divendres, 20 de novembre de 2015

La Fundació Franco afirma que el dictador ”va donar suport” a la llengua catalana. // La Fundación Franco afirma que el dictador "dió soporte" a la lengua catalana.








Han passat quaranta anys, però l'Espanya actual seria incomprensible sense tenir en compte aquell règim i aquella ideologia. Un símptoma -per citar-ne només un- que acostuma a passar desapercebut és la facilitat amb què els termes "nazi" o "feixista" formen part de la quotidianitat del debat polític espanyol i, per contra, l'escassa utilització de "falangista", que és la versió local de la mateixa ideologia. Falange té una connotació tan suau que fins i tot un líder socialista com José Bono ha reivindicat sempre la pertinença del seu pare al partit únic de la dictadura. Un tipus d'afirmació totalment suïcida per a un polític de qualsevol democràcia europea.

Avui fa quaranta anys, amb naturalitat, les velles estructures franquistes van acomiadar-se del general i van començar una delicada feina de cooptació de bona part dels dels líders antifranquistes, en una operació plena de línies roges. S'havia de mantenir la simbologia franquista (Marxa Reial i bandera bicolor), calia garantir la impunitat als criminals de la dictadura i, sobretot, era imprescindible que les elits econòmiques del règim mantinguessin els negocis intactes. I així va ser.

La gran qüestió és que aquests quaranta anys s'han fet més llargs a Catalunya que a Espanya. I la democràcia condicionada del règim del 78 està del tot desprestigiada entre la major part de l'opinió pública catalana. Dit d'una altra manera, si Franco tornés de l'infern reconeixeria Espanya, més o menys. Però no Catalunya.

TRADUCCION



Han pasado cuarenta años, pero la España actual sería incomprensible sin tener en cuenta ese régimen y aquella ideología. Un síntoma -por citar sólo uno- que suele pasar desapercibido es la facilidad con que los términos "nazi" o "fascista" forman parte de la cotidianidad del debate político español y, por el contrario, la escasa utilización de "falangista ", que es la versión local de la misma ideología. Falange tiene una connotación tan suave que incluso un líder socialista como José Bono ha reivindicado siempre la pertenencia de su padre al partido único de la dictadura. Un tipo de afirmación totalmente suicida para un político de cualquier democracia europea.

Hoy hace cuarenta años, con naturalidad, las viejas estructuras franquistas se despidieron del general y comenzaron una delicada labor de cooptación de buena parte de los de los líderes antifranquistas, en una operación llena de líneas rojas. Había que mantener la simbología franquista (Marcha Real y bandera bicolor), había que garantizar la impunidad a los criminales de la dictadura y, sobre todo, era imprescindible que las élites económicas del régimen mantuvieran los negocios intactos. Y así fue.


La gran cuestión es que estos cuarenta años se han hecho más largos en Cataluña que en España. Y la democracia condicionada del régimen del 78 está del todo desprestigiada entre la mayor parte de la opinión pública catalana. Dicho de otro modo, si Franco volviera del infierno reconocería España, más o menos. Pero no Cataluña.


                                                  ***
 El 20-N no está por demás recordar aquellos lejanos tiempos en los que murió el dictador.








Siempre procuro dar la referencia editorial, y espero que se entenderá que lo hago desde la admiración y con ánimo de recomendarles -no con ningún ánimo de lucro, obviamente, ni con intención de perjudicar los derechos de nadie, todo lo contrario-.
Fotos de internet.
http://www.mon.cat/cat/notices/2015/11/franco_reconeixeria_espanya_153781.php?utm_source=butlleti-elmon&utm_medium=butlleti-mati-elmon&utm_campaign=butlleti-mati-elmon-2015-11-20

Si en algún caso se detecta en este post conflicto de copyright o de cualquier otro tipo, agradeceré que me lo hagan saber y  lo suprimiría inmediatamente. Muchas gracias.

3 comentaris:

Miquel ha dit...

La verdad es que aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor....no cuela.
Un abrazo
Salut

Josep ha dit...

No, Miquel, pienso que no cuela, de hecho para nosotros que de pequeños no lo hemos pasado demasiado bien (o nos reniamos que espavilar como fuera) no lo hemos pasado como los niños ni la juventud actual (la que trabaja) pero de aquí hacia adelante ya no lo se, porque como la cosa siga como ahora empieza, se nos termino la libertad, a todos, no solo a los españoles. Libertad que nos la hacen cambiar por una especie de seguridad?

Salut.

xavier pujol ha dit...

Quin mal fat que aquell assassí acabés amb la República, amb tantes vides, amb tantes esperances.
I quina barra que hi hagi actualment fundacions que li reten honors.
Injustícia i fàstic.