diumenge, 25 de setembre de 2011

Última tarde de toros



No correrá más sangre en esa arena embrutecida. Nadie jaleará más la agonía de un ser vivo, mientras aplaude su gusto por la muerte. Ningún otro ser, ridículamente vestido para matar, le cortará el rabo y las orejas, viendo que exhala el último suspiro. Quizás aún tardará en morir, pero ya habrá sufrido los tormentos de la maldad pura, la que tortura y mata por puro gusto. En la plaza nadie más disfrutará con ese horror y quizás esa ausencia le convertirá en mejor persona. No habrá carteles barrocos anunciando la maldad. Y en la ciudad que acoge ese vestigio de barbarie, nadie más hará los honores al deshonor de una fiesta brutal. El día se vestirá de gala, la ciudad será más bella y el territorio que ha hecho posible que se acabara con una gratuita orgía de sangre será más digno. Por supuesto faltará mucho hasta que, en estas cuestiones, podamos mirarnos al espejo. Faltará acabar con la miseria que embrutece a fuego y a soga algún sur del sur del territorio, y en los rincones de la conciencia, otras torturas y otras muertes de seres indefensos nos recordarán la brutalidad del ser humano. Pero, aun así, aun a sabiendas de que la tortura con barretina forma parte del lado oscuro de la identidad catalana, hoy es un día para sentirse feliz. Por supuesto los amantes del toreo convertirán la jornada en el paradigma de la hipocresía, se vestirán de víctimas, harán alardes de amor a Catalunya, venderán épica de la resistencia, sacarán a pasear a sus adalides más primorosos y hasta usarán a algunos artistas para intentar camuflar el instinto primario violento con algún atisbo de intelectualidad. Como si el arte no pudiera ser brutal, como si nunca hubiera glorificado la maldad. Cien años después de haber empezado a torturar animales nobles con el único fin de enriquecer algunos bolsillos gracias a los instintos embrutecidos de algunos ciudadanos, la Monumental dejará de ser un templo de la tortura. Y aunque el griterío será ensordecedor, y abultarán la minúscula afición, y perpetrarán la corrida de la historia, todo esto será mañana también historia. Historia triste, historia mala, historia para olvidar en los capítulos perdidos de la historia. O quizás historia para recordar el tiempo en que permitimos que la barbarie fuera legal.

 Negra historia.
¡Qué bello día es hoy! El último toro torturado en esa plaza de sangre lanzará su último grito de dolor mientras la masa aplaude enfebrecida.
 Habrá muerto sin más, para dar placer al sadismo. Pero será el último.
 Y quizás su sacrificio nos recordará que el ser humano no es aquel que se embrutece violentando, torturando y matando, sino aquel que compadece, ama y siente. Lo dijo Mahatma Gandhi: "Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales". A partir de hoy el juicio será, para Catalunya, algo más benevolente.


pilar rahola

11 comentaris:

gianna ha dit...

a los que vamos a España, en el tour preparado para turistas, te llevan a una corrida de toros
no pude disfrutarlo como todos,
no sólo era cruel para el toro, porque lo veías desangrar de a poco,
sino, corría peligro el torero o todos los hombres en la arena
te distraías un ratito y recibías una corneada
Ojalá que se repita en toda España, pero no creo, porque atrae mucho al turismo extranjeroy como decís vos, hay mucho dinero en juego
que tengas un feliz domingo Josep!!!

Mª Trinidad ha dit...

Esty muy contenta de que n hayan más corridas de toros en Barcelona, me alegro que te guste.
Un abrazo y buen domingo, ¿recibiste mi mail?
Besos Mari Trini

Josep ha dit...

Hola Gianna. No creas que ha sido fácil para que Catalunya consiguiera su abolición.Se mueve mucho dinero al rededor de esta salvajada. Hay muchos sitios de España que será dificil de erradicar, y más si gobierna la derecha.
La verdad es que a mi no me importa lo que le pase al torero, al toro se le niega una muerte limpia y rápida. De igual manera que tampoco se le dan las mismas oportunidades que al torero, porque el torero sí sabe porque está allí, su apoderado también, y el toro no.
Muchas gracias por venir.
Un beso.

Josep ha dit...

Hola Mari Trini, si que he recibido tu correo, un poco tarde porque acabo de abrilo ahora, pero si que lo he recibido.
Si, estoy muy contento, por fin hemos empezado a ser civilizados, ojalá lo consigan en el resto de este pais.
Me gustan los animales y no me gusta que a los toros se les encierre, se les maree, se les canse, se les debilite provocándoles hemorragias y, finalmente, se les mate. Por eso, creo que, en caso de que no se tenga la sensatez de prohibir las corridas en toda España, sí, al menos, se les niegue siquiera un céntimo de dinero público. Estoy convencido de que si el negocio de los toros estuviese sometido al mercado. Las millonadas que cobran algunos "matadores" no se podrían pagar y, poco apoco, el glamour de sangre, mujeres y "tios" machistas acabaría por acabarse, porque las corridas difícilmente podrían pagarse sin el dinero de los ayuntamientos que organizan las ferias.
Que vivan los toros... en el campo.

Un beso.

Maripaz Brugos ha dit...

No lo has podido describir con mayor verdad y belleza.
Una gran alegria aunque todavia falta mucho para erradicar semejante vileza.

Miquel ha dit...

el último vestigio de los romanos en Catalunya ¡¡¡¡

Josep ha dit...

Hola Mari Paz. Si que es una gran alegria, pero tu sabes lo que esto va a costar?. De momento, y como siempre esto les vale a la España de la edad media para ir contra Catalunya. (solo tienes que leer o escuchar a los medios informativos) Pero tanto da, llegará un dia que todo el pais haga lo mismo. Gracias por venir.
Un beso.

Josep ha dit...

Esperemos que el PP con la ayuda de la España de la caverna no nos haga volver atras. Que bochorno ayer, los turistas haciendo fotos. No entendian nada.
Una abraçada.

Rachel ha dit...

YA ERA HORA!!!!!!!BESOS

Josep ha dit...

RACHEL, POR FIN!!!!!!!!!!!!!!!!
MUCHOS BESOS PARA VOSOTROS.

Hada Isol ♥ ha dit...

Que buena noticia!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! a mi me da mucha pena el toro que es llevado allí para sufrir solo eso ,es crueldad como todo aquello en lo que el hombre por diversión daña otro ser! me aprece muy bien que dejen de ahcerlo!