dilluns, 30 de maig de 2011

Diccionario Bibliográfico Español


De alguna manera estamos alertados ante los intentos de manipulación informativa. Sabemos que la tergiversación y el relato ideológico o partidario, buscan mil maneras de expandirse y sin embargo, siempre nos sorprende la falsedad o la recreación interesada y fantasiosa cuando acaba impresa en un libro de historia. Es cierto que el paso del tiempo desfigura las pisadas, y que todas las huellas pueden ser interpretadas. Precisamente por ello, buscamos en el historiador, alguien digno de crédito y en quien confiar para que nos ofrezca un relato ajustado a la realidad, sin recreaciones fantasiosas ni tergiversaciones propagandísticas. Quizá por ello, sorprende e incomoda, aunque no sea novedad, que los propagadores de la mentira siempre encuentren espacio para sus falsificaciones.

Resulta llamativo, o no, que desde la Real Academia de la Historia, con una generosa aportación económica de dinero público, se edite algo tan extravagante como un Diccionario Biográfico Español que, al igual que el Partido Popular, no condena el franquismo y distorsiona la verdad histórica con palabras equívocas sobre el dictador y su régimen.
Debe ser complejo, pero habría que delimitar los contornos de la disciplina histórica y los requisitos que deben cumplir aquellos que deban ser identificados como historiadores. La Real Academia de la Historia, que cuenta con patrocinio real y con subvenciones de los ministerios de Educación y Cultura así como de aportaciones de particulares, debiera hacer un uso escrupuloso del dinero público que recibe y mostrar esmero y rigor en los encargos que hace o contrata.
La noticia de la edición de este Diccionario ha sido recogida por diversos medios que se limitan a cubrir el acto de presentación de los primeros 25 tomos del Diccionario Bibliográfico Español. y hacer constar la presencia del rey. Público sin embargo, buscó los datos biográficos de algunas de las más de 40.000 personalidades que son biografiadas. Gracias a este periódico, conocemos biografías tratadas de manera pintoresca y que, con dinero público, se pretende extender una visión idealizada y falsa de un dictador, golpista y sanguinario o se interpreta interesadamente el historial político de un presidente como Aznar. Gracias a este periódico, tenemos noticias del sesgo ideológico de un diccionario que se presenta como un documento riguroso. Si en opinión del director de la Academia, Gonzalo Anes, el nuevo Diccionario es una obra fundamental para investigadores, la conclusión parece evidente. y preocupante.De lo leído en Público, (1 y 2), puede deducirse que la obra pretende orientar y predisponer en una línea ideológica concreta y trata de influir de manera tan sesgada como manipuladora.
Quien encomienda a Luis Suárez Fernández la biografía de Franco y a Manuel Jesús González González la de Aznar, sabe perfectamente lo que hace.
Una pregunta sin respuesta: ¿Las instituciones públicas deben observar el resultado del aquello que han apoyado económicamente por si fuera preciso exigir la devolución a las arcas públicas del dinero mal empleado?
En otros blogs: ¡Víva el revisionismo!, El burdel de la (Real Academia) Historia, El diccionario biográfico franquista, Franco y Aznar, esos grandes hombres, Historiadores y falsarios, 14 de abril




.

5 comentaris:

Miquel ha dit...

Me va de maravilla ¡

Júcaro ha dit...

Gracias por difundirlo

Josep ha dit...

Pues que bien!!!
Salutacions.

Josep ha dit...

Hola Jucaro. Muchas gracias. Me ha pasado un caso curioso con este post. Yo no lo he copiado del tuyo, sino de otro desconocido para mi. A sido al final cuando me he dado cuenta de que eras tu y no otro el post original. Por esto he puesto tu nombre de blog el último y no te he pedido permiso como acostumbro hacerlo. Un abrazo.

Susi ha dit...

Hola Josep!
Això és d'escàndol! Aquestes coses no haurien de passar. Ja sé que europa gira perillosament cap a la dreta però som democrates!!! quina por!!