amigo es otra cosa. No soy nadie para aconsejar. Yo los consejos los necesito todos, pero yo de ti iria a verlo en su tumba, y le dejaria una flor. Si era un amigo no te lo tendrá en cuenta, y te está esperando.
No, no hay explicaciones convincentes, y hasta diria que en todo esto la experiencia no sirve de nada. Mira, aprendo de ti en el caso de tu amigo. Ahora preguntame cuando tiempo hace que no he llamado por telefono a mi amigo del alma que tiene un problema con un familiar. Pura dejadez, querida amiga.

Una abraçada gran.

Ricard Guillamón ha dit...

No tenemos que esperar a que la dolorosa muerte de un ser querido o la conmoción de una enfermedad terminal nos obliguen a examinar nuestra vida. Tampoco estamos condenados a ir a la muerte con las manos vacias, al encuentro de lo desconocido. Podemos empezar aqui y ahora a encontrar un sentido a nuestra vida. Podemos hacer de cada instante una oportunidad de cambiar y preparanos, de todo corazón, con precisión y serenidad, para la muerte y la eternidad. Palabras de Sogyal Rimponché. del libro Tibetano de la vida y de la Muerte.

Josep ha dit...

Hola, Ricard!
Agradezco tus palabras que son totalmente ciertas, y muy bien empleadas para cuando uno llega a ser mayor. Al igual que las Palabras de Sogyal Rimponché (que lo desconocia, y lo buscaré) Pero además de esto tanto la novela "El dia del cérvol",como yo, también nos referimos al resto de nuestras vidas, que seguramente es ahora cuando nos acordamos que además de todo lo que hemos hecho (que es mucho) también hubieramos tenido que vivir más. Es como si de alguna manera hubiesemos perdido algo.
Una abraçada gran!

Cornèlia Abril ha dit...

I és que els humans sempre ho deixem tot per al darrer moment... i de vegades, el darrer moment ja és massa tard!

Vols visitar el blog de la Cornèlia Abril? Com que a través del nom et sortirà G+, et deixo l'adreça del blog directament...http://corneliaabril.blogspot.com.es

Una abraçada (Cornèlia Abril- Montse)

Hada Isol ha dit...

Por eso hago canto desde el año pasado y este año inicié un taller de equilibrio y acrobaciass de circo,porque siempre aplazaba todo,tu me conoces siempre dejaba todo para cuando los hijos sean adultos,hasta que un día entendí que todo es aqui y ahora,que no era necesario aplazar,que ellos igual tenían de mi parte un amor de calidad y cuidados de calidad,y soy más feliz así,y ellos lo son conmigo,como yo venía me iba a enfermar mucho más de lo que ahora estoy,y eso que tanto postergarme hizo que mi cuerpo se arruine un poco,pero bueh,aunque la columna duela mucho por haberme dejado tanto,aquí estoy haciendo equilibrio ,malabares y acrobacias! la vida pasa rápido y uno no es conciente de que hoy se puede hacer esto que nos gusta,mañana no lo sabemos,así que no hay motivo alguno que justifique aplazar la vida.Tu,Tere,Geni , Maribel .Daniel ,Maripaz y algunos amigos más de blog me lo han enseñado muy bien!!!!! Un gran abrazo para ti y tu familia!