diumenge, 27 d’abril de 2014

Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo..."



Cartel Belga de: Esplendor en la yerba


"Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello, que me deslumbraba. Aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la yerba de la gloria en las flores, no hay que afligirse. Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo..."

Éstos son algunos de los versos de la oda del poeta británico WilliamWordsworth titulada "Intimations of mortality from recollections of earlychildhood" de los que se valió Elia Kazan, a la hora de llevar a la gran pantalla esta obra, encargo del propio Kazan para el dramaturgo William Inge, quien posteriormente recibiría el Oscar al mejor guión por esta misma cinta...
Elia Kazan
"Esplendor en la yerba" es una película especial, estrenada en 1961 supuso todo un fenómeno en la época; Kazan escandalizó a una parte de la puritana sociedad norteamericana, y nos presentó un cuadro fresco de amores imposibles en tiempos difíciles. El cineasta de origen griego describe con igual agilidad los amores de unos jovencísimos novios de Kansas y el choque entre sus familias como el dramático crack económico de 1928 y sus trágicas consecuencias.

Historia real ocurrida en un pueblo de Kansas en los años de la depresión económica, años 20 y realizada para el cine en los 60 del siglo pasado. Una historia que hay que entender en su contexto y se nos hace difícil a veces, no así si nos ponemos en la piel de los protagonistas.

Vista de nuevo para algunos puede haber envejecido....
El mundo no es ninguna maravilla, nunca lo ha sido, nosotros tampoco, pero siempre hay un destello de belleza y de eso nos habla ésta película.
Conseguido el reparto Kazan experto en utilizar recursos para expresar todos esos matices,  nos muestra el lugar, las familias, sus ambiciones y sus miserias.

Es una historia de amores no consumados por los convencionalismos sociales que recrea perfectamente esa atmósfera de frustración sexual de los personajes. Dennie Loomis (Natalie Wood) y Bud Stamper (Warren Beatty) jóvenes y apasionados de familias socialmente distintas que apenas pueden contener su amor juvenil pero la época, la edad, los estudios las ambiciones personales, los padres…
Porque la historia nos habla de las relaciones paterno-filiales, de la incomprensión entre padres e hijos y la necesidad de perdonarse en un momento dado,  de crecer y seguir adelante.
Sin lugar a duda nos habla de la fugacidad del tiempo,
la pérdida de la juventud y la importancia de los recuerdos.

(Natalie Wood), justo antes de casarse con otro –han pasado muchas cosas y mucho tiempo- le pregunta a (Warren Beatty): "¿Eres feliz?",
él le sonríe encogiéndose de hombros y le contesta: "Ya no tengo tiempo de pensar en eso"....

Mientras buscaba la biografía de Elia Kazan he encontrado unos comentarios anónimos –escritos en la misma biografía de Kazan--hablando de esta película, y no me resisto a recogerlos: "La película huele a primavera, tiene la luz de la primavera, la fuerza de la primavera y los versos de Wordsworth son pura primavera. Por eso, cuando llegan estas fechas, es fácil caer en la nostalgia, que ésta haga aflorar el recuerdo que dejó la película y la película reabra la herida juvenil que casi nunca cicatriza sin dejar marca. Llega la desazón o, dependiendo de cómo hayan terminado las particulares y enconadas peleas con la realidad, la aceptación beatífica de lo que pudo ser y no fue."

"La primavera es más que una estación. Es una sensación, una amalgama de sabores, colores y alergias. Es, para una parte de la humanidad, una forma de entender la vida. Es, para el resto, un lugar de tránsito por el que ya no se volverá a transitar. La primavera, como todo, hay que aprovecharla al máximo. Exprimirle sus jugos y emborracharse tanto con ellos que la resaca dure para los restos. Si no se hace así, se puede terminar escribiendo un editorial como este mientras en la cabeza resuenan machaconamente las últimas frases de “Esplendor en la yerba”"






Fotos de internet. Serán retiradas a petición.
[los videos solo los he encontrado en el idioma original]

13 comentaris:

Josep ha dit...

Alguna vez he escuchado que en momentos de crisis es bueno pararse y rememorar todos aquellos buenos ratos que pasamos, aquellos paisajes que contemplamos, todos aquellos detalles que nos ilusionaron, aquellas películas que vimos "juntos". Cuado te soprendió o le sorprendiste con un regalo inesperado, esa cena que fue inolvidable. Todo eso que queda en el recuerdo puede ser lo que sustenta de nuevo otros horizontes, más maduros por la edad . El recuerdo no se esfuma. El recuerdo es un almacén increíble. Abrirlo y sacarle el polvo te puede "resucitar". Estoy de acuerdo con la película. Y es aplicable a muchos campos de la vida.

Mari-Pi-R ha dit...

Una película apasionada, dura de la que hay que visionar de vez en cuando así como muchas otras del cine clásico casi olvidadas las cuales no son remplazadas.
La tengo en mis tesoros de cine.
Un abrazo.

KRT ha dit...

Vaig veure la pel·lícula quan ara bastant jove, i em va impressionar, justament, pel final "no-feliç", però tampoc tràgic, sinó realista: per primera vegada, penso, em vaig adonar que els somnis de jove no sempre tenen per què complir-se quan et fas gran. Una pel·lícula extraordinària, certament.

Pel que fa al poema de Wordsworth, molt llarg, si vols situar els versos que cites en un context una mica més ample (però no pas en el poema sencer), aquí hi ha un fragment més extens:

http://ramoncarrete.blogspot.com/2011/06/wordsworth-splendor-in-grass.html

Gràcies, Josep!

Miquel ha dit...

No solo la belleza persiste en el recuerdo, persiste todo aquello que nos ha marcado, de una forma u otra.
El recuerdo forma parte de nosotros y por mucho que queramos nadie es dueño de sus pensamientos, y estos te asaltan, belleza, horror, felicidad...palabras intangibles ...que forman parte de nuestro interior.
Un abrazo

Josep ha dit...

Mari-Pi-R, si que es una pelicula apasionante y no puede ser reemplazada, igual que otras. ya de por si está llena de frases inolvidables:"en esa crisis que suele suceder al llegar a los 40 años, a los 50 ... que entre otras manifestaciones te lleva a sentirte con las manos vacías, con un pasado que se te viene encima, con tanta gente querida que ha quedado en el camino, es un consuelo, entre otros tal vez más trascendentes, recordar eso de que "la belleza permanece en el recuerdo".
Un abrazo.

Josep ha dit...

La poesia ja l'havia llegit al teu bloc, però ahir no hi vaig pensar. És preciosa. Després et demanaré permís per posar-hi una estrofa. La pel·lícula la van passar ahir per TV3, és una meravella, i penso que no hi pensem massa en la joventut, perquè no sempre les coses surten tal com volem.

"Gràcies al cor humà que ens dóna vida,
i a les seves tendreses, alegries i pors,
la flor més lleu, obrint-se, em porta pensaments
sovint massa pregons perquè me’n vinguin llàgrimes".

És del teu bloc.

Moltes gràcies.

Josep ha dit...

Si, Miquel, estamos de acuerdo. ya ves que el primer comentario es el mio:"Todo eso que queda en el recuerdo puede ser lo que sustenta de nuevo otros horizontes, más maduros por la edad. El recuerdo no se esfuma. El recuerdo es un almacén increíble. Abrirlo y sacarle el polvo te puede "resucitar".."

Salut.

xavier pujol ha dit...

El món és com és. L'herba neix, creix i s'asseca. I torna a néixer.
La vida és així.

Fita

Rodericus ha dit...

Un buen retrato de una sociedad y de un tiempo, que quizás ahora nos parezcan ingenuos, pero que realmente existieron.

Yo sentía fascinación por Natalie Wood. Creo que fue una de las mejores actrices de su generación en Hollywood, al menos una de las mas completas, con un amplio registro dramático.

Lastima de su trágico final.

Un abrazo.

Josep ha dit...

Xavier, ja és un mèrit que Elian Kazan hagués fet una pel·lícula denuncien a la societat americana, que la veritat sigui dita és la cultura d'Occident. La història és senzilla però el fons no. I quants són els que per no anar en contra d'unes tradicions impostes per aquesta societat al cap de quatre dies acaben dient; " "¿Eres feliz?",
él le sonríe encogiéndose de hombros y le contesta: "Ya no tengo tiempo de pensar en eso"....

Si, l'herba neix, creix, és reprodueix i es mor, com tot.

Una abraçada.

Josep ha dit...

Rodericus, si que nos parece ingenuo, los tiempos cambian y ahora no harian una pelicula de esta forma pero el fondo creo que si. Antes se hacian más de este tipo, denuncias contra una sociedad muy cerrada, profundamente religiosa y no salian de su pueblo para nada. Otro claro ejemplo lo tenemos en "Los puentes de Madison". lo que no estoy de acuerdo en absoluto es tener que compartir a Natalie Wood con nadie, lo siento, pero dicen que la edad es un grado. Que fantástica artista y que beleza de mujer. para mi ya se pueden quedar con la Marylin.

Bueno,...va, por ser tu si quieres la compartimos, pero solo en algunas pelis, de acuerdo?

Un abrazo.

Bruixeta ha dit...

És el que la fa tant especial, que podria passar `per una historia d’amor com qualsevol altre si no fons pel missatge que ens transmet. Kazan era un geni i aquesta pel•lícula la seva obra mestre.

Loreto Giralt Turón ha dit...

No l'he vista. Gràcies per la recomanació, Josep. Potser la busco a la biblioteca.