dimarts, 4 d’octubre de 2011

Mozart

clic aquí

En 1993 se publicó en Nature un sorprendente resultado experimental. Los investigadores habían notado que escuchar durante diez minutos la sonata para dos pianos en re mayor K.448 de Mozart hacía que un grupo de estudiantes obtuvieran mejor puntuación en un test de habilidad espacio-temporal que los grupos que no habían escuchado nada de música o que habían estado escuchando cintas con música para relajarse.

Aparentemente la música de Mozart estimulaba algunas habilidades del cerebro. Hay que decir que el efecto era de corta duración. Diez minutos más tarde ya no se detectaba ninguna diferencia. Aquello se bautizó como el Efecto Mozart.


Como era de esperar, la noticia corrió rápidamente y enseguida salieron al mercado CDs para potenciar la mente gracias a la música de Mozart, recopilaciones de sonatas de Mozart que se ofrecían a los padres para aumentar las capacidades y el rendimiento de sus hijos y un puñado de libros explicando los beneficios de empezar pronto a escuchar Mozart.

Los autores del trabajo original intentaron hacer notar que ese experimento no lo habían hecho con niños, sino con adultos, que nunca habían dicho nada de mejorar la inteligencia, sino simplemente de alguna función del cerebro, que los efectos eran muy pequeños y de corta duración, y que aconsejaban escuchar Mozart, pero básicamente porque es una música fantástica. Pero naturalmente nadie les hizo caso.



Obviamente se hicieron más estudios y se intentó repetir aquel efecto y los resultados fueron de lo más variado. Había quien detectaba alguna mejora en algún aspecto, mientras que otros no notaban nada de nada. Además, no estaba claro que la música de Mozart fuera particularmente efectiva. Quizás cualquier ritmo servía puede hacer que el cerebro se concentrara en la tarea que estaba haciendo. De nuevo, algunos estudios encontraron diferencias según la música y otros no encontraron ninguno.Y de nuevo, ninguno de estos detalles se preocuparse los promotores de las campañas para vender CDs con el fin de aprovechar el Efecto Mozart. Para colmo, las virtudes comenzaron a ampliarse. Había quien hablaba de mejoras en enfermedades, de curaciones sorprendentes gracias a la música de Mozart y de mejoras en todos los aspectos imaginables. En realidad aconsejaba incluso que las mujeres embarazadas escucharan Mozart para ayudar al desarrollo del cerebro de los niños. Un hecho que ningún estudio demostraba, pero ese detalle era poco importante.

Y ahora, un análisis de cuarenta estudios que en total incluyen más de tres mil participantes concluye, una vez más, que el efecto Mozart, en realidad, no existe. Al menos hasta que salgan más datos, que nunca se sabe. Porque el caso es que la música sí que tiene muchos efectos sobre nuestro estado mental, que eso seguramente nadie lo discutirá. Pero de ahí a parir niños más inteligentes hay un buen paso.

Lo interesante de todo es como algunas ideas, si nos parecen atractivas, ganan un espacio en el imaginario colectivo. Eso y la ayuda de algunas campañas de marketing pueden hacer que un resultado curioso de un estudio que hay que confirmar y comprender mejor antes de hacer nada, pase a considerarse un hecho innegable. Y aún es más interesante que la afirmación del mito no tiene nada que ver con el resultado del estudio. Que te salga mejor durante un rato un test para saber qué caja encaja en qué agujero no quiere decir, ni de lejos, que tu inteligencia esté aumentando.

Al final no queda más remedio que tomar paciencia y sonrisa tranquilamente cuando alguien te explica entusiasmado como le cambió la vida el efecto Mozart. Y sobre todo, no dejar de escuchar Mozart. Porque si. No nos hará más inteligentes, pero a veces nos ayudará a ganar un rato de felicidad.


15 comentaris:

Eastriver ha dit...

No ho sabia això de l'efecte Mozart. Molt interessant.

Jo sí crec que alguna mena d'efecte Mozart. No, potser, tal com deien. Però Mozart sempre m'ha semblat una mena de cosa sobrenatural, gairebé fins l'emoció. Cal tenir sempre Mozart al costat.

Mª Trinidad ha dit...

Pero qué buen post, y que bonito un lujo para los oídos.
¿ Sabes Josep, que cuando estaba embarazada de mi hijo,escuchaba a María Callas?; por cierto hoy es su cumpleaños, y está en Berlín, 35 añitos.
Un abrazo muy fuerte, y muy bien Josep.
Un Beso.

Josep ha dit...

Ramon, jo he posat els videos de Baby Einstein als meus néts. a la néta gran convençut, als altres per si de cas. Com tu dius si que hi ha un efecte, però no als nens, és als joves i dura poc. Una pena. Bé, no serem més intel.ligents però no deixarem de escoltar-lo.
Una abraçada.

Josep ha dit...

Hola Mª Trinidad. Ante todo muchas felicidades. Ya se que está en Alemania, con tu hijo ya llevo unas 15 personas amigas y conocidas de Barcelona que están alli. El número más alto son enfermeras.
Maria Callas es sensacional, pero ella no cuenta para el efecto Mozart.
No olvides de felicitarlo de mi parte.
Un beso.

Mª Trinidad ha dit...

Pero también tuvo un buen efecto en mí.
Ya lo he felicitado mañana se lo diré, nosotros nos vemos con la Webcam, casi todos los días a una hora determinada...
Un abrazo, Josep.

Miquel ha dit...

Hace cosa de 25 años, un ganadero de estabulación del pueblo de Serós, se le ocurrió poner a Mozart como música de fondo...Todos los de la comarca, La GRanja, Fraga, Aitona...se reían de él. Yo le ayudé en las instalaciones, o sea, a colgar los bafles y a tirar las líneas del cableado (en realidad era una casette) pués el ganadero es familiar y yo sabía de aquella idea. Al cabo del més, la cuota de leche aumentó en más de dos litros por animal, pero lo más curioso es que cuando no ponía la música, las vacas protestaban mugiendo más alto...Salut

Mª Trinidad ha dit...

Miquel:
Pero que interesante, lo de las vacas, la música amansa a las fieras, saludos.

Hada Isol ♥ ha dit...

Y todo absolutamente todo se rige de ese modo,cuantas propagandas ve uno de soluciones mágicas y cuanta gente en su inocencia y deseo de solucionar esto o lo otro cae! nos venden ilusiones y las compramos con o sin necesidad de ellas!.
Que la musica cura ,seguro como todo lo que de placer,pero cura en lo psicologico hay enfermedades que escuches lo que escuches no pasa nada,eso si influye en el animo,si te gusta la musica clásica claro en mi cao me encanta así que me transporta generando felicidad venida del placer.
Yo hoy en día observo con asombro el caso de mi sobrino,el chico tiene hidrocefalea,y 16 años o sea que ene ste momento ese liquido que se acumula en su cabeza es peligrossissimo,la semana pasada en una de sus convulsiones largaba espuma por la boca,que susto y que dolor verlo así,pero su familia en vez de ponerle valvula para que mejore cree en un medico trucho que le dice que sus vómitos y dem´son producto de un terrible moco en su panza! pedí a la justicia que me ayude a que le pongan la valvula,acudo a la justicia y me tienen dando vueltas yvueltas ya que cuando hablan con chico,el les manifiesta ue no desea operarse.
Yo recuerdo que con Leo ponía Mozart mientras estaba embarazada,cuando nació también pero el lloraba con esa musica,no le gustaba para nada hasta el día de hoy no la soporta así que con Mili no se la puse nunca,solo la escucho yo porque en casa solo yo las disfruto,y ninguno salió menos inteligente que el otro .
Je al leerte pienso que ante un solo experimento sencillo y corto se lanzaron a venderlo e instalar un mito por copnveniencia,como somos los humanos! jajajajajaja,tan faciles de engañar!
Me encantó tu entrada,un abrazo!

Josep ha dit...

Mª Trinidad, ya me imagino que te iba bien. A quien le amarga un dulce!.
Pero la prueba no era para un futuro niño, era para el joven,y el experimento real solo duraba unos minutos.
Un beso.

Josep ha dit...

Si Miguel, esto es cierto, lo que no se es si solo es Mozart o puede ser otro. Estoy seguro que cualquier animal se comporta mejor escuchando a Él que no música máquina. Todo lo que ocurrió fue más psicológico que verdadero, se llegaban a vender los CDs a miles (yo también compre) con la esperanza? de que así se desarrollaba la inteligencia desde bien pequeños.
Saludos.

Diana Puig ha dit...

Me lo he pasado pipa leyendo tu post, es muy curioso. Efectivamente no hay nada como caer en gracia, en este caso como bien dices "Lo interesante de todo es como algunas ideas, si nos parecen atractivas, ganan un espacio en el imaginario colectivo", así somos de manipulables y de poco observadores, tal vez porque también de alguna forma nos convence de que las cosas puedan ser tan fáciles, imagínate cuantos súper cerebros habría ya gracias a Mozart, estos políticos no podrían hacer tanto el imbécil, con tanto españolito inteligente :) ja, ja.

didi.

Josep ha dit...

Hola Isabel. En este caso yo creo que el engaño no está en que el niño esté más o menos atento. Claro que lo está. Pero no por esto de mayor será más inteligente. Claro, los humanos somos así, porque fíjate que cuando se hacian el experimento a los chicos mayores ellos no le dieron ninguna publicidad, fueron los otros los que hicieron la trampa.
Un beso.

Josep ha dit...

Es que somos así Didi, en este caso nadie nos dijo que esta música era ideal para los niños, y sin embargo la mayoría lo hemos hecho. Que tire la primera piedra quien lo le haya puesto un CD de Baby Einstein a su hija o a su nieto.Yo el primero. jajaja!
Los españolitos inteligentes se van, aunque sea por una temporada.
Un beso amiga.

Antonio ha dit...

Es cierto andamos buscando píldoras mágicas que nos lleven en volandas por la vida... cuando surge una noticia de estas le damos una credibilidad inusual, sin esperar a que la investigación la replique y confirme... También hay vividores que inmediatamente buscan el beneficio...
Un abrazo

Josep ha dit...

Tienes razón Antonio. Esto también me hace recordar las famosas pulseras magnéticas. Ciertos médicos ofrecen tratamientos con hormona de crecimiento (hGH, por sus siglas en inglés) para frenar el envejecimiento. En la mayoría de países civilizados es ilegal hacerlo, ya que no hay ninguna garantía de que sea ni efectivo ni seguro. A pesar de todo, el negocio en el mercado negro es sustancial. Que se lo digan a Sylvester Stallone, que fue detenido el 2007 en Australia, donde estaba promocionando una película, por importar ilegalmente hGH para consumo propio.
Un abrazo.