dissabte, 12 d’octubre de 2013

si no lo intentamos...



“Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…. del miedo al cambio.”

“La calle”
Es una calle larga y silenciosa.
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo
y me levanto y piso con pies ciegos
las piedras mudas y las hojas secas
y alguien detrás de mí también las pisa:
si me detengo, se detiene;
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie.
Todo está oscuro y sin salida,
y doy vueltas en esquinas
que dan siempre a la calle
donde nadie me espera ni me sigue,
donde yo sigo a un hombre que tropieza
y se levanta y dice al verme: nadie.

Octavio Paz
Octavio Paz Lozano nació en Ciudad de México, el 31 de marzo de 1914.
Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1990.
Murió en Ciudad de México, el 19 de abril de 1998.


12 comentaris:

Rodericus ha dit...

Gran verdad. El miedo a los cambios, nos paraliza, y la parálisis es la muerte.

Saludos.

Miquel ha dit...

Pero es válido para todos los sectores, JOSEP.
Los ultras son aquellos que solo saben hablar de SU cosa, y que la conversación siempre gira en torno a SU cosa
SU bandera, SU escudo,SU lengua,sus heroes, SI pais, SU religión, Su estado...
Son igual los de un lado que los del otroo..igual...Mira JOSEP, uno pude estar de acuerdo en muchas cosas con una postura determinada, pongamos la independencia.
Si estás EN TODO DE ACUERDO , malo, porque no eres más que un palomino que les sigue la corriente, luego entonces en algo, por pequeño que sea, diferirás (el aborto , o no; la separación de niños y niñas en el aula, ¿o no?; la necesidad de dos idiomas en las aulas ¿o no?...en fin, mil y una cosa que hacen que tu tengas, dentro de la independencia, tu personalidad propia. Y ahí es donde quiero llegar...En cuanto tu difieras en algo el concepto que tienen los líderes de CUALESQUIERA grupo en contra de LA MANERA DE PENSAR IMPUESTA , en ese momento, irán a por ti. El ejemplo mas evidente fue Julio Anguita en el PC , y Josep Fontana en el PSUC..recuerda que en aquel momento los que manejaban el partido eran ultras ideologicamente, aunque estuvieran sentados en un escaño . No te lleves a engaño..personas con snetido común y DIALOGANTES en estos 135 culos sentados que tenemos en nuestro Parlamente...no hay más de 10...Los otros que se manifiestan son los tipos que llevan las banderas de los que están sentados..
Si les dieramos una pistola y la libertad de matar sin juzgarlos ..ya veríamos...
salut

Josep ha dit...

Hola Rodericus, yo pienso que si no hubiesen habido estos grandes cambios no hubiesemos avanzado nada, estariamos siempre en manos de quien nos hubiese querido manejar a su antojo.
Salutacions.

Josep ha dit...

Miquel, pero si se llega a un punto donde la cosa se invierte, o sea que sea el otro donde te maneja hacia su bandera, su escudo y solo su lengua, es cuando sin remedio caes en otra dictadura. No sería este el momento de no tener miedo a un gran cambio?
Si no se intenta nunca se sabrá si lo hacemos bien o mal.

Salut.

FG ha dit...

El miedo nos hace ver donde no hay, y sentir que no podemos lograr nada de lo que seguramente deberíamos comenzar, o al menos intentar, pero por mucho que queramos ese mismo miedo nos deja mudos y quietos, paralizados y casi sin atrever a movernos.

Petons!!

Alfonso Robles Motos ha dit...

El peligro de las masas se inicia cuando ese miedo al cambio es personal, del individuo. Cuando no somos capaces de rectificar en nuestras creencias, cuando no nos preguntamos los porqués, cuando no somos capaces de cambiar nuestras actitudes, cuando nos mantenemos en las ideas fijas ajenos a las evidencias. Entonces llegan los salvadores que nos hacen creer en sus cambios, los jomeinis, francos,hitlers,que ante el inmovilismo de nuestros pensamientos se aprovechan para hacernos creer que su cambio es el camino.
Quizás por eso la escuela que nos quieren imponer es carente del espíritu crítico, para que no salvemos nuestro miedo al cambio personal, individual, que solo es posible partiendo de esa educación crítica, no sometida a los cambios inmovilistas que nos quieren imponer, el cambio para que todo siga igual.

KRT ha dit...

Hi ha molta gent que, per prudència o per por a allò desconegut, som adversos al canvi. Però quan les coses van de mal a pitjor, quan t'adones que ja NO POT anar pitjor... llavors arriba un punt que has de decidir-te i acceptar que el canvi és per millorar.

Primer pots veure els avantatges del canvi. Després (mentre els pusil·lànimes només veuen en el canvi aspectes negatius, riscos i perills), tu has de saber veure oportunitats de millora en els riscos. Finalment, es tractaria de fer-te MOTOR DEL CANVI: ja no deixar-te portar per l'onada imparable, sinó pujar a la cresta de l'onada i dirigir-la cap allà on vols que vagi.

Aquesta és l'actitud que trobo positiva (en tots els canvis, no tan sols en el procés cap a l'estat propi). Gràcies, Josep, el poema és molt bo.

Loreto Giralt Turón ha dit...

Tenir una mica de por ens fa progressar, tenir-ne massa ens bloqueja

Josep ha dit...

FG, yo pienso que cuando vemos que no hay otra salida a una situación que se está viviendo es bueno hacer un cambio. Nadie nos asegurará que sea bueno, es verdad que nos podemos equivocar, pero por lo menos algo hemos hecho, lo que no se puede hacer es quedarnos sin intentarlo.
Una abraçada.

Josep ha dit...

Alfonso, y tanto que llegan, y tanto!
Hay veces que incluso llegan y se plantan delante nuestro sin ningún tipo de rubor. Ha llegado el Salva-Patrias, no se que hariais sin mi. Esto hay que hacerlo como yo digo!
Si, querido amigo, luego viene tu acertado pensamiento de las escuelas. Cambiarlo todo para que todo siga igual. Esta es su misión, ojalá la nuestra fuera saber en que momento tenemos que dejar el miedo a un lado.
Un abrazo.

Josep ha dit...

Els canvis en qualsevol àmbit de la vida són bons i sempre milloren, KRT. Penso que ens hem de donar una oportunitat perquè sigui així, si poden o no tirar endavant.
Aquesta frase es pot aplicar a moltes circumstàncies de la vida i de la política. No som els primers, ni serem els últims en fer (o en veure's forçats) aquest pas entre valent i arriscat.

Tornant a llegir la frase de l'inici potser hauríem d'afegir que els grans canvis sempre són difícils. Tant de bo que ens en sortim dignament tots plegats.

Moltes gràcies.

Josep ha dit...

La teva frase m’agrada molt, Loreto. Seria fantàstic trobar el terme mitjà, per difícil que sigui, però ho hem de fer.