dimarts, 28 d’octubre de 2014

el arte y las sociedades humanas



El arte para mi es algo difícil de definir. Siempre lo ha sido Me ocurre que mientras a unos es una muestra de la mejor capacidad artística, para mi es una chapuza que no merece más interés o que no le doy la importancia que merece. Pero esto se refiere más bien a la calidad del arte, supongo. Siempre he visto las pinturas rupestres como una gran simplicidad y por ello no dejo de considerarlas muestras artísticas. En todo caso, el arte sea el estilo que sea es una característica de lo más humana y la prueba es que de pronto los humanos empezamos a intentar plasmar algo en forma de pinturas figurativas. 
Al decir de pronto hablo de hace unos 40.000 años. Al menos esa es la fecha que le han puesto a unas pinturas localizadas en unas cuevas en la isla de Sulawesi, en Indonesia. Son huellas de manos humanas y un dibujo de un tipo de cerdo que vive en la isla y que se han convertido las muestras más antiguas de arte figurativo. 



 La pintura rupestre tenía connotaciones mágicas cuando se pintaban animales para favorecer la buena cacería o cuando se pintaban escenas de peleas donde el enemigo era vencido. Significa que quien pintaba creía que podía hace magia por simpatía con sus pinturas.
 
El estudio del arte prehistorico es importante porque forma parte de la evolución de la sociedad humana y del arte de las sociedades humanas. 

 Es importante estudiar la historia del arte para poder entender cómo éste evoluciona, como cambia, como se repite pero resignificándose, y cómo refleja las características de un grupo social o de un momento histórico determinados.
Por ejemplo, no es posible entender las caracteristicas del arte negro en el cubismo si no conocemos qué era y cómo era el arte negro en África.

Es curioso esto de las manos marcadas en negativo sobre la pared simplemente a base de esparcir pigmento por encima, por lo que la mano hace de molde. Dibujar el perfil de una mano es algo que hacemos de pequeños y parece que también la hicimos en la infancia de la especie humana. Quizás el sentimiento de aquellos artistas hace milenios fuera parecido al placer que experimentan los niños cuando por fin consiguen dibujar el perfil de la propia mano.

También es curioso que esto de las manos marcadas con pintura sea el mismo tipo de dibujo que hay en otros lugares lejanos. En concreto en la cueva de El Castillo, en Cantabria también hay manos marcadas en la pared y hasta ahora se consideraban las más antiguas ya que tenían 37.300 años. Ahora las de Indonesia parecen ser más antiguas ya que como mínimo tienen 39.900 años.

Las fechas hay que cogerlas con una cierto cautela ya que lo que se ha medido es la edad del material depositado sobre las pinturas.
Pequeñas costras minerales de carbonato de calcio que también contienen restos de productos de desintegración del uranio y que permiten datar con precisión. Pero sólo nos dicen la edad mínima de la pintura que hay debajo. 


Es curioso como en muchos lugares se discute
qué pinturas son más antiguas, si las del Castillo o de Sulawesi. Curioso porque lo que parece más interesante es el hecho de que los humanos primitivos, a pesar de estar separados por unas distancias que en aquel tiempo eran inalcanzables, ya mostraban las mismas inquietudes artísticas. Unas inquietudes que resolvían de manera similar. Esparciendo pintura sobre las manos para dejar la huella para la posteridad. 


Parece que los humanos salieron de África llevando en su estructura mental el deseo de expresarse en forma de arte. De hecho, ya hay muestras mucho más antiguas de restos de conchas y objetos similares que parecen servir para hacer bonito. Aprender a fabricar pigmentos y esparcir en una pared lisa no sólo es un ejemplo de los primeros graffitis sino que es una especie de marca de la humanidad.

Por eso, la próxima vez que vea un niño dibujando el perfil de sus manos recuerde que estaréis observando un ritual que los humanos hacemos desde hace, como mínimo, cuarenta milenios.


4 comentaris:

xavier pujol ha dit...

Ja ho diu la Bíblia: primer va ser el verb. després l'art!

Montse ha dit...

Hola, Josep. A mí me pasa igual que a ti, según que muestras de arte, no soy capaz de entenderlo. Pero lo que sí entiendo es el deseo del ser humano, por dejar su huella en el paso del tiempo. Creo que eso ya queda bien definido, con las muestras que la prehistoria nos ha dejado. Incluso creo que pintaban en las cuevas o interior de las rocas para proteger su obra y que trascendiera en el tiempo. El arte lo entendamos o no, siempre nos conmueve, en un sentido u otro, pero pocas veces nos deja indiferentes.
Gracias Josep por este post. Muy interesante!!

Un abrazo,

Miquel ha dit...

Cierto lo que comentas.
El ser humano solo cambia de envase, porque el contenido siempre es el mismo, y los factores por los que se mueve no difieren mucho, da igual de que parte del planeta se sea y el período abarcado.
Poder, sexo, dinero o lo que le sustituya... y en diferentes órdenes, eso da igual, aqui tria el individuo..
Y da igual si hace 1000 10.000 o 40.000...Lo que demuestra que no hemos cambiado mucho y que nos movemos siempre por lo mismo.
En fin...Gracias por recordarnos cosas que se nos olvidan
salut

KRT ha dit...

S’ha dit que la humanitat neix amb l’ús de les eines (homo habilis). Hi ha qui diu que va ser el sentiment religiós (enterraments). Kubrick,a ‘2001’ va suggerir que va ser l’invent de les armes ofensives. A mi m’agrada més de creure que va ser l’art, la sensibilitat, el gust de crear: descobrir el poder de reproduir la realitat, perpetuar-la i trascendir-la. Moltíssim després, va venir el següent pas: firmar l’obra d’art. Quan jo era jove, es deia que la fíbula de Praeneste (segle VII aC) n’era la primera mostra; després se’n va discutir l’antiguitat. En tot cas, l’art és una de les carácterístiques que ens distingeix de les bèsties. Bon post, Josep.