dimecres, 30 de març de 2011

almendros y cerezos



ametllers/ almendros
Por fin ya tenemos la primavera aquí. Al menos la primavera astronómica. Los días son cada vez más largos y soleados, pero aun falta que llegue “ese día” en que sales a la calle y todo parece más nuevo y luminoso. El aire es más cálido y notas como la sangre corre con más fuerza. Entonces es cuando pienso que, por fin!, Ya ha llegado de verdad  la primavera. Nunca se sabe cuando llega ese día, y quizá por cada persona es uno diferente. Yo este año aún no lo he vivido, pero ya falta poco. Se nota en el ambiente.
ametllers/almendros
La primera señal del buen tiempo es el florecimiento de los almendros. Aunque aun hay dias que  hace un poco de frío, pero algunos árboles ya dan señales de recuperar la actividad. Ver almendros en flor nos recuerda que el invierno no durará siempre. En esto de los almendros yo os recomiendo Eivissa (Ibiza). Nunca he visto tanta cantidad, ni tanta belleza, todos juntos.

cirerer/cerezo
Después vendrán los cerezos y entonces muchos empezamos a dudar si lo que vemos florido es un almendro o un cerezo. Además, nos hacemos un lío con el color. El blanco es el almendro y el rosa el cerezo? O es al revés?. Y que debe ser este árbol que veo desde la biblioteca? Hay quien dice que es una especie de almendro, entre las muchas especies que hay….
flor del cirerer/flor del cerezo
¡Esperad, voy a por un diccionario!….
En realidad, ambos pueden tener los dos colores. Hay muchas variedades y las flores tienen muchos matices que van del blanco hasta el rosa en ambos casos. Para ver la diferencia es mejor fijarse en las hojas. De hecho, si miramos las flores notamos que se parecen bastante. Y el motivo lo podemos deducir del nombre científico. El cerezo es el Prunus avium, almendro es el Prunus dulcis.


Ambos son del género Prunus, al igual que muchos árboles frutales (como el ciruelo, claro!) Y de la familia de las rosáceas. De hecho, una de las características de las rosáceas es que las flores pueden tener diferente número de pétalos, pero siempre son múltiplos de cinco
cirerer/cerezo
 Ya estoy aquí de nuevo…
Es curioso que el almendro sea el Prunus dulcis, ya que puestos a elegir, las cerezas son realmente más dulces que las almendras. De hecho, algunas almendras se caracterizan por ser amargos. Con esta variedad de almendras hay que vigilar porque además de amargos, pueden llegar a ser tóxicas si se toman en gran cantidad. El motivo es un producto que contiene en relativamente alta concentración. La amigdalina es una sustancia fabricada por diferentes árboles de género Prunus, pero el almendro amargo es el que hace en mayor cantidad.

La gracia de la amigdalina es que dentro de su molécula hay un grupo cianuro unido. Mientras no se libere no pasa nada, pero si comes muchas almendras de la variedad que tiene mucho amigdalina si que se puede liberar en cantidades suficientes como para ser tóxico. Y es un envenenamiento por cianuro. No es porque sí que en las novelas de asesinatos, sabían que habían utilizado cianuro por el olor a "almendras amargas".
La amigdalina, durante un tiempo se pensó que tenía alguna utilidad para el tratamiento del cáncer. Esto, sin embargo no se pudo demostrar. En cambio, si que se conoce la toxicidad, por lo que no sale a cuenta como tratamiento.

Pero en todo caso, ahora no toca pensar en almendras amargas. Llegó la primavera y es época de cosas dulces: cerezas, almendras tostadas, paseos bajo el sol y el olor del campo cuando recupera la vitalidad. El invierno puede ser genial, pero al final ya se echa de menos el buen tiempo y los días largos.



ametllers en Santa Agnès- Eivissa






almendros en Santa Agnès-
Eivissa

dimecres, 23 de març de 2011

abre la puerta.


El síndrome de Down es una alteración genética producida por la presencia de un cromosoma extra (o una parte de él) en la pareja cromosómica 21, de tal forma que las células de estas personas tienen tres cromosomas en dicho par (de ahí el nombre de trisomía 21), cuando lo habitual es que sólo existan dos

Este error congénito se produce de forma espontánea, sin que exista una justificación aparente sobre la que poder actuar para impedirlo. No hay que buscar culpables.

Cuarenta y cinco puertas que se abren. Cuarenta y cinco personas que acceden a una sociedad respetuosa y justa...

Este pasado lunes se celebró el Día Mundial del Síndrome de Down, una cita que reivindica el derecho fundamental a la integración y el respeto a todas las personas que sufren la trisomía del cromosoma 21 -de ahí que el día se celebre el día 21 del tercer mes del año-.
Es triste que, en una sociedad que se supone avanzada, sigamos reivindicando la normalización de una situación a todas luces injusta. Porque no debemos olvidar que hablamos de personas, cuya capacidad intelectual no debiera suponer una traba para su integración social.
Una vez más, la tópica frase 'la sociedad avanza que es una barbaridad', pone de manifiesto lo injusto del progreso, que sigue dejando de lado a su parte más sensible y débil, marginando por defecto a quienes tienen mucho que aportar, pero a los que no les damos ni la más mínima opción.
Hoy es el día para poner a estas personas en valor... Abramos la puerta. Empecemos a cambiar las cosas de una vez.


Si alguien no anda al mismo compás que sus compañeros, quizás es porque percibe el sonido de otros tambores


diumenge, 20 de març de 2011

50 aniversario de Amnistía Internacional

Amnistía Internacional celebra este año su 50 aniversario luchando por los derechos humanos en todo el mundo. Con motivo de tal celebración ha realizado este sorprendente y conmovedor vídeo, obra de la agencia parisina La Chose, con el que se transmite la esencia y los valores de la organización no gubernamental.





dissabte, 19 de març de 2011

¿Compasión, mezquindad, interés?

La lucha contra el cáncer no es nueva en el mundo del fútbol. Se trata de una batalla que ya han librado otros jugadores, cuyo esfuerzo para superar la enfermedad tuvo la recompensa de volver a vestirse de corto. Buscar esa segunda oportunidad es el objetivo al que se tiene que agarrar Eric Abidal, que el próximo jueves será operado de un tumor en el hígado en el Hospital Clinic de Barcelona.



Quizás mi comentario les desagrade pero no puedo evitarlo. En la prensa, especialmente en la deportiva y a toda plana, han aparecido muchos comentarios sobre el tumor de hígado que padece un conocido jugador de un club de futbol. "Todo el mundo" se ha volcado para animarle en este trance y hasta alguno ha puesto pancartas en los balcones: "te necesitamos". Que este jugador tenga un tumor y, aparentemente, todo el mundo le de ánimos parece bueno; que implica bondad de las personas interesadas en su salud. La realidad es más cruda. Los muchos comentarios que ayer oí en el hospital no eran lamentaciones por su desgracia sino por la desdicha del club de no tener a un jugador que estaba sustituyendo a otro lesionado y titular indiscutible.
Siendo un poco duro y dicho de otra forma, lo que a la gente le preocupa es que la defensa del equipo empiece a hacer aguas y deje de ir en cabeza o pierda partidos. Lo que les pase a los jugadores se la refanfinfla porque, en el fondo, no son más que unos mercenarios a sueldo.
Muchos tenemos cánceres y tumores y nadie nos ha enviado tantas muestras de ánimo. En este caso estas muestras son un tanto fariseas, y más cuando ha pedido privacidad en todo este asunto. Yo, como todo el mundo deseo que una persona salga de un mal momento pero de eso a magnificarlo ocupando planas enteras de los periódicos me parece de una falsedad increíble. Si este jugador estuviera en el banquillo nadie le hubiera hecho el más mínimo caso y si no vuelve a jugar y las cosas no van bien verán como los famosos: "te queremos" o" te necesitamos" desaparecerán como por arte de magia. Pero como en este momento es una baza importante para el equipo, todos son parabienes para ensalzar sus cualidades. ¿Compasión, mezquindad, interés?

dijous, 17 de març de 2011

Que somos?, Inmigrantes o extranjeros. Racistas o clasistas.

Si echamos un vistazo a los medios de comunicación (sean de la tendencia que sean) queda claro que las personas que viven en nuestro país pero han nacido en otra parte pueden ser de dos tipos: extranjeros o inmigrantes. Cuando se habla de marroquíes, ecuatorianos o senegaleses, por ejemplo, no son nunca extranjeros, son inmigrantes. Y cuando se habla de franceses, australianos o japoneses no son nunca inmigrantes, son extranjeros. Sólo existe una posibilidad que los que provengan de países pobres se conviertan en extranjeros: que sean millonarios. Los futbolistas, naturalmente, pertenecen a los extranjeros siempre que jueguen en primera división.

Si nos fijamos en las leyes que afectan al colectivo (o a los dos colectivos, para ser más exactos), veremos que esta discriminación se da desde la misma frontera. Según un Decreto publicado el 11 de mayo de 2007, los extranjeros que quieran entrar en el país deben acreditar que disponen de una cantidad mínima diaria de dinero para cubrir sus gastos. Lo más gracioso (por decirlo de algún modo) es que el decreto estipula que esta cantidad debe ser como mínimo del 10% del salario mínimo interprofesional por cada día que dure su estancia. Dicho de otro modo: si el salario mínimo en España en 2011 es de 641,40€ mensuales, los extranjeros que quieran entrar deberán acreditar que disponen de 64,14€ por persona y día. Al mes, son 1924,20€. Y si se trata de una familia de 4 miembros, necesitaran 256,56€ diarios, que al mes son 7696,80€.
No entiendo en absoluto de  finanzas, pero de humanidad creo que un poco, y  como dice el periodista Javier Galparsoro, a la mayoría de los que vivimos aquí no nos dejarían entrar si nos aplicaran esta ley.



Fuentes:


1. Decreto del 11 de mayo de 2007 sobre los medios económicos que deben acreditar los extranjeros para entrar en España: http://www.boe.es/boe/dias/2007/05/11/pdfs/A20390-20391.pdf


2. El Salario Mínimo Interprofesional del 2011: http://www.ceo.es/pdf/es/ultima-hora/SMI.pdf


3. Artículo de Javier Galparsoro en Periodismo humano sobre el decreto: http://conpapeles.periodismohumano.com/2010/05/10/algunos-espanoles-tendriamos-que-irnos/



dimarts, 15 de març de 2011

nos dicen la verdad?

De vez en cuando la naturaleza llama a la puerta y nos hace caer, destronándonos del pedestal de vanidad, egocentrismo y egoísmo desde el que reinamos irresponsablemente. Nadie sabe si Dios existe, pero sabemos que existe la fuerza de una naturaleza tan servil a nuestros desmanes, como indómita cuando despliega su furia. Y cuando ello ocurre, recordamos que nuestra identidad primera es la vulnerabilidad.

Si añadimos nuestro insostenible modelo de vida, la voracidad con que hemos colonizado tierra, mar y aire, y la inconsciencia con que hemos destruido los equilibrios, podemos concluir que no sólo somos vulnerables, sino que trabajamos para serlo. Como si, siendo puras motas de polvo, le diéramos la escoba de barrer al universo. Japón ahora, y antes tantas otras tragedias humanas, nos recuerdan una y otra vez que el animal humano que apareció en el planeta hace millones de años se ha convertido en un destructor, y que más que usar la Tierra, abusa de ella hasta el suicidio. Después vienen los llantos, los desconciertos, los miedos, pero antes nos hemos multiplicado hasta la locura, hemos matado todo ser vivo que se nos ha puesto al alcance, hemos creado un desarrollismo tecnológico que tiene una hipoteca de destrucción inevitable y no tenemos ningún interés en reinventar un futuro distinto. Vamos con paso firme hacia el precipicio.
Japón, como último aviso. Nadie puede planificar la ecuación diabólica que junta a la madre de todos los terremotos con un tsunami gigantesco, una isla pequeña y millones de ciudadanos viviendo en ella. La tragedia debía ser tan inevitable como terrible ha sido. Pero el día después descubrimos que, además de los dramas humanos de millares de personas, además de los miles de muertos, desaparecidos, desplazados, damnificados, el mundo contempla el riesgo nuclear. Es decir, recuerda de golpe que para mantener el modelo social creado, necesitamos un contingente energético cuyas consecuencias nunca son inocentes. Osomos esclavos del petróleo con todas sus catastróficas derivadas: contaminación, inestabilidad económica, dependencia asfixiante de oligarquías dictatoriales… o lo somos de las centrales nucleares cuyos sustos son infrecuentes, pero fulminantes cuando se producen. Estamos entre el fuego y las brasas. Y en medio, una forma de vida a la que no queremos renunciar.
Todo esto, ¿tiene solución? O, peor, ¿tiene futuro? Y mientras lo preguntamos, ¿cómo gestionamos el presente? Porque nada será igual después de Japón, e incluso aquellos que están convencidos de que la energía nuclear es incuestionable saben que algunas cosas deberán replantearse. La cuestión es qué y cómo. Porque ya lo dijo alguien muy perspicaz o muy pesimista: o cambiamos de actitud o tendremos que cambiar de planeta.





Las impresionantes imágenes de las explosiones en la central nuclear de Fukushima, hacen que muchos duden sobre la veracidad de los reportajes del gobierno japonés, que sostiene que -por el momento- los niveles de radiación en las inmediaciones de la planta no revisten mayor peligrosidad.


¿Puede acaso explotar, aunque sea parcialmente, una planta de este tipo sin que se produzca como resultado una catástrofe nuclear?
clic ¿Explosión sin consecuencias?
clic ¿Dónde está el riesgo?
clic ¿Se ha fugado material radioactivo?
clic ¿Qué tan grave es la amenaza?
¿Explosión sin consecuencias?
Según las autoridades, las explosiones en los reactores uno y tres de la planta nuclear de Fukushima Daichii parecen haber sido causadas por una excesiva acumulación del hidrógeno producido en su interior.
Pero aunque son visualmente espectaculares, explosiones como las registradas el sábado y este lunes no necesariamente aumentan el peligro de contaminación por radioactividad.

Esto sucede porque las estructuras de concreto afectadas por las explosiones solamente servían como una coraza externa de otras estructuras de contención, entre las que se destaca el contenedor de metal donde se acumulan los materiales radioactivos liberados en el proceso de fisión nuclear: el núcleo.
Y, en la versión de las autoridades, estos contenedores de acero ubicados en el centro del reactor no sufrieron mayor daño.
De hecho, según Malcolm Grinston, del Grupo para la Formulación y Administración de Políticas de Energía del Imperial College de Londres, los edificios dañados también estaban diseñados para caer hacia fuera en caso de derrumbe, minimizando así los posibles daños al núcleo.
Y según Tokyo Electric Power Co, la empresa que maneja la central nuclear, la mayoría de los gruesos muros de contención que protegen el núcleo de los reactores de la central de Fukushima también permanecen intactos.
"La explosión… no fue un evento tremendamente importante", afirmó Grinston.

clic Volver arriba
¿Dónde está el riesgo?

El principal riesgo sigue siendo el derretimiento -o fusión- del núcleo de alguno de los reactores, como consecuencia de fallos en sus sistemas de enfriamiento.
Las autoridades están preocupadas por el posible derretimiento del núcleo de alguno de los reactores.
Un derretimiento parcial parece haberse producido en los reactores uno y tres de la central nuclear de Fukushima.
Y, para evitar un derretimiento mayor, las autoridades han estado bombeando agua de mar y ácido bórico en los reactores, pues los átomos de boro absorben a los neutrones y disminuyen la actividad nuclear residual.
De fundirse completamente el núcleo, material altamente radiactivo caería al suelo de la estructura de contención, desde donde podría filtrarse a la tierra.
En ese contexto, para las autoridades japonesas es clave poder controlar la temperatura de los reactores, así como el buen estado de las estructuras de contención, además de evitar nuevas explosiones y, sobre todo, incendios.

clic Volver arriba
¿Se ha fugado material radioactivo?

Todo parece indicar que sí, aunque no está claro su alcance ni la cantidad.
Según las autoridades, los niveles de radiación detectados son bastante bajos.
Mínima contaminación radioactiva fue detectada en un portaaviones estadounidense anclado a más de 150 kilómetros de la costa de Japón, que había sido enviado a la zona para asistir con las labores de rescate.
Pero las autoridades rusas no han detectado nada anormal en su territorio y el gobierno japonés afirma que, en cualquier caso, los niveles de radiación detectados fuera de la planta son bastante bajos y no pueden compararse con los registrados luego de accidentes como el de la central nuclear de Chernobyl, en 1986.
El material radioactivo -isótopos radioactivos de cesio y yodo- parece haberse fugado cuando se liberó parte del gas que se ha ido acumulado dentro de los reactores para evitar una nueva explosión.
Y por el momento no se han detectado isótopos de uranio, ni de plutonio.

clic Volver arriba
¿Es tan grave  la amenaza?

La Agencia Internacional de Energía Atómica sostiene que, por el momento, los sucesos de Japón nada más tienen repercusión a nivel local.
Y es que como explica el especialista en temas ambientales de la BBC, Richard Black, la principal amenaza en anteriores accidentes nucleares han sido las nubes de gases radioactivos liberadas en la atmósfera.
Los expertos descartan otro Chernobyl.
Tanto durante el accidente de Chernobyl de 1986, por ejemplo, como en el incendio de 1957 en Windscale, en el Reino Unido, los componentes de los reactores ardieron durante varios días.
Y, en el caso de Chernobyl, el incendio se vio precedido por una brutal explosión que también liberó gas.
Según Black esto permitió que el material radioactivo viajara largas distancias empujado por el viento.
De hecho, en el caso de Chernobyl, las primeras detecciones de produjeron en Suecia, a más de 1.000 kilómetros de distancia del sitio del accidente.
Este tipo de explosiones, sin embargo, no se han producido en Fukushima, donde tampoco hay reportes de incendios.
En ese sentido, los expertos parecen coincidir que Fukushima nunca será otro Chernobyl.

clic Volver arriba

divendres, 11 de març de 2011

deixeu-me dir!....




         deixeu-me dir!.... clic
catalán
Benvinguts a aquest nou blog que neix ara. S'ha creat amb la idea de ser una pàgina per recopilar tot tipus de coses que us agradin, i que no volguéssiu que ningú l'hi perdés. Quedeu convidats a ell, i si ho desitgeu us animo-com exemple-a enviar aquest cartell de les Festes de Primavera que cada any fem en els nostres pobles.



Moltes gràcies.



castellano.
deixeu-me dir!.... dejadme decir!....
Bienvenidos a este nuevo blog que nace ahora. Se ha creado con la idea de ser una página para recopilar todo tipo de cosas que os gusten, y que no quisierais que nadie se lo perdiera. Quedais invitados a él, y si lo deseais os animo -como ejemplo- a mandar este cartel de las Fiestas de Primavera que todos los años hacemos en nuestros pueblos.


Muchas gracias.



dimecres, 9 de març de 2011

lenguaje administrativo

A veces cuando escribimos una nueva entrada, nos sale más larga de lo que esperábamos. Esto mismo es lo que me ocurrió el otro dia. Me supo mal,  traté de rectificar y nada más, pero esto no es la noticia. La noticia de este post tan largo, está en que no había nada de contenido, pero nada, nada.

Probablemente, la parodia más famosa del lenguaje administrativo se la debemos a los hermanos Marx y a su diálogo surrealista en “Una noche en la ópera”. Groucho se dispone a fichar al tenor Ricardo Baroni (Zeppo). Por eso se “entrevista” con su representante (Harpo), para discutir el contrato…
En este fragmento de la película, es una clara burla satírica e irónica del lenguaje jurídico, ya que ningún hablante de la calle está acostumbrado a él, por lo que se le hace más difícil su comprensión.
La Parte Contratante.
Podeis verlo  a traves de este enlace. Está desactivado el código para insertar.

- Haga el favor de poner atención en la primera cláusula porque es muy importante. Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte. ¿Qué tal, está muy bien, eh?



- No, eso no está bien. Quisiera volver a oírlo.


- Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte.


- Esta vez creo que suena mejor.


- Si quiere se lo leo otra vez.


- Tan solo la primera parte.


- ¿Sobre la parte contratante de la primera parte?


- No, solo la parte de la parte contratante de la primera parte.


- Oiga, ¿por qué hemos de pelearnos por una tontería como ésta? La cortamos.


- Sí, es demasiado largo. ¿Qué es lo que nos queda ahora?


- Dice ahora… la parte contratante de la segunda parte será considerada como la parte contratante de la segunda parte.


- Eso si que no me gusta nada. Nunca segundas partes fueron buenas. Escuche: ¿por qué no hacemos que la primera parte de la segunda parte contratante sea la segunda parte de la primera parte?

Analizando el texto más detenidamente, vemos que, en sí, el contrato que están dispuestos a firmar, no tiene contenido, es más, no dice más que obviedades (la parte contratante de la primera parte, será considerada como la parte contratante de la primera parte). Ese factor, hace que la comprensión del texto sea mil veces más complicada.

A pesar de la exageración que utilizan los hermanos Marx para parodiar esta situación, cabe destacar, que en el mundo político real, también se dan estos rodeos, entrando así en una contradicción con el objetivo de sus textos,
En este video podemos identificar los tres mismos tipos de humor, -el humor de situación, que lo vemos en el vídeo, sobre todo al final, cuando aparece el hombre tirado en el suelo, el humor de caracteres, que está identificado con el representante del tenor, ¿Un representante que no sabe escribir, y muy probablemente, tampoco sepa leer?, y el humor verbal, que se encuentra reflejado en las frases como “segundas partes nunca fueron buenas” o cuando Groucho dice: “seguro que le va a gustar” y el representante contesta: “No, no me gusta nada”.
  De esta forma, es evidente que el texto de los hermanos Marx es muy jugoso, y da para un análisis muy exhaustivo.




 Por último, y aunque la escena del camarote no tenga que ver con el lenguaje político, estareis conmigo que este vídeo no puede pasar por alto.



dissabte, 5 de març de 2011

el adoquín

Desde hace muchos años los adoquines molestaban a una ciudad hecha para el coche, y los cambiaron por un feo y negro asfalto. Nadie pensó en la particular historia de ese pequeño bloque de piedra, una perfecta escultura moderna, que en este barrio de Barcelona estaba asociada a las luchas obreras, a esas espontáneas barricadas contra la represión y el orden burgués. El adoquín ya no está en las calles. Lo han transformado en forma de ciudad compacta, donde las empresas más innovadoras conviven con centros de investigación, de formación y de transferencia de tecnología,

A través de los adoquines, la tierra, nuestra tierra, aun respiraba y crecían pequeños brotes de musgo o pequeñas briznas de hierba que buscaban la luz. A través de esas grietas las estaciones del año se comunicaban con nosotros.
Hoy, todo eso ha desaparecido de mi calle, su piel granítica de adoquines ha sido arrancada de cuajo.
Supongo que sólo los poetas entienden que bajo el asfalto y el alquitrán nunca más habrá poesía.







imagenes de internet
serán retiradas si así lo desean.