diumenge, 29 de setembre de 2013

cadenas




No se me hubiese ocurrido hablar de ti ni de tu frase que parece ser la dijiste como si ella tuviera que pasar a la historia.


Yo no fui a la Via Catalana, pero si escribo esto (con bastante retraso) es porque esta mañana después de un tiempo sin veros ni leeros, he visto por casualidad que profesión tenias antes de  ser lo que ahora eres, y la verdad es que me ha hecho mucha gracia; no me he sonreido ni de  la profesión que estudiaste -esto jamás-  ni la que ejerces ahora. De la que ejerces ahora no me he reido pero si que he pensado en lo sinvergüenzas que sois --los políticos--, ni de ti en particular, solo de la frase.
Que la política está desprestigiada es una evidencia. También es una lástima ya que debería ser una de las actividades que ennoblecen a las personas. Todos nos damos cuenta que la mediocridad se extiende por todo el arco parlamentario (y extraparlamentario), pero no debería sorprendernos. La estructura legal, la manera cómo se organizan los partidos, las normas electorales y la inercia mediática ha hecho que, demasiado a menudo, la actividad de un político se limite a soltar una serie de frases, más o menos ingeniosas, para conseguir un cierto eco mediático.
Es lo que hay y quizás un día tendremos ocasión de rehacer estas normas. Mientras tanto, trato de tomármelo con paciencia, aunque me dicen con toda la razón que me enfado demasiado a menudo. Al igual que las portadas de "La Razón", (que las miro si paso por la librería, sino, no), para mi son como si fueran el chiste del día, las frases que sueltan nuestros representantes las considero sólo un seguido de intentos, normalmente fallidos, porque pocas frases son ingeniosas. Las viñetas es otra cosa, pero ahora “tocan las frases”. Y en más de una ocasión hay alguna frase que me toca la moral. Y este verano, la frase te tocó decirla a ti amigo, Pere Navarro, cuando afirmaste que: “A mí nunca me han gustado las cadenas que sirven para encerrar, para atar. Tampoco me gustan las cadenas humanas”.
Hombre! Sí que es verdad que hay muchas cadenas que dan mal rollo. Eso no lo niega nadie. Pero de cadenas útiles, valiosas, e incluso imprescindibles, también tenemos un puñado. Diré las que sepa de memoria, porque si tengo que buscar seguro que encuentro otras tantas. No se que haríamos sin les cadenas de montañas. O esta otra cadena, la conoces?
Las industrias no funcionarían sin cadenas de montaje. Muchos alimentos y medicamentos llegan a nuestros hogares en condiciones sanitarias correctas porque se ha mantenido una cadena del frío en su elaboración. El ejército es la más típica, pero muchas otras organizaciones tienen cadenas de mando para poder funcionar eficientemente. Los ecosistemas no se pueden entender sin analizar la cadena trófica.
 La cadena de labicicleta, de moto, de máquina son las que nos ayudan a avanzar cuando practicamos estos deportes o estos trabajos. El mismo ADN no deja de ser una cadena de nucleótidos enlazados secuencialmente.


Y algunas veces les regalamos cadenas a las chicas, que en este caso quizás si que son para ligar para siempre, pero en un sentido más lúdico del término, no son ni para atar ni encerrar
Hay una cadena imprescindible para la vida. Casi todas las células de todos los animales, plantas y hongos se mantienen vivas gracias a que en el interior de sus mitocondrias hay una cadena de transporte  de electrones  La maquinaria que nos permite generar energía y mantener el metabolismo la forman una serie de proteínas unidas una a continuación de la otra y que se vantransfiriendo electrones secuencialmente. En cada paso de esta cadena se generan unos fenómenos fisicoquímicos que al final permiten generar una molécula llamada ATP y que es la moneda de cambio energética que usa nuestro metabolismo. La gran mayoría de reacciones químicas que hace nuestro organismo funcionan gracias al ATP que fabrica la cadena de transporte de electrones. Una cadena que nos mantiene atados... a la vida.
Al final, si necesitamos comida es en gran parte para disponer de glucosa que será metabolizada sobre todo para mantener la cadena de transporte de electrones en funcionamiento. Si la cadena se detiene, la muerte ocurre en unos pocos segundos. De hecho, si el cianuro mata es simplemente porque actúa deteniendo la cadena de transporte de electrones. Esta cadena es una obra extraordinaria de la evolución, una maravilla de la bioquímica (y un dolor de cabeza para los estudiantes, supongo).
Y es que hay cadenas que resultan imprescindibles para mantenernos vivos.
 Cony! Amigo Navarro. Cómo puedes haber olvidado esta cadena?
 Ostras, que tu eres biólogo

fotos de internet, serán retiradas a petición

divendres, 20 de setembre de 2013

fuente de carmen amaya


Carmen Amaya nació una noche de tormenta, con el mar enfurecido golpeando la puerta de la barraca donde vivían los padres, en el barrio barcelonés del  Somorrostro donde se habían instalado numerosas familias que vivían como podían. Allí, oyendo el murmullo del mar y el continuo paso de los trenes creció Carmen, una niña que llevaba el flamenco, ese “quejío” del alma gitana, en la sangre. Era un 2 de noviembre de 1913 y, ante la precariedad de la vivienda “prefabricada”, la amenaza del temporal obligó a Micaela, la madre, a trasladarse a la barraca del abuelo. Este, un tratante de caballos, vivía en medio de la playa, cerca de un lugar que se conocía como Pekín-donde en 1888 se había establecido un núcleo chino- (otro barrio olvidado) y el Camp de la Bota, bautizado así por los fusilamientos que se perpetraron al amanecer durante la Guerra Civil.
 José Amaya, “El Chino”, padre de Carmen, era un esquilador de borregos mallorquín que, llegado a Barcelona, intentaba ganarse la vida y la de los suyos con lo que mejor hacía: tocar la guitarra. Al anochecer salía a recorrer bares y “colmaos” gitanos en la zona de Atarazanas acompañando a cantaores y bailaores con la esperanza de que la noche no acabara jamás. Cuando la suerte quería acompañarle regresaba al alba con un puñado de monedas en el bolsillo.
Cerca de su casa, al otro lado de la vía del tren, había una escuela. Carmen no fue: la llevaron, pero allí sólo duró dos semanas. Una maestra la había castigado por alborotar en clase y la obligó a ponerse de rodillas con un libro bajo el brazo. El carácter y aquella personalidad tan fuerte no tardaron en aparecer y el libro acabó en la cabeza de la maestra. Carmen nunca más volvió a la escuela.
A veces acompañaba a su padre para bailar y ganar algunas monedas para ir tirando. Poco a poco todos los entendidos se fijaron en aquella niña que llevaba la pasión y el arte en el cuerpo. Después de bailar, Carmen solía vender billetes para alguna rifa o pasar el platillo. Al amanecer, los gitanos del Somorrostro se despertaban y salían corriendo a saludar al “Chino” y a su hija que, cansados, volvían a casa repartiendo entre todos el pan que llevaban bajo el brazo. Son muchos los recuerdos que Carmen guardó del lugar donde nació: “Aprendí a bailar con las olas del Somorrostro, a mí me enseñó a bailar el mar…” solía decir.


Siempre fiel a sus orígenes y a los suyos, en la vida lo hizo todo de la única forma que ella sabía: con toda su alma, esa alma gitana que la llevó por todo el mundo enseñándonos lo que es amar el baile y la vida. De las barracas del Somorrostro al Sunset Boulevard de Hollywood, la figura y el baile de Carmen Amaya sedujeron medio mundo. Con su talento tan personal e inimitable, esta gitana catalana contribuyó a hacer del flamenco un arte universal. Enterrada en Begur, Girona (Catalunya), todavía es recordada como uno de los grandes mitos del género.


  Porque si su forma de bailar era impresionante, su forma de vivir la vida lo fue aún más. Orson Welles, Marlon Brando, Fred Astaire, Charles Chaplin, Greta Garbo o Jean Cocteau fueron sus más fervientes admiradores.
Este  gesto, sus ojos, este “taconeo” incansable y llevar pantalones (impensable en aquella época) la hicieron  una de las más grandes artistas de la danza del siglo XX

En 1929, con motivo de la Exposición Universal de Barcelona, el Rey Alfonzo XIII visitó la ciudad. El día de la inauguración las gitanas iban a bailar para él. Carmen fue la elegida para hacer la presentación. De nada sirvieron las clases de protocolo que le dieron para que aprendiera a tratar al Rey de “Majestad”. En cuanto Alfonso XIII apareció por allí, Carmen dio un paso al frente y le dijo: “Va por usté, señor rey”.
Desde pequeña, Carmen Amaya sufría una enfermedad en los riñones. Bailar le ayudó a vivir más años, porque el ejercicio i el sudor le hacía eliminar las toxinas que los riñones no podían eliminar. La salud de Carmen se había deteriorado muy rápidamente. El  Dr. Puigvert, reconocido mundialmente  en el campo de la urología, la atendía desde hacía algún tiempo. Su diagnóstico fue muy claro: debía dejar inmediatamente de bailar. Carmen no tenía curación posible, en aquella época no se conocían los trasplantes, pero podía alargar su vida. No le hizo caso, no podía hacérselo porque el baile era su vida. De hecho rodó “Los Tarantos” en contra del consejo del Dr. Puigvert y tuvieron que interrumpir el rodaje durante una semana debido a su precario estado de salud.
En el verano de 1963 Carmen se retiró a descansar a Begur. Allí le pidieron que bailara una vez más en una actuación benéfica para recaudar fondos para la iluminación del viejo castillo del pueblo. Ella, que nunca tuvo un no, bailó, y lo hizo como siempre: con toda su alma. No pudo acabar la actuación. Aquella vez fue la última que se la vio bailar. A las nueve de la mañana del 19 de noviembre su corazón dejó de latir.
 fotos de internet. serán retiradas  a petición
Nota: un párrafo de  esta entrada es un  extracto del libro “Carmen Amaya: el mar me enseñó a bailar”

dimarts, 17 de setembre de 2013

La persecució i els atacs a la llengua i cultura catalanes [1]




Les organitzacions sotasignades volem manifestar el nostre suport al professorat, a l'Assemblea de Docents i als sindicats de les Illes Balears davant la vaga Indefinida convocada contra la política educativa i lingüística del govern Bauzà.

La convocatòria de la vaga indefinida ha estat caracteritzada per un procés intens de debat i decisió assembleària i horitzontal, amb una important participació del professorat i de nombroses xarxes, plataformes i entitats illenques per decidir quines eren les mesures més adients per plantar cara a les polítiques del govern balear, un govern que està aprovant, de manera unilateral, nombroses mesures que afecten negativament l'escola, el professorat i l'alumnat. Entre aquestes mesures hi ha totes aquelles que afecten salaris, jornada, plantilles, ràtios, jubilacions, acomiadaments... També les que afecten la concessió de beques o prestacions a l'alumnat o a les seus famílies. I, evidentment, el TIL, un programa que pretén impedir que el català siga la llengua vehicular del sistema educatiu. La dignitat d'uns docents –directors de centre amb el suport dels seus consells escolars– que s'han negat a aplicar aquest desficaci, ha comportat que hagen estat expedientats per Conselleria. Cal destacar que aquest programa, el TIL, ha estat suspès cautelarment pel Tribunal Superior de Justícia de les Illes Balears que el govern Bauzà ha ignorat completament amb l'aprovació d'un decret-llei per la via d'urgència.

Davant les mesures que pretenen acabar amb l'ensenyament públic i de qualitat, deteriorar les condicions laborals del professorat i el genocidi lingüístic de la nostra llengua, volem mostrar el nostre suport total i incondicional a les companyes i companys de les Illes Balears i a les seues organitzacions. La persecució i els atacs a la llengua i cultura catalanes no s'ha produït únicament a les Illes, sinó que s'han repetit arreu dels territoris que comparteixen una mateixa llengua. Al País Valencià fa anys que milers d'alumnes no poden estudiar en valencià, i ara volen empitjorar-ho amb els programes plurilingües. Al Principat s'intenta per la via judicial tombar la immersió lingüística. I a la Franja de Ponent, volen frenar els xicotets avanços que s'hi han produït amb la derogació de la llei de llengües d'Aragó, única referència legal que hi ha al català en aquella zona, i l'invent del “LAPAO”. Diferents tàctiques, la mateixa estratègia: entrebancar els processos de normalització lingüística als diferents territoris, afeblir el català i avançar en la seua desaparició.  

Per això, fem una crida a la solidaritat activa amb la seua lluita, que també és la nostra, per una escola pública de qualitat i en català.


Signen: Acció Cultural del País Valencià, Associació d'Escriptors en Llengua Catalana, CIEMEN, Escola Valenciana i 32 associacions i col·lectius més.



Seguiment massiu de la vaga indefinida en l'ensenyament de les Illes Balears
El sindicat majoritari en l'ensenyament indica que el 93% dels docents no obligats pels serveis mínims s'han apuntat a l'aturada
L'STEI-i considerat que la contundència de les dades posa de manifest “la indignació” i “el rebuig” del professorat 
[El Punt Avui]

Manifestants avui a Palma de Mallorca (El Punt Avui)



Post cedido por KRT 


La Trinca i Ovidi Montllor [2]


El meu col·legi

Ens posaven l'uniforme, bata de ratlles,
i ens penjaven la cartera a les espatlles.
I ens portaven a un col·legi ple de finestres,
on una banda de frares feien de mestres.

Aquells de quaderns de «deberes», aquells plumiers,
aquells pupitres de fusta amb dos tinters.
Aquella sotana negra amb una creu;
aquella bragueta immensa de cap a peus.

Ens feien entrar la llista dels reis gots
a base de plantofades i mastegots,
i ens deien quina és d'Austràlia la capital,
i ens formaven el espiritu nazional.

«Venid y vamos todos con flores a porfía...»
«¡Qué buenos son los padres escolapios!
¡Qué buenos son, que nos llevan de excursión!
¡Que viva España y su tradición,
y los padres escolapios que nos dan la educación!»
«De Isabel y Fernando el espíritu impera:
moriremos besando la sagrada bandera.»
Ells ens feien creure en Déu, mal que fos a cops de creu. 

Aquell maig, mes de Maria, aquells rosaris,
aquell fotimer d'estampes i escapularis.
Aquell tancar-se en el wàter tot el recreo,
i aquell confessor que et deia: «Quants cops, fill meu?»

«Las manos sobre el pupitre», l'hermano ens deia,
però ells de la butxaca mai se les treia.
Que fóssim «puros y castos» ens predicava,
mentre tot fent la mà morta ens grapejava.

Aquella olor de col·legi, rància ferum,
de llapis, de pell de taronja i de pixum.
Aquella paret davant, aquells dos quadres,
i aquell Sant Crist penjat entre els dos lladres.



Mi colegio

Esa bata de uniforme, deshilachada,/esa cartera de cuero desvencijada.
Ese lóbrego colegio con mil ventanas,/amasijo de mocosos y de sotanas.

Esos pupitres tatuados, esos plumieres,/esos libros de palotes, esos deberes.
Esa tétrica sotana de mal agüero/con esa bragueta inmensa, de cuerpo entero.

Su misión era enseñarnos declinaciones/y arrearnos bofetadas y coscorrones.
Y glosar todos los mártires del santoral/y formarnos el espíritu nazional.

«Venid y vamos todos con flores a porfía.»
«Qué buenos son los padres escolapios,
qué buenos son, que nos llevan de excursión.
Que viva España y su tradición,
y los padres escolapios, que nos dan la educación.»
«De Isabel y Fernando el espíritu impera:
moriremos besando la sagrada bandera.»
«Ave, Ave, Ave María, Ave, Ave, Ave María.»

Ese mayo, mes de María, esos rosarios,/ese mogollón de estampas y escapularios.
Esa colecta del Domund, esos millones/para bautizar infieles en las misiones.

«Las manos sobre el pupitre», nos repetían,
«esas cosas dejan ciego", nos advertían.
«Hay que ser puros y castos", nos predicaban,
mientras con la mano tonta nos magreaban.

Ese aroma de pizarras, confesionarios,/de lápiz, piel de naranja y de urinarios.
Presidia un crucifijo nuestras lecciones/y colgaban a sus lados los dos ladrones.




Ovidi Montllor (1942-1995)
L’escola de Ribera

La suma era dos més dos.
El resultat era quatre.
La pregunta era Qui és?
La resposta era Déu.
La consigna era Pàtria.
La resposta, aixecar el braç.
La classe era a les nou.
El mestre era a les deu.
El wàter era al fons.
La merda era a l’entrada.
Els amics érem tots,
els enemics érem tots.
Els diplomes eren grocs.
Els diplomats eren verds.
El Crist era de fusta.
Els cristians, de cartró.
Els pupitres eren bruts.
Els que sèiem érem pobres.
La regla era per la mà.
La mà era per tancar-la.
El càstig era sever.
El castigat era por.
La missa era molt sèria.
Els assistents no ho sabíem.
El capellà era vell.
Els nens tampoc no ho sabíem.
Els corredors eren llargs.
Els que corrien fugien.
El rellotge era bonic.
Les hores eren llargues.
L’ensenyança era com era.
Els ensenyats
, el que som.
L’ensenyança era com era.
Els ensenyats
, el que som;
ni més ni menys que el que som.
Mestres, Crist i capellà,
pupitres, companys i llibres.
Merda, infància, fe i tendresa,
el temps, la por i l'estima,
tot perdut per sempre.
El resultat era un.
La jugada era perfecta.

[De l’àlbum De manars i garrotades, 1977]




La escuela de Ribera
La suma era dos más dos./ El resultado era cuatro./ La pregunta era ¿Quién es?/ La respuesta era Dios./ La consigna era patria./ La respuesta era alzar el brazo./ La clase era a las nueve./ El maestro estaba a las diez./ El water estaba al fondo./ La mierda estaba a la entrada./ Los amigos éramos todos./ Los diplomas eran grises./ Los diplomados eran (¿estaban?) verdes./ El Cristo era de madera./ Los cristianos de cartón./ Los pupitres eran bastos./ Los que nos sentábamos éramos pobres./ La regla era para la mano./ La mano era para cerrarla./ El castigo era severo./ El castigo era miedo./ La misa era muy seria./ Los asistentes no lo sabíamos./ El capellán era viejo./ Los niños tampoco lo sabíamos./ Los corredores eran largos./ Los que corrían huían./ El reloj era bonito./ Las horas eran largas./ La enseñanza era como era./ Los enseñados lo que somos./ Los maestros./ El Cristo./ El capellán./ El pupitre./ Los compañeros./ Los libros./ La pizarra./ La infancia./ La ternura./ La fe./ El miedo./ El cariño./ Todo perdido para siempre.// El resultado era uno,/ la jugada era perfecta.

[Versió castellana de Gustavo Sierra Fernández, al blog La zamarra de Gustavo. http://albokari2.wordpress.com/2006/10/22/lescola-de-ribera/ ]

Post cedido por KRT 

Blog http://ramoncarrete.blogspot.com.es/




el pizarrín [3]

antiguo pizarrín
Al poco tiempo de abrir el blog  una señora  mayor, más que yo, escribió un post en su bloc que me llamó tanto la atención que yo hice otro  parecido pero verídico, esto si, con un poco de burla de aquellos tiempos  donde  los cánticos patrióticos  y religiosos, y las tablas de multiplicar eran el pan nuestro de cada día, y  de  todo ello no hay nada que quede en el olvido . 

Decía la señora del bloc que ella era del tiempo del pizarrín. Del Pizarrín!.Dios mío!. Del pizarrín! Cuando leí esto me dio un ataque de envidia por  la suerte que tuvo usted señora de tener en su clase un pizarrín. Yo en cambio tenía una pizarra grande, muy grande, tanto como mi clase. Tenga en cuenta señora, que tenía que ser así por dos razones:”Que tenía que verse desde todos los sitios y  para todos los 60 niños, y que en ella había que escribir la lista de los Reyes Godos. Si señora, si. La lista de los Reyes Godos! con sus glorias y sus miserias.
Señora, como la envidio. Mire usted, mientras yo tenía que escribir los treinta y tres nombres con sus vidas y sus milagros, que estoy seguro que ni  ellos sabían de donde venían y a donde iban....Usted señora, con escribir en su pizarrín: Rey Wamba (672-680) usted señora, usted ya cumplía y aprovaba.
[Tengo el placer de conocer a Josep María Albaigès i OlivartJuneda (Lleida).Él nos explicará algo sobre los Reyes Godos 
(Ex presidente y actual vicepresidente honorario de la asociación cultural Mensa (rama española), dedicada al estudio y fomento de la inteligencia).
Aquí podéis ver la famosa lista de estos reyes, y si clicáis encima de su página Web podeis leer su biografía.

Yo en cambio me tenía que esconder por el centro de la clase para no salir a la pizarra a escribir toda la historia de Ataúlfo (Del 410 al 412  y prácticamente no se conoce nada más )
Yo, amiga mía, créame, me camuflaba todo lo que podía, para no salir a escribir, o algo peor, no salir por no borrar, que también era duro. Cuando borraba, señora, te caía todo el polvo encima, y a veces era tanto que luego tenía que borrarme  a mi  mismo, y rápido porque como en estos casos se pierde la orientación era impensable no saber en que lugar se encontraban las dos famosas fotos.
A veces se escuchaba la voz de algún niño que decía: “Anda han desaparecido los cuadros”!  
- Noooo, esto no desaparece. Aun tardará unos años..... --Decía yo desde dentro de la nube de yeso--.
A mi lo que más me gustaba era el pupitre con sus carcomas y lo peor  una regla que antes de servir como un arma de destrucción masiva de manos había sido una regla milimetrada, por supuesto mucho más útil que una porra... (O sea que esto de reciclar ya viene de lejos)
 [Para la juventud, divino tesoro les diré que el pizarrín era una barrita de lápiz o de pizarra no muy dura, generalmente cilíndrica, que se usaba para escribir en una pequeña pizarra de piedra]
Todo esto viene al caso porque hoy felizmente un amigo me ha mandado en un correo una canción  que también la cantábamos. No, no era el “Cara al sol” pero ojo! que nadie se equivoque, de ella solo he reconocido el estribillo.

[continuaremos en el siguiente post, y lo haremos en serio, más en serio]




diumenge, 15 de setembre de 2013

La Administración


Murió como había vivido. Deprisa y corriendo, y sin saber cómo. Pero así había sido durante toda su vida. Su mujer así lo aceptó, ahora llegaba y ahora se iba, pero los dos sabían que era este su respectivo paisaje: el bosque de sus cabellos cuando los dedos buscaban el camino de los sentimientos.
Y así fue, de repente, una noche un mal dolor de vientre y ella recogiendo el cuerpo frío y pidiendo una ambulancia cuando en realidad debería haber llamado directamente al coche de muertos. ¿Por qué ha de correr la muerte cuando ya ha hecho su trabajo?
Unas cuantas lágrimas, manos y labios amigos y una urna de cenizas.
Él sólo le había dejado dichas dos cosas: si vas con otro hombre, dímelo, y cuando muera que me quemen. El lugar elegido para tirar las cenizas era un bosque cerca de la casa de unos parientes que tenian un caserón donde los veranos de su  infancia hizo caer piñas a golpes de piedra, cogía caracoles después de la lluvia y robó los primeros besos a una chica que iba en bicicleta.
Su territorio mágico se llamaba " el bosque de detrás de la viña" y ahora ella, ayudada por los más próximos, desgarraba la tierra con las manos y a golpes de pala. No tiraría las cenizas; poesía y muerte no acaban de ser muy amigos: la urna reposaría a tres palmos bajo tierra y de allí brotaría un almendro que sería una bandera blanca a finales del invierno y un nido de frutos en verano.
Pero el hombre propone y la Administración dispone. Y cuando el almendro empezó a sacar flores de color rosa y ella iba a apoyarse en el tronco, llegaron disposiciones oficiales para expropiar ese terreno. Sin más ni más. El bosque de detrás de la viña ya no se llamaba así porque también la viña había sido expropiada para la construcción de unas vias de  un tren de estos que no van a ninguna parte, o de un vertedero enorme porque no se habia reciclado nada, o vete a saber qué.

 Llegaron las máquinas excavadoras y aplanadoras y ella continuaba yendo a leer sus poemas y ha llevar, de vez en cuando, un ramo de flores que es el fertilizante de los recuerdos. Llegaron después los políticos y las bandas de música. Se cortó la cinta de la inauguración, el discurso de siempre y los coches y los camiones comenzaron a rodar sobre material sensible.
Esta noche soñé que un gran almendro había roto el asfalto de una carretera que solo iba a casa de un señor importante y había extendido las ramas sobre todas las vías del tren que no iba  a ningún lugar. Cuando los servicios de socorro fueron con sus sierras mecánicas a cortarlo les pareció sentir un grito de dolor que venía de la corteza y alguien creyó que todos los árboles viejos acaban igual. Quemaron la leña. Y ella sintió de nuevo una vieja y conocida calor que salía de dentro de su cuerpo.
La Administración ya buscará otra territorio mágico, seguramente no se  llamara " el bosque de detrás de la viña" pero seguirá esperando disposiciones oficiales para expropiar otro terreno.

divendres, 13 de setembre de 2013

Joan Brossa. “El jardí de la reina”



Mira’t a fons, afirma sempre el que és
i aprèn amb seny que no pots fer res més.


“El jardí de la reina”
Ep!, no trepitgeu l'escarabat!

Aquest és el jardí de la Reina.

Aquesta és la clau del jardí de la Reina.

Aquesta és la cinta que sosté la clau del jardí
de la Reina.

Aquest és el peix que ha mossegat la cinta que sosté
 la clau del jardí de la Reina.
Aquests són els ulls que brillen com el peix que ha
mossegat la cinta que sosté la clau del jardí de la Reina.

Aquestes són les mans que han fet ombra als ulls que
brillen com el peix que ha mossegat la cinta que
sosté la clau del jardí de la Reina.

Aquest és el cabell que han pentinat les mans que han
fet ombra als ulls que brillen com el peix que ha
mossegat la cinta que sosté la clau del jardí de
la Reina.

Aquesta és la font que ha mullat el cabell que han
pentinat les mans que han fet ombra als ulls que
brillen com el peix que ha mossegat la cinta que
sosté la clau del jardí de la Reina.

Aquest és el caminal que voreja la font que ha mullat
el cabell que han pentinat les mans que han fet ombra
als ulls que brillen com el peix que ha mossegat la cinta
que sosté la clau del jardí de la Reina.

Imatge extreta de la pàgina web http://www.llengilitcat.blogspot.com 


Castellà
“… Mírate a fondo, afirma siempre el ser
y aprende: nada más puedes hacer.”

"El jardín de la Reina".
¡Eh, no piséis al escarabajo!
Johannes Brahms

 Éste es el jardín de la Reina.

Ésta es la llave del jardín de la Reina.

Ésta es la cinta que sostiene la llave del jardín de la Reina.

Éste es el pez que ha mordido la cinta que sostiene
la llave del jardín de la Reina.

Éstos son los ojos que brillan como el pez que ha
mordido la cinta que sostiene la llave del jardín de la Reina.

Éstas son las manos que han hecho sombra a los ojos que
brillan como el pez que ha mordido la cinta que
sostiene la llave del jardín de la Reina.

Éste es el cabello que han peinado las manos que han
hecho sombra a los ojos que brillan como el pez que ha
mordido la cinta que sostiene la llave del jardín de la Reina.

Ésta es la fuente que ha mojado el cabello que han
peinado las manos que han hecho sombra a los ojos que
brillan como el pez que ha mordido la cinta que
sostiene la llave del jardín de la Reina.

Éste es el camino que bordea la fuente que ha mojado
el cabello que han peinado las manos que han hecho sombra
a los ojos que brillan como el pez que ha mordido la cinta
que sostiene la llave del jardín de la Reina.

Joan Brossa
Traducción de Andrés Sánchez Robayna


Joan Brossa
Joan Brossa i Cuervo.  Poeta, dramaturgo y artista plástico catalán nacido en Barcelona el 19 de enero de 1919.
A los diecisiete años, cuando se encontraba  en el ejército, inició la producción poética con la obra "Tercera Divisió".
Su obra creativa, además de la poesía,  abarcó otras facetas del arte, como el cine, el teatro y la música.
Fue uno de los fundadores de la revista Dau al Set  en 1948 y uno de los principales introductores de la poesía visual en la literatura catalana.
Su obra fue reconocida con importantes galardones: Premio Nacional de Artes Plásticas en 1992, Premio Nacional de Teatro 1998 y la Medalla Picasso de la UNESCO. Fue Miembro i Socio de Honor de la Associació d'Escriptors en Llengua Catalana.
Falleció en Barcelona el 4 de octubre de 1998



“La poesía visual no es dibujo, ni pintura, es un servicio a la comunicación”
“Si no pudiera escribir, en los momentos de euforia sería guerrillero, en los de pasividad prestidigitador. Ser poeta incluye las dos cosas”
“La poesía es un juego donde, bajo una aparente realidad, aparece otra insospechada”
“Los géneros artísticos son medios diferentes para expresar una realidad idéntica. Los lados de una misma pirámide coinciden en el punto más alto”
Joan Brossa (1919-19989)


 La imagen es un óleo de Ernest Arthur Rowe
Fotos de internet. Serán retirados a petición.