dimarts, 1 de febrer de 2011

Las otras víctimas del franquismo


Noticia:

Los niños robados durante el franquismo piden justicia 

La esperanza se ha abierto este jueves para las 261 familias que han denunciado ante la Fiscalía General del Estado casos de niños robados desde los años 40,  hasta los años 90. Se trata de niños robados a sus madres por una mafia organizada y formada por médicos, enfermeras e intermediarios que operaban en clínicas privadas y publicas de toda España. Tuvo su germen en el franquismo, pero se prolongó hasta la democracia.


Me parece que es la noticia de la temporada y hasta ahora prácticamente no había “cantado” nadie. Quizás discrepareis conmigo, pero considero que una de las realidades más perturbadoras que emergen a raíz de la trama de bebés robados, desde la década de los 40 hasta los años 90, es el hecho de que no se haya destapado antes, con toda su carga dramática.
 A mi me preocupa profundamente el mantenimiento del engaño durante la etapa democrática y el silencio cómplice que ha envuelto esta práctica demoledora, propia de los regímenes más fascistas. Un servidor que ha sido educado en la inocente creencia de que había nacido en un país que algún dia sería libre, no puede entender de ninguna manera esta amnesia monstruosa. ¿Cómo es posible que no finalizara la barbarie, tras la muerte del dictador? ¿De qué manera se ha podido ocultar un sufrimiento tan atroz y el entramado malévolo que lo sostenía? Pienso en Argentina, por ejemplo, y la lucha por recuperar la identidad de los desaparecidos y hacerles justicia histórica, que hace años que es internacionalmente reconocida. En España, por el contrario, hemos tenido mucha represión como para vivir en la inopia del olvido forzado, durante seis larguísimas décadas. Por la parte que me toca, pienso también en el ilustre psiquiatra Antonio Vallejo-Nájera y su actividad ideológica, al servicio del horror. Murió sin pagar por todos los crímenes cometidos. Perdonad mi ignorancia pero desconozco si alguien ha pedido perdón, en su nombre, para resarcir, aunque sea un poco, las víctimas de su dolor. 
 Hasta los años 70, la finalidad de los robos era claramente política, mientras que a partir de los 80, la compleja red de implicados -que incluía la Iglesia, el Registro Civil y el colectivo médico- pasó a tener objetivos meramente económicos. Este hecho, a mi entender, sugiere la continuidad del franquismo sociológico, el cual, por otra parte, afecta a diversas esferas de nuestra vida. A pesar de que varios periodistas, entre  ellos  Paco Lobatón,  han intentado explicar con claridad el origen de las desapariciones y las mentiras, ocultas detrás de miles de familias destruidas por el franquismo, no ha sido hasta ahora que han visto la luz, porque han sido de muchos colores políticos, explica, las personas que se han lucrado a costa de separar brutalmente las madres de sus hijos . Y he aquí que entre sufrimientos y olvidos hemos llegado al año 2011. Y aquellos que callaron y taparon, aun mareaban la perdiz. En este país, repito, ¿ha empezado un camino real hacia una autentica transición?

5 comentaris:

m.eugènia creus-piqué ha dit...

Yo creí que esto había pasado en Argentina pero veo que aquí hay otro tanto de sinvergüenzas, curas y monjas y médicos y...yy....que se dedicaron a esto tan horroroso, la mare que els va parir !!

josep estruel ha dit...

Pues ya lo ves Geni,ni la Iglesia podía faltar. Claro que estos siempre han estado en primera línea de todas las barbaridades
De verdad que a mi aun me sigue pareciendo todo muy irreal.
Tengo que pensar que las clínicas y hospitales, y los curas y monjas que no participaban, tampoco sabían nada? nadie, nadie.
Geni, un petó.

Antonio ha dit...

Los valores, la ética y los principios se pasan por el arco del triunfo cuando aparece el dinero y las mentes corrompidas e insensibles. El tráfico de bebés es uno de los crímenes más aberrantes que puede cometer el ser humano…
Un abrazo

josep estruel ha dit...

Tienes razón Antonio, ayer por la noche dieron en TV3 un reportaje acerca de toda esta trama. Y yo sigo diciendo lo mismo:¡¡Como es posible!!. Antonio, no solo lo sabía y practicaba la Iglesia este terror, eran también gente particular que ofrecia sus pisos, o casas grandes. Yo conocia a un médico que pertenecia a varias mutuas, sin pertenecer a la Seguridad Social. estos médicos tampoco sabian nada?? Y estaban por alli o visitaban en la clinica Santa Isabel. No se, Antonio, no se...
Un abrazo.

Vicent Maganer Ripoll ha dit...

Josep:

España es un país, si, pero somos un país fragmentado como si fuésemos un barrio, es decir, estamos juntos, pero cada vecino se ocupa de lo suyo y no se mete con el otro.
Con esto quiero decir que cuando la gente lo sabia, giraba la cabeza y no decía nada.

Somos unos cobardes.