dissabte, 3 d’agost de 2013

el pa amb tomàquet (el pan con tomate)


Hoy escribe  Antoni Puigvert en La Vanguardia en su artículo de opinión –solo para suscriptores—
“El pasado viernes, un amigo me invitó a cenar. "Será algo sencillo", me dijo, "pan con tomate y jamón". Lo de sencillo fue pura retórica. El jamón resultó ser un ibérico suntuoso, de la marca Joselito, que yo desconocía. Era un jamón de un sabor tan penetrante que mis papilas gustativas no podían contenerlo. Sabido es que existen placeres sensuales tan intensos que desbordan nuestra capacidad de apreciarlos. Era un jamón tan sabroso que te sometía por completo. Tenía un sabor...”

Leer más: http://registrousuarios.lavanguardia.com/premium/54378264335/index.html#ixzz2avAo64Ht
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

Sobre este artículo se ha hecho eco el blog de blocfpr.blogspot.com.es Francesc Puigcarbó, y ha publicado este artículo:blocfpr.blogspot.com.es/2013/08/joselito-i-el-pa-amb-tomaquet.



Dándole vueltas a todo esto yo me pregunto una cosa: “El pa amb tomàquet" (pan con tomate)  es una de las comidas más queridas de nuestro país, que no hace diferencias entre clases sociales y siempre es bienvenido. No nos hace nunca pereza prepararlo  y cuando salimos de Catalunya, es lo que más añoramos”.
Alrededor del pan con tomate creo que  hay dos misterios bien definidos, de difícil resolución:
1. cuál es el pan con tomate perfecto?
2. Porqué no nos lo ha copiado toda la humanidad y, de rebote, porque no lo hemos sabido exportar?
El segundo misterio siempre me ha  tenido totalmente obsesionado. Cómo puede ser que un plato símbolo de un país, arraigado en lo más profundo de los sentimientos de una población, practicado prácticamente cada día, defendido a ultranza, estimado como un hijo, e imprescindible en nuestra manera de vivir como “El pa amb tomàquet" (pan con tomate), no haya traspasado las fronteras de la lengua catalana.

En cambio el pan con tomate es un descubrimiento para cualquier extranjero, y aquí incluyo  también a los habitantes del resto de España.
Cómo puede ser que no se conozca en todo el mundo? Cómo puede ser que el sushi, la pizza, los rollitos primavera,  El faláfel  y las baguettes estén presentes en todos los países, incluido el nuestro, dominando el barrio de Gràcia,  Hospitalet, Sabadell y Reus. Y el pan con tomate, delicioso, no tenga ni un representante en el resto del mundo.
Es absolutamente increíble. Pienso que es de las cosas más sorprendentes dentro del mundo de la culinaria.
A qué se debe?


Somos acomplejados?, somos tacaños hasta el punto de no querer ni dar la receta?. Somos vergonzosos o acaso le damos tan poca importancia al “El pa amb tomàquet" (pan con tomate) que no osamos ni explicarlo?.  Creemos que es un plato tan básico que todos deben saber hacer, y no aportamos nada nuevo a la geografía gastronómica mundial?.
No! Los catalanes constatamos constantemente que cuando pedimos un pan con tomate fuera de Catalunya, sabemos que son incapaces de interpretarnos. Entras en un restaurante, explicas al detalle cómo se hace el pan con tomate y cuando llega a la mesa te encuentras una rebanada de pan de molde con unos tomates fileteados encima, o tomate de lata esparcido por encima, o tomate rallado pintado con un pincel. Pero claro, esto ya se empieza hacer aquí. Si, si, esta chapuza ya se empieza hacer aquí, o quizás ya está instalada aquí! y nosotros, los catalanes nos callamos y muchos tragan. Claro que en esto de callar y tragar debe ser porque ya estamos acostumbrados de toda la vida.
No, no lo saben hacer! Y cuando llevamos una buena temporada fuera de casa, acabamos comprando pan en una panadería francesa, tomates que no son los ideales para hacer un pan con tomate y nos dedicamos a untar el pan, dejamos caer unas gotas generosas de aceite y no es necesario que pongamos sal, pues las lágrimas que nos caen, que son bastante saladas, caen abundantes sobre esta exquisitez tan añorada que es el pan con tomate.


Como curiosidad cabe comentar que la industria alimentaria, siempre al servicio del consumidor perezoso, ha detectado el empeño de los catalanes y la incompetencia de los foráneos y nos ha regalado un nuevo producto, que encontraremos en los lineales de todos los supermercados, con el nombre de "Tumaca".
Afegeix la llegenda
falta el pincel para untar el "placer a la carta"
Se trata de tomate fresco triturado a punto de untar sobre una rebanada de.... seguro, pan de molde.

Queridísimos catalanes!, o nos ponemos las pilas y hacemos apología y didáctica de lo que es un buen "Pa amb tomàquet" o lo que exportaremos será una especie de propuesta indigna y prefabricada que dejará nuestro adorado pan con tomate en una especie de ”comida”, dejádmelo  decir: en una cosa incomestible. Una porquería, vamos!


"Al millor sopar , al millor de tots , sens dupte no hi pot falta una torre de pa de vidre amb un bon tomàquet esfregat pel pa i un bon pernil ibèric . Ben amanit amb una mica de sal i un bon raig d'oli d'oliva verge. Això com a entrant, després el que és vulgui" ...

"La mejor cena, la mejor de todas, sin duda no puede falta una torre de pan con un buen tomate restregado en el pan y un buen jamón ibérico. Bien aderezado con un poco de sal y un buen chorro de aceite de oliva virgen. Esto como entrante, luego lo que se quiera "...

16 comentaris:

Francesc Puigcarbó ha dit...

Sort que ja he sopat, que sinó em faries venir salivera.
El pa am tomàquet mica en mica es va escampant, a Madrid és fàcil trobar-ne, o a Valladolid on ja fa molts anys a la plaça Major hi havia el mesón del pan con tomate.
La torrada potser és més nostrada, però el pa amb tumaca te prou ressó a l'exterior.

salut i bon profit.

sentir1907 ha dit...

Algo muy catalan , el pan con tomate ¡ , a mí me gusta mucho la verdad , pero eso por aqui no es muy típico . De hecho donde yo voy a veces a desayunar el que pide pan con tomate normalmente si no le dices nada al camarero , te lo pone en rodajas el tomate , a no ser que tu le digas , lo quiero restregado en el pan .
Pero vamos pocos bares te lo ponen como no lo pidas , y en casa tampoco la gente lo suele comer por aquí.
Saludos ¡¡

Josep ha dit...

Si ja has sopat que tinguis bon profit, Francesc. Si, és veritat que ja comencen haver llocs que ho fan bé, fins i tot a 7 calles, a Bilbao, el posen com a tapes d'aquelles que són tan bones i amb tres ja has sopat. Però segueixo dient que alguna cosa falla. No és com l'Aplec del Caragol, que vénen milers de persones a Lleida, o els calçots. Amic meu, amb el pa amb tomàquet no sabem fer-ho. I tan important que és!
Bona nit.

Josep ha dit...

José Manuel, si te gusta el pa amb tomàquet, has encontrado justamente a la persona que te podrá enseñar. Solo tienes que decirlo. Serás la envidia de cualquier sevillano.
Un abrazo.

KRT ha dit...

Te pongo un enlace con la Fundació Alicia (Alimentació i Ciència), que se dedica a la innovación tecnológica en cocina, a la mejora de los hábitos alimentarios y a la valoración del patrimonio. Entre otras cosas, trabaja para dar respuestas culinarias sanas y variadas a las personas con requerimientos de salud especiales (diabetis, cáncer, osteotomías estomacales, anemia, intolerancias alimentarias, problemas renales...) y para asesorar y conseguir la mejora de la oferta culinaria de distintos colectivos (hospitales, escuelas, geriátricos...), adaptándola a cada necesidad concreta. Además, promueve la preservación y aplicación culinaria de variedades hortícolas autóctonas en peligro de extinción. En sus huertos se cultivan, entre otras muchas cosa, quince variedades autóctonas de tomate, y cinco o seis de judías y guisantes:

http://www.alicia.cat/es/alicia/la-fundacion

El director de Alicia, el erudito gastrónomo Toni Masanés, me contó una vez que (a diferencia del “pa amb oli”, que es antiquísimo) el “pa amb tomàquet” es un invento relativamente reciente, pues no aparece documentado hasta finales del XIX, concretamente en 1884 según atestó Néstor Luján, otro celebérrimo gastrónomo. Sin embargo, otro gastrónomo de pro, Josep Lladonosa, refiere una tradición oral familiar que remontaría la costumbre (si bien poco extendida entonces) hasta finales del XVIII.

También te pongo una “auca del pa amb tomàquet” original de Ramón Cuéllar y de mi amigo el poeta Joan Vilamala:

http://www.auques.cat/tot.php?auca=tomaquet

Y sobre el por qué los catalanes no hemos sabido promocionar nuestra cocina popular por esos mundos, como sí han hecho italianos, chinos, mexicanos y otras muchas culturas, pues no lo sé, y coincido contigo que es una pena. Tienes razón de sorprenderte por eso, como yo de ver esta “tumaca” enlatada, ¡lo veo y no lo creo!

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Lo mejor del mundo querido Josep, me apunto a cenar de por vida .
Un abrazo y buen domingo, yo nunca me olvido de tí, aunque tenga vacaciones, petons.

Miquel ha dit...

Ahhhhhhhhhhhhhhhhh....demasié ¡¡¡

que boooooooooooó ¡¡¡

Josep ha dit...


Lo del tema histórico es muy bueno, KRT. Ahora miraré los enlaces, seguro que son de personas preocupadas y luchadoras por este tema. Está muy mal escrito pero la idea creo que no es mala, y esto no solo pasa con el pa amb tomàquet, podríamos nombrar además de los ya citados el all i oli,L'escalivada y algún otro que se me escapa. No se si ya es tarde para reivindicarlo fuera de casa. En la calle Casanova hay un súper que venden el pa amb tomàquet todo entero. El pan de molde, un sobre para el aceite y otro para la sal, y claro! Un envase como si fuera de “mostaza” para el tomaca. De pena

Josep ha dit...

Mº Trini. bronca, bronca muy gorda!
En vacaciones no hay que pensar en nada. En vacaciones no hay ni calles de Barcelona, ni blogs de uno u otro, ni el tuyo propio, ni familia, amigos nada no hay nada, solo tranquilidad, respirar y no correr. Oler las flores. Tú, mirar el suelo, porque te pasas el resto del año mirando hacia arriba por si ves alguna cosa nueva. Beber en un "canti" que hace un año que no lo haces...
Bueno, ya estoy de la bronca!! Ahora a
diviertirse amiga mia. De acuerdo?
Te deseo lo mejor.
Una abraçada molt gran per a tu i el teu fill!

Josep ha dit...

Miquel, solo sabemos hacer bien la primera parte(hacer el pa amb tomàquet), pero la segunda no! No sabemos vender.
Mecachis en la mar!!!!

Salut.

Josep ha dit...

Miquel, solo sabemos hacer bien la primera parte(hacer el pa amb tomàquet), pero la segunda no! No sabemos vender.
Mecachis en la mar!!!!

Salut.

Loreto Giralt Turón ha dit...

M'has fet venir moltíssima gana, llàstima que per dinar no tingui pa amb tomàquet i pernil!

Jo penso que és un menjar tant senzill que no li donem la importància que es mereix. Però és cert que també és el que més anyorem quan som fora de casa.

Mari-Pi-R ha dit...

Creo Josep que nos vendemos mal, pues es cierto que es desconocido fuera de Catalunya algo tan simple y bueno como es el pan con tomate, lo cierto que los italianos se saben vender mejor. Yo viviendo en el extranjero todo producto italiano lo encuentro y en cambio pocos encuentro españoles.
Me alegro que disfrutaste del buen jamón, la calidad del producto hace toda la diferencia, una abrazo

Josep ha dit...

Loreto, és veritat que és senzill d'elaborar, però un cop fet no li veus més mèrit que a una pasta italiana, una pizza per exemple, que només és un temps de forn i ja està?
I si vols fer-la tu, no seria millor fer una coca de recapte, que també és nostra, i és boníssima?
I si vols un plat dons l'arròs negre, per exemple!

Loreto, tinc gana!!!

Josep ha dit...

Mari-Pi-R, No, no sabemos vender nuestra gastronomía. Hay muchos platos, entrantes y bocadillos, enteramente nuestros y no hay manera. Si nos referimos al "pa amb tomàquet"
lo podemos acompañar de productos de nuestra "casa" no hace falta el jamón. Lo que no sabía es lo que dices de otros productos españoles que tampoco se venden.
Cuando dices que:" Me alegro que disfrutaste del buen jamón, la calidad del producto hace toda la diferencia", no lo entiendo bien. Me estás diciendo que donde vives el jamón no lo encuentras?
No es así, verdad?

Un beso.

Montse ha dit...

El pa amb tomàquet és bo, fins i tot, sense acompanyament. Jo, moltes vegades, me'n faig "per postres"... digue'm rareta!