dijous, 9 de juny de 2011

Vaya con los pitufos!

No ganamos para sustos. Vaya con los pitufos. Hemos tardado medio siglo en enterarnos de que son una panda de nazis y antisemitas. O eso dice el corrosivo escritor francés Antoine Buéno, un intelectual de 32 años que acaba de perder parte de su bondadoso apellido para millones de espectadores que vieron la serie o leyeron los tebeos sin atisbo de maldad. Dos generaciones de todo el mundo han crecido con estos diminutos políglotas que han versionado sus aventuras en más de cuatrocientos idiomas. Y ahora viene este osado crítico literario a desenmascararles, a revisar la historia de nuestra niñez. Y lo hace de forma tan ácida que hasta los herederos del belga Pierre Culliford, más conocido por Peyo, quien los creó en cómic en 1958, han puesto el grito en el cielo. No es para menos. En El pequeño libro azul, que acaba de salir a la venta en Francia, Buéno desentraña las claves que sustentan su teoría de que la sociedad pitufa es « cerrada y autárquica », ya que no acepta los intercambios comerciales. Se las apañan para autoabastecerse. Entiende el ensayista que al no existir la propiedad privada, la comunidad se transforma en « una utopía totalitaria impregnada de estalinismo y nazismo ». La tilda de machista, puesto que solo existe una pitufina (que todos se rifan y alaban cual mujer florero) y de racista, porque a los pitufos no les gustan los negros. De hecho una de las historietas denominada Los pitufos negros muestra cómo el cuerpo de esas criaturillas se vuelve de ese color cuando cometen alguna maldad. También tilda a la serie de antisemita por los rasgos físicos de Gargamel, un posible judío de pelo oscuro, nariz prominente y aguileña y amante del oro y la codicia. Da la casualidad de que la única pitufina luce una hermosa melena rubia, lo que considera una apología de la raza aria. Además el gato deGargamel, el malo de la película, se llama Azrael . El cambio de la A inicial por la I sugiere la palabra Israel. Al líder, Papá Pitufo le pone más verde que azul o rojo. « Totalitario y paternalista », todos han de obedecerle sin rechistar. Dictador y antidemócrata, como Stalin o Hitler.

4 comentaris:

Miquel ha dit...

a mi me gustaba el Gargamel ¡¡¡¡

yolanda ha dit...

Hola Josep , me gusta mucho tu blog,me gusta mucho todo lo que publicas me parece bastante interesante.
Este señor francés, no dudo en que sea muy inteligente, pero en vez de usar la inteligencia en nuestros pitufos de toda nuestra infancia, la podía aprovechar mas en otros problemas, qué hoy en dia el mundo en general esta bastante mal.
Un saludo Josep

Josep ha dit...

Miquel, a mi quien me gustaba era el gruñón, era como yo cuando veo tanto estropicio político.
Una abraçada.

Josep ha dit...

Hola Yolanda. Pues a mi me gustaban porque eran indignados que creo ganaron, por eso y porque en el pueblo no utiliza el dinero, no existe la propiedad privada, se comparte todo, nadie cobra por su trabajo y todos colaboran en el desarrollo de la aldea. Todos son pitucomunistas. El capitalismo estaría entonces representado por el malo de Gargamel, obcecado en capturar a los pitufos para fabricar oro o para comérselos.
Un beso.