dimarts, 5 de febrer de 2013

Realismo Rural Francés


El Ángelus de Sant Andeu  del Palomar (Barcelona)

Extraido del Blog "Tot Barcelona".

Al llegar a mis manos la primera de las fotos, la que se ve Sant Andreu con la cúpula al fondo,  no pude por menos de pensar en Millet y en su Ángelus  (la tercera), pero instintivamente me trasfirió a un libro daliniano editado por Tusquets y hoy descatalogado (la segunda de la serie).
Tienen tanto en común que parecen copias, salvo que el oleo de Millet se pintó en 1857, unos cincuenta años antes de la realización de la foto realizada en los aledaños del pueblo de Sant Andreu del Palomar (Barcelona)


Con su permiso   trataré modestamente de explicar lo más resumidamente posible la historia  de esta Obra. A mi gusto es una preciosa Obra de arte .

El Angelus es la obra maestra de Millet y pone de manifiesto su adhesión al Realismo. Millet muestra a dos campesinos orando y dando gracias a Dios por la cosecha obtenida con el sudor y el esfuerzo de muchos días. El hombre y la mujer agachan piadosamente las cabezas, agarrando él su sombrero y llevando ella sus manos al pecho. A sus pies contemplamos la cesta con los frutos y el apero de labor. La escena se desarrolla al atardecer, quedando las dos figuras en zonas de luz y sombra respectivamente, en un contraste lumínico de gran belleza. Este interés por la luz natural acerca a Millet al Impresionismo. Su pincelada es firme y segura al igual que el dibujo, emplea colores suaves para el campo y más oscuros para los personajes, reflejando las vestimentas de los campesinos a la perfección. No en balde, Millet convivió siempre con ellos, sufriendo sus mismas condiciones. La temática empleada por el maestro hizo que los críticos le tacharan de socialista; si Millet tiene algo de socialista es del tipo evangélico al transmitir la espiritualidad de los trabajadores en su faceta más realista, alejada de tópicos.


_________________________________________________________________

Salvador Dalí:

“Reminiscencia  Arqueológica de El Angelus de Millet”.-

” El que yo no sepa cuál es el significado de mi arte, no significa que no lo tenga”.  (Salvador Dalí).-

Cuando Salvador Dalí vio por primera vez el cuadro El Angelus del pintor francés Millet, se vio invadido por una sensación extraña. En la imagen de la obra de Millet  se aprecia una pareja de campesinos en actitud respetuosa, podría decirse que orando. En el suelo, al lado del campesino una horca clavada y en medio de ambos, un saco de patatas. Algo tan en principio, inocente, despertó la paranoia de Dalí, al punto de obsesionarse con el cuadro. Él veía más cosas en la imagen, cosas que nadie veía.  Cierto o no que Dalí veía más cosas en el cuadro, la verdad es que analizado el lienzo con rayos X, se podía apreciar la presencia de un ataúd infantil debajo del saco de patatas. Este extremo lo había confirmado Dalí mediante conversaciones con un amigo de Millet. Según este amigo, el pintor francés había tapado el ataúd porque se había enterado que eso no sería del gusto de las nuevas modas parisinas. Acertó de lleno al cambiarlo como se vio, ya que la imagen pasó a decorar gran parte de los hogares franceses, pero escondió sus verdaderas intenciones, las de representar la muerte de un niño, el hijo de dos campesinos, enterrado en el campo sin más noticias para el resto del mundo que la presencia de sus padres. A partir de ese momento El Angelus se convirtió en el objeto fundamental para el desarrollo de su método paranoico-crítico, e iría apareciendo a lo largo de su obra, especialmente en los años 30.

Jean-François Millet Angelus


Salvador Dalí: Reminiscencia Arqueológica de El Angelus de Millet (1933) .- 
Fotos extraidas del blog "Tot Barcelona"
Foto de Salvador Dali, encontrada en Internet. Serán retiradas a petición.

13 comentaris:

Miquel ha dit...

Gracies ¡¡¡¡¡¡ salut

Mª Trinidad ha dit...

Muchas gracias querido Josep, son preciosas esas fotos que he puesto Miquel, y mira la foto que tenía del Angelus me la regaló Miquel, y el reloj que tengo actualmente tambien de Miquel, y es que es muy grande ese hombre, genial, humano y muy sensible, se hace querer.
Y a tí que te voy a decir que no te haya dicho ya querido amigo, sabes que te quiero y te aprecio mucho, que me acuerdo a diario de tí,estos días he estado ocupada y ni he tenido tiempo para mi blog...Y lógicamente para los de los demás tampoco, pero eso no quiere decir que no esté por tí, de ninguna manera.
Y sobre el enlace de Miquel, has hecho divino, seguro que le encantará, ya sabes como es él, y tú sois mis soles y os aprecio sin límite, siempre encontraréis en mí una defensora de vuestra forma de ser y de pensar, y lo que escribes es de diez alto amigo Josep.
Un petó molt fort, y muchas gracias por enviarme el post, es muy bueno y sabes que me encanta gracias guapo.
Abraçadas.

Josep ha dit...

Gracias a ti, Miquel, no podía dejar escapar una oportunidad como esta.

Salut.

Josep ha dit...

Je, Je!!, querida Mª trini, aun me acuerdo cuando buscabas la foto para ponerla en tu perfil del blog. Ha sido una coincidencia. Todo a ido rodado, pero me encanta que haya sido así. Es una historia que me gusta muchísimo, aparte de la pintura, que es fantástica.
Un beso para ti y un abrazo para Miquel. Creo que esta entrada la hemos hecho entre todos.

Petons.

KRT ha dit...

M’has fet venir a la memòria els meus llunyans temps d’escolà i estudiant de llatí. Permet, doncs, que un descregut citi el text llatí de l’oració de l’àngelus i l’intenti traduir (al marge del text canònic de les oracions en català).

Angelus Domini nuntiavit Mariæ, et concepit de Spiritu Sancto.

"Ecce Ancilla Domini. Fiat mihi secundum Verbum tuum."

Et Verbum caro factum est et habitavit in nobis.

Ora pro nobis, Sancta Dei Genetrix, ut digni efficiamur promissionibus Christi.

(L’àngel del Senyor va anunciar a Maria, i va concebre de l’Esperit Sant.
“Vet ací l’esclava del Senyor. Faci’s en mi segons la teva voluntat”.
I el Verb es va fer carn i va habitar en nosaltres.
Prega per nosaltres, santa mare de Déu, perquè siguem dignes de les promeses de Crist.)

Després de cada un dels tres primers versets, es resava l’Ave Maria:

Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum. Benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui, Iesus.
Sancta Maria, Mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc et in hora mortis nostræ. Amen.

(Salut, Maria, plena de gràcia, el Senyor és amb tu. Beneïda tu entre les dones, i beneït el fruit del teu ventre, Jesús.
Santa Maria, mare de Déu, prega per nosaltres pecadors, ara i a l’hora de la nostra mort, amén.)

I en acabar el quart verset es tancava l’oració amb aquesta jaculatòria:

Oremus: Gratiam tuam quæsumus, Domine, mentibus nostris infunde; ut qui, angelo nuntiante, Christi Filii tui Incarnationem cognovimus, per passionem eius et crucem, ad resurrectionis gloriam perducamur. Per eumdem Christum Dominum nostrum, amen.

(Preguem: et supliquem, Senyor, que infonguis la teva gràcia a les nostres ments, perquè els que hem conegut, per l’anunci de l’àngel, l’Encarnació del teu fill Jesucrist, per la seva passió i creu aconseguim la glòria de la resurrecció. Pel mateix Crist senyor nostre, amén.)

Jo em pensava que l’hora de l’àngelus era a les 12 del migdia (hora que a la ràdio el passaven en la veu del Papa), però antigament es resava tres vegades al dia; de manera que és correcte el que dius que el quadre de Millet representa una acció que passa al capvespre.

M’agrada ara comparar aquesta oració amb el text de l’Anunciació que Josep Maria Folch i Torres va escriure per als seus Pastorets (i que els pobres nens o nenes que fan d’arcàngel sant Gabriel són òbviament incapaços d’entendre):

GABRIEL
Salve, Verge immaculada!
del Senyor sou escollida
i entre totes beneïda
i entre totes alabada.
Estrella de llum serena,
dolça i casta criatura,
tota blanca, tota pura,
de divina gràcia plena.
En vostre cor, Reina pia,
com poncella en eclosió,
hi germina la llavor
que ha de florir en son dia.
Per mare heu estat triada
essent casta sens igual,
i en vostre si virginal
el fill de Déu hi té estada.

MARIA
Vostra esclava aquí veieu,
qui s’enjoia en obeir.
Faci’s, oh Senyor, en mi
tal com disposat haveu.
Arca de tan gran tresor,
sento en mi la santedat
que a mon ànima ha portat
del Sant Esperit l’amor.
Si en mon si el Verb és vingut,
ja no és un estatge humil,
sinó un recinte gentil
ennoblit per sa virtut.

Gràcies com sempre, Josep, per la teva inesgotable capacitat de transmetre idees i vivències sempre estimulants.

Abuela Ciber ha dit...

Muy interesante lo que nos has regalado.
Da realmente que pensar ver la imagen de los campesinos.
Dejando volar la imaginacion al estilo Dali, cuantas cosas podemos deducir .

Saludos

Hada Isol ♥ ha dit...

El artista crea algo que sale de su corazón,es un momento en su vida,todo lo que el es y loas experiencias hasta el momento de hacer esa pointura quedan capturados allí,la actitud de los campesinos es tristeza,o su cosecha fue pobre o de verdad enterraban a alguien,Dalí me encanta porque su arte loco demuestra que tan lejos puede llegar la mente humana,mientras muchos solos quieren ver y mostrar lo estructurado el va más allá,como si su arte viniera del mundo de los sueños,y la fotografía,es lo mismo,una foto dice muchas cosas,la naturaleza es el artista pero el hombre que saca la foto tambien,es una obra conjunta,un mismo paisaje,un mismo rostro tomado por varios fotografos no será igual,cada uno tendrá su propia visión y le pondrá su toque,me gusta la foto ,es bella también,esta entrada me ha encantado Josep,un abrazo!

Hada Isol ♥ ha dit...

http://mimundoenfotosdiapositivas.blogspot.com.ar/2013/02/transitabamos-la-ruta-que-nos-llevaba.html luego me cuentas si te gusta.

Josep ha dit...

Moltes gràcies a tu KRT per la teva ensenyança. Mai et canses de fer-ho. De debò, gràcies.
Ha estat una gran coincidència que sense voler hem aportat entre tots un bocí per explicar aquest famós quadre. Miquel per relacionar aquesta fotografia antiga de un barri de Barcelona, gairebé idèntica al quadre de Millet. i posar al seu bloc. M ª Trini perquè s'ha passat molt de temps amb aquesta foto en el seu perfil del bloc i un dia molt llunyà va proposar la lectura del llibre. I en aquest cas jo per acoblar-lo tot. L'obra de Millet, la història de Dalí i el quadre. Jo, ja ho havia llegit, hi ha més, el llibre de Dalí, que per cert no vaig entendre el seu pensament, però si José Antonio que va fer-ho a continuació. És dels post que més m'ha agradat fer perquè em sembla una de las coses més maques que poden pasar dins de una Obra com aquesta.

Josep ha dit...

Siguiendo todo el texto junto con las fotografias veras, Abu, las coincidencias que han pasado. Y si tienes la suerte de conseguir el libro y lo deseas leer te va a encantar. Quizás leer el libro de Dalí es más complicado porque introducirse en su pensamiento es más dificil.
Gracias.

Un beso.

Josep ha dit...

es muy posible que en el cuadro de Millet (el original) sea así. Debajo de la cesta de patatas puede ser que haya un niño. Dalí no se equivocó, no tendría ningún sentido la posición del matrimonio. Son preciosos los colores, es preciosa la hora del Ángelus, que yo creia que solo eran a las 12 del mediodia y no, hay más horas. En fin, como dices tu es el artista. Y que bien supo hacerlo.

Ahora voy a ver tu otro blog. El de fotos.

Una abraçada molt gran.

Lluís Bosch ha dit...

Te dejo una mirada (cinemaográfica) sobre el Angelus de Millet que a mi me pone los pelos de punta. A partir del minuto 1:50 del video
http://youtu.be/Mr5cYiRPf3E

Josep ha dit...

Lluis, esta pelicila ya la habia visto entera. Es magnífica, y es cierto que en el video es a partir del minuto que dices cuando empieza de verdad. Quizá, el sentido de la salvación de la tierra, con la destrucción de la casa y la palabra sea, también, la expresión última del más encarnizado anhelo de redención de un hombre. Y ese plano final, con el hogar envuelto en fuego al filo de un inmenso espejo de agua, en un atardecer triste e irreal, mientras llegan los familiares y la ambulancia que se llevará al protagonista enloquecido, es, sin dudas, una síntesis inmejorable de ese viaje al centro del cosmos que, para Tarkovsky, nunca dejo de ser un viaje al fondo de nosotros mismos.