dijous, 26 de novembre de 2015

«Dia Internacional de l’eliminació de la violència contra les dones»









Avui commemorem el «Dia Internacional de l’eliminacióde la violència contra les dones» amb la nefasta xifra de 48 dones assassinades a l’Estat espanyol durant el 2015, sis d'elles a Catalunya.

També avui, llegeixo la notícia de l'alcalde de Carboneras(Almeria) que va fer callar una regidora del seu Ajuntament amb l'ordre de guardar el respecte "quan està parlant un home".

I em bé el cap un fet que van passar fa molts anys (exactament 22) a l’Estadi de Montjuïc, a Barcelona, quan la meva filla va guanyar una copa en una prova de 10 km Marxa Atlètica (era el seu esport)
 -- Quina copa més petita, va dir.
-- És que tu ets una noia -li va dir un dels jutges-
-- Però no et preocupis, està molt bé. Has fet els mateixos quilòmetres que els homes, amb més temps, però com els homes. Tu ets una noia".

I pot semblar que una cosa no té res a veure amb l'altra, però en el fons són la mateixa, perquè vivim en una societat masclista i patriarcal que disculpa certes actituds només perquè les té absolutament assumides com a normals. Mireu, si no, les darreres enquestes que diuen que un terç de la població considera acceptable que la seva parella la controli; que les amenaces verbals, entre d'altres, són inevitables o acceptables en determinades circumstàncies; o que dos de cada 10 nois menors de 30 anys creuen que l'home agressiu és més atractiu per a les dones.

Alguna cosa no acabem de fer bé
Caldrà que treballem més els principis de convivència i no discriminació; que eduquem en valors humans; i que revisem certes actituds que no són en absolut acceptables per molt que siguin habituals.
I mentre hi hagi dones assassinades per les seves parelles (mira que em molesta que es digui que "moren", com si fos fruit d'un accident o una malaltia i no un acte deliberat de domini i violència), o dones que hagin de comptar/amagar blaus en la seva pell, caldrà sobretot que continuem dient, cridant, reclamant: Ja n'hi ha prou.

TRADUCCIÓN

 


Hoy conmemoramos el "Día Internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres» con la nefasta cifra de 48 mujeres asesinadas en España durante el 2015, seis de ellas en Cataluña.
También hoy, leo la noticia del alcalde de Carboneras (Almería) que acalló a una concejal de su Ayuntamiento con la orden de guardar el respeto "cuando está hablando un hombre".
Y me vienen a la cabeza unos hechos que ocurrieron hace muchos años (exactamente 22) en el Estadio de Montjuïc, en Barcelona, cuando mi hija ganó una copa en una prueba de 10 km Marcha Atlética (era su deporte)

 - ¿Qué copa más pequeña, dijo.
- Es que tú eres una chica le dijo uno de los jueces-
- Pero no te preocupes, está muy bien. Has hecho los mismos kilómetros que los hombres, con más tiempo, pero como los hombres. Tu eres una chica”.

Y puede parecer que una cosa no tiene nada que ver con la otra, pero en el fondo son la misma, porque vivimos en una sociedad machista y patriarcal que disculpa ciertas actitudes sólo porque las tiene absolutamente asumidas como normales. Mirad, si no, las últimas encuestas que dicen que un tercio de la población considera aceptable que su pareja la controle; que las amenazas verbales, entre otros, son inevitables o aceptables en determinadas circunstancias; o que dos de cada 10 chicos menores de 30 años creen que el hombre agresivo es más atractivo para las mujeres.

Algo no acabamos de hacer bien
Será necesario que trabajamos más los principios de convivencia y no discriminación; que eduquemos más los valores humanos; y que revisemos ciertas actitudes que no son en absoluto aceptables por mucho que sean habituales.

Y mientras haya mujeres asesinadas por sus parejas (mira que me molesta que se diga que "mueren", como si fuera fruto de un accidente o una enfermedad y no un acto deliberado de dominio y violencia), o mujeres que hayan de contar / ocultar “moratones” en su piel, habrá que seguir diciendo, gritando, reclamando: Basta ya!


12 comentaris:

Fackel ha dit...

Josep. Una cuestión lingüística, ya que no domino las lenguas en que escribes el artículo. España en catalán ¿se dice l'estat espanyol? Y l'estat espanyol en castellano ¿se dice España? Ya digo que es una cuestión meramente técnica, de lenguaje, no de otros recursos de estilo ni ideológicos.

Gracias y un abrazo con sincera y saludable ironía.

Rodericus ha dit...

Tienes toda la razón, algo no estamos haciendo bien cuando esta lacra se perpetua en el tiempo.

Hay que hacer un esfuerzo en la educación de las nuevas generaciones que brotan ahora, una pedagogía larga y continua, hasta que cale realmente en la mentalidad de los chicos la absoluta igualdad, y el respeto hacia el otro.

Un abrazo.

Bruixeta ha dit...

És vergonyós que encara haguem d'estar celebrant un dia que vagi contra una cosa tant.... com és la violència de gènere. Qualsevol violència em fa fàstic, però aquesta... aquesta és que sóc incapaç d'entendre-la i mes a ple segle XXI.
Per què dimonis hem lluitat tant les dones, per aconseguir els mateixos drets? Drets que ens pertoquen com a sers humans que som, però que hem tingut que pidolar... i ara encara estem així? encara hi ha qui ens veu com un sac de cops?.. Rabia.

xavier pujol ha dit...

No es pot afegir res més al que exposes Josep.
El predomini irracional de l'home sobre la dona, ha d'acabar. Per justícia.
I els assassinats i maltractaments físics o psicològics, ja fa anys que haurien d'haver acabat.

Montse G. ha dit...

Vamos avanzando en este tema pero creo que tardará mucho en desaparecer. Y pienso que nunca desaparecerá completamente. El machismo está tan incrustado en nuestras fibras que a veces cuesta mucho distinguirlo.
Hay mucha violencia machista que pasa desapercibida para la mayoría. Me molesta mucho cuando se lleva al cine este tema mostrando machismos extremos que a todos horroriza. Pero...no se hace dice nada del machismo encubierto, sin violencia física, que muchas mujeres sufren y lo peor, sin darse cuenta. Hacer frente al machismo social, el permitido, del que no se hace cine, en el que muchas mujeres colaboran sin darse ni cuenta, no es fácil; pero habría que hacerlo.

Una abraçada, Josep.

Josep ha dit...

Fackel, está mal dicho Estado Español? Puedo escribir otro nombre , no tengo ningún problema. Y pregunta por pregunta. Como llaman a Cataluña todos los que nos quieren tanto? Polonia, "No les compreis nada" o estas frases tan "divertidas" que todos podemos leer por las redes sociales, y precisamente porque son "divertidas" no pasa nada.
Muchas gracias.
Un abrazo.

Josep ha dit...

Rodericus, pienso que si, que es la única forma. Educación y educación desde buen principio, incluidas las propias madres, y esto me sabe muy mal de decirlo pero ellas también han de criar a los dos con una total actitud. Es una cuestión de muchos años. El que aquí no tengamos mucho no significa que no exista.
Muchas gracias.

Fackel ha dit...

Josep. O no me has entendido o algo no te permite entenderme. Y así no vamos a ninguna parte. Salvo a envenenarnos, y conmigo que nadie cuente para tamaña empresa. Mi pregunta era técnica y precisa respecto al lenguaje y su traducción, no ideológica ni política. Y yo no me hago responsable de las sandeces de otras gentes. Salud y buena voluntad.

Josep ha dit...

Si què ho és, Núria., però penso que desgraciadament encara queda molt tros de recorregut. Com aquest personatge del vídeo hi ha molts. Fitxat que només diu “Cállate que está hablando un hombre” i ningú diu res. Aquest “paio” només per aquestes paraules ja tindria que està al carrer. I els joves en els instituts molts d’ells creixen igual. I després tenim els països on realment el home no té una companya sinó una autèntica esclava. Aquí, en aquest país m’entres la dona no estigui realment a l’alçada del home no ens hi sortirem. Si, fa molta rebia, molta!!
Una abraçada.

Josep ha dit...

Xavier, sí que el maltracta fa anys que haguera hagut d'acabar, però fins i tot això és complicat. Mentre la noia no s'atreveixi a denunciar els fets, o encara millor, des de ben jove posar-se el seu lloc i no permetre que ningú li digui com a vestir, o que hagi de callar davant d'un home, o cobrar menys per un mateix treball.

Moltes gràcies.

Josep ha dit...

Si, Montse, es como dices.Son microabusos y microviolencias que procuran que el varón mantenga su propia posición de género creando una red que sutilmente atrapa a la mujer, atentando contra su autonomía personal. Esta es la base y son el caldo de cultivo de las demás formas de la violencia de pareja y son las "armas" masculinas más utilizadas con las que se intenta imponer sin consensuar el propio punto de vista o razón. Comienzan a utilizarse desde el principio de la relación y van moldeando lentamente la libertad femenina posible.

Su objetivo es anular a la mujer como sujeto, forzándola a una mayor disponibilidad e imponiéndole una identidad "al servicio del varón", con modos que se alejan mucho de la violencia tradicional, pero que tienen a la larga sus mismos objetivos y efectos: perpetuar la distribución injusta para las mujeres de los derechos y oportunidades.

Los varones son expertos en estas maniobras por efecto de su socialización de género que les inocula la creencia en la superioridad y disponibilidad sobre la mujer. Ellos tienen, para utilizarlas válidamente, un aliado poderoso: el orden social, que otorga al varón, por serlo, el monopolio de la razón y, derivado de ello, un poder moral por el que se crea un contexto inquisitorio en el que la mujer está en principio en falta o como acusada: "exageras' y "estás loca" son dos expresiones que reflejan claramente esta situación. Aun los varones mejor intencionados y con la autopercepción de ser poco dominantes los realizan, porque están fuertemente inscritos en su programa de hábitos de actuación con las mujeres.
Saben controlar diversos sentimientos que la mujer posee por naturaleza propia. Ojalá desapareciera enseguida esta que muy bien dices.
Una abraçada, Montse.

KRT ha dit...

Molt ben dit, Josep. D'acord amb tot.