dimecres, 12 de febrer de 2014

Donde dije digo, digo Diego.



CATALÀ
Després de molts anys de protagonitzar l’ humor espanyol en horaris de màxima audiència, els Morancos han descobert finalment què és Espanya ( incloent-hi Catalunya): el solar de la intransigència, la pàtria dels inquisidors, el paradís dels dogmàtics.
 "A mi m'encantaria que votéssiu", va dir el petit dels Morancos, a l'entrevista d'Els Matins de TV3. "Jo crec que és una cosa que heu de decidir vosaltres", va afegir el gran. N’hi va haver prou amb dues frases: es van convertir en herois de la causa catalana i en empestats a la resta d'Espanya. Les xarxes vomitar un tsunami de bilis contra ells, acusats d'alta traïció. Atemorits, els humoristes es van retractar tot demanant  perdó. Intents semblants, tot i que per cert menys reeixits, han servit per descriure una "espiral del silenci" a Catalunya.
Amb un sentit de l’ humor espontani, naïf, arrelat en la llegendària gràcia andalusa, Els Morancos han passat molts anys divertint al poble televisiu amb les seves sàtires   costumistes blanques i lleugerament avinagrades. Tot d'una, els ha caigut Espanya al damunt. Per descomptat, no la que ells representen: "La España de charanga  y  pandereta (...)de espíritu burlón y alma quieta" que Antonio Machado descrivia, desolat, en el cèlebre poema "El mañana efímero". No, l'Espanya que ha caigut sobre Els Morancos ha caigut en forma de judici inquisitorial és la "de la rabia y de la idea" que Machado, en el mateix poema, descriu en termes positius, confiat en la seva capacitat regeneradora: "España implacable y redentora, / Espanya que alborea / con un hacha en  la mano vengadora, / España de la ràbia y de la idea ".
El  poeta, com a bon autor de la generació del 1898,  distingeix entre l'Espanya del retard i el fanatisme i l'Espanya jove i redemptora. Però el fet és que són dues cares d'un mateix esperit "implacable". L'Espanya rabiosa és eterna. Sempre ha necessitat demonitzar una part dels seus compatriotes: siguin erasmistes, jueus (“marranos”), moriscos, afrancesats, carlins, liberals, clericals, anticlericals, dretans, revolucionaris o catalanistes. El pretext canvia amb les èpoques, però l'actitud impietosa perviu: la idea s'imposa rabiosament a qui no la comparteix.(També a Catalunya fructifica aquest ADN inquisitorial espanyol: és visible en l'intent de forçar la rosca del catalanisme, tradicionalment ampli i transversal, per tal de reduir la complexitat interna catalana a dues paraules. Una de  positiva : “sobiranistes”; altra demonitzada: “unionistes”).
Comparteixo, però, amb els sobiranistes més lúcids, com Jordi Graupera, una idea: el plet catalano-espanyol beneficiarà Espanya, ja que l'obligarà a qüestionar com a mínim dues coses: el poder extractiu de les seves castes dirigents, i aquesta cruel matriu patriòtica de la qual avui hem parlat, basada en l'exclusió de la diferència i en la consegüent submissió de la majoria a l'statu quo. Sense un conflicte de veritat, que serà llarg i penós, aquests factors, que expliquen el retard espanyol i la falta de dinamisme intern, seguirien intocables pels segles dels segles.


CASTELLÀ

LOS MORANCOS
Después de muchos años de protagonizar el humor español en horarios de máxima audiencia, los Morancos han descubierto qué es España (Catalunya incluida): el solar de la intransigencia, la patria de los inquisidores, el paraíso de los dogmáticos.
 “A mí me encantaría que votarais”, dijo el menor de Los Morancos, en la entrevista de Els matins de TV3. “Yo creo que es una cosa que tenéis que decidir vosotros”, añadió el mayor. Dos frases bastaron para convertirlos en héroes de la causa catalana y en apestados en el resto de España. Las redes vomitaron un tsunami de bilis contra ellos, acusados de alta traición. Atemorizados, los humoristas se retractaron y pidieron perdón. Intentos parecidos, aunque por cierto menos exitosos, han servido para describir una “espiral del silencio” en Catalunya.
Con un sentido del humor espontáneo, naif, arraigado en el legendario gracejo andaluz, Los Morancos han pasado largos años divirtiendo al pueblo televisivo con sus blancas y ligeramente avinagradas sátiras costumbristas. De repente, les ha caído España encima. Por supuesto, no la que ellos representan: “La España de charanga y pandereta (…) de espíritu burlón y de alma  quieta” que Antonio Machado describía, desolado, en el célebre poema “El mañana efímero”: No, la España que sobre Los Morancos ha caído en forma de juicio inquisitorial es la “de la rabia y de la idea” que Machado, en el mismo poema, describe en términos positivos, confiado en su capacidad regeneradora: “España implacable y redentora, / España que alborea / con un hacha en la mano vengadora, / España de la rabia y de la idea”.
Aunque el poeta, como buen noventayochista, distingue entre la España del retraso y el fanatismo y la España joven y redentora, el hecho es que son dos caras de un mismo espíritu “implacable”. La España rabiosa es eterna. Siempre ha necesitado demonizar a una parte de sus compatriotas: sean estos erasmistas, judíos (marranos), moriscos, afrancesados, carlistas, liberales, clericales, anticlericales, derechistas, revolucionarios o catalanistas. El pretexto cambia con las épocas, pero persiste la actitud: la idea se impone rabiosamente a quien no la comparte. (También en Catalunya fructifica este ADN inquisitorial español: es visible en el intento de forzar las tuercas del catalanismo, tradicionalmente amplio y transversal, a fin de reducir la complejidad interna catalana a dos palabras. Positiva una: soberanistas; demonizada otra: unionistas).

Comparto, empero, con los soberanistas más lúcidos, como Jordi Graupera, una idea: el pleito catalano-español beneficiará a España, puesto que la obligará a cuestionar como mínimo dos cosas: el poder extractivo de sus castas dirigentes; y esta cruel matriz patriótica de la que hoy hemos hablado, basada en la exclusión de la diferencia y en la consiguiente sumisión de la mayoría al statu quo. Sin un conflicto de verdad, que será largo y penoso, estos factores, que explican el retraso español y la falta de dinamismo interno, seguirían intocables por los siglos de los siglos.

 EL MAÑANA EFÍMERO



La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y alma inquieta,
ha de tener su marmol y su día,
su infalible mañana y su poeta.
En vano ayer engendrará un mañana
vacío y por ventura pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero,
a la moda de Francia realista
un poco al uso de París pagano
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.
Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste,
cuando se digna usar la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas,
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero;
el vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.
Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.

autógrafo
Antonio Machado, 1913

artículo Antonio Puigvert reggio blogg y 
video de TV3  serán retirados a petición

16 comentaris:

Miquel ha dit...

En realidad nunca me gustaron, pero reconozco que se ha de ser valiente para afirmar una cosa que sabes que saldrán mal parados.
A mi, ahora, me gustaría que estuviera pepe Rubianes. Íbamos a disfrutar de lo lindo, pero él no se callaba ni una.
Salut

xavier pujol ha dit...

Potser si algun dia es proclama la Tercera República Espanyola, i dura més que les anteriors, els valors republicans acabin imposant-se per sobre l'absolutisme pretesament intelectual. Aquell que anomenem ranci i caspós.
Seria bo que ho veiéssim aviat, però personalment preferiria fer-ho des de la República Catalana.
Fita

Josep ha dit...

A mi tampoco me gustan, pero con esto no quiero decir que sean buenos o malos, solo es que su humor no es el mio. En cuanto a la contestación que tubieron a mi me parece que hay que ser valiente porque estamos en un pais que no se puede decir lo que se siente. Y esto les pasa a ellos y a los deportistas. Que mal hay en que cualquiera diga que los catalanes tienen derecho a votar. A fin de cuentas Los Morancos no iban en contra de nadie. Es esta España retorcida Miquel, esta España que Pepe Rubianes dijo lo que dijo de ella. La España del La-La-La de Serrat. En fin, la España que Machado denunciaba.

Salut.

KRT ha dit...

El problema de fondo es de nuestras carencias en cultura democrática: no respetamos (ni unos ni otros) el derecho de los demás a opinar civilizadamente. "A la gente no le gusta que / uno tenga su propia fe", canta Paco Ibáñez adaptando a Brassens. Y en la canción, a ese que tenía su propia fe le cerraban las puertas, le negaban el pan y se lo llevaban detenido.

Las redes sociales, amparadas en el anonimato, insultan y amenazan a todo quisque, y los artistas o deportistas que viven del público acaban arrepintiéndose de haber dicho alguna vez lo que piensan.

Yo puedo estar o no de acuerdo con lo que se diga (algunos cometen excesos, sin duda), pero jamás deberíamos criminalizar a nadie por decir lo que piensa, si lo dice de forma razonada y educada. Como en la frase atribuida (erróneamente) a Voltaire: "detesto lo que dices, pero daría mi vida para defender tu derecho a decirlo".

Josep ha dit...

Xavier, pot ser que si no tenim monarquia, aconseguim que les coses canviïn, si és així trigarem molts anys perquè tot això està molt instal·lat a la nostra societat. I amb tot això no vull anar contra ningú, perquè de debò que tinc amics fora de Catalunya que són gent fantàstica i ens donen la raó pel que fa a votar, i segur que no és fan enrere si els pregunten alguna cosa. Ara bé. Monarquies no!
Una abraçada.

sentir1907 ha dit...

Que grandes Jorge y César , pero grandes por los buenos humoristas que son .
Claro su madre es catalana ..........tiene que quedar bién también , pero yo no voy a juzgar su pensamiento..... allá ellos ...
Saludos ¡¡

Josep ha dit...

Si que tienes razón, KRT, y cada vez es peor. Donde se aprecia más es en los deportistas. Nadie dice nada y es por esto precisamente. En el caso de Los Morancos no era para tanto ni mucho menos, pero claro, nosotros lo vemos normal que la gente pueda votar y sin embargo en muchos lugares ni se les pasa por la cabeza semejante cosa. No hace mucho hubo un político que propuso que el resto de España también votara. Pues en algún bloc decian que no porque si lo hacian perderia España. Que se vayan, decian.
Sea como sea pienso que tanto ellos como todo el mundo tiene derecho a votar y que nadie le señale con el dedo por la simple razón de pensar o hacer algo tan normal.
Muchas gracias.

Bruixeta ha dit...

No es el primer cop que passa, mira si no el que va passar amb Pedro Guerra al concert de d’independència, a última hora es va fer enrere amb una excusa que no es creia ni ell mateix i no va ser l’únic. Per que? Per pressions... i sempre es el mateix, al final cansa.

Josep ha dit...

Hola José Manuel. En esto de los humoristas pasa igual que con los cantantes, deportistas o lo que quieras. A mi Los Morancos no me gustan, pero ya digo que han de ser buenos porque llevan muchos años de protagonizar el humor español en horarios de máxima audiencia por todos los sitios. Lo que no sabía es que su madre sea catalana. No tenia ni idea. Si que es verdad que cuando vi el video donde dicen que si quieren votar que voten hablaban bien en catalán pero vamos tampoco le di importancia porque muchas veces oyes a un futbolista que no es de aquí y también lo hace muy bien, o al contrario, crees que lo hará bien y no le sale. Y como tendría que ser normal no se le da importancia.
Pero aquí sale otro tema que es el votar o no votar. Yo no se como lo haces tu, y no lo digas, pero en mi casa más o menos hay dos o tres que votamos diferente. (Me refiero a las generales) y esto tiene que ser normal. Mi cabecita tonta no piensa como la de mi mujer, por lo tanto cada uno votará lo que mejor le parezca.
Pues en esto de la independencia pasa lo mismo. Los Morancos tienen su madre catalana, pero no todos los catalanes votarán por la independencia, verdad? Vamos a suponer que tú vivieras en Catalunya con tu familia. Seguramente tu votarías NO y tu familia que hace 40 años que vive aquí y que a lo mejor piensa de otra manera que tu, ellos votarían SI. O No, yo que se!! (No se si lo he explicado bien) en todo caso yo lo he intentado.
Un abrazo.

sentir1907 ha dit...

Te digo una cosa , si vieras lo bién que hablan el catalán , y cuando hace parodias con respecto a los catalanes .......lo hacen perfecto ¡¡
Y sí te explicas muy bien amigo.
Saludosssssssss para ti y para tu Catalunya ¡¡¡¡

Josep ha dit...

Està clar, bruixeta, era el Pedro Guerra el que no recordava. Aquest matí mestre prenia cafè amb el amic KRT, pensava amb el cantant que va fer això, però no recordava el nom. És veritat, sempre té que se un o un altre. El Pedro Guerra crec que no sabia ni on anava ni on era. Quina pena. Crec que va se el Ramoncín que també va fer el “numeret”. Ja tens raó, tot plegat cansa, És trits veure tanta gent que sembla una cosa i després es fa enrere.
Una abraçada, bruixeta.

Loreto Giralt Turón ha dit...

Ara peco de superficial pero tan se me'n dona el que facin o pensin a Espanya, mentre poguem deslliurar-nos-en aviat (disculpes pels accents desapareguts)

Alfonso Robles Motos ha dit...

Josep, parece que en nuestro ordenamiento constitucional no entra la palabra diálogo, solo vale la confrontación, ni la voz de las personas, solo importa el voto que le da legitimidad a unos cuantos para hacer lo que ellos quieren, pero nos han quitado el derecho a opinar y a decidir por nosotros mismos.
Observamos que corren tiempos en los que hay que adoptar posturas acérrimas opuestas. En el fútbol, en la política, en las ideas… vemos que lo actual es situarse en la ultranza, se han perdido los espacios comunes y los lugares de encuentro , respeto y entendimiento.
Este estado, ante todo, necesita un debate, pero un debate de argumentos, de verdades, de soluciones, de propuestas de encuentro y convivencia. El resultado del mismo nos tiene que permitir establecer un marco de convivencia de los distintos pueblos que lo componen, Dónde cada uno pueda decir donde quiere estar. Llegado este momento será el oportuno para decidir sobre la independencia.
El llamado debate catalán, inmerso en la confrontación, en la utilización de las verdades únicas y propias, en solo vencer al contrario, basado en la intolerancia hacia la diversidad, en la descalificación gratuita, solo nos puede llevar a la derrota de todos, nuevamente como ha ocurrido a lo largo de la historia de España, un marco de vencedores y vencidos, lo que nos lleva a que todos perdamos, cuando de lo que se trata es de que todos avancemos y que la convivencia, juntos o separados, entre los pueblos sea enriquecedora y la base para el progreso de los mismos.
El resultado es que nos sintamos orgullosos, satisfechos de formar parte de un estado, de una nación, llamada España, o como sea, pero en la que nadie debe estar por la opresión, por la conquista, sino porque sea el proyecto que nos permita avanzar.
Una abraçada

Alfonso Robles Motos ha dit...

Josep, parece que en nuestro ordenamiento constitucional no entra la palabra diálogo, solo vale la confrontación, ni la voz de las personas, solo importa el voto que le da legitimidad a unos cuantos para hacer lo que ellos quieren, pero nos han quitado el derecho a opinar y a decidir por nosotros mismos.
Observamos que corren tiempos en los que hay que adoptar posturas acérrimas opuestas. En el fútbol, en la política, en las ideas… vemos que lo actual es situarse en la ultranza, se han perdido los espacios comunes y los lugares de encuentro , respeto y entendimiento.
Este estado, ante todo, necesita un debate, pero un debate de argumentos, de verdades, de soluciones, de propuestas de encuentro y convivencia. El resultado del mismo nos tiene que permitir establecer un marco de convivencia de los distintos pueblos que lo componen, Dónde cada uno pueda decir donde quiere estar. Llegado este momento será el oportuno para decidir sobre la independencia.
El llamado debate catalán, inmerso en la confrontación, en la utilización de las verdades únicas y propias, en solo vencer al contrario, basado en la intolerancia hacia la diversidad, en la descalificación gratuita, solo nos puede llevar a la derrota de todos, nuevamente como ha ocurrido a lo largo de la historia de España, un marco de vencedores y vencidos, lo que nos lleva a que todos perdamos, cuando de lo que se trata es de que todos avancemos y que la convivencia, juntos o separados, entre los pueblos sea enriquecedora y la base para el progreso de los mismos.
El resultado es que nos sintamos orgullosos, satisfechos de formar parte de un estado, de una nación, llamada España, o como sea, pero en la que nadie debe estar por la opresión, por la conquista, sino porque sea el proyecto que nos permita avanzar.
Una abraçada

Josep ha dit...

No, Loreto, no ets superficial. Ja està bé el que dius. A mi el que em molesta és que van passen els anys i encara no saben sortir de l'Espanya "de don Pelayo, El Cid y Isabel y Fernando" quanta raó tenia Machado quan parla de les dues espanyes. No aprenen res.

[Perdona la tardança a contestar- te, m'agradaria poder-ho fer molt més ràpid, però hi ha molts dies que no m'acosto pel blog].
Moltes gàcies.

Josep ha dit...

Alfonso, tienes toda la razón, Cuando hablas de adoptar posturas acérrimas opuestas ya no lo tomo como un debate sobre una posible independencia, sino para cualquier cosa importante. Sobretodo cultura. No hay debates. Se hace por mayoria y punto final. Como tampoco se hace por el tema del aborto. Lo dice Gallardón y ya está.
Aquí todo el mundo habla de votarn por la independencia sin contar que aquí de lo que se trata es de que den permiso para dejar votar.
Es curiosa (y esto no forma parte de tu comentario) que se oyen muchas, pero muchas voces que piden que vote toda España. Y porqué? pues por la sencilla razón de que España en su mayoria diran que se vaya Catalunya, cosa que yo no comparto ni veo que pueda ser un pensamiento real de muchos pueblos de este pais. Y aquí si que volvemos a tu comentario. se necesita un debate de argumentos, de verdades, de soluciones, de propuestas de encuentro y convivencia. Pero tu crees que esto podrá ser? Yo lo dudo, amigo Alfons.
Una abraçada.