dissabte, 3 de desembre de 2011

La leyenda, cierta, de la casa Cervantes (III)



La casa que aparece en el centro es la única que nos ofrece información suficiente para situar este fragmento del paisaje de Barcelona. La dificultad estriba, con todo, en que esta misma casa tiene hoy una apariencia bien distinta, que la hace poco menos que irreconocible.

Se trata del edificio que se alza en el paseo de Colom, 2; popularmente es conocido como casa Cervantes.

Es un edificio estrecho, de planta baja, cinco pisos y terrado, construido a mediados del siglo XVI. La decoración es muy austera, excepto en los dinteles de dos pisos, el del tercero exhibe un medallón y justo encima, la testa de un hombre esculpida en piedra, el del cuarto muestra una leve traza de línea gótica . Excepto la planta, el resto de la fachada fue levantada con sillares pequeños. Curiosamente, todas las ventanas son distintas.


lápida


La testa antes mencionada es, según la tradición que ha mantenido viva la memoria popular, la de Cervantes. Esta casa fue incluida en el “Catàleg del Patrimoni” y dictamina que esa tradición que la vincula al insigne autor carece de todo fundamento.
En 1945 el arquitecto municipal Adolf Florensa dirigió su restauración y su aspecto externo varió sensiblemente.

Martin de Riquer, que ha enriquecido de forma destacada la bibliografía cervantina, publicó hace unos pocos años un ensayo apasionante (“Cervantes en Barcelona”, editado por Sirmio), en el que se propuso investigar la relación entre Cervantes y Barcelona y, en consecuencia, con esta casa del paseo de Colom. Si hemos de atenernos a la cabeza esculpida, lo cierto es que nada tiene que ver con el maestro novelista.




Pero si nos centramos en la posibilidad de que el escritor viviera allí, gracias a Riquer sabemos ahora con detalle las circunstancias que configuraron tal estancia.

En efecto, Cervantes permaneció en la Ciudad Condal por los menos entre los días 5 y 10 de junio de 1610. El propósito de la estancia tenía que ver con el deseo de ser recibido por el conde de Lemos y rogarle que lo enrolara en el nuevo destino recién obtenido y que lo llevaba al virreinato de Nápoles.

Sabemos que aquella persona muy principal no le recibió en audiencia.




Se perfila entonces la probabilidad de que alargara su presencia en Barcelona hasta el 29 de junio, lo que le permitió presenciar un tumulto que estalló entre ciudadanos y marineros. Y ningún observatorio mejor que el brindado por el de la casa antes descrita en el actual número 2 del paseo de Colom.

El espectáculo que contempló desde allí le sirvió de inspiración para recrear el episodio que tan brillantemente aparece descrito en la novela “Las dos doncellas”.

Pero también es cierto que los escenarios de otros lances, de otras idas y venidas, también podían ser observados desde aquel piso tercero, el espectáculo del sol naciente, los bajeles fondeados, las galeras que visitaron Quijote y Sancho, los ceremoniosos cortejos que desfilaban por la muralla de Mar con ocasión de los festejos, las señales de la atalaya de Montjuïc, el portal de Mar y la playa, el bullicio, en fin, de tan neurálgico núcleo en una ciudad portuaria de semejante dimensión.

Es una investigación rigurosa que debería modificar el comentario del “Catàleg”, en el sentido de que la citada tradición si tiene fundamento.

Autor: Lluís Permanyer (Artículo de La Vanguardia - Desconozco la fecha de edición.)http://cervantes.uah.es/

7 comentaris:

Eastriver ha dit...

Benvolgut amic, estic pocs dies sense visitar-te i em dones feina per tota una setmana!

Com m'ha agradat la teva entrada sobre el Bono, que ja sabem el què és. Jo, sobre el tema polític, ja saps el que en penso. Demà trec l'entrada política, sobre les eleccions. Al principi anava a posar també el Jorn dels miserables, però com ja ho veu fer el Ramon i tu, doncs jo poso el No és això, companys, jaja.

I respecte a les teves entrades sobre Cervantes, quin plaer llegir-les. Suposo que saps que dono classes de castellà en un institut i aquest any faig la literatura espanyola, i ara estic treballant justament el Quixot, ja l'estic acabant, i vaig justament per la part de Barcelona. Avui els hi comentava quan veuen el mar, justament aquest fragment que has posat en una de les entrades, això de les lagunas de Ruideras... I també quan es topen amb el Perot Rocaguinarda.

El Quixot, tan valent al llarg de tota la novel.la, és a dir, tan valent quan els perills són només cosa de la seva imaginació, es converteix en una persona poruga quan el perill és real: amb els bandolers, o en l'episodi de la batalla naval. El pobre Quixot, acollonit, queda empetitit i sembla que s'hagi fos. Preludi, és clar, de quan és vençut, justament a la platja de la Barceloneta. Barcelona jo no sé què va significar per a Cervantes: pel seu personatge sí que sé que va resultar decisiva. El Quixot no seria el Quixot, sense Barcelona, i no només pel que dius de que la ciutat ha aprofitat i donat vida a la novel.la, sinó perquè la ciutat és com l'escenari definitiu de l'obra. Res torna a ser igual després.

(Segueixo)

Eastriver ha dit...

Això de la casa de Cervantes jo feia excursions i tot, jajaja, però pensa que hi ha empreses especialitzades en organitzar excursions literaries per escoles: Barcelona i la Rodoreda, Barcelona i el Quixot, Barcelona i Vedaguer, etc... L'excursió sobre el Quixot visita per fora la casa de la foto. Sí, sabia el que ens explica Martí de Riquer, home savi.

Un dubte. A veure, no sé traduir "celosía", però ja m'entens. On és aquesta casa amb aquesta celosía a la finestra??? Si segueix existint hi aniré i tot, a fer-hi una foto... Mai havia vist això...

Quines entrades més ben fetes i més interessants. Per cert, una altra pregunta que se m'acut. Hi ha un carrer a BCN que mor en una porta que no du enlloc. Aquesta porta era l'anterior entrada al jardí del palau reial menor, al gòtic, per sota de la Catedral. Hi vaig anar una vegada però no ho vaig apuntar, i ara no ho he tornat a trobar, ni passejant pels carrers ni per internet. No sé si ho saps...

M'has fet passar una bona estona, Josep.

Mª Trinidad ha dit...

Muy bien Josep, te ha quedado de fábula...!!!
Estriver:
La celosía del carrer Montcada existe y es la única que se conserva en Barcelona, enfrente del Museo Picaso.
Un saludo Mª Trinidad.

http://mtvo-lasmentiras.blogspot.com/2011/11/el-carrer-montcada-la-celosia.html

Abrazos Josep y un buen domingo, Mari Trini, para los amigos.

Josep ha dit...

Moltes gràcies Ramon, jo també he gaudit molt fent aquest Quixot a la meva manera. M'ha animat en veure que el primer capítol em sortia bé gràcies a les fotos que em va enviar M ª Trini. També confesso que aquesta vegada hauria uns lectors que a més de llegir col • laborarien d'una forma o una altra. Cedint, rectificant (que ha estat un plaer rectificar), i llegir com tu amb un afecte especial.
jo també volia afegir el capítol de Perot lo Lladre,però em va semblar que seria pretensiós per part meva parlar tant de el Quixot, sense ser jo cap expert en la seva obra.
Una gran abraçada.

Josep ha dit...

Mª Trini, muchas gracias por tus elogios y tus fotos. Que sería de mi sin tus fotos. Un beso.

Mª Trinidad ha dit...

Tú harías muy bien tus posts, sin mis fotos, eres lo suficientemente inteligente como para hacer las cosas estupendamente, y no me halages más que me sacas colores, y yo ya no tengo edad de ruborizarme...!!!
Un beso Guapo.

Mª Trinidad ha dit...

Mira querido Josep, lo que me has dicho del Price, te he contestado a tus comentarios, pero igual tardas unos días y luego se me olvida.
Un beso guapo.

http://mtvo-lasmentiras.blogspot.com/2011/02/barcelona-y-el-gran-price.html