dilluns, 4 de gener de 2016

personas que viven en las calles.






Esta mañana he visto un reportaje sobre una película que Richard Gere  hizo de actor y productor. Todo el documental era subtitulado. Se escuchaba una voz en off  y buena parte de él eran personas que viven en las calles.
La película se titula Invisibles (Time out of mind). 

Mientras pasaban dicho documental, yo me preguntaba ¿Qué hace que un galán de Hollywood  como  Richard Gere  se involucre como actor y productor en una película que habla sobre las personas sin hogar?  ¿Qué le habrá empujado a atreverse a romper su perfecta imagen de gran seductor para dar vida a un pobre hombre, que deambula solitario por las calles de Nueva York sin que nadie le mire siquiera a los ojos?  ¿Porque no sigue haciendo películas de galán y de triunfador? Era en Nueva York, pero puede ser Barcelona, Atenas, Roma….



Lo que hace el actor, es  prestar su voz a quien no le dejan hablar, y que ofrece su imagen a los que nadie ve. Pienso que posiblemente es  tener un corazón grande, ser sensible y  capaz de sentir compasión, no en el sentido de sentir pena de una persona sino en el de ser capaz de sufrir con alguien. 

Habla el documental de los que lo han perdido todo, los que malviven en el banco de un parque, bajo un puente o en las salas de los aeropuertos. Es terrorífico “leer” a Gere cuando dice que uno de los mayores riesgos que afrontó al encarar este personaje era el miedo que le daba que le reconocieran por la calle y no poder rodar la película.

Es extraño, verdad?  Pues  nadie le reconoció porque, como él mismo dice, “nadie me miró durante las tres semanas que estuvimos rodando en céntricas calles de Nueva York” 


Quien me conoce sabe que ahora  voy pocas veces a Barcelona, pero cuando estoy allí veo a muchas personas sin hogar, y si pregunto a según quien, dice que no hay tantos....
Creo que esta  es la realidad de las personas sin hogar. Nadie les mira porque nadie quiere verles.
Es complicado, y quizás yo esté equivocado pero me da la impresión de que todos sabemos que en este mundo que nos ha tocado vivir cualquiera puede acabar así algún día, y este miedo a lo que nos puede pasar nos hace no querer ver lo que hay.

A mí me han ocurrido varias cosas relacionadas con este tema, y por poco que te acerques a esa realidad de las calles te das cuenta de que vivías en una mentira sustentada en todos los absurdos tópicos que te han hecho creer para que te sientas a salvo: que todos los que viven en las calles son unos vagos, que todos son drogadictos y alcohólicos, que todos son gente de mal vivir, que todos son unos perdedores y que eso a ti, que luchas casi con desespero por ganarte la vida y por ser un hombre de bien, no te puede pasar. 



Acércate a cualquier persona sin hogar, háblale, mírale a los ojos… y verás que, en la mayoría de los casos, son personas como tú y como yo, personas con un pasado como tu presente o el mío…
Podéis leer que en ciudades como Madrid un sin hogar muere en la calle cada veinte días.

Un día, a la salida del hospital fuimos  a desayunar al  bar donde vamos siempre. Aquella zona está llena de  hombres y mujeres que pienso que solo saben en qué hora viven por el hambre, el frio o el sueño. Este día (como otros) salí del bar para decirle al que estaba más cerca de la puerta que  entrase  a  comer. No quería otra cosa que un bocadillo. Le dije  que ya estaba pagado, y también un café que ya lo había pagado otra persona  (esto del café es una idea, creo que  italiana, dejar pagado  un café a un desconocido)

Si explico este pequeño gesto por mi parte (que todos podemos hacer) es porque  creo sinceramente que aprecian más una mirada, y una corta conversación que un bocadillo a las 9 de la mañana. (que también...)
Dijo que le gustaría compartirlo. Me dio las gracias, dijo  que por suerte dormía en albergues, y esta corta conversación…

  
Después de haber visto este documental me ha venido a la memoria gente que, como Esperanza Aguirre, cree que la mendicidad es mala para el turismo y que hay que esconderla. No, no escribiré lo que pienso de esta señora, ya os lo podéis imaginar, no?

5 comentaris:

Rodericus ha dit...

Comparto tu opinión sobre la señora Aguirre, y ademas creo que padece un serio problema mental : es incapaz de decir la verdad aún queriéndolo.

Una entrada que es un pellizco a nuestra conciencia. No estamos demasiado lejos de los sin techo, solo con perder el empleo y no poder pagar el alquiler o la hipoteca, la situación te aboca a quedar en la calle si no tienes una familia cohesionada.

Un abrazo.

Josep ha dit...

Rodericus, que bien lo has resumido. Es tan facil como esto esto. Y ya no añadimos ni tu ni yo aquella familia que los padres mantienen en lo que pueden a sus hijos, y que por regla general tienen a su cuidado a los nietos. Si falla uno ya está todo jodido.Se desmorona.
Esto que digo que yo lo vivo es verdad, En el hospital Clínic y supongo que en todas partes es igual puedes encontrar muchos de ellos, o en la puerta pricipal o entre los muchos bares de la zona. Yo las veces que hablo con ellos (no demasiado) pero porque ellos no les apetece no es otro motivo. Incluso una vez uno de ellos decia que esto le costó separarse de su mujer. Un auténtico drama, amigo mio.
Un abrazo.

xavier pujol ha dit...

Als sense sostre se'ls pot qualificar de moltes maneres. Excepte invisibles.
Són persones i les veiem. Necessiten tota l'ajuda social.
I pensem sempre que algun dia podem ser nosaltres mateixos els que, per una malaurança, podem dormir al carrer tapats amb cartrons.

Hada Isol ♥ ha dit...

Esconderlos? Me hace acordar a Bussi quien en época de dictadura sacó todos los mendigos de las calles de mi ciudad,tirándolos desde helicópteros, los asesinó! Yo me detengo a tener unancharla con aquel que vive en situación de calle,y es verdad a cualquiera lenpuede pasar,un día la vida te da un revés y estás ahí! Son personas únicas y sus historias de vida son por de más de interesantes. Ojalá nadie tenga que pasar por una situación así. un abrazo querido Josep!

Mari-Pi-R ha dit...

Me la estoy descargando pues no la conocía.
Muchos sin hogar tuvieron en su día el bienestar que se les fue por distintos motivos.
Cada invierno salen en las noticias que hay todavía personas que pasan las noches frías en la calle.
Tengo ganas de visionarla.

Feliz noche de Reyes!

pd soy de Amposta aunque viví varios años en Barcelona, pero cada viaje que voy a España se puede decir que piso Barcelona unos días.