dissabte, 13 de juny de 2015

A PEDRO ZEROLO "Philadelphia"


A PEDRO ZEROLO
Trist, molt trist, després de veure't lluitar tant de temps contra la malaltia, de no perdre't una marea (si,  tu també hi  anaves) de lluitar pel dret a la igualtat com molt pocs ... Em fa mal Pedro.
Ara és més difícil el món sense tu. I molt més lleig. Descansa en Pau.


L'altra nit vas tornar a veure la immensa pel·lícula Philadelphia. És d'aquelles pel·lícules què a molts no ens deixen indiferents, i l'anem recorda'n molt, i molt de temps.

En Tom Hanks, grandiós, va obtenir un meregudissim Òscar, i va deixar dràsticament de costat els seus papers de comèdia lleugera, i va demostrar al món que podia possarse a la pell de qualsevol persona humana.

Per tot això calia esperar gairebé un segle de cine, perquè Hollywood reconegués per fi amb un Òscar el paper d'un homosexual, i amb tot això no deixa de ser ressenyable que el personatge hagués de ser un home "corrent", sense cap connotació particular, amaneraments excessius ni pecaminosos.

A més el cop de conscienciació venia sacsejat per una terrible malaltia que donava cops a Califòrnia (heterosexuals inclosos) de forma especial. Denzel Washington li dóna una rèplica perfecta en un drama commovedor amb l'excel·lent cançó de Bruce Springsteen com a "banda sonora" perdurable.

Independentment que ningú ens explica el seu títol (a part lògicament d'estar ambientada en aquella) ciutat), "Philadelphia" és una esplèndida pel·lícula en la què Tom Hanks es va endur l'Òscar no per fer-li un petó a Banderas, ni per explicar òpera a tots aquells que no l'entenem.




És un drama molt dur que ens planta davant dels nassos alguna de les qüestions més complicades de la societat:
-Els terribles prejudicis contra l'homosexualitat. és fan miques alguns tòpics.

-La plaga de la Sida, i l'onada de terror i d'ignorància que gira al voltant d'aquesta malaltia fins a la data incurable, i com va començar a estendre's molt abans que la gent sabés que existia.
-A més, ens plantege un problema de consciència, i ens obliga a fer-li front amb ella: Com afrontaríem cada un de nosaltres aquesta qüestió? Com actuaríem si ens veiéssim en un cas semblant?
Seríem tan despietats com els advocats de la pel·lícula? Actuaríem de forma raonable i justa?


Fotografia immensa, impactant, amb una força visual com un cop dirigit al cor.
Banda sonora excepcional, amb temes molt adequats.
Sempre em provoquen calfreds l'ària de Maria Callas i la cançó que tanca la pel·lícula.

I, sobretot, actuacions més que esplèndides. A part del convincent Tom Hanks, Denzel Washington traspua un natural, una dolçor que m'encisa.

A la ciutat de Philadelphia, un home ha de lluitar per recobrar la dignitat i els drets que li han arrabassat per culpa de la ceguesa i la condemna social. Un drama molt gran que ens condueix per sales de jutjats i per secrets legals a la recerca de la justícia.
Incòmoda de veure. Ningú que tingui un mínim de consciència pot romandre indiferent.



Un cop més, em vaig quedar enamorat de la seqüència en què Andrew Beckett (Tom Hanks), davant un commogut Joseph Miller (Denzel Washington), s'extasia escoltant a Maria Callas en l'ària "La Mamma Morta" de l'òpera "Andrea Chenier", d'Umberto Giordano ...


"Segueix vivint. Jo sóc la vida ... Jo sóc l'amor, jo sóc l'amor" ...


"Fue entre aquel dolor como el amor llegó a mí!
Una voz llena de armonía me dijo: “¡Vive todavía! ¡Yo soy la vida! ¡En mis ojos está tu cielo!
¡Tú no estás sola! ¡Yo recojo tus lágrimas!
¡Yo me encuentro en tu camino y te socorro!
¡Sonríe y espera! ¡Yo soy el amor!
¿Alrededor todo es sangre y barro?
¡Yo soy divino! ¡Soy el olvido!
Soy el dios que desciende de las alturas y hace de la tierra un cielo!
Ah! ¡Yo soy el amor, yo soy el amor".
En aquest moment, qualsevol podria estimar l'òpera, encara que no l'entenguem.




CASTELLANO





A PEDRO ZEROLO.
Gracias, Pedro, por tu lucha constante. Por dignificar la homosexualidad, por defender los derechos de las personas discriminadas por su orientación sexual. Gracias por tu enorme trabajo por defender todos esos derechos. Gracias, Pedro, luchaste mucho porque el respeto se impusiera. Mil gracias y mil besos. Descansa en paz.




La otra noche volví a ver la inmensa película Philadelphia . Es de aquellas películas que a muchos no nos son indiferentes.
Merecidísimo Óscar para un Tom Hanks gigantesco, que dejó drásticamente de lado sus papeles de comedia ligera y demostró al mundo que podía meterse en el interior de cualquier ser humano. 
Hubo que esperar casi un siglo de cine para que Hollywood reconociera por fin con un Oscar el papel de un homosexual, y con todo no deja de ser reseñable que el personaje tuviera que ser el de un hombre "corriente", sin connotaciones particulares, amaneramientos excesivos ni promiscuidades pecaminosas. Además el golpe de concienciación vino sacudido por una terrible enfermedad que golpeaba California (heterosexuales incluidos) de forma especial. Denzel Washington le da una réplica perfecta en un drama conmovedor con la excelente canción de Bruce Springsteen como "banda sonora" perdurable. Independientemente de que nadie nos explicara el porqué de su título (aparte lógicamente de estar ambientada en dicha ciudad), "Philadelphia" es una espléndida película en la que Tom Hanks se llevó el Oscar por no besar a Banderas y por explicar ópera a los que no vamos a la ópera.

Duro drama que nos planta delante de las narices algunas de las cuestiones más peliagudas de la sociedad:
-Los terribles prejuicios contra la homosexualidad. Se pulverizan ciertos tópicos.
-La lacra del SIDA y la oleada de terror y de ignorancia que gira en torno a esta enfermedad hasta la fecha incurable, y cómo empezó a extenderse mucho antes de que la gente supiera que existía.
-Además, nos plantea un problema de conciencia y nos obliga a enfrentarnos con ella: ¿Cómo afrontaríamos cada uno de nosotros esa cuestión? ¿Cómo actuaríamos si nos viéramos en un caso semejante? ¿Seríamos tan despiadados como los abogados de la película? ¿Actuaríamos de forma razonable y justa?
Fotografía inmensa, impactante, con la fuerza visual de un mazazo dirigido al corazón.


Banda sonora excepcional, con temas muy adecuados.
 Siempre me provocan escalofríos el aria de MaríaCallas y la canción que cierra la película.
Y, sobre todo, actuaciones más que espléndidas. Aparte del convincente Tom Hanks, Denzel Washington rezuma una naturalidad, una dulzura que me hechiza.

En la ciudad de Philadelphia, un hombre tiene que luchar por recobrar la dignidad y los derechos que le han arrebatado por culpa de la ceguera y la condena social. Tremendo drama que nos conduce por salas de juzgados y por entresijos legales en busca de la justicia.
Incómoda de ver. Nadie que tenga un mínimo de conciencia puede permanecer indiferente. 

Una vez más, me quedé prendado de la secuencia en donde Andrew Beckett (Tom Hanks), ante un conmovido Joseph Miller (Denzel Washington), se extasía escuchando a María Callas en el aria “La Mamma Morta” de la ópera “Andrea Chenier“, de Umberto Giordano…
Sigue viviendo. Yo soy la vida… Yo soy el amor, yo soy el amor…


Fue entre aquel dolor como el amor llegó a mí!
Una voz llena de armonía me dijo: “¡Vive todavía! ¡Yo soy la vida! ¡En mis ojos está tu cielo!
¡Tú no estás sola! ¡Yo recojo tus lágrimas!
¡Yo me encuentro en tu camino y te socorro!
¡Sonríe y espera! ¡Yo soy el amor!
¿Alrededor todo es sangre y barro?
¡Yo soy divino! ¡Soy el olvido!
Soy el dios que desciende de las alturas y hace de la tierra un cielo!
Ah! ¡Yo soy el amor, yo soy el amor.
En ese momento, cualquiera podría amar la ópera, aunque no la entendamos.

11 comentaris:

KRT ha dit...

Un activista compromès amb la causa de la llibertat i la igualtat. Víctima dels atacs i insults de la caverna mediàtica, fins i tot en la seva malaltia i en la seva mort. Ara ell descansa en pau, lliure de la misèria moral dels seus detractors. Però la seva causa continua necessitant activistes, líders polítics i per damunt de la política. Gràcies, Josep, per recordar-lo, i per recordar aquesta gran pel·lícula (i l'ària d'Andrea Chenier). Filadèlfia és el bressol de la independència dels Estats Units, i encara avui ensenyen als turistes la "campana de la llibertat". I és el símbol d'una tolerància que, malgrat que és reflectida a la Constitució dels EUA, molts dels seus ciutadans no la practiquen, com és notori des del Ku-Klux-Klan i els problemes racials que continuen sorgint a la llum.

Miquel ha dit...

Lo has resumido en una palabra, esta es "prejuicios".
Los prejuicios de la sociedad, del ser humano. La innata capacidad que tenemos de juzgar antes de ver y de opinar antes de observar.
prejuicios.
Salut

xavier pujol ha dit...

Amor, romanticisme i mort.

Josep ha dit...

Quina angoixa de gent!!
He vist el vídeo i és exactament igual a un altre vídeo de quan el comparava amb un goril·la. Jo que critico l'homofòbia que hi ha en la pel·lícula i resulta que són uns angelets si els comparem amb aquests altres
En fi, espero que al cel es trobi amb persones que han seguit a Jesús, no a tots aquests.
És veritat que cada vegada que la veig estic desitjant escoltar Maria Callas. És molt emocionant.
Gràcies, KRT.

Josep ha dit...

Miquel, es verdad lo que dices, pero tiene que haber alguna diferencia. Una cosa es no querer a los homosexuales, (buena parte de la iglesia y de la caverna española no los quiere. Pero allá ellos con su desgracia. Cada uno es como es) y la otra es que sea todo tan impune todo esto. Que un presentador de Alerta digital TV asegure que no cambiaría la vida de un perro por la del concejal socialista no es muy humano, pero esto no es nada nuevo, claro.
Desear que otra persona, homosexual o no, tenga o no tenga cáncer, blanco o negro se muera, pues no se que decirte…
Ya se que no es la práctica de su religion. pero ante ésto la misma iglesia no les para los pies? porque entonces se está cumpliendo aquello de que quien calla, otorga.
Todo muy igual que la pelicula...

Salut.

Josep ha dit...

Xavier, tant de bo fos com dius, però per la vida de Zerolo i també en la pel·lícula passen coses molt greus, molt inhumanes contra els homosexuals i la gent qué té al SIDA. Esperem que tard o d'hora només sigui amor, romanticisme i mort. Ho desitjo de veritat. Mentrestant és tot molt trist. Com l'ària...


Moltes gràcies.

Franziska ha dit...

Muchos son los prejuicios que nos hemos ido tragando sobre este problema -ficticio problema que creamos con lo que pensamos- y esto durante una larga vida -como la mía- en la que he oído multitud de chistes y comentarios de desprecio. A mi me sorprende el cambio de mentalidad social en nuestra España. El cambio ha sido espectacular. Espero que en un plazo de cincuenta años, si hay alguien que aún sostiene sus prejuicios, será algún caso raro. Es decir, cuando nos hayamos muerto los de mi generación e incluso los que hoy tienen cuarenta o cincuenta años y aún se mantienen erre que erre como le pasa a la igleisa católica.

Buen tema y con la aportación de la película, el vídeo, etc. Eres muy trabajador. Gracias por tu trabajo. Un abrazo. Franziska

Josep ha dit...

Muchas gracias por lo de trabajador, Franziska. En realidad cuando se tocan estos temas me gustaria serlo de verdad, no solo a traves de un pobre bloc que no llega a ninguna parte.
No puedo soportar los chistes de pésimo gusto contra negros, machistas, homosexuales, o judios. Que por cierto hoy he visto unos cuantos con la firma de un tal Guillermo Zapata. Solo es que no lo soporto pero todo el mundo ha de ser libre para decir lo que quiera y hacer los chistes que se quieran, incluso de negros de gays machistas, y de las cenizas de un judio.... Por favor que jamás se pierda esa libertad, incluso para ser un ordinario, incluso para ser un maleducado, incluso para ser un borde. Eso lo tengo muy claro. Pero hombre que sea la iglesia, o parte de ella, la de siempre, la que está al lado de la extrema derecha, ella y las cadenas de TV, y que repetidamente insulten a este hombre, que encima de tener cáncer le desen su muerte, esto tendria que estar penado, y seguramente hay una ley pero no la usan.
Tu si que lo verás, Franziska, quien no lo veré seré yo.
Aun recuerdo cuando era joven que en Barcelona habian unos urinarios publicos. Pues tu crees que los homosexuales tenian que reunirse allí y no en otro sitio?
Digo reunirse, solo esto. Si se reunian en otro sitio la policia los detenia. Habia aquella triste ley de vagos y maleantes. Ellos lo eran. Pues en la cabeza de muchos aun pasan ideas de este tipo.
La pelicula si no las visto te la recomiendo, igual que la música.
Muchas gracias.
Un abrazo.

Rodericus ha dit...

Gracias a gente como el, con su lucha tozuda e incansable, este país ha avanzado mucho en el camino de la igualdad.

Pero aun nos queda trabajo por delante, me he encontrado algunos elementos en foros que siguen siendo furibundos homófobos. Creo que sigue existiendo la homofobia, pero que no se manifiesta tan abiertamente por miedo a ser reprendidos.

Descanse en páz

Josep ha dit...

Rodericus, no creas ni que son pocos ni que se escondan ni nada de esto. La red está lleno de videos de servidores de la iglesia. Gente de la Conferencia Episcopal, extrema derecha con su televisión. Revistas...lo que quieras. Que miedo deben tener? Si cualquier cosa les sale gratis.
http://www.huffingtonpost.es/2015/06/12/cura-muerte-zerolo_n_7570972.html

Rachel ha dit...

Muy fuerte que aún hoy en día se viva esta homofobia, lo importante es ser feliz, vivir, dejar vivir y respetar a los demás...una gran pérdida. besos josep