dilluns, 9 de novembre de 2015

Hojas de hierba. Walt Whitman Poesía





Vaig llegir el que podía  a Whitman, fa molts anys, en una edició molt antiga i segurament molt dolenta, que vaig trovar en una parada de llibres darrera la Universitat de Barcelona. Era l'únic que podia pagar en aquells anys. I ara reprenc aquest poema i em quedo parat, com si fos la primera vegada que el llegeixo...
En els meus pensaments jo també sóc del club dels poetes morts, perqué tots ells ens han donat la seva veu, educant la nostra.



NO TE DETENGAS
No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas ...


TRADUCCIÓN





Leí lo que podía a Whitman, hace muchos años, en una edición muy antigua y seguramente muy mala, que encontré en una parada de libros detrás de la Universidad de Barcelona. Era lo único que podía pagar en aquellos años. Y ahora retomo este poema y me quedo sorprendido, como si fuera la primera vez que lo leo ...
En mis pensamientos yo también soy del club de los poetas muertos, porque todos ellos nos han dado su voz, educando la nuestra.  



Campesina (1974): Mas allá de esta canción tan  bonita, me quedo con el principio. Serrat recita un poema de Walt Whitman, poeta norteamericano del siglo XIX. "Es el poema Nº31 del Canto a mi mismo" parte de la obra de su vida, Hojas de Hierba, ya que fue su única publicación y la fue modificando a lo largo de toda su existencia.



Para mí, una brizna de hierba no vale menos que el
camino que recorren las estrellas, e igualmente perfecta es la hormiga,
y que también lo son así un grano de arena y el huevo del zorzal,
y la rana arbórea es una obra maestra, digna de las más maestras,
y la zarza mora pudiera adornar los aposentos del cielo,
y en mi mano la articulación más menuda hace burla de todas las máquinas,
y la vaca, rumiando con la cabeza inclinada, es más bella que cualquier escultura;
y un ratón es un milagro capaz de asombrar a todos los incrédulos.




“…El último celaje del día,
se detiene a esperar por mí…!


“Una hoja de hierba”
Creo que una hoja de hierba, no es menos
que el día de trabajo de las estrellas,
y que una hormiga es perfecta,
y un grano de arena,
y el huevo del régulo,
son igualmente perfectos,
y que la rana es una obra maestra,
digna de los señalados,
y que la zarzamora podría adornar,
los salones del paraíso,
y que la articulación más pequeña de mi mano,
avergüenza a las máquinas,
y que la vaca que pasta, con su cabeza gacha,
supera todas las estatuas,
y que un ratón es milagro suficiente,
como para hacer dudar,
a seis trillones de infieles.

Descubro que en mí,
se incorporaron, el gneis y el carbón,
el musgo de largos filamentos, frutas, granos y raíces.
Que estoy estucado totalmente
con los cuadrúpedos y los pájaros,
que hubo motivos para lo que he dejado allá lejos
y que puedo hacerlo volver atrás,
y hacia mí, cuando quiera.
Es vano acelerar la vergüenza,
es vano que las plutónicas rocas,
me envíen su calor al acercarme,
es vano que el mastodonte se retrase,
y se oculte detrás del polvo de sus huesos,
es vano que se alejen los objetos muchas leguas
y asuman formas multitudinales,
es vano que el océano esculpa calaveras
y se oculten en ellas los monstruos marinos,
es vano que el aguilucho
use de morada el cielo,
es vano que la serpiente se deslice
entre lianas y troncos,
es vano que el reno huya
refugiándose en lo recóndito del bosque,
es vano que las morsas se dirijan al norte
al Labrador.
Yo les sigo velozmente, yo asciendo hasta el nido
en la fisura del peñasco.

Walt Whitman

Versión de León Felipe



Walt Whitman nació el 31 de mayo de 1819, en West Hills, condado de Suffolk, Nueva York. 
 Poeta, ensayista, periodista y humanista, su trabajo se inscribe en la transición entre el trascendentalismo y el realismo filosófico, incorporando ambos movimientos a su obra.

Esta considerado como el padre del verso libre.
Su trabajo fue muy controvertido en su tiempo, sobre todo por su libro “Hojas de hierba”, descrito como obsceno por su abierta sexualidad.
Su obra fue traducida de forma magistral por León Felipe
Murió en Camden, Nueva Jersey, el 26 de marzo de 1892.
Alianza Editorial ha reeditado  ”Hojas de hierba” – Antología bilingüe. Selección, traducción e introducción de Manuel Villar Raso.
 Siempre procuro dar la referencia editorial, y espero que se entenderá que lo hago desde la admiración y con ánimo de recomendarles -no con ningún ánimo de lucro, obviamente, ni con intención de perjudicar los derechos de nadie, todo lo contrario-.
Fotos de internet.
Si en algún caso se detecta en este post conflicto de copyright o de cualquier otro tipo, agradeceré que me lo hagan saber y  lo suprimiría inmediatamente. Muchas gracias.

11 comentaris:

Rodericus ha dit...

Alguien tendrá que hacer alguna vez un estudio serio sobre la contribución a la cultura de los barceloneses de aquella viejas librerías de la calle Diputació, a espaldas de la universidad, y de las cercanas de la calle de Aribau.

En los sesenta y en los setenta, eran para muchos ( yo entre ellos ), la manera de conseguir lectura de calidad a precios que estuviesen al alcance de nuestros bolsillos. Sin olvidar las matinales de los domingos en el mercado de Sant Antoni.

No se que habría sido de mi sin aquellos libros de segunda y tercera mano.

Un abrazo

Miquel ha dit...

Precioso.
Un abrazo

Josep ha dit...

Rodericus, tienes razón, parece que aquello no haya existido nunca. En este caso me refiero a las "paradas" que estaban justo en la acera detrás de la Universidad, y las otras eran librerias de las cuales aun existen algunas. En Muntaner y Aribau aun quedan. Son todas de viejo y los domingos los podias encontrar en Sant Antoni. Personalmente solo compraba libros técnicos en estas "paradas" que parecian barraquitas como las de Reyes en la Gran Via. Y los otros como este (si tenia dinero) en las librerias de viejo.
No nos hemos tropezado por la edad.

Josep ha dit...

Miquel, tu también te dabas una vuelta por estas paradas y por las librerias de viejo?
Si que es preciso. A Walt Whitman, siempre tendriamos que leerlo.
Salut.

xavier pujol ha dit...

És tot un goig llegir i escoltar en veu del Serrat aquest poema que ens proposes de Whitman.
Recordo bé les parades del darrere la Universitat de Barcelona, tot i que jo preferia voltar pel mercat de Sant Antoni, els diumenges al matí.

Mari-Pi-R ha dit...

Precioso!, gracias por compartir tus tesoros conocidos.
Un abrazo.

Josep ha dit...

Xavier, a mi també m’agradava anar al Mercat de Sant Antoni, però era diferent. A les parades darrera la Universitat hi comprava llibres antics o a vegades no tan antics de radio aficionat i d’electricitat. A Sant Antoni d’aquestes no en trobava. Quant en Serrat m’haguera agradat que cantés alguna cançó més de Walt Whitman.
Entén que no pot ser, deu ser que m’agrada molt.

Josep ha dit...

Si que es un tesoro. Lástima que por ser tan largos no los podamos aprender de memoria.
Muchas gracias, Mari-Pi-R.
Un abrazo.

Montse G. ha dit...

Muchas gracias,Josep. Este post y ese poema de Whitman, hacen que me pare y piense y sienta que aunque la vida a veces parece complicarse, lo verdaderamente importante es lo más sencillo, lo más pequeño, lo más al alcance de la mano de cualquiera. Hermoso poema para no olvidar.

Moltes gràcies.

Una abraçada.

Josep ha dit...

A mi también me gusta por su poesía rebelde, que rompe con muchas cosas y anima a romper otras muchas que son del campo de la moral.
A mi también me gusta porque reivindica la naturalidad, el placer y la dignidad,
Whitman cantó a la naturaleza, a los animales, a la solidaridad y compresión del otro, al gozo, al amor a hombres y mujeres, en una encendida y apasionada defensa de la bisexualidad.

Dice:… “Del océano rodante de la multitud una gota llegó hasta mí suavemente, y me dijo al oído: te amo pronto moriré. He recorrido una gran distancia únicamente para mirarte y para palparte,/Porque no podía morir sin haberte mirado una vez, porque temía perderte”, dice uno de los versos de este poeta que entusiasmó a Neruda, Lorca, o Borges.

Muchas gracias.
Una abraçada.

KRT ha dit...

Gran poema d'un gran poeta, aquell "viejo hermoso Walt Whitman" amb la seva "barba llena de mariposas", que deia Lorca. L'hauríem de rellegir més sovint. Gràcies, Josep.