dilluns, 29 de novembre de 2010

tengo una duda


-Hola, ya habeis ido a votar?
Tomamos un café mientras me sacais de una duda?
-Mirad, yo quiero saber quien son los Mercados, donde viven y si son seres humanos. Y como yo soy muy listo me siento ridículo si no lo se.
-Tranquilo, la inmensa mayoría de españoles, -y los catalanes en esto no somos diferentes-, aún no han entendido nada. Y los que si lo han entendido siguen igual que los que no lo han entendido.
-¿Y qué es lo que debemos entender?
-Pues que la crisis es un desajuste gravísimo entre oferta y demanda.
- Ah ...
-Cuando el mercado se vacía, es decir, cuando todo lo que se ofrece, se vende no hay crisis. Pero ahora, eso no pasa. Hay pocos vendedores que consiguen colocar todo lo que tienen en el escaparate. Y por lo tanto tienen exceso de recursos: exceso de stock, exceso de mano de obra, exceso de metros, etc ...
- Y porque tenemos este exceso?
-Porque en el pasado, la demanda era superior a la oferta: los consumidores presionaban a los vendedores para que ofrecieran más y más producto. Y los comerciantes ampliaron la tienda, llenaron los estantes y contrataron más dependientes. El primer síntoma de que la demanda presiona fuertemente la oferta es el alza de precios que sufrieron algunos mercados (como el inmobiliario) en el pasado.
- Y que es lo que tengo que entender?
-Que la demanda que teníamos era ficticia, no era una demanda real.
- ¿Qué quieres decir con real? Yo bien que compré una casa, y yo la quería esta casa! Y cada día la piso esta casa! Es bien real!
-La casa la compraste a crédito no?
- Si.
-Y a quien le pediste dinero?
- En el Banco.
-Y el banco a quien les pidió?
- Ni idea! Esto no es mi problema!
-Te equivocas! Resulta que si es tu problema, porque si este señor (que llamaremos "Sr.. Mercados") no le hubiera dejado el dinero a tu banco, ahora no tendrías casa. Lo has entendido?
- bueno ... Si.
-Por lo tanto es al Sr. Mercados el propietario de ese dinero, y mira por donde, este Sr. tiene unos caprichos un poco extraños: Este Sr. Mercados quiere cobrar!
- ¡Eh!! Que yo pago mi hipoteca! Religiosamente! 
-Tú sí, pero un 25% de los españoles tienen dificultades para pagarla. Y sabes qué quiere decir esto?
- No ...
-Pues quiere decir que tu banco sólo dispone del 75% del dinero que debe pagar cada mes. Y eso, sabes qué quiere decir?
- Pues empiezo a imaginar de que va la cosa.
-Creo que no del todo ... Tu banco, como no tiene dinero para pagar sus cuotas, lo que tiene que hacer es pedir prestado de nuevo. Y adivina a quien le pide prestado?
- No se, ...  Me parece que empiezo a sospechar ...
-Pues le pide al mismo Sr. Mercados (o a un amigo, o primo suyo, o alguien que tiene dinero y se gana la vida prestándoles). Y sabes qué le dice el Sr. Mercados? Que tu banco es mal pagador, está muy endeudado y que tiene miedo que no le pague, por lo tanto se resiste a dejarle más dinero. Tu banco le dice que si no le presta, deberá cerrar y no podrá pagar lo que le debe. Así que el Sr.. Mercados le contesta que de acuerdo, pero que como el riesgo de impago es mucho mayor, el interés también será mayor. Y tu banco dice que si.
- Que bien...Por lo tanto problema resuelto!
- Te vuelves a equivocar. Tu banco, hoy ya no pide dinero para hacer hipotecas como tu, sino principalmente para pagar sus propias deudas (o mejor dicho, las deudas de la gente que no le paga). Y en caso que le sobre algún dinero de este nuevo préstamo escoge muy bien a quien le debe dar, le pide muchas garantías y cuando lo da, su interés también es mucho más alto.
- Ah! En consecuencia mi banco restringe sus créditos! Y si se reducen los créditos la gente compra menos casas! Exacto! Compra menos casas, menos coches, menos lavadoras, y por tanto la demanda disminuye. Y si la demanda se contrae de forma generalizada la economía, se produce una crisis. Y esta es la crisis que tenemos.
 -Pero...por lo que me estais diciendo, todo el crecimiento que tuvimos era un espejismo. Todo lo comprábamos a crédito!.
Tu mismo lo has dicho: No era un crecimiento real, era un crecimiento a crédito, y ahora nos toca pagar el crédito.
- Estaba bueno el café, verdad?.
-Si.
Buenos dias amigos, y gracias, me habeis sacado de una duda, aunque a costa de meterme en otra peor.

Todo basado en hechos reales, un domingo antes de votar. Que todo sea dicho de paso, la gente de izquierdas nos hemos dado el gran batacazo.



dissabte, 27 de novembre de 2010

La Maternitat d'Elna

Biblioteca Pere Casaldàliga

(Balsareny,  Barcelona)

Biblioteca Pere Casaldàliga

Pienso que para comprender la biografía de esta mujer supone captar las interioridades y las vicisitudes complejas que se viven en un periodo de guerra.
Es una gran exposición la que se clausura hoy. Que lástima no tenerla para siempre, pero ha valido la pena ver la cantidad de jóvenes que han pasado para visitarla y aprender de Ella.,   Muchas gracias Susi 
El 26 de Enero de 1939, Barcelona cayó en manos de los franquistas. La guerra estaba perdida. Empezaba el exilio. Era la huída de todo un país, más los millares de refugiados de todos los rincones del Estado español que se habían refugiado en Cataluña durante la guerra huyendo del ejército franquista.
La inmensa mayoría de los exiliados fueron internados por el Estado francés en los oficialmente denominados “campos de acogida”, verdaderos campos de concentración sin ninguna condición sanitaria, vigilados por tropas senegalesas. El frío, la mala alimentación y la dejadez de los oficiales responsables añadieron a la pena del exilio penalidades inhumanas.
A pesar de todo, la vida continuaba y numerosas mujeres ingresadas en el campo se vieron obligadas a dar a luz en pésimas condiciones en unas caballerizas de Perpiñán. La mortalidad en tales casos era elevadísima: si no moría el recién nacido, moría la madre y, si no, ambos.
Ante tal situación, Elisabeth Eidenbenz, una joven maestra suiza que había seguido la guerra civil atendiendo a los niños refugiados en el lado republicano, organizó en una residencia campestre abandonada de la villa rosellonesa de Elna una maternidad en la que atender a las parteras procedentes de los campos y a sus hijos.
 Aunque la mayor parte de los 597 niños nacidos en la Maternidad Suiza de Elna eran hijos de republicanas llegadas al exilio desde Cataluña, entre 1939 y 1944, también nacieron en ella niños judíos y de otras procedencias.
La de Elisabeth Eidenbenz y la Maternidad de Elna es una historia llena de vida y luz en uno de los momentos más negros de la humanidad. Como dice Serge Barba, uno de aquellos recién nacidos: «Mi madre me dio la vida en la Maternidad de Elna y Elisabeth Eidenbenz, la confianza en el género humano». 

La maternidad de Elna

Elisabeth Eidenbenz


diumenge, 21 de novembre de 2010

El síndrome Belén Esteban ( La princesa del pueblo)


Esta carta está escrita por una profesora. Habla  sobre los valores actuales (no dejes de leerla completa, por favor ) porque la verdad es que lo que dice esta mujer es tan triste, que no se puede contestar más que haciéndonos eco de su lamento, porque estas campanas doblan para todos nosotros...
  Creo, sinceramente, que difundir esta carta es casi una obligación. Gracias a quien la ha escrito y a los que la hacen circular.



 
Como profesora, las preguntas de los alumnos que más me cuesta responder convincentemente son sobre porqué hay que estudiar cosas que a ellos les parecen inútiles o absurdas, como la Historia o la Geografía. Yo tengo claro qué me aportan a mí, pero de todas las razones que hay para estudiar estas cosas, yo les hago hincapié en lo necesarias que son estas disciplinas para comprender el mundo en el que viven: las coordenadas de espacio y tiempo, que al fin y al cabo son las que tratan la Geografía y la Historia , nos ayudan a conocer el sitio que ocupamos en el mundo y a comprender de dónde vienen todas nuestras realidades. Que todo eso les puede parecer ajeno y absurdo, pero que muchas de las cosas que estudian tienen que ver con su vida real y que, quieran o no, les afectan.

Por ejemplo, ¿quieres saber por qué tienes a tu lado a un compañero que viene de Ecuador ? ¿por qué habla el mismo idioma que tú? ¿quieres entender por qué un señor, por nacer con el apellido Borbón, va a ser "rey" y el Estado Español le va a dar mucha pasta (que vendrá de los impuestos que tú pagues de mayor)? ¿por qué lo que digan unos señores europeos en Bruselas va a repercutir - y mucho - en tu vida? Todo eso es geografía. Todo eso es Historia.

Algunos entienden qué quiero decir, otros no. Yo no llevo mal las preguntas, las protestas... son críos. Es normal. Donde me desarman del todo y me dejan sin respuestas es cuando me dicen que todo eso les da igual. Que para qué quieren saber dónde está Marruecos, si no van a ir nunca. Para qué conocer el tipo de elecciones que hay en España, si ellos no tienen la intención de votar jamás. Que les resbala que haya una guerra en Irak, que media África se esté muriendo de hambre o que la Unión Europea diga "bla". Si ni siquiera les interesa eso, imaginaos lo complicado que me resulta hacer que se interesen por lo que hacían señores de hace cinco siglos, por muy apasionante que yo intente pintarlo.

Y, Lo que llevo peor con diferencia, es esa actitud de orgullo con el que exhiben su ignorancia y su cortedad de miras. Esa actitud de "no sirve para nada, no me interesa. Eso que cuentas y a lo que dedicas tu vida es una mierda. Yo quiero jugar a la Play / irme de compras al Centro Comercial y ya". La tienen conmigo, que enseño Historia, pero también que los profes de lengua, de biología, de matemáticas. El desprecio por los libros, por el Arte, por la Cultura , por las Ciencias... no es algo tan raro, y puede conmigo.

Últimamente esa actitud está más de moda que nunca. Tenemos una perfecta encarnación en la dichosa Belén Esteban , que no sabe nada, no quiere saber nada y se jacta de ello. La mala educación, la zafiedad y la ignorancia puestos en un pedestal día tras día. Todo el mundo la aplaude porque ella es "auténtica" (signifique lo que signifique eso). Conozco a mucha gente a la que le gusta ver a la Esteban y es curioso, porque hay toda clase de personas entre su público. Entre ellos, los que más me llaman la atención son dos tipos: la gente que tiene (o cree que tiene) más educación que ella y la ve como un divertimento, incluso algunos como un consuelo (yo soy mejor que ella), o los que son como ella, que han visto como la ignorancia y la mala educación también te pueden hacer triunfar en la vida y que hay que sentirse orgulloso de ello. Eso me da miedo: que se extienda y que sirva de ejemplo a más bobos, que opinen que el no saber nada es estupendo. Que el presumir de ser zafio e inculto se convierta en políticamente correcto y sea bien visto.
Entendedme: yo no critico a la gente que no sabe. Yo no sé mucho de tantísimas cosas... tampoco creo que tenga que ser motivo de vergüenza el no haber estudiado, el no hablar correctamente o el tener lagunas de conocimiento. Lo que me revienta es la actitud contraria, la exhibición con orgullo de la ignorancia y el menosprecio a cualquier cosa que huela a sapiencia. Me duele el desprecio a la educación, en todos sus sentidos. Me duele... y me da una pena que me muero.
http://www.youtube.com/watch?v=fpgDqZBlsz

"Eh, que yo no quiero ayuda de nadie, que no necesito ayuda, leche" dice la Esteban en un momento de estos cuatro minutos de despropósitos. " Como yo no he pillado esa revolución -la industrial- tres narices me importa"- un argumento que podría haber empleado uno de mis peores alumnos.
En fin... lo grande es que estoy convencida de que la mayor parte del público (y muchos de los de las mesas) no tenían ni idea de que la chica estaba metiendo la zarpa hasta el fondo y más allá y reían y aplaudían porque lo decía el regidor.




dilluns, 15 de novembre de 2010

el Papa y la mujer



Supongo que no es la única vez que la TV nos ofrece el reportaje de la visita del Papa en Barcelona. Yo por motivos de salud es la primera vez que lo veo. La verdad no vi nada nuevo en toda esta parafernalia, solo me quede con la imagen de unas monjas. Que tampoco es nada del otro mundo conociendo el papel machista de la Iglesia.
El único papel reservado a la mujer durante la ceremonia de consagración de la Sagrada Familia de Barcelona consistió en limpiar lo que el hombre - el Papa Ratzinger-había ensuciado. La imagen de cuatro monjas vestidas en negro preconciliar limpiando con paños el aceite con el que Benedicto XVI había ungido el altar, parece ser que ha dado la vuelta al mundo sirviendo de metáfora del papel tradicionalmente secundario que la jerarquía católica reserva a las mujeres. Un papel a menudo duro y muy valioso cuando se trata de atender a los desvalidos en las misiones y también a la hora de medio llenar iglesias, pero que cierra el paso a más altas aspiraciones dentro de la estructura eclesiástica.

Desde siempre, el Vaticano ha reservado a la mujer el reinado del hogar y, el domingo, la limpieza del aceite consagrado el altar de la Sagrada Familia ha sido un ejemplo más de esta "vocación" que la Iglesia Católica atribuye al género femenino.

En su homilía, Ratzinger lo dejó claro: "La Iglesia aboga por las medidas económicas y sociales adecuadas para que la mujer encuentre en el hogar y en el trabajo su realización".
La referencia al "trabajo" ha sido la concesión a la "modernidad", pero el resto-no hay más sorpresas-forma parte del modelo de familia tradicional que tanto gusta al Papa.
Un modelo que, con respecto a la mujer, no se aleja mucho de esta guía que me he encontrado buscando por Internet. Es sobre la buena esposa (vía La oveja 100) que alguien difundió a principios de los años cincuenta del siglo pasado.


















 

divendres, 12 de novembre de 2010

los dictadores

 

Hace unos días, ha muerto en un hospital de Buenos Aires el ex almirante argentino Emilio Eduardo Massera. Tenía 85 años y desde hacía un tiempo estaba aquejado de una demencia que le ha ahorrado pasar los últimos años de su vida en prisión. El militar en cuestión fue uno de los tres que dirigieron el golpe de estado contra el gobierno constitucional argentino de María Estela Martínez de Perón en 1976, y responsable directo de la desaparición de varios miles de opositores a la dictadura, especialmente para su responsabilidad sobre la Escuela de Mecánica de la Armada, tristemente famosa por haber sido un importante centro de tortura.
Condenado a reclusión perpetua en 1985 por secuestros, torturas y homicidios, fue indultado en 1990 por el entonces presidente Carlos Menem. En 1998 fue procesado por el secuestro de menores durante la dictadura. En 2002 sufrió un aneurisma cerebral y en 2005 fue declarado incapaz por la demencia sobrevenida como consecuencia de la enfermedad.
Se ha hecho justicia? Como tantos otros, este criminal ha muerto en la cama, rodeado de sus seres queridos y confortado por los santos sacramentos. Después de la dictadura ha cumplido una pena ridícula de privación de libertad de cinco años y nunca se arrepintió públicamente de sus actos ni admitió ninguna responsabilidad, al contrario, reivindicaba con orgullo lo que él consideraba el ejercicio de su deber para con la patria y la religión (porque de ir a misa, como sus colegas, era mucho). Un diario argentino de Bahía Blanca, La Nueva Provincia, incluso ha escrito un elogio:

"La muerte del almirante Massera ha despertado la ira de quienes no saben perdonar y el odio de los que no pueden olvidar. Unos y otros parecen no darse cuenta que prolongan así la pasada guerra civil. Massera, cargado de años y con la experiencia de su derrota política a cuestas, hacía ya tiempo que había dado por terminada dicha contienda. En ello demostró un espíritu abierto a la reconciliación y ajeno a todo sectarismo, que lo honra".

Para mi, desde el otro lado del mundo podría decir que no hay que alegrarse de la muerte de nadie, pero esto es muy  fácil decirlo sin haber sufrido en carne propia ni en la de las personas queridas la acción delictiva de este personaje, pero seguro en su país mucha gente ha pensado que "ya está bien". En cualquier caso, la caridad cristiana cuesta de hacerla extensiva a individuos de su clase. Y pienso que   una cierta decepción y un sentimiento de impotencia debe acometer a los afectados, cuando ven que el castigo esperado se hace imposible por la extinción biológica del culpable. Muchos hubieran deseado que este individuo tuviera una larga condena de prisión, a ser posible perpetua, y algunos, en el fondo, querrían que pasara por los mismos o peores sufrimientos de los que era culpable.
Esto recuerda, por ejemplo, el caso de Pinochet, al que sólo se consiguió importunar alguna vez, pero que no pisó la cárcel ni un solo día. Muchos dictadores acaban muriendo de viejos, y la mayoría sin pisar ninguna prisión. Algunos terminan sus vidas en un exilio dorado, disfrutando de todo lo que han robado. Y  nosotros tenemos un buen ejemplo de un  dictador muerto de viejo y en el poder hasta el último momento. El día que Franco murió corrió mucho cava, pero también la amargura de que se hubiera salido con la suya hasta el final. Es lícito desearle todos los males? 
Vale desear que se mueran?
Podemos declararnos contrarios a la pena de muerte, pero desearles el peor de los sufrimientos y, si puede ser, la muerte?

Hay algunos  dictadores que acaban muy mal. El más reciente tal vez sea en Sadam Hussein, al que medio mundo vio como moría en la horca. Hace más tiempo, en Nicolae Ceaucescu y su esposa fusilados después de un juicio que fue una farsa y las imágenes de sus cuerpos distribuidas por todo el mundo, a  raíz del levantamiento que acabó con la dictadura comunista en Rumanía. Recuerdo también el caso de Macias Nguema, el presidente anterior de Guinea Ecuatorial, que fue derribado y fusilado en 1979, y al que sustituyó en el poder su sobrino Teodoro Obiang, que aún sigue en el cargo y no se piensa mover. Algunos han muerto en atentados, como el Anastasio Somoza, ex dictador nicaragüense que fue asesinado en su exilio de Paraguay en 1980, un país que por cierto entonces estaba en manos de otro dictador, Alfredo Stroessner, que moriría de viejo exiliado en Brasil. De hecho, muchos paises tienen por costumbre cambiar de gobierno mediante un golpe de estado o una guerra civil, y el presidente derrocado o se escapa por piernas o lo paga con la vida. 

 Y si nos adentramos en la historia más lejana, ya no acabaríamos nunca.
No seriamos humanos sino fuéramos contradictorios. Es por ello que los que somos contrarios a la pena de muerte en todos los casos, también somos capaces de alegrarnos de que un dictador sanguinario acabe tan mal como los casos mencionados. La mayoría, afortunadamente para ellos, tienen suerte que la justicia sea ciega.