dimarts, 27 de novembre de 2012

Amélie Nothomb. estupor y temblores




Argumento 

Amélie, una joven belga, nacida en Japón, firma un contrato por un año con la empresa Yumimoto. Desde el principio sufrirá humillaciones, desprecios, etc, como consecuencia del choque entre las costumbres de oriente y occidente y la extremada jerarquización de las relaciones sociales en Japón. 

Comentario 
Una novela breve y autobiográfica, que se lee de un tirón, en una tarde, o entre visitas de médicos, y que pese a no ser una obra mayor, desde el punto de vista estrictamente literario, resulta interesante y recomendable, por su argumento. Aunque la verdad es que a mi me gustaría ver este tipo de empresas en Japón, justamente donde transcurre la novela para ver por mi mismo si esto puede o no ser cierto. Si digo esto es porque conozco empresas japonesas ubicadas en
 Cataluña, donde he visto su sistema de trabajo y su jerarquía. En cuanto a su sistema de trabajo está a años luz del español y su jerarquía es disciplinaria, pero no hasta el extremo de la novela. Hay que tener en cuenta que no es lo mismo una empresa situada en una ciudad de Japón, y la misma fuera de ella.
Empieza un poco sosa. 
Una novela breve y autobiográfica, que se lee de un tirón, en una tarde, o entre visitas de médicos, y que pese a no ser una obra mayor, desde el punto de vista estrictamente literario, resulta interesante y recomendable, por su argumento. Aunque la verdad es que a mi me gustaría ver este tipo de empresas en Japón, justamente donde transcurre la novela para ver por mi mismo si esto puede ser o no puede ser, pero poco a poco remonta el vuelo y va tomando intensidad narrativa según se van desglosando los avatares de las protagonista, que es destinada a trabajos cada vez más ingratos, y siempre por debajo de su cualificación (servir el té y el café, cambiar el día de los calendarios, fotocopiar mil folios con el reglamento del club de golf del jefe una y otra vez "porque están descentrados") hasta culminar en su puesto como reponedora del papel higiénico del servicio de caballeros y limpiadora de retretes.

 El libro pone de manifiesto la gran diferencia entre las culturas de oriente y occidente, sobre todo en el mundo empresarial, que es descrito de forma despiadada: la penalización de la iniciativa propia de los empleados (tomar una iniciativa sin consentimiento del jefe es algo indigno); el control absoluto de los sentimientos; las fórmulas burocráticas que exigen incluso que se repita ante cada uno de los superiores jerárquicos la petición de renuncia. Pero no solo la empresa japonesa es puesta en la picota; también se dedican muchas páginas a criticar su cultura en general, las grandes exigencias sociales hacia el ciudadano, especialmente si es mujer, y que llevan a que Japón sea el país con mayor índice de suicidios del mundo. Sobre este particular la autora reflexiona mediante una digresión terrorífica que explica las pocas expectativas de "felicidad" que le quedan a la mujer japonesa (aunque al hombre tampoco le quedan muchas que digamos). 
Uno de los elementos más destacados del libro es la insana relación entre Amélie y su superiora inmediata Fubuki, una mujer de gran belleza, pero amargada, (da una sensación de lesvianismo) pues según los cánones japoneses una mujer con más de 25 años que aún no se ha casado vive en la vergüenza.

 Esta relación se basa en la humillación constante de la japonesa hacia la occidental, motivada en buena parte en factores racistas. Para los japoneses los occidentales "sudan", y huelen mal, algo que también es sumamente indigno y mal visto en esa cultura. También poseen cerebros inferiores. La autora hace un paralelismo entre su caso y el de la película "Bienvenido, Mister Lawrence", que narra la relación de atracción-dominio entre un oficial japonés y un prisionero inglés durante la II Guerra Mundial.
Resumiendo, un libro que plantea situaciones tan surrealistas en el mundo del trabajo (aunque también en occidente se den estas humillaciones a los empleados y el encargo de tareas inútiles y sin sentido) que a veces no puedes evitar reír pese a todo. De todas formas, está escrito con cierto humor que alivia o potencia, según los casos, el dramatismo de las escenas.
Una lectura curiosa, incisiva y políticamente incorrecta sobre los choques culturales. El título "Estupor y temblores" hace referencia la fórmula que explica la sensación que debe provocar el Emperador del Sol Naciente en sus súbditos, y que para la autora es un resumen de toda la cultura empresarial japonesa.

Fotos de internet. Serán retiradas a petición.

13 comentaris:

Miquel ha dit...

La leeremos ¡¡¡¡ salut

Josep ha dit...

Miquel, si la quieres leer buscala en la biblioteca, no hace falta gastarte 10 euros, porque no es una gran novela. Ayer me doy tiempo de leerla toda y empezar con tu libro. Es, sobretodo la explicación del cambio de culturas, sistemas de trabajo y jerarquias, que hay que cumplir, si o si.

Salut.

Amelia ha dit...

miraré de bajarla por aquí, se lo diré a mi marido, además se llama como yo jejejeje.

He pensado mucho en tí este domingo, cuando salieron los resultados pensé que ha quedado claro que la gran mayoría del pueblo catalán apuesta por el mismo. No comprendo porque se hacen lecturas tan dispares, te diste cuenta que chanchullos tienen que hacer desde el gobierno Central (tema investigación de la policia que ahora ya no la encuentran ....) para intentar desacreditar días antes ... eso me demuestra que le sois muy muy PELIGROSOS.

Un besoooo.Amelia.

Josep ha dit...

Si Amelia, se llama como tu. Es un nombre muy bonito, de veras, Ahora porque no está de "moda", ya sabesque esto de los nombres funciona así sin saber el motivo.
Hay sitios que te la puedes descargar, pero yo solo la encuentro en inglés, en castellano no. Pero si quieres te acercas un momento por la biblio y ya está.
El argumento es muy corto peroparece ser que es verdadero, me refiero a la forma de actuar en Japón. Y el comentario es lo que es la historia, creo que solo me dejo las conversaciones entre los personajes.
La verdad es que si el libro es verdad -que no tengo porque dudarlo- los japoneses no actuan igual en Japón que aquí.
Mi hija trabajó un año y medio en una empresa que hacen la parte electrónica de Toyota, y también para coches de carreras. La empresa se llama DENSO. Ella estaba en un departamento de diseño con ordenadores(es una cosa que por televisión lo hemos visto muchas veces).La cuestión es que si que habia una jerarquia que yo diria dura porque querian las cosas bien hechas, pero eran unas bellas personas. Y la manera de trabajar nos dan 100 vueltas a nosotros. A mi me habia pasado lo mismo, pero yo no trabajaba en su empresa, solo lo veia desde dentro cuando iba a reparar alguna pieza de los robots La dirección lo primero que hacia era crear amor hacia la empresa. Desde el primer trabajador hasta el director no perdian nada de tiempo en nada. Todos sabian que tenian que hacer siempre. Habian unas habitaciones para dormir los directivos si plegaban muy tarde, porque a las 8 tenian que empezar a trabajar de nuevo. Era una pasada.

En fin, aunque ya sabes de que va (no hay nada que esconder) leela o descargatela.

Un beso.

Tamara ha dit...

Pues tiene buena pinta, gracias por recomendarla. Un besazo.

Josep ha dit...

Tamara, si lees la contestación que le he hecho a Amelia quizas te sea útil. Yo descargaria el libro, procurando encontrarlo en castellano. Yo solo lo he visto en inglés.

Saludos.

Tamara ha dit...

jajaja si Josep, lo buscaré en castellano, porque como sea en inglés, no entenderé mucho. Un besazo.

Mª Trinidad ha dit...

La leeré Josep y me acordaré como me lo has descrito...Fantástico.
Un beso y bon día.

Josep ha dit...

Tamara, si no la encuentras, te acercas a la "biblio" seguro que ganas en tiempo, porque creo que también está en película.

Saludos.

Josep ha dit...

Mª Trini.En castellano no la encuentro por internet, en inglés si. Pero te puedes acercar a la biblioteca.
Ya verás que es como más o menos es muy parecida a mi opinión . Quizas la encuentro machista, pero claro como es otra cultura tan diferentede la nuestra... es posible que la mujer aun siendo en muchos casos más inteligente que sus superiores deba actuar como le hacen actuar.
Desde luego lo que si que es verdad es el sistema de trabajo. Mi hija hasta que no la llamaron para ocupar un puesto de "profe" estubo trabajando en una empresa japonesa de Manresa, que hacian trabajos de electónica para Toyota y algún coche de carreras. No podian saltarse ningún mando si querian hablar de nada, ni podian hacer en el trabajo otra cosa que no les mandaran. Es así como un pais se hace grande.Ah! recuerdo que tenian diez minutos de descanso dos veces por la mañana en una sala de gimnasia. No se si era para el estrés, no podría decirtelo. Estoy de acuerdo que esto es un poco esclavo, pero según los trabajadores de aquí el sistema en Japón es mas o menos igual pero mucho peor.

Ya me dirás algo.

Un petó

Hada Isol ♥ ha dit...

Es interesante conocer este choque de culturas,una amiga mia mecontó de una nueva compañera de trabajo que era japonesa y de lo cómico que le resultabaver como eesta pobremujer queria trabajar de modo muy estructurado cuando por aqui eso es dificil,además en la empresa donde trabaja mi amiga se premia la inciativa y esta mujer hacia solo loque su superior le pedía creyendoque eso era lo adecuado y no! alcontrario aqui losjefes son muy servidos y esperan todo del empleado incluso que piense por el y que adivine lo que tiene que hacer ,leertemehizo recordar losrelatoss de Ceci sobre la japonesita,me resutainteresante si lo puedo descargar y está en español lo leeeré y te cuento.Que tengas buen día un abrazo!

Josep ha dit...

Ostras, Isabel!! Ahora que dices esto de premiar la iniciativa de cada trabajador se me olvidaba decirlo. Menos mal que tu me has hecho memoria. He recortado a Amelia(que te recomiendo su blog) cosas que se hacen allí con un machismo hasta cruel y aquí no. Silolees verás que digo que una vez a mi hija esperando que la llamaran para trabajar en una escuela trabajó en DENSO, una multinacional que hacen los tableros de la TOYOTA y de coches de carreras. La dirección es estricta, igual que el trabajo. Allí se trabaja, aunque dan dos veces por la mañana y otros dos por la tarde unos dencansos que pueden ir desde aparatos de gimnasia a dormir unos minutos.
Bien, pues hacen un dia al año de puertas abiertas para que quien quiera pueda visitar la fábrica, y los mismos directores la enseñan. Pero claro, yo entiendo que esta dirección ha aprendido a ser español, no en el trabajo o el orden de mando pero si a estas cosas que allí no están, o están menos. Esto de la iniciativa aquí lo hacen como si fuera una liga de fútbol. Van dando puntos al mejor del mes, y claro hay un primero y un último, y al final del año les regalan un viaje al primer clasificado. Como al Barça !! Igual, igual.
Y ahora en serio. En Europa nos dicen que los españoles trabajamos muchas horas pero no son rendibles. Yo les doy la razón. No es por nada porque tu ya sabes que hay de todo, pero nosotros miramos con mucho cariño a estos paises, como el nortede Europa. Otra cosa es que no sepamos aprender.Pero esta gente respeta mucho el orden de las cosas, El trabajo y la dirección, y nosotros casi, casi , no.

Gracias por el buen comentario.

Vales un Imperio!
Buen fin de semana!

Un beso.

Abuela Ciber ha dit...

Muy interesante tu comentario.
Mis hijos tuvieron un amigo que por razones tambien de trabajo el padre fue enviado (temporalmente a Japon), el joven se regreso a vivir con los abuelos porque no le gustaba la forma de vida .
Son culturas diferentes con pasados apartados como precipicios.

Gratisimo leerte

Saludos