dilluns, 11 d’agost de 2014

només escric // solo escribo


Quants dies fa que intento escriure això? Quantes vegades ho he esborrat tot? Quatre papereres hagueren omplert si estigués fet a llapis? No ho se, no m'ho pregunto, és molt complicat per mi, només escric, o tracto de fer-ho el millor que se. Res més.


Hi ha moments que un escriu sense saber molt bé si realment és allò que vol dir. Suposo que això ho hauria de contestar algú entès en filosofia o alguna cosa semblant, encara que gairebé segur que jo ara mateix no ho entendria si m'ho expliqués, fos qui fos. De fet encara no sé molt bé si el que penso està ben escrit. Com es pot saber si el pensament i aquestes lletres són el mateix? No seran dos camins, que semblant el mateix?

Era un article en una revista científica i parlava sobre el pensament, el penediment, (no el perdó) i  la relació del cos i la ment
Penso que superar una malaltia, al contrari del penediment, s'assembla més a la relació amb el cos que amb l'ànima. Si quan un es penedeix d'alguna cosa tendeix a utilitzar la seva voluntat contra ell mateix amb la intenció d'oblidar una acció mal feta que va dur a terme, és a dir, volent ser d'una altra manera, perquè tots vegin que realment hi ha un sentit nou capaç de demostrar el seu remordiment, el que està convalescent o àdhuc segueix malalt, en canvi, transita per un camí de tristesa, d'abatiment, dolor, i també, perquè no, de temps d'alegria. No sé si dir que és l'afirmació del cos i del seu propi "jo". És la facultat de decidir, de voler tornar a ser ell mateix, sense mandra o desànim la qual es posa en funcionament en tot aquest procés.

Tornem al penediment. Ell no deixa marques en l'ànima quan és autèntic; la malaltia llaura solcs en el cos i en la ment. I segurament seran precisament aquests solcs els que no ens deixaran mirar-nos davant del mirall en qualsevol moment de pura renovació, només ens podrem veure com persones d'un passat al qual podem criticar i maleir, però del qual no podem de cap manera fugir ni penedir. D'aquesta manera, la malaltia inclou el coneixement deixat per la mateixa malaltia encara que un sigui capaç de superar aquesta, o almenys intentar-ho.

Quan la malaltia ja ha passat o seguirà de per vida, sempre hi ha alguna cosa que es queda per sempre gravat en el cos i en la ment: és la cicatriu d'un no final record d'aprendre un ofici sense nom.





Cuantos días hace que estoy en ello? Cuantas veces lo he borrado todo? Cuatro papeleras hubiesen llenado si estuviese hecho en lápiz? No lo se, no lo cuento, solo escribo, o trato de hacerlo. ya he perdido la cuenta. 
Hay momentos que uno escribe sin saber muy bien si realmente es aquello que quiere decir. Supongo que esto lo tendría que contestar  alguien entendido en filosofía, aunque casi seguro que yo ahora mismo no lo entendería si me lo explicara. De hecho aun no se muy bien si lo que pienso está bien escrito. Como se puede saber si el pensamiento y estas letras son lo mismo? 

Era un artículo en una revista científica y hablaba sobre el pensamiento, el arrepentimiento, (no el perdón) y el cuerpo y la mente

 Pienso que superar una enfermedad, al contrario del arrepentimiento, se asemeja más a la relación con el cuerpo que con el alma. Si  cuando uno se arrepiente de alguna cosa tiende a  utilizar su voluntad contra él mismo con la intención de olvidar una acción mal hecha que llevó a cabo, es decir, queriendo ser de otra forma, para que todos vean que realmente hay un sentido nuevo capaz de demostrar su remordimiento, el que está convaleciente o aun sigue enfermo, en cambio, transita por un camino de tristeza, de  abatimiento, dolor, y también, porque no, tiempos de alegría.  No se si decir que es la afirmación del cuerpo y de su propio “yo”. 

Es la facultad de decidir, de querer volver a ser él mismo, sin pereza o desaliento  la que se pone en funcionamiento en todo ese proceso.  Volvamos  al arrepentimiento. El no deja marcas en el alma cuando es auténtico; la enfermedad labra surcos en el cuerpo y en la mente. Y seguramente serán precisamente estos surcos los que no nos dejarán  mirarnos ante el espejo en cualquier momento de pura renovación, solo nos podremos ver como personas de un pasado al cual podemos criticar y maldecir,  pero del que no podemos de ninguna manera huir ni arrepentirnos. 

De esta manera, la enfermedad incluye el conocimiento dejado por la propia enfermedad a pesar de que uno sea capaz de superar a ésta, o por lo menos intentarlo. Cuando  la enfermedad ya ha pasado o seguirá de por vida, siempre hay algo que se queda para siempre gravado en el cuerpo y en la mente: es  la cicatriz de un no final recuerdo de aprender un oficio sin nombre.

9 comentaris:

KRT ha dit...

Jo penso que davant la malaltia és important l'actitud: l'optimisme, les ganes de lluitar per sobreposar-se als problemes, la vitalitat, el no rendir-se mai: el que es rendeix ja ha perdut. "Nunca te entregues ni te apartes / junto al camino, nunca digas: / No puedo más y aquí me quedo".

És clar que hi ha moments de defalliment, en què sembla que les circumstàncies ens superen; però si ens hi podem sobreposar, si recobrem l'esperança, l'humor, les ganes de fer coses, pensar en la família, no sols perquè ens ajudin sinó per intentar ajudar-los... Així els donem un missatge positiu. A més, d'aquesta manera col·laborem amb els recursos del nostre organisme, els ajudem a fer la seva feina. En canvi, si ens rendim, els posem obstacles i facilitem l'atac de l'enemic, la malaltia.

Tu, Josep, sempre has tingut aquesta actitud positiva: en això ets un mestre. Continua així, "indesinenter", i tant de bo n'hi hagués molts que fessin com tu. Una abraçada!

Miquel ha dit...

Un artículo para pensar. Todo lo que expresa es sentimiento.
Salut

Venus ha dit...

Josep, la enfermedad inherente al ser humano y a todo lo que tiene vida, dejan en la persona afectada, un cambio en todas las facetas de su vida, familiar, laboral, de tiempo libre. Es una vida distinta la que se comienza a vivir, a partir del mazazo impresionante que debe ser, una noticia de enfermedad grave.
Siempre, el cuerpo médico, ha dicho que no existen enfermedades sino “enfermos”, y estoy de acuerdo con esta afirmación. Cada persona es única e irrepetible, al igual que es diferente ,la forma en que vamos a lidiar con el nuevo proyecto de vida que nos viene impuesto a causa de la enfermedad.
La actitud ante la misma, suele ir de la mano, con los pasatiempos que hayamos ido alimentando durante nuestra etapa anterior y del apoyo que recibamos: Família, amigos, sociedad en la que nos desenvolvemos y la propia personalidad del enfermo.
Lo único claro que puedo deducir, es que alma y cuerpo sin reproches, ni arrepentimientos vanos, han de ir de la mano, ayudarse mutuamente y que esta etapa sea los más fructífera posible, habremos ganado una batalla importante. La batalla de encontrar la paz, y la reconciliación con lo que hasta ahora fuimos, que ya no somos, porque nacimos a otra dura realidad. Cada día nos trae nuevas, unas veces buenas y otras no tanto. Pero al fin…Esto es vivir…
Creo que es indispensable, aprovechar el conocimiento que la enfermedad nos aporta y que las cicatrices, sean eso, cicatrices.
Gracias siempre Josep,
Una abraçada.

Franziska ha dit...

Es muy personal el modo en que pueden afectarnos las cosas. No hay nada que no deje su huella en nosotros ya sea para bien o para mal. Pero las experiencias son siempre útiles aunque en el momento en que se está pasando por las malas rachas -son las que más nos afectan-, es difícil que lo aceptemos, que sepamos valorarlas como algo que será, una vez que lo hayamos superado, muy positivo en nuestra vida.

Hablo desde mi propia experiencia y claro, entiendo que es solo una opinión, porque en mi experiencia han muchas cosas que han influido, mis circunstancias personales son determinantes y hasta la genética que he recibido de mis padres, influye en el cómo me voy a tomar lo que me pase.

Venga, querido amigo, perdona mis largas parrafadas, me resulta complicado ser escueta, debe ser también cosa de mi genética, ja, ja...

Un abrazo. Franziska

Josep ha dit...

Ramon, jo ja ho procuro, però tot i així hi ha vegades, no un dia, sinó una temporada, que no pots més, no hi arribes, i tot s'acumula. És com si la teva capacitat de resistència mental digués-com molt bé dius, i poses com a exemple "Palabras para Júlia"-. Però un altra part de la mateixa ment digués (i això ho copio de Mercè Piqueras, del bloc
http://lectoracorrent.blogspot.com/

...Es un proverbio africano: Si te persigue un león y llegas a la orilla de un río lleno de cocodrilos, que harás? Pues tirarte al rio, con el león no tienes escapatoria. Con el cocodrilo casi seguro que tampoco, pero hay la posibilidad de esquivarlo, y nadar rápido hasta la otra orilla.

Moltes gràcies Ramon, procuraré nadar el més rapit possible!

Bon estiu!!

Josep ha dit...

Miquel, me ha sido dificil de escribir. Cuesta mucho para los que no sabemos hacerlo todo seguido. Si que es escribir un sentimiento, lo dificil es hacerlo bien para que los demás lo puedan pensar.

Salut.

Josep ha dit...

Muchas gracias, Venus, tu ya sabes lo dificil que es hacer todo lo que entiendes que tienes que hacer.
Por dificil que sea uno lo consigue, pero creeme que la mente a veces parece que tenga a la vez (no un dia A y el otro dia B) no, no, a ves es muy dificil asumir que tienes que, además de todo que un dia no sea A y el otro B.
Siempre tiene que ser C.
Me parece amiga, Venus, que no lo habré sabido explicar bien...no lo se, ojalá que si!
Un abrazo.

Josep ha dit...

Amiga Franziska, no es en absoluto ninguna parrafada, y además me gusta esto de la genética. Seguro que yo me mantengo gracias a ello.
Sabes que ocurre, que cuando dices "Es muy personal el modo en que pueden afectarnos las cosas" es verdad, pero pienso que hay cosas que por muy bien que sepas llevar las malas rachas, te vas dando cuenta que ya has pasado años con esta dichosa mala racha, y la mente te dice que está cansada y a la vez esta misma mente te dice que has de aprender más, y aun otro pedacito de ella se dedica con todo el amor del mundo a ayudar a quien no sepa ser positivo delante de las adversidades. Y es en este momento cuando te das cuenta que se multiplica todo y que tu capacidad no podrá más.
Que complicado, Franziska, que complicado. Lo que podría hacer es pedirte un poco de tu capacidad, De tu genética no, que esto si que es muy personal e intransferible
Un abrazo.

Venus ha dit...

Lo has explicado muy bien Josep. Yo no me he sabido explicar, me pasa a veces con estos temas...
Una abraçada.