dimarts, 28 de gener de 2014

“gorrito peruano” o “chullo"

CATALÀ I CASTELLÀ 

                                                                                 


En el suplement del diari El Pais del passat dissabte hi havia un interessant article que parlava sobre una possible “nova ciència” amb el nom de “la psicología de la apariencia”.
A casa vàrem parlar força de aquests tema, però a poc a poc ho vam desviar fins a un altra cosa que ens va passar l’altre dia. Després ho explico, però abans vull dir que aquests dies passats que no he estat en el bloc només ha estat  per culpa d'un refredat enorme que en vista que no desapareixia sinó tot el contrari i davant del perill que es convertís en una pneumònia els metges van optar per enviar-me a l'hospital per ser una persona amb un risc molt alt. Afortunadament no va passar d'estar una tarda, la nit i al damà al matí ja sortia. L’ambulància que em va duu a casa era comunitària per la qual cosa vaig haver d'esperar una hora. [Vam aprofitar part de aquests tems per anar a prendre alguna cosa calenta i apropar-nos a alguna agència d'una  caixa o banc, la que fos més a prop. Allà mateix n’hi ha una molt petita, tant que la persona que entra no pot guardar aquesta distància prudencial que separa la persona que l’atenen de la següent (és molt estreta)]

Explico tot això per donar las gràcies a tots els professionals de l'hospital que malgrat les retallades, coses que els hi deuen i el malestar que tot això comporta, l’atenció al pacient és màxima. No pot haver-hi ningú que tingui cap queixa de res, tot al contrari, i des d'aquí us demano per favor que a la que pugeu no deixeu de signar a favor d'una Sanitat Pública.

Bè, el que ens va passar a l'agència de la caixa o banc, crec que va ser una mica semblant a la “psicología de la apariencia

Una senyora va entrar davant nostre. Anava vestida com tothom, res en especial, només que duia una gorra tipus peruà i era molt morena.
La jove de la caixa o banc li va dir:” Que quieres?” i al cap d’una estona diu:” Me das tu carné de identidad?”
No se que hi veuria en el DNI, o pot ser que ho intuís en aquell moment però al tornar-li al carnet va dir-li:”.
Muchas gracias señora,
que lo pase bien Buenos días, bon día”.

Ara ja no sóc capaç, però amb 15 anys torno l'endemà vestit de comerciant d’esclaus, o millor dit, de secretari personal de Pizarro, ben segur que d’aquesta manera podria fer joc amb la noia de la caixa o banc.


 Traducción.

En el suplemento del  diario El País del pasado sábado  había un interesante artículo  que  hablaba  sobre una posible nueva ciencia  con el nombre de  la psicología de la apariencia.
En casa se habló bastante de este tema, pero poco a poco se fue dejando para dar paso  a un caso que nos pasó hace unos días. Despues lo cuento, pero dejadme decir que estos días que no he estado en el blog solo ha sido por un tremendo resfriado  que en vista que no solo no desaparecia sino delante del peligro que fuese a más  se podría convertir en una pneumonía,  los doctores me mandaron al hospital por ser una persona de alto riesgo.  Afortunadamente solo estuve  una tarde y noche y a la mañana siguiente ya salía. La ambulancia que me llevó a casa era del tipo comunitario por lo cual tuve que esperar una hora. [Aprovechemos parte de este tiempo para ir a tomar alguna cosa caliente y acercarnos a  una agencia de caja o banco lo más cercana posible.  Allí mismo hay una muy pequeña, tanto que el cliente que entra no puede esperar en esta distancia prudencial  que separa la persona que atienden  y el siguiente (es muy estrecha)]

Si  cuento esto  es para dar de nuevo las gracias a todo el personal médico del hospital, que aunque con recortes, cosas que no cobran y el malestar que todo esto comporta, la atención al paciente es máxima. No puede haber nadie que tenga alguna queja, todo al contrario, y  desde aquí os pido que firméis  por una Sanidad Pública en cuanto tengáis la menor  la ocasión 

Bien lo que ocurrió en la caja o banco podríamos decir que es semejante o 
 muy parecido a  la “psicología de la apariencia”.

 La señora que iba delante de nosotros terminaba de entrar. Iba vestida como todo el mundo, nada en especial, solo que llevaba un gorro  tipo peruano y era muy morena.
La joven de la caja o banco dijo:”Que quieres?
-Y al cabo de unos minutos dijo:” Me das tu carné de identidad?
No se que vería o intuiría la joven de la caja o banco al ver el DNI, (no lo escuché) pero al devolverle el carné dijo:” Muchas gracias señora,
que lo pase bien. Buenos días, bon día”.

Ahora ya no soy capaz, pero con 15 años vuelvo al día siguiente vestido de comerciante de esclavos, o mejor aun, de  secretario personal de Pizarro, de esta forma podría hacer juego con la joven.

19 comentaris:

censurasigloXXI ha dit...

Pues vas bien encaminado, Josep. hará unos tres años en el Sabadell nos pararon a mi marido y a mí en la puerta como si fuéramos unos delincuentes porque íbamos con ropa deportiva ¡¡¡y la cuenta bancaria allí!!! Se acabó la cuenta y el buen señor sufrió un traslado muy a su pesar. Sus palabras fueron: "No era la suya una ropa apropiada". ¿Apropiada para qué? Hay que ser impresentable, amigo.

Un abrazo y tu cafelito con gorro y sin problemas.

Miquel ha dit...

espero que te encuentres mejor ¡
y si ahora podemos ver muchas peculiaridades de personas de fuera, noo deja de ser curioso lo de las nuevas culturas.
todas dan su aporte.
salut

Josep ha dit...

Pues, si, es casi parecido.
Y muy impresentable amiga Verónica!
Me tomo este suculento cafelito con vosotros con gorro y sin problemas, pero que conste que la chica de la caja o banco era un pelin racista.
Una abraçada molt gran.

Josep ha dit...

Si que encuentro mrejor, Miquel, pero hasta que no tenga mejores defensas no se, no se...
Como tampoco se es que puntuación darle a la chica. Al principio la toma por peruana, la trata de tu asperamente y cuando ve que es española todo son parabienes. Señor, Señor!!
Muchas gracias.
Salut.

Alfonso Robles Motos ha dit...

Josep no es de extrañar lo que cuentas. En más veces de las deseadas, en cuanto entra alguien, en ciertos establecimientos, con algún signo o atuendo que no son considerados apropiados, te miran con desconfianza e incluso te dispensan un trato no de acuerdo a sus normas para dirigirse a los clientes. Y esto se agrava cuando lo identifican con un miembro de una cultura o etnias calificadas, para decirlo de alguna forma, como marginadas o inferiores.
No te sorprenda que lo único que observara la empleada es que en su cuenta corriente hubiera una cifra de más de tres ceros, pues gradúan a sus clientes según el valor de su balance.
Deseando que ya te encuentres recuperado del todo, recibe un abrazo

KRT ha dit...

Josep, m’alegro que t’hagis recuperat i que tornis a proposar-nos idees per reflexionar.

El cas que expliques és un reflex de la xenofòbia que s’estén per la societat (tant aquí com a Europa en general). Han vingut moltes persones de fora, esperant trobar més oportunitats que als seus països, i el que troben és rebuig.

Els xenòfobs declarats ens avergonyeixen amb actituds menyspreables; però hi ha una xenofòbia més amagada que es posa de manifest en comportaments com el que expliques. El canvi de tractament, de to i d’amabilitat depenent de si (per l’aspecte exterior) sembles estranger, o de si (per la documentació) demostres ser del país. Així es comença… i vés a saber com s’acaba.

A Alemanya, França, Holanda, Bèlgica, Suïssa, Itàlia, Finlàndia… els partits xenòfobs guanyen presència —i aquí, aparentment, són minoritaris; però hi ha aquesta xenofòbia “social” que és bastant general, i que se sent en converses de carrer.

Comencen dient “jo no sóc racista, però…” i després vénen els tòpics: que si ens vénen a prendre la feina, que si tenen privilegis socials, que si tenen medicines gratis, que si col·lapsen les urgències hospitalàries, que si reben subsidis sense haver cotitzat…

I s’acaba amb l’opacitat i el secretisme dels CIE (centres d’internament per a estrangers), on hi ha moltes persones retingudes per manca de papers, encara que no hagin estat condemnades per cap delicte. Mentre que els polítics que fan bandera de la xenofòbia i inciten a l’odi ètnic són absolts perquè hi ha llibertat d’expressió. País.

sa lluna ha dit...

"Poderoso don dinero"
Fa molts, molts anys em va passar una cosa al contrari del que has explicat. Mentre vaig tenir els meus estalvis, el director del banc em saludava amb un gran somriure i em preguntava sempre com estava i tal i tal. El dia que vaig necessitar els meus estalvis per fer una obra a casa, es van acabar els somriures, fins i tot la salutació ... em va fer dubtar si eren meus els diners que havia retirat o els havia robat ;)

Espero que et trobis molt millor.
Aferradetes i bon dia!!

Josep ha dit...


Es cierto, amigo Alfonso, de esto ya me he dado cuenta, quizás ya había perdido un poco la costumbre porque aquí en el pueblo afortunadamente aun no ocurre. Pero la verdad es que al coincidir que estaba tan cerca de las dos mujeres me sentí mal que la joven de la caixa hiciera aquella acción tan xenófoba. Si, creo que por desgracia volvemos a retrasarnos en el tiempo. Estas cosas ya tendrían que estar superadas.
Una abraçada.

Josep ha dit...

KRT, ho és explicat tot de cap a peus i molt bé. En aquest cas la noia va sospitar de la senyora per portar una gorra peruana. Llavors que s’ha de duu perquè tothom o ningú sospiti res? Mals tems ens venen a sobre si aquests tipus de gent actua d’aquesta manera.

Moltes gràcies.

Josep ha dit...

Sa lluna, moltes gràcies per vindre!!
El teu cas és més comú, però molt desagradable. Tu creies que tenies un amic dins del banc, i resulta que era un vulgar “pesetero” i un hipòcrita con una casa. Va ser una pena, però a la fi i al cap l’engegues a dida, fas una creu al personatge impresentable i canvies de banc. Però jo crec que un cas de xenofòbia és molt pitjor. És clar que estem cansats de sentir-lo, i de llegir tot el que ens diu l'amic KRT, però veure que una noia pel sols fet de veure una gorra del Perú fa la seva feina amb un menyspreu al·lucinant és molt greu.
Ja estic molt millor, Sa lluna, moltes gràcies.
Una abraçada.

sentir1907 ha dit...

Aparte del artículo , lo importante eres tú , y cuídate mucho.....
Un abrazo desde Sevilla ¡¡

Loreto Giralt Turón ha dit...

Aquest cop la mal educada treballava en un banc, però n'hi ha per tot arreu, sembla com si algunes persones se sentissin orgulloses dels seus prejudicis absurds.
Cuida't molt, Josep

Josep ha dit...

Moltes gràcies, Loreto, ja procuro cuidar-me però mestres els virus siguin tan petits estic desermat...
La noia va donar la casualitat que era en un banc, però efectivament podria haver estat a qualsevol lloc. El que no se dir és si realment és un prejudici absurd o és un “atac” de xenofòbia. Aquestes coses fan pensar en actuacions que ja tindrien que ve oblidat.
Una abraçada.

Josep ha dit...

José Manuel, ya procuro cuidarme, pero siempre hay un virus al acecho.
Muchas gracias.

Esto de la xenofobia como no tratemos de solucionarlo ya verás como dentro de poco puede ser terrible.
Saludos.

Rodericus ha dit...

Me alegro de tenerte de vuelta, y que todo haya quedado en unas horas de hospital. Me siento solidario contigo, semanas atrás caí enfermo con la gripe "A", y estuve en un tris de ingresar también en el hospital. Por suerte, todo ha quedado en cuatro días de cama y en unas cuantas medicinas.

Sobre el tema que mencionas, estos casos son mas frecuentes de lo que creemos. Los que perpetran este tipo de discriminación son gente con serios problemas de autoestima, que descargan sus frustraciones con personas a las que consideran "inferiores" a su clase. Yo los mandaría un par de días al "rincón de pensar" para que reflexionasen un poco sobre eso que llamamos dignidad. Que es algo que no está relacionado ni con el atuendo ni con el estatus social.

Porque en este país, tenemos indigentes muy dignos, y banqueros y políticos que dejaron de serlo hace bastante tiempo. Posiblemente esa pobre mujer que atiende en ese mostrador, está a las ordenes de un tipo que con el código penal en la mano debería estar encerrado sin fianza posible y a la espera de juicio.

Esta clase de desprecio y trato vejatorio, denigra mas al que lo comete ante los ojos de los demás, que a quién lo sufre.

¡¡ Un abrazo !!.

Josep ha dit...

Muchas gracias por tus buenos deseos Rodericus, la verdad es que según como se presente una gripe no hay que andar con bromas. Yo también celebro que ya estés recuperado.
Sobre estos casos ya sabía que existian y además en bastantes más ocasiones de las que pueden parecer. Seguramente no tantas como apunta KRT, pero si que las hay, y es cierto que en estos paises ganan presencia.
Es muy posible que este tipo de personas tengan estas frustraciones, estos problemas de autoestima, pero siempre contra alguien "inferior" un negro, un gitano, un hindú?, yo no puedo ser inferior a el o ella?
No lo se, aunque seguro que la historia te da la razón.
Lo que me ha gustado es tu último parágrafo. Te lo aseguro.
Un abrazo!

Montse ha dit...

Espero que a hores d'ara ja estiguis fort com un roure! :)

Franziska ha dit...

Pasó del tú al respetuoso señora. Es indudable que el descubrimiento fue importante. Esto que cuentas me hace recordar dos refranes:

1.- Las apariencias engañan. Juzgamos fácilmente a los demás por lo que aparentan.

2.- Según te veo trapo, así te trato.

Que tiene un significado muy parecido. Lo que primero nos indica qué clase social tiene una persona es la ropa que lleva.

Y ahora se podría incluir de qué color es la Visa. Este mundo es asi, querido amigo.

Espero que ya te hayas recuperado y que estés perfectamente de ese catarro.

A la sanidad pública hay que apoyarla por nuestro propio bien. Todos podemos salir perdiendo pero nosotros más, no tengo la menor duda.

Un abrazo. Franziska

Josep ha dit...

Franziska, en el tema del 2gorrito2 yo no lo veo por lo que vale este objeto. Ella no se si era rica o pobre. Supongo que iria a hacer alguna gestión al banco o a llevar dinero o traerlo. Más bien creo, y ojalá me equivoque que al verla morena (en invierno) y con un gorro peruano se creia que hablaba con una "sudaca" esta palabra tan despectiva. y la trataba de tu con la voz más alta, por esto yo la podia escuchar. "Dame el carnet de identidad" pero cuando se dio cuenta que en el carnet decia que era española todo cambió. Es un detalle bastante fascista, o yo lo veo así, y como me contestan que esto está al alza (y es verdad) se me eriza el bello solo pensar que esto ya se ha vivido y que parece que no hayamos aprendido nada.
Un abrazo, amiga.