dijous, 11 de març de 2010

¿Os dáis cuenta?




Como así debe ser




Pasarán los años y vendrá el adiós
Cuantas cosas encierra esta frase! ¿Os dáis cuenta? Todas aquellas personas que nos rodean, toda aquella gente que queremos, llegará un día que será el último en que las veremos, que marcharán... si es que no marchamos nosotros primero. Y no hablo sólo de la muerte, también de despedidas, de motivos por los cuales el azar hace que ya nunca jamás te cruces en el camino...
Que cierta esta frase, y que bien puesta estaría en la yema de una canción! Pienso que un gran poeta no sólo debe saber de aquellas palabras que has de coger el diccionario por conocer su significado. Un gran poeta también debe situar frases próximas en el momento oportuno, que tocan la fibra, que te hagan sentir plenamente identificado. Y si encima se te quedan grabadas en la memoria y te vienen a la cabeza en momentos clave de tu vida, entonces, el poeta, ya hace el pleno, ya es completo. No sé si a vosotros os ha pasado, pienso que a más de un/a seguro que sí, pero estas palabras , en concreto estas palabras, me han venido y han vuelto a venir en  muchos momentos emocionales muy intensos. Que pasarán los años y vendrá el adiós, como así debe ser...
Una certeza: pasarán los años y vendrá el adiós.
Decepción, tristeza, melancolía, lo que se quiera....
Y este.... como así debe ser, que es perfecto, que nos da la medida de lo que somos, que no podemos luchar contra según qué y por lo tanto nos lo hemos de coger tal y como es, tal y como se nos da, y por esto mismo aprovecharlo plenamente, vivirlo intensamente, quizás incluso pensando que cada momento puede ser el del adiós, el último.
Es también aquello que cantaba aquella... “Como si fuera esta noche la última vez”
Que tristes son las despedidas, los finales, y en cambio qué fuerza interior nos acaban dando. Como nos hacen vivir la vida a flor de piel. Una vez acabada una historia es cuando se puede hacer balance, Es la hora de valorar, de recordar, sobre todo, las cosas buenas, el que te han enseñado. Lo que has aprendido. Cuando hacemos un viaje muy intenso, de muchos días, a menudo no disfrutamos lo suficiente de lo que vemos, de lo que vivimos, porque el mismo cansancio y la acumulación de experiencias nuevas nos lo impiden. Es cuando hemos terminado el viaje, una vez repuestos, que recordamos, revivimos, las maravillas que vimos, y las disfrutamos.
Que tristes, pero que importantes son las despedidas para nuestra vida. Como así debe ser.

4 comentaris:

Isol ha dit...

Nunca me gustó el adiós ,ningun tipo de adiós,desde niña en las noches me despertaba con angustia pensando que a lo mejor había perdido a mis padres me metía en su cama y los abrazaba a los dos,muchos años esa angustia me acompañó ,cuando cambiamos de año en la escuela siempre tenía miedo de no ver nunca más a mis amigas,pero pasó la vida,y con los años mis padres aun están conmigo un día se irán pero no hoy,ahora están y los disfruto,con los amigos la vida me trajo amigos entrañables,luego los caminos se alejaron ,dolió,pero hoy tengo otros amigos y el recuerdo de los buenos momentos me acompaña,con los amigos muy queridos de blog me ha pasado también el temor a no verlos más,y a eso lo sufrí mucho también hasta que en mi crecimiento personal y con varias perdidas en este medio,he aprendido a disfrutar el ahora,el ya,hoy los tengo,hoy hay tanto que me pueden brindar toda persona que esté cerca de mi vida,me aporta mucho,me apoya me acompaña y cuando no estén, en mi corazón la huella me quedará ,sin dudas,de lo mucho que me reí,de lo que aprendí,de lo que viví,y desde que aprendí a convivir con el adiós la verdad es que esa angustia rara se me fué,y muchas de mis ansiedades,porque, acaso nos podemos privar de encariñarnos con alguien por el hecho de que un día ese alguien no va a estar? pues no,yo elijo hacer ese intercambio maravilloso con el mundo que me rodea fisicamente y en corazón.
Me encantó tu entrada,porque es verdad las despedidas son importantes para nuestra vida.Por lo menos de las despedidas que ya viví debido a la muerte y a los caminos que se abren,fueron tristes pero también me dejaron mucho como persona,preferiría nunca decir adiós ,pero como no se puede,me entrego al momento,al ahora y vivo.
Un abrazo!

Carmela ha dit...

En realidad deberíamos tener siempre presente algo que es fundamento inexorable: la finitud del ser.
Las pérdidas , las ausencias , las despedidas, los adioses son inevitables.
Por éso es bueno recordar , en medio de esta vorágine cotidiana que nos impulsa a cumplir con miles de obligaciones que , de tanto en tanto hay que detener la prisa y valorar los afectos que tenemos , los momentos fugaces de plenitud.
Y como la vida es un continuo aprendizaje mostrar lo que sentimos y ser auténticos .

josefina ha dit...

"Una certeza: pasarán los años y vendrá el adiós"
Cuantas cosas vamos dejando al paso del tiempo y a cuantas personas hemos despedido a lo largo de la vida.
Un abrazo

Josefa Casas ha dit...

Josep... lamenteblemente nos vienen estos importantícimos pensamientos, luego de una despedida, luego del dolor de un adios, cuando hemos echo un stop en nuestra rutina para darle nuestro hasta siempre a un ser querido. que pena!
Porque según los grandes pensadores y filósofos dicen que el mayor secreto de la felicidad: "está en aceptar lo que llega a nuestras vidas y en soltar lo que se va" si pudieramos practicarla en cada instante de nuestras vidas.. sería más fácil vivir verdad?
porque... "SOMOS ABSOLUTAMENTE INCAPACES DE OFRECER A NUESTROS SERES MÁS QUERIDOS, LA PROTECCIÓN QUE QUISIÉRAMOS...CONTRA TODO PELIGRO, CONTRA CUALQUIER DOLOR, CONTRA LAS FRUSTRACIONES, CONTRA EL TIEMPO PERDIDO, CONTRA LA VEJEZ....Y CONTRA LA MUERTE"
Todos pasaremos por estas etapas en algun momento de nuestras vidas, en mayor o menor medida; solo tenemos que estar preparados para asumir lo que nos toca y vivir a pleno el "HOY", el presente...que es lo único que tenemos de verdad..el resto, no lo sabemos!!!
hasta pronto Josep y un feliz fin de semana!!