dimecres, 13 de març de 2013






Dicen que cultura es todo aquello que te queda cuando ya has olvidado lo que te enseñaron en la escuela. La idea es buena y tiene muchas aplicaciones. No sólo en la escuela. Durante los años de estudio aprendes un montón de cosas que después, a medida que te vas especializando van quedando más o menos difuminadas. La gracia es que las líneas generales no se olvidan del todo a pesar de que los detalles si que se van perdiendo.




Esto lo he tenido muy claro este fin de semana. Aprovechando el buen tiempo, he ido a dar una vuelta por los alrededores del Montseny (Barcelona) Un paseo por los bosques hasta el lugar más tranquilo que os podáis imaginar , un lugar que me genera un sentimiento grandioso y además tiene un paisaje espectacular. Por el camino se podía admirar los riachuelos preciosos que gota a gota van bajando de los riscos, y ver como los arboles ahora ya vuelven a cambia el color de rojizo a verde muy claro Esto me recordó vagamente que aquel era un ejemplo usado por los geólogos para mostrar cómo afectaba al terreno el hecho de estar sumergido bajo un mar prehistórico.


No son materiales diferentes que forman el bosque Simplemente la parte superior sufrió reacciones químicas por la zona donde se filtró el agua del mar que cubría aquel territorio hace millones de años. Pero qué reacciones? ¿Cuántos millones de años? Me lo contaron, pero simplemente ya no lo recuerdo. De todos modos, el recuerdo de aquellas explicaciones hace que ahora pueda mirar el paisaje con otros ojos. Las montañas no son estáticas e inamovibles. Simplemente se muestran de una determinada manera en el período en que me ha tocado vivir pero puedo imaginar cómo se formaron los sedimentos, como se desplazaron por la orogénesis y cómo, lentamente, se degradan por la erosión.


Lo mismo me pasaba con las plantas que veía. Reconocía los robles las encinas, algunos helechos , y alguna otra. Pero había muchas más que algún día si supe el nombre y que ahora soy incapaz de recordar. Aún así no son perfectos desconocidas. Identifico las que presentan adaptaciones en forma de pinchos para evitar ser devoradas por los herbívoros o las lianas que han evolucionado con una especie de ganchos para agarrarse a las paredes o las ramas. He olvidado los nombres, pero todavía puedo tener presente algunas características que hacen que las mire con interés.


Paso al lado de un roble sin hojas y con las ramas divididas una y otra vez en una estructura casi fractal. Los fractales son una de las estructuras más hipnóticas de matemáticas y mencionan muchos casos de estructuras fractales en el mundo natural. Aquel viejo roble sería un ejemplo típico y, como la mayoría de ejemplos, sería un error ya que sólo recuerda un fractal, pero en realidad no lo es. No importa! Ahora mismo sería incapaz de reconocer la formula que genera un fractal, pero el viejo roble me ha hecho pensar y me ha llevado en la cabeza las estructuras que aparecían en el ordenador cuando hacías que fuera repitiendo iteraciones del conjunto de Mandelbrot.(Benoît B. Mandelbrot (Varsòvia20 de novembrede 1924 – CambridgeEstats Units14 d'octubre de2010) fue un matemático conocido como el padre de la geometria fractal

De vuelta veo un espectáculo extraordinario. Al menos quince rapaces en pequeños grupos  dando vueltas lentamente sobre el plano del pantano de Sau (Barcelona). Los miro pero soy incapaz de decir qué tipo de pájaros son. Rapaces seguro. Demasiado grandes para ser halcones, y demasiado numerosos para ser águilas. Además, ignoro si existe por aquellas tierras. Decido que deben ser buitres. Hace años podía identificar algunos pájaros y habría dudado mucho menos. Que haremos. Me limitaré a mirarlos y ha deducir que, aunque no lo veo, debe haber una corriente de aire cálido que los empuja hacia arriba y por eso es tan todos agrupados girando lentamente a medida que ganan altura. También tengo claro que yo sólo veo las siluetas, pero seguramente ellos me pueden ver perfectamente. De nuevo, algo me quedó de cuando estudiaba y estos detalles hacen que aprecie mejor el espectáculo desplegado ante mí.


La especialización a medida que vamos eligiendo un camino por la vida hace que vamos dejando muchas cosas de lado. Muchos conocimientos que no acabamos de fijar. Pero siempre queda algo que podemos recuperar, aunque sea parcialmente, y que nos ofrece el pequeño placer de entender un poco mejor lo que nos rodea.
Quizás acabamos olvidando los detalles de lo que nos enseñaron en clase, pero quedará un poso que nos permite mirar el mundo de una manera más rica.


Y esto también me hace valorar un poco más el trabajo de los maestros. Ellos no lo sabrán nunca, pero mientras comiamos después de la caminata ( bueno la mía no) yo me limité a quedarme en un espléndido prado, y tuve un recuerdo de agradecimiento por la paciencia que tuvieron muchos de ellos metiéndome a lo largo de los años, en la cabeza, tantas cosas de las que quizá olvidaría los detalles, pero quedaría una idea general que me enriquece de una manera intangible pero real.
Por cierto, algo de nieve quedaba en el Turó d'Home El Turó de l'Home ('cerro del hombre' en castellano) es la montaña más alta del macizo del Montseny con una altura de 1.712 m., lo que lo sitúa por encima de las otras dos cimas más representativas del macizo,

8 comentaris:

Miquel ha dit...

Una entrada maravillosa, de las buenas y las que dan paz...salut

sentir1907 ha dit...

Unas fotos maravillosas , suerte que lo tienes cercano para verlo , a mi estos paisajes me dá la inspiración para escribir Josep .
Enhorabuena por el artículo .
Saludos desde Sevilla ¡¡¡

Josep ha dit...

Si que dan paz, Miquel. Acercate un dia es realmente una maravilla.
Y esto que yo no ande casi nada.

Salut.

Josep ha dit...

Si que es verdad. Hasta llegar al Pirineo todo son paisajes similares.
Ahora en el deshielo es precioso, va cambiando el color y se llenan los riachuelos de agua...


Un abrazo.

Franziska ha dit...

Gracias por el paseo y por las reflexiones que lo acompañan. Me parece una entrada muy buena y laas fotografías, hacen una compañía cabal a tus palabras. Veo que ha sido para tí un día feliz y me alegro de que hayas querido compartirlo. Un abrazo. Franziska

Josep ha dit...

Franziska, gracias a ti por el paseo hasta aquí. No creas que el mio fue muy largo, los demás si, pero yo pronto me cansé. Es una reflexión a que me pasa el tiempo y me hago mayor. Me doy perfecta cuenta que las cosas que sabía las olvido o me cuestan mucho de recordar. El tiempo no perdona, es así como se dicen, verdad?
Gracias.

Un beso.

KRT ha dit...

Un post fantàstic, Josep! Gràcies com sempre. Gràcies per la varietat i sensibilitat de tot el que ens convides a compartir. El Montseny és una meravella, i m'has fer tornar al cap els versos de Guerau de Liost a la seva gran obra 'La muntanya d'ametistes', dedicat al Montseny. Tot el llibre és extraordinari; deixa'm només citar un poema, en dues versions, la de 1933 més tècnicament perfecta (tot i que potser m'agrada més la de 1908):

AVETS I FAIGS (1933)

Gòtics semblant el faig, l'avet,
puja, segur, l'avet ombriu,
rígid de fulles, d'aire fred,
car és d'un gòtic primitiu.

Amb son fullatge trèmul, net,
ben altrament, el faig somriu,
més joguinós que massa dret,
car és d'un gòtic renadiu.

L'avet és gòtic com el faig.
Són les agulles del bagueny
on de la llum es trenca el raig.

Són les agulles sobiranes
que, en les altures de Montseny,
del vent concerten les campanes.

AVEITS I FAIGS (1906)

El faig és gòtic com l'avet.
Mes l'avet puja fosc, aspriu,
sòbries les fulles, el tronc dret,
car és d'un gòtic primitiu.

Mentres el faig, trèmul, somriu
amb son fullatge transparent
on l'esquirol hi penja el niu,
car és d'un gòtic floreixent.

L'avet és gòtic com el faig.
Són les agulles dels cimals
on de la llum s'hi trenca el raig.

Són les agulles sobiranes
de les eternes catedrals,
immòbils, pàl·lides, llunyanes.

Amelia ha dit...

Josep hoy que tengo más tiempo me estoy dando una vuelta por tu casa (blog) y me he topado con esta pedazo de entrada, madre mia Josep que bonita caminata, que imágenes más especiales, solo con mirarlas se le relaja a una la mirada.
Me gusta la naturaleza, y fijate esa caminata originó esta entrada personal porque en ella nos cuentas mucho de tí, aunque no lo quieras hacer.
Tienes mucha razón, porque aunque ahora se encarguen de cargarse al sistema educativo y principalmente a los educadores, a los profesores, se les debe de reconocer que su labor es maravillosa, que nuestro cajón desastre va almacenando todo tipo de información y que se encuentra en algún lugar que cuando la necesitamos ahí esta, no con los detalles del momento pero sí la idea general y por eso sabemos razones, una mezcla entre lo que vemos, lo que hemos estudiado y asimilado, la experiencia, la lecturas ... en fin que todo es sabiduría y nos hace posicionarnos.
Me parece fatal que esa pata de la sociedad ahora este quebrada (educación)o que directamente les importe un cuerno el dotarla de medios y potenciarla, eso me cabrea, eso me indigna, porque nuestros niños serán los que algún día tenga potestad para decidir ... si ahora no les dotamos de suficientes conocimientos ... es que a la fuerza me hacen ser mal pensada y creer que es la sociedad que ellos esperan, FACILMENTE MANIPULABLE.

Excelente entrada, querido Josep, y tus fotos son de 10, felicidades!!