dilluns, 11 de març de 2013

Joan Margarit, "Al lector"





Las Casas de Misericordia fueron instituciones de gran severidad, rayana a veces en la maldad, pienso yo, recordando aquellos años de posguerra, los años de mi infancia, cuando eran referentes familiares en nuestra vida cotidiana. Y en este punto, me vienen a la mente las solicitudes de las madres, y la conclusión era clara: la intemperie era mucho más espantosa. Por esto se afanaban para hacer que sus hijos entrasen en aquel lugar. Y en este punto, la mente da un salto hacia la poesía, hacia lo poco que quizá conozco, un poema para ayudar a soportar el dolor y las carencias. Pero no hay nada más, y si esto es triste, mucho más triste es la intemperie. La poesía a lo mejor es una especie de Casa de Misericordia"
El poema es éste:Casa de Misericordia
El padre fusilado.
O, como dice el juez, ejecutado.
La madre, ahora, la miseria, el hambre,
la instancia que le escribe alguien a máquina:
Saludo al VencedorSegundo Año Triunfal,
Solicito a Vuecencia poder dejar mis hijos
en esta Casa de Misericordia.
El frío del mañana está en la instancia.
Hospicios y orfanatos fueron duros,
pero más dura era la intemperie.
La verdadera caridad da miedo.
Igual que la poesía: un buen poema,
por más bello que sea, será cruel.
No hay nada más. La poesía es hoy
la última casa de misericordia.



Joan Margarit


AL LECTOR 
"Teves seran les dones que he estimat
i que mai no he perdut, malgrat el vent
cruel dels anys, i teu serà l'enigma
de l'illa del tresor.
Els teus ulls seran meus per un instant
i, a canvi de deixar-te escoltar als vidres
la pluja que ara escolto, i fer-te còmplice
del meu demà, que tu podràs conèixer,
no permetràs que mori i, algun vespre,
em deixaràs ser tu en una altra pluja".
- Joan Margarit, "Al lector", Els primers freds. Barcelona: La Magrana, 2004, pàg. 135.






fotos de internet. serán retiradas a petición.

6 comentaris:

Tamara ha dit...

EN EL ARTE DE ENSEÑAR, HEMOS ESTADO HACIENDO RECUENTO DE NUESTROS SEGUIDORES, Y QUERÍAMOS REGALAR A TODOS AQUELLOS QUE NOS SIGUEN, UN ENLACE A NUESTRO BLOG... ESPERAMOS QUE TE GUSTE.

HTTP://ARTEDESERMAESTRA.BLOGSPOT.COM.ES/P/SEGUIDORES.HTML

ADEMÁS, YA TIENES UN NUEVO SEGUIDOR.

UN BESAZO.

Miquel ha dit...

Creo que si. La poesía puede ser una casa de Misericordia....

Josep ha dit...

Tamara, muchas gracias.

Saludos.

Josep ha dit...

Miquel, ojalá jamás volvamos a tener otra. Fue horrible.

Salut.

KRT ha dit...

Molt bé, Josep, com de costum, divulgant poemes de Joan Margarit.

Margarit és sens dubte un dels millors poetes catalans en actiu, amb una obra extensa i molt interessant. Dels seus llibres, "Joana" és el que més em va colpir, perquè està escrit reflexionant sobre la mort de la seva filla. Però en té molts altres molt recomanables: Cants d'Hekatònim de Tifundis, Mar d'hivern, Els motius del llop, Els primers freds, Càlcul d'estructures, Casa de Misericòrdia, Estació de França, Es perd el senyal...

Té un web on hi ha molts poemes seus, en l'original català i traduïts al castellà i a l'anglès. Val la pena entrar-hi:

http://www.joanmargarit.com/

Josep ha dit...

Llegas tarde a tu tiempo.

Joana va morir amb trenta anys. Joan Margarit li dedica aquest llibre, centrat en els seus últims vuit mesos. No tinc el llibre, ni l'he llegit, només vaig llegir el pròleg i el vaig copiar perquè em va semblar d'una bellesa increïble, hi ha continuació un poema que em va posar els pèls de punta.


NO HAY MILAGROS
Llovía con desidia.
Diecinueve de octubre, las nueve de la noche.
Joana iba asustada hacia el quirófano
rodeada por nosotros, que quedamos
en la salita mal iluminada junto a los ascensores.
Dicen que en un intento
de salvarse le dijo te quiero al cirujano.
Creíamos que un hada podría devolvernos
la Joana tranquila, la de siempre,
con sus confiados ojos centelleantes.
A las once mirábamos
las gotas de la lluvia en el cristal
como si resbalaran por la noche.
La noche era una hora de guadaña.