dimecres, 22 de maig de 2013

registre de la propietat/registro de la propiedad


   

Català i Castellà


Català
Tot anava raonablement bé en aquell llogarret perdut de la selva Lacandona, a l’Estat mexicà de Chiapas. La gent es banyava al riu i el riu els donava aigua i peixos. La selva impedia que els ramats fugissin, les dones parien amb millor o pitjor  fortuna i, a les nits, el foc petit permetia  fer alguna panotxa a la brasa o il·luminar les hamaques abans d’anar a dormir. Fins i tot tenien una canoa amb un petit motor que els permetia anar de tant en tant al poble a comprar el que més necessitaven.

El llogarret estava format per un centenar d’allò que els capellans que passaven per allà en deien ànimes. La vida era tranqui-la i el cap era una persona  justa que posava ordre a les petites disputes. El cap, però, va ser cridat un dia. Una gran barca havia dut fins  a la riba un home blanc i un parent llunyà que feia d’intèrpret. El va convidar a asseure’s al terra de la seva cabana i van començar a fumar. L’home blanc va anar a poc a poc, com si tingués tot el tems del món per dir-li  alguna cosa .
Finalment , després de parlar de la selva i dels noms dels ocells i d’escoltar el glapir de tanta fauna expectant i de conèixer com es deien  els nens d’aquell poble, l’home blanc li va dir  que havia arribat fins allà per arreglar-li  la vida. “La vida em va bé. No em cal arreglar-la perquè res no està espatllat”, li va respondre. L’home blanc no va desesperar: podia donar-li feina a ell i a la seva gent. “No ens cal cap feina que la que ja tenim.


 Ni ens cal que ningú ens pagui per treballar per els altres, perquè quan treballem per nosaltres ningun ens paga i això està bé.” L’home blanc li va oferir coses que el cap desconeixia: li va oferir  el progrés, l’electricitat, la televisió, aigua corrent, cambres de bany.Però el cap li va respondre que per a ell  el progrés era pescar cada dia, que l’electricitat li trencaria la nit i que no calia veure coses més llunyanes que ell no coneixeria  mai personalment. Finalment l’home blanc li va dir que  tot allò  que vogués li aconseguiria, però que abans volia que poses preu a aquells arbres enormes que tenia al voltant del poblat. “Represento una empresa de fusteria i creiem que aquets arbres ens podrien  convenir tant com ha vostè li ha de convenir el benestar.” 


Y el cap aleshores li va dir:”Miri, aquesta panotxa  li puc vendre, perquè jo  la vaig plantar i n’he tingut cura. Aquet peix també li podria vendre, perquè jo l’he tret de l’aigua amb el meu esforç. Però aquets arbres que vostè vol no els hi puc vendre perquè  no són meus. Quan jo vaig néixer ja  hi eren. I quan van  néixer els meus pares també hi eren. Algú els devia plantar i algun dia  els vindrà a recollir, pot ser. Però mentrestant els conservem i ens beneficiem de la seva ombra i els seus fruits”.

Al cap de poques setmanes les màquines de l’home blanc van començar a tallar els arbres  i a totes les cabanes  del poblat hi van instal·lar uns bonics vàters  de color blanc que ven aviat van servir per plantar-hi les llavors dels arbres que anaven caient d’un  en un,  ombra  a ombra.

Un mitjà local pública el dia d'avui el possible sembrat  de milers d'hectàrees de Palma Africana a la Selva Lacandona, com una alternativa per enfrontar el greu retard dels habitants d'aquesta regió. De ser cert, a la selva s'estarien aplicant novament polítiques contradictòries que han anat deteriorant aquesta zona, des de l'època de colonització fins als nostres dies.



castellà
Todo iba razonablemente bien en aquel aldea perdida de la selva Lacandona, en el estado mexicano de Chiapas. La gente se bañaba en el río y el río les daba agua y peces. La selva impedía que los rebaños huyeran, las mujeres parían con mejor o peor fortuna y, por las noches, el pequeño fuego permitía hacer alguna mazorca a la brasa o iluminar las hamacas antes de ir a dormir. Incluso tenían una canoa con un pequeño motor que les permitía ir de vez en cuando al pueblo a comprar lo que más necesitaban.

La aldea estaba formado por un centenar de lo que los curas que pasaban por allí decían almas. La vida era tranquila y el Jefe era un hombre justo que ponía orden en las pequeñas disputas. El Jefe, sin embargo, fue llamado un día. Una gran barca había llevado hasta la orilla un hombre blanco y un pariente lejano que hacía de intérprete. El Jefe le invitó a sentarse en el suelo de su cabaña y empezaron a fumar. El hombre blanco fue poco a poco, como si tuviera todo el tiempo del mundo para decirle alguna cola. Finalmente, después de hablar de la selva y de los nombres de los pájaros y de escuchar el ladrar de tanta fauna expectante y de conocer cómo se llamaban los niños de aquel pueblo, el hombre blanco le dijo que había llegado hasta allí para arreglarles la vida. "La vida me va bien. No necesito arreglarla porque nada está estropeado ", le respondió.

 El hombre blanco no desesperó: puedo  darle trabajo a usted y a su gente. "No necesitamos más  trabajo del  que ya tenemos. Ni nos hace falta que nadie nos pague por trabajar para los demás, porque cuando trabajamos para nosotros nadie nos paga y eso está bien. "El hombre blanco le ofreció cosas que el jefe desconocía: le ofreció el progreso, la electricidad, la televisión, agua corriente, cuartos de baño. Pero el Jefe le respondió que para él el progreso era pescar cada día, que la electricidad le rompería la noche y que no hacia falta ver cosas más lejanas que él no conocería nunca personalmente. Finalmente el hombre blanco le dijo que todo lo que quisiera se lo conseguiria, pero que antes quería que pusiera  precio a aquellos árboles enormes que tenía alrededor del poblado. "Represento a una empresa maderera y creemos que estos árboles podrían convenir tanto a usted  como a mi, para su  bienestar." Y el jefe entonces le dijo: "Mire, esta mazorca se la  puedo vender, porque yo la planté y  he tenido cuidado de ella. 

Aquel pescado también se lo  le podría vender, porque yo lo he sacado del agua con mi esfuerzo. Pero estos árboles que usted quiere no los puedo vender porque no son míos. Cuando yo nací ya estaban. Y cuando nacieron mis padres también estaban. Alguien los debía plantar y algún día los vendrá a recoger, puede ser. Pero mientras los conservamos y nos beneficiamos de su sombra y sus frutos ".
Al cabo de pocas semanas las máquinas del hombre blanco comenzaron a cortar los árboles y en todas las cabañas del poblado instalaron unos bonitos inodoros de color blanco que pronto sirvieron para plantar las semillas de los árboles que iban cayendo de uno en uno, sombra a sombra.

Un medio local pública el día de hoy la posible siembra de miles de hectáreas de Palma Africana en la Selva Lacandona, como una alternativa para enfrentar el grave rezago de los habitantes de esa región. De ser cierto, en la selva se estarían aplicando nuevamente políticas contradictorias que han ido deteriorando esa zona, desde la época de colonización hasta nuestros dias.




100 contes morals. Joan Barril 2008
Todas las imagenes son de internet. hay paráfrafos que no corresponden al autor. ni los enlaces ni la traducción que será retirada a petición. 
joan barril


11 comentaris:

Miquel ha dit...

Es una civilización que arrasa con todo. Nos parecemos al Planeta de los Simios , y nuestro final será irremediablemente igual.
Salut

Helena Bonals ha dit...

El progrés és així de dolent, però jo no vull pas tornar enrere.

KRT ha dit...

Joan Barril és un gran escriptor, que té la virtut de resumir en poques línies grans veritats universals.

El tema de la desforestació de les selves amazòniques (i del conflicte genèric entre cultura indígena i civilització, entesa com a negoci i espoli) ja es pot trobar en grans obres com ‘Cien años de soledad’, de G. G. Márquez, o pel·lícules com ‘Los últimos días del edén’, o molt abans, aquelles dues grans obres de Glauber Rocha, ‘Deus e o diabo na terra do sol’ i ‘Antonio das Mortes’. I, de fet, en la vida i l’obra del bisbe Pere Casaldàliga.

Ara és a punt d’estrenar-se a la televisió ‘Descalç sobre la terra vermella’, de Francesc Escribano, que espero que contribueixi a difondre la lluita del bisbe Pere contra els latifundistes que roben, exploten i massacren els camperols del Mato Grosso.

Gràcies, Josep, per ajudar-nos a reflexionar sobre coses importants.

Mª Trinidad Vilchez ha dit...

Una gran lástima, que multinacionales hagan eso con los pulmones de la tierra.
Y a la iglesia, que los dejen como están con sus costumbres ancestrales y sus creencias en sus dioses, que los dejen tranquilos y a su aire y que no les roben la selva.
No tienen escrúpulos en saquearlo todo y así mueren los árboles, los animales y esas personas.
Un abrazo es un tema muy delicado como todos , que tienen su fondo de bondad de tu parte, pero tienen demasiados intereses, el petróleo , la madera, las minas etc...
Petons Josep.

sentir1907 ha dit...

Una historia realmente yo diría espeluznante después de lo que he leído Josep , y termino diciendo lo que ha dicho Miquel , una civilización que arrasa con todo.
Un saludo muy cordial desde Sevilla ¡

Josep ha dit...

Tienes razón, Miquel, y la cantidad de gente que ha muerto o están amenazados de muerte por defender a los nativos de estas tierras. Yo en concreto conozco(de los blogs a dos personas)que están realmente implicadas. Y ya no hablemos de personas como Pere Casàldaliga aunque él esté en Brasil.

Salut.

Josep ha dit...

Aquest llibre de Joan Barril m'ha sorprès perquè creia que eren 100 articles que havia escrit en els diaris. Aquesta història que explica és real, i llibres com Cien años de soledad, de G. G. Márquez, o pel•lícules com 'Los últimos días del edén' ja els havia llegit, fins i tot en la novel•la - que no vaig poder llegir, - Bolaño 2666 es parla molt d'aquest tema. Les fotos són d'aquests mateixos llocs on ell cita. Tinc moltes ganes de veure per TV3 la pel•lícula de Pere Casaldàliga. Mol-te gent l’hauria de veure.
Quin compromís el de aquet home!
Moltes gràcies.

Josep ha dit...

Ni que lo digas Mª Trini, nos estamos quedando sin nada, y no solo en el lugar donde se cita (las fotos son de allí) sino en Africa, Brasil, y donde ellos puedan sacar dinero. No les importa nada la naturaleza. En cuanto a la iglesia, el Vaticano no se preocupa, pero hay muchísimos religiosos que pertenecen que han muerto o están amenazados de muerte por ayudar a los indígenas. Los terratenientes y los colonos que ocuparon fraudulentamente y con violencia las tierras serán desalojados próximamente por la orden ministerial que desde hace 20 años está pendiente de cumplimiento.

Un beso.

Josep ha dit...

José Manuel, si que es espeluznante, más de lo que te parece. Y no solo allí, sino en los lugares donde he ido contestando. Hay muchos blogs que están muy implicados con estos indígenas. Yo concretamente me escribo con dos, y otro tanbién pero es sobre las personas del Sahara.
http://www.saharaponent.net/
De seguir sin ayudar o como mínimo comprometerse con todo esto no nos daremos cuenta y no tendremos ni un árbol. Te das cuenta?

Saludos campeón.

Josep ha dit...

Hola Helena. Jo si que vull el progrés, el que no vull de cap de les maneres és que per culpa de aquestes "persones" ens quedem sense res. Tu saps com està Brasil?, I el Sud d'Argentina? Per no anomenar L'Àfrica?. Hi ha altres formes, no ho dubtis.

salutacions.

Josefa ha dit...

Otra entrada tuya que nos lleva a la reflexión. Gracias Josep por hacernos pensar.