dijous, 12 de novembre de 2015

Umberto Eco. Número Zero / Umberto Eco. Número Cero.






He acabat de llegir la novel·la d'UmbertoEco. "Número Zero" No dic res que no sapigueu o no trobeu per internet , tots sabem d'una manera o altra "de què va". Fins i tot si algú va veure el programa de Jordi Évole de fa uns dies, per uns minuts va parlar Umberto Eco (no "de su libro", com fan la majoria) sinó que deia que és una atenta mirada a alguns mecanismes de la comunicació de masses, l'interès d'ells no és informar sinó insinuar, manipular i exercir una forma de poder sobre els adversaris.

Amb el periodista Jordi Évole, també estaven dos periodistes més. Un del diari "El Mundo" i un altre de "La Razón". Diaris que sempre són els primers a donar la notícia ...
A Itàlia, des de fa pocs anys, a aquest mètode se l'anomena la màquina del fang, ja l'havien fet servir en els temps de la Inquisició -ens ho va recordar Umberto Eco-. És la potent màquina del fang a través de la premsa que consisteix a deslegitimar l'adversari i desprestigiar-lo sobre qüestions privades.
Per fer això només cal difondre una ombra de sospita. 


Rarament l'agressió és directa. No es diu (la primera vegada) el senyor "Fulanito" és un pedòfil i té 15 milions d'euros a Andorra. Això pot arribar després. I quan arriba possiblement no és veritat, però el dubte queda, i al periodista no li passa res.
(Aquest paràgraf que escric és el mateix que ens va explicar Eco a la televisió) Es dóna un element aparentment innocu, però que genera sospita. Eco dóna un exemple concret en la novel·la, però que en realitat va succeir a Itàlia. Per aixecar els dubtes d'un magistrat, els mitjans van afirmar que s'asseia en un banc d'un parc, que portava mitjons de color blau turquesa i que fumava molt. Semblaria que no hi ha cap mal en portar aquest tipus de mitjons i ser un fumador empedreït, però presentat com un fet aïllat desperta sospites en el lector que es pregunta què vol dir tot això?


A la novel·la "Número Zero" Eco demostra com els lectors som tractats en forma infantil. Alguns periodistes han d'escriure el que ells volen i fan un ús semàntic, que consisteix a ficar paraules i fets fora de context i convertir-se en un instrument formidable per distorsionar la realitat com només ho pot fer la màquina del fang.


El llibre (només el que he escrit) em sembla un manual de la comunicació del nostre temps i els límits de la informació periodística. Crec que això hauria de ser una lliçó per aprendre a seleccionar uns diaris dels altres.
Llegiu-lo, si us plau, podeu creure que havent escrit això, no us he explicat res. Roberto Saviano explica molt més a la contraportada.







        TRADUCCIÓN

Umberto Eco. foto "El Pais"
Termino de leer una novela de Umberto Eco. “Número Cero”  No voy a desvelar nada que no sepais, o no encontreis por Internet, todos hemos escuchado “de que va dicha novela”. Incluso si alguien vio el programa de Jordi Évole de hace unos días, por unos minutos habló Umberto Eco (no de “su” libro, como hacen la mayoría) sino que decía que es una atenta mirada a ciertos mecanismos de la comunicación de masas, cuyo interés no es informar sino insinuar, manipular y ejercer una forma de poder sobre los adversarios. 
 
Con el periodista JordiÉvole, también estaban dos periodistas más. Uno del “diario El Mundo” y otro de“La Razón”.  Periódicos que siempre son los primeros en dar la noticia…
Por supuesto que "Número Cero" es mucho más que esto.
 En Italia, desde hace pocos años, a este método se le llama la máquina del fango, ya usado al tiempo de la Inquisición, nos recordó Umberto Eco. Es la potente máquina del fango a través de la prensa que consiste en deslegitimar al adversario y desprestigiarlo sobre cuestiones privadas.

Para ello es suficiente difundir una sombra de sospecha. Raramente la agresión es directa. No se dice (la primera vez) el señor “Fulanito”es un pedófilo y además tiene en Andorra 15 millones de euros. Esto puede llegar luego. Y cuando llega posiblemente no sea verdad, pero la duda queda, y al periodista no le pasa nada.

(Este párrafo que escribo es el mismo que nos contó Eco en televisión) Se da un elemento aparentemente inocuo, pero que genera sospecha. Eco da un ejemplo concreto en la novela, pero que en realidad sucedió en Italia. Para levantar las dudas de un magistrado, los medios afirmaron que se sentaba en un banco de un parque, que  llevaba calcetines de color azul turquesa y que fumaba mucho. Parecería que no hay nada de malo en llevar ese tipo de calcetines y ser un fumador empedernido, pero presentado como un hecho aislado despierta sospechas en el lector que se pregunta ¿qué quiere decir todo esto?
En “Número Cero” Eco muestra como los lectores somos tratados en forma infantil. Algunos periodistas deben escribir lo que ellos desean usando un desliz semántico, que consiste en meter palabras y hechos fuera de contexto y convertirse en un instrumento formidable para distorsionar la realidad como sólo lo puede hacer la máquina del fango.

El libro (solo lo que he escrito) me parece un manual de la comunicación de nuestro tiempo y los límites de la información periodística. Pienso que esto debería servirnos de lección para aprender a seleccionar un periódico de otro, y lo mismo de los periodistas.
Leedlo, por favor, podéis creer que no os he contado nada. Roberto Saviano explica mucho más en la contraportada.




 Siempre procuro dar la referencia editorial, y espero que se entenderá que lo hago desde la admiración y con ánimo de recomendarles -no con ningún ánimo de lucro, obviamente, ni con intención de perjudicar los derechos de nadie, todo lo contrario-.
Fotos de internet.
Si en algún caso se detecta en este post conflicto de copyright o de cualquier otro tipo, agradeceré que me lo hagan saber y  lo suprimiría inmediatamente. Muchas gracias.
 

6 comentaris:

xavier pujol ha dit...

És arriscat donar una notícia abans de que succeeixi.
I encara és més greu que el governant actuï depenent de les portades dels diaris ultres.

Josep ha dit...

Xavier, és que el periodista no dóna cap noticia. No diu directament res d'aquella persona (pot ser qualsevol) n'hi ha prou en deixar caure alguna mentida que no tingui cap sentit. Si recordes, això també li van fer més o menys a un exalcalde important.

Rodericus ha dit...

No deja de ser sintomático que últimamente, determinados periodistas lleguen antes que la policía judicial a los registros llevados a cabo en los domicilios de algúnos notables corruptos caídos en desgracia.

Un abrazo.

Josep ha dit...

Creo que coincidimos. Si dispones de tiempo lee este libro. Seguramente Umberto Eco ha escrito otros que son mejores (para mi gusto) Pero basta que sean verdades como puños para que valga la pena.
Un abrazo

Fackel ha dit...

Probaré, a ver si me dejan el libro, a echarlo un vistazo, aunque hace tiempo que ya no leo a Eco, creo que pasaron los tiempos de sus, digamos, mejores libros, aunque siempre fue un autor que se informó bastante en historia para fantasear sus obras. Gracias por la información, Josep.

Josep ha dit...

Fackel, tienes razón, Umberto Eco ya no es el mismo del principio. La verdad es que esta novela no es solo esto, habla de muchas más cosas, pero yo me quedé con lo que digo, que la verdad es que si viste a Evole ya puso un video de Eco explicando que es "la máquina de barro"
Saludos.