dijous, 5 de setembre de 2013

....y si se les habla no oyen




[Del artículo de Miguel de Unamuno (Bilbao, 1864- Salamanca, 1936) a España Nueva (16-V-1907).


Herederos de aquellos “bárbaros” aun dominan desde Castilla.


El independentismo no es en contra de nadie, Catalunya quiso cambiar España muchas veces, pero siempre encontró indiferencia.
A principios de siglo pasado, Unamuno ya dedicó a Maragall el artículo Contra los bárbaros, que conserva todavía hoy pleno interés: “¡Ay, querido Maragall, su visca Espanya!, rebotará contra la insolente arrogancia de los bárbaros! Querrán que grite usted en castellano ¡viva España! y sin contenido, sin reflexión, como un grito brotado no del cerebro, sino de lo otro, de donde les salen a los bárbaros las voliciones enérgicas (...) Tienen los bárbaros hecha su composición de lugar, y si se les habla no oyen. Ellos están al cabo de la cosa, a ellos no se les engaña (...) En los bárbaros la envidia toma forma de desdén. ¿Se podrá algo contra el embate continuo de las olas ciegas y sordas de los bárbaros? ¿Llegarán a ver, oír y entender?”.
joan Maragall 
En otro escrito, fechado en Salamanca en abril de 1907 con el título de La civilización es civismo (y publicado luego en Mi religión y otros ensayos) decía Unamuno: “Lo malo es que ni escarmentamos ni aprendemos, y así como empujamos a filipinos y a cubanos al separatismo, estamos empujando a él a los catalanes. Porque los verdaderos laborantes del separatismo hay que buscarlos entre estas duras cabezas cabileñas, de una mentalidad, cuando no rudimentaria, recia, que se obstinan en plantear los problemas políticos con un violento dogmatismo teológico y en establecer principios indiscutibles”.

Y finalmente, tercera cita, estas líneas de una carta a Manuel Azaña, en 1918, cuando el intento, bárbaramente combatido por el sistema bipartidista español, de que Catalunya obtuviera su home rule dentro de la monarquía constitucional: “Justo es, pues, que España pierda ahora Cataluña. Y la perderá, no me cabe la menor duda que la perderá. La federación no es más que una hoja de parra”. Se está cerrando una etapa de siglo y medio de pactismo catalán intentando democratizar y europeizar a las Españas. Las preguntas, y las respuestas, de la actualidad presentan sorprendentes paralelismos con la crisis del 98.

3-X-12, Oriol Pi de Cabanyes, La Vanguardia


OPINIÓN
Ya cansa. Y ahora la penúltima barbaridad, Ahora  Mallorca, después de la ignominiosa estupidez del lapao, el PP regional quiere que la Real Academia Española de la Lengua rectifique y defina el valenciano no como “la variedad de la lengua catalana que se habla en buena parte del antiguo reino de Valencia”, sino como una lengua singular que procedería ni más ni menos que del ibérico de antes de la era cristiana. Divide et impera…
Hace veintiún años, casi día por día, que se fue Joan Fuster. Osó despertar la conciencia nacional de los valencianos y se puede decir que murió en ello. Pero para muchos sigue siendo un referente imprescindible por su tan brillante inteligencia y por su apasionada estima por un país que es mucho más que una huerta o que una gran exportación de naranjas o coches por un corredor ferroviario todavía hoy inexistente.
Le podemos ver en YouTube en el mitin que un día de abril de 1982 conmemoraba el cincuentenario de aquellas Normes de Castelló que ratificaron solemnemente la unidad de la lengua. Exhorta Fuster a “hacer una afirmación enérgica, firme, convencida, de nuestra fidelidad a la lengua que hablamos”. Y “a proclamar en voz bien alta que, contra las maniobras contra nuestro idioma, el pueblo valenciano consciente levantará la resistencia más sentida y más clara”. “Aquí lo que debe quedar bien claro es que el valenciano, el catalán que hablamos en Valencia, es una lengua postergada, perseguida” y que “nos la quieren acorralada a reducto folklórico”. Porque “en última instancia, lo que quieren es que el valenciano desaparezca incluso como dialecto”. Es una pretensión “que ha sido acogida y fomentada por algunos políticos que nunca se habían distinguido por su adhesión a la lengua de los valencianos. Ni ahora tampoco”. Hace más de treinta años, de estas palabras. La idea de que el valenciano y el catalán son idiomas distintos ha ido encontrando amparo en algunas instancias oficiales. Sin ningún respeto por la ciencia filológica, se ha ido sembrando el desconcierto. Las maniobras del confusionismo no paran.
Bromeaba el siempre irónico Fuster en una entrevista a Toni Mollà: “(A veces) me entran unas ganas violentas de escribir un poema que empiece así: Oh, Señor, ¡envíanos ya a los bárbaros! ¡No nos los hagas merecer más!” Los bárbaros ya han llegado a las Cortes valencianas. No lo dicen en castellano, pero dicen que el valenciano es una lengua única y particular, como no hay otra. muy revelador el silencio de tantos intelectuales ante ciertas realidades conflictivas de esta España en crisis. Incapaces de distanciarse de los propios prejuicios, no se han sentido en el deber moral de entender las realidades ajenas. Aunque, eso sí , no dejan de reclamarlas como propias. Pese a que no han realizado ningún esfuerzo por incorporarlas a la propia experiencia .
Yo lo que quiero es comprender” –reconocía Hannah Arendt, mujer, judía y pensadora por libre. El que se siente sometido, en cualquiera de los casos, y porque lo necesita vitalmente, intenta siempre comprender. El que se siente o se sabe en posición de dominio suele tener suficiente con creerse superior, despreciando toda diferencia, todo cuanto ignora.
 También estas últimas  palabras estaban en los versos de Machado.


Han passat molts anys des de que Unamuno va dedicar a Maragall l'article, i Catalunya encara es resisteix que mori la seva llengua i la seva cultura, vol viure una vida lliure i en pau. El dia Onze de Setembre tenim una oportunitat de fer història. 

La llista de ciutats de tot el món que han organitzat cadenes humanes de suport a la Via Catalana és molt llarga. París, Londres (davant el Parlament, amb més de 800 participants), Pequín (a la Gran Muralla), Nova York (a Central Park i Times Square), Washington, Brusel·les, Toronto, i moltes més, participades per comunitats catalanes que abasten els cinc continents: l'Àfrica, Amèrica, l'Àsia, Europa i Oceania. 
Fotos de Internet. Serán retiradas a petición.

11 comentaris:

KRT ha dit...

Unamuno i Maragall tenien sensibilitats diferents, però coincidien en el respecte mutu i en la intel·ligència.

El tema de la llengua ens fa molt mal. L’economia i l’espoli fiscal també, i també els incompliments del govern central en infraestructures. Però els atacs a la llengua fan palès que l’Estat mai no comprendrà què significa el català per als que el parlen en qualsevol de les seves modalitats (o sí que ho comprèn, i per això actua com actua?).

A Catalunya, per 17 famílies que no volien l’escolarització en català es va mobilitzar un sidral sense precedents, amb denúncies de partits polítics (PP i C’s) i dures sentències judicials que imposen, per un sol alumne que ho demani, l’extensió obligatòria del canvi de llengua a la resta de la classe, encara que la resta de la classe no ho hagi demanat ni ho vulgui. En canvi, al País Valencià o Comunidad Valenciana hi ha aquest curs 79.000 alumnes que hauran de canviar forçosament del valencià al castellà en el pas de primària a secundària. I aixó ningú no ho denuncia; aquells partits i aquells jutjats no defensen ni protegeixen el dret legítim d’aquests alumnes. I no parlem de Mallorca, on s’ha imposat un nou model lingüístic excloent, contra l’opinió dels docents, i s’ha fet fora de la feina els que s’hi han manifestat contraris. I no veig cap intel·lectual espanyol d’aquests que els agrada tant firmar manifestos, que parli d’això. Tant se’ls en dóna, o ja els està bé? Fa pena, fa ràbia, fa fàstic.

http://www.naciodigital.cat/noticia/58213/pals/rodes/escola/catala

Miquel ha dit...

de Unamuno me gusta la parte filosófica, no la pedagógica. Jamás he sido partidario de que inventen los demás, pero si de una definición que sin duda aplicó a Maragall.
Cuando nos adentramos en los parámetros filosóficos de Unamuno, casi la mayoría de personas no sabe como se definía a sí mismo y a la sociedad que en aquel tiempo, Maragall incluído, predominaba.
Unamuno decía que a diferencia de la mayoría de las personas, él se encontraba en " un estado permanente de congoja".
Esta definición de tristeza, era por lo que veía y lo que le rodeaba.
Salut
Un abrazo

Helena Bonals ha dit...

No sé com acabarà tot plegat, però ja ho diuen, que no ens poden posar pas a tots a la presó. La cosa ha d'anar bé per força, ja que una amiga meva que dubtava d'anar a la cadena, pensa venir, suposo que entusiamada amb la il·lusió general, amb la que s'arrossega la gent. Els que ho han organitzat, tots plegats és com si tinguéssim carisma!

Josep ha dit...

Miquel. Que pena de esta España que se ufana de promover acuerdos de Paz en medio mundo y proclama su respeto por la Declaración Universal y la Declaración Europea de los Derechos Humanos, y no respeta ninguna lengua que no sea la suya (el castellano), y impide a toda costa, mediante su aparato político y judicial, cualquier expresion de estudiar en su lengua materna.
A mi tampoco me gusta Unamuno, pero en esta ocasión tiene razón, como también la tiene Machado. Desprecia lo que ignora.
Un abrazo.

Salut.

Josep ha dit...

Miquel. Que pena de esta España que se ufana de promover acuerdos de Paz en medio mundo y proclama su respeto por la Declaración Universal y la Declaración Europea de los Derechos Humanos, y no respeta ninguna lengua que no sea la suya (el castellano), y impide a toda costa, mediante su aparato político y judicial, cualquier expresion de estudiar en su lengua materna.
A mi tampoco me gusta Unamuno, pero en esta ocasión tiene razón, como también la tiene Machado. Desprecia lo que ignora.
Un abrazo.

Salut.

Josep ha dit...

Això serà llarg, Helena, caldrà tenir paciència i bon humor i si pot ser no perdre de vista als polítics, no fos cas que ho fotin tot a rodar, com gairebé sempre.
Per la presó no et preocupis, espero que em portis una llima dins d'un entrepà.

Josep ha dit...

KRT, i a una d'elles, només a una li donen la raó. Vergonya!!

sentir1907 ha dit...

Y es que el independentista con dos dedos de frente sabe demás que Catalunya es España quieran o no ¡¡ , no entiendo toda esta parafernalia que los políticos catalanes han " inventado " ahora con el soberanismo tal y cual en fin....
Saludos ¡¡

Josep ha dit...

No, José Manuel, perdona, pero creo que nadie es quien para decir esto que dices. Nadie!
Te puede gustar o no (que viviendo fuera es más difícil que desde dentro) Pero decir lo de los dos dedos de frente es que tu nos consideras imbéciles. O te crees que solo son independentistas cuatro locos. Nunca has pensado que puede ser que también los haya inteligentes?

Lo de Catalunya y España, no creo que tú te hayas leído la historia muy a fondo, o nada!

--Y lo que no entiendes de toda esta parafernalia que los políticos catalanes han "inventado " ahora con el soberanismo tal y cual en fin....--
Te has parado alguna vez a pensar que puede ser que el pueblo ya está harto de pagar y pagar, ayudar y que no escuchen.

Pienso que ni siquiera has leído lo que he escrito. Tendremos políticos buenos o malos, esto sería otro tema y lo podemos discutir cuando quieras, pero de la misma manera que yo jamás criticaría a Andalucía, ni tampoco tengo porque tolerar esta forma muy española de:"...que Catalunya es España quieran o no"

Tú que has leído a Antonio Machado hay una poesía que dice:
(A ORILLAS DEL DUERO)
Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora.
¿Espera, duerme o sueña? ¿La sangre derramada
recuerda, cuando tuvo la fiebre de la espada?...


Un abrazo.

KRT ha dit...

Pienso que somos bastantes los catalanes con dos dedos de frente (algunos medio calvos tenemos aún más) que pensamos en clave soberanista. No sabemos exactamente cuántos somos: por eso queremos saberlo. ¿Por qué no nos dejan preguntarlo y saldríamos de dudas?

Hoy, cierto, políticamente Cataluña forma parte de España; pero eso no fue siempre así y hoy los soberanistas trabajamos pacíficamente para que en un futuro pueda no ser así si la mayoría lo desea.

Ah, y el independentismo no lo han inventado los políticos: detrás tienen un pueblo que los empuja, como se vio el año pasado y se verá el próximo día 11.

Y ciertamente hay catalanes que no opinan igual: nosotros no pedimos nada más que nos dejen efectuar la consulta para saber exactamente cuántos desean que Cataluña siga siendo España y cuántos quieren que sea un nuevo Estado independiente en Europa.

Preguntar eso es pura democracia, como lo van a hacer el año que viene en Escocia, y la Gran Bretaña lo acepta y hace su campaña en contra, pero aceptará lo que salga. Igual pasó en Quebec, donde ganó el "no" por una diferencia mínima, pero nadie impidió que se consultara.

Josep ha dit...

Hay partidos que opinan que el Gobierno debe utilizar todos los medios legales para evitar el referéndum, y culpa en parte a otros partidos de esta situación, sin embargo yo pienso que si fuese de otro lugar, cualquiera, trataria de averiguar porque un Gobierno no permite o pone tantos inconvenientes en que una parte de su pueblo trate de ejercer el más elemental de los ejercicios democráticos.