dijous, 17 de març de 2011

Que somos?, Inmigrantes o extranjeros. Racistas o clasistas.

Si echamos un vistazo a los medios de comunicación (sean de la tendencia que sean) queda claro que las personas que viven en nuestro país pero han nacido en otra parte pueden ser de dos tipos: extranjeros o inmigrantes. Cuando se habla de marroquíes, ecuatorianos o senegaleses, por ejemplo, no son nunca extranjeros, son inmigrantes. Y cuando se habla de franceses, australianos o japoneses no son nunca inmigrantes, son extranjeros. Sólo existe una posibilidad que los que provengan de países pobres se conviertan en extranjeros: que sean millonarios. Los futbolistas, naturalmente, pertenecen a los extranjeros siempre que jueguen en primera división.

Si nos fijamos en las leyes que afectan al colectivo (o a los dos colectivos, para ser más exactos), veremos que esta discriminación se da desde la misma frontera. Según un Decreto publicado el 11 de mayo de 2007, los extranjeros que quieran entrar en el país deben acreditar que disponen de una cantidad mínima diaria de dinero para cubrir sus gastos. Lo más gracioso (por decirlo de algún modo) es que el decreto estipula que esta cantidad debe ser como mínimo del 10% del salario mínimo interprofesional por cada día que dure su estancia. Dicho de otro modo: si el salario mínimo en España en 2011 es de 641,40€ mensuales, los extranjeros que quieran entrar deberán acreditar que disponen de 64,14€ por persona y día. Al mes, son 1924,20€. Y si se trata de una familia de 4 miembros, necesitaran 256,56€ diarios, que al mes son 7696,80€.
No entiendo en absoluto de  finanzas, pero de humanidad creo que un poco, y  como dice el periodista Javier Galparsoro, a la mayoría de los que vivimos aquí no nos dejarían entrar si nos aplicaran esta ley.



Fuentes:


1. Decreto del 11 de mayo de 2007 sobre los medios económicos que deben acreditar los extranjeros para entrar en España: http://www.boe.es/boe/dias/2007/05/11/pdfs/A20390-20391.pdf


2. El Salario Mínimo Interprofesional del 2011: http://www.ceo.es/pdf/es/ultima-hora/SMI.pdf


3. Artículo de Javier Galparsoro en Periodismo humano sobre el decreto: http://conpapeles.periodismohumano.com/2010/05/10/algunos-espanoles-tendriamos-que-irnos/



2 comentaris:

Miquel ha dit...

Pasa con todo en el lenguaje que aplicamos. Si no hay dinero , moro; si lo hay , árabe. Si no hay dinero, maricón, si lo hay gay. Si no hay dinero, negro, si lo hay, de color....salut

Jose Manuel ha dit...

Buen Blog y excelente artículo. Utilizamos mal las definiciones y definiendo, arrinconamos a las personas más vulnerables. Es absurdo que a una persona que viene de fuera le pidan una cierta cantidad diaria. A los jeques, príncipes, presidentes y empresarios les tendrían que cobrar una tasa por entrar al país. Pero, usted entre y disfrute de las tiendas, hoteles y barcos.
Me hago seguidor del blog.