divendres, 26 de febrer de 2010

tomando medidas









Si el tema no fuera tan serio y no hubiera en juego el pan de la gente, la comedia montada alrededor de la crisis sería de risa.
Me parece que ahora lo único que pueden hacer los políticos es aprovechar la situación para erosionar al adversario, porque todos saben que ninguno de ellos es capaz de encontrar la solución. El mal ya está hecho . Las recetas que nos den ahora no servirán por parar esta enfermedad, sino para hacerla más llevadera. Bienvenidos sean todos los parches, pero nos habría ido mejor que nos aplicaran hace mucho tiempo una vacuna, en vez de mirar a otra parte mientras en cualquier rincón del primer mundo se favorecían las condiciones para que acabáramos contrayendo este mal.?
Como dice un proverbio -creo que chino-, las disputas de los señores se acaban leyendo sobre la espalda de los esclavos
Así, una crisis originada por las malas prácticas aplicadas impunemente por el sector financiero, ya sabíamos que la acabaríamos pagando los trabajadores con recortes de los derechos. Y no es que no tuviésemos de contribuir todos, si hace falta, pero que cada parte ponga en función de su grado de responsabilidad y de su riqueza. Dicen que la gente se ha hipotecado mucho más de lo que podía en su medida, y es cierto.
Pero no hace demasiado, nos decían voces autorizadas que el ahorro era una cosa que tenía sentido en tiempo de nuestros abuelos, pero que en la nueva economía no era aconsejable, que lo que “tocaba” hacer era gastarlo.
Nos decían que mientras todo el mundo consumiera, todo iría “fino como la seda” y que “España va bien” ; nos animaban a pedir créditos incluso para ir de vacaciones. Y de pronto: sorpresa sorpresa! (Sorpresa, sorpresa??)
Aquí, los mismos que nos aconsejaban comprar sin mesura, también nos decían que se hinchaba una burbuja y que pobres de nosotros el día que explotara.
Los remedios que ahora proponen por paliar la crisis, no eran aplicables antes si sabían que esto ocurriría antes de ocurrir?
Los problemas que ahora analizan, no existían antes?
Si en mi profesión (puede ser cualquiera) no tengo la previsión de lo que puede ocurrir en un fallo técnico, a sabiendas que me puede pasar y la empresa tambalea, yo “duro” 24 horas en ella.
Entonces, por qué no se hizo nunca nada si tan sabios son todos?
A mi modesto entender es que un gobierno (el que sea, y de donde sea) no manda nada y no podrán solucionarlo por más que digan, por más pactos, por mas que digan vamos a pensar, hacer o ha quedar...
Que menuda estupidez es decir: !colega, tenemos que quedar un día para tomar una copa¡. Tontaina ..queda ahora ya, y no des más por donde gotea la jarra.*
En definitiva:en este mundo impera un capitalismo salvaje tan grande que nadie osa hacerle frente. Ni derechas, ni izquierdas ni nada. Y esto personalmente me asusta más que la propia crisis.


Y como decían aquellos...!Mañana hablaremos del Gobierno¡


*no des más por donde gotea la jarra. es una antigua frase de una amiga mia. Nunca he sabido  de donde la sacó. No me extrañaría que se la hubiese inventado ella. Ella tiene estas frases.

8 comentaris:

Isol ha dit...

La verdad es que todo lo que les sucedió ya estaba anunciado,se veía venir y no hicieron nada para detener esto,muy bien no entiendo porque,tal vez pensaron que la bomba explotaría en manos de otro y se les adelantó,salir de una crisis es dificil,lleva mucho tiempo,el mismo o más del que tomó entrar en ella,y es verdad lo que dices los de arriba nunca pagan estas cosas,solo los de abajo son los que deben dar base a esto para que no se caiga,en todo siempre se está jodiendo a las mismas espaldas,pero hasta cuando?
De la frase, está genial,nunca la escuché antes pero es muy acertada.
Te mando un abrazo que tengas un buen fin de semana.

Cecilia Alameda Sol ha dit...

Los bancos iniciaron la crisis con sus formas de crear deudas a los ciudadanos. Los constructores inmobiliarios contribuyeron a la crisis levantando más edificios de los que soportaban los pueblos, incitando a los consumidores a gastar lo que no poseían y creando una sensación laboral de despilfarro que desbordó al país. Los políticos apoyaron las peores jugadas (sobre todo en los tiempos del bigotillos y los de su cuerda que en todas partes daban licencias para construir urbanizaciones, incluidas zonas sin agua y sin árboles, como en Murcia y Almería). Los medios de comunicación apoyaban también, la publicidad, la ambición de quienes compraban casas para especular con ellas. Pero ¿y los de a pie? ¿Por qué se dejaron convencer para pedir créditos para todo, hasta para montar una comunión que parecía una boda? ¿Por qué se metieron en gastos que no podían pagar? Reconozco que la presión era muy grande, pero nunca he entendido que gentes de posición mediana, gente currante, se gastaran los dinerales que se gastaban en juguetitos y consolas para los niños, en todoterrenos cuando vivían en una ciudad, en chalets de playa que sólo usaban 15 días al año. De eso no podemos echarle la culpa a los que mandan, porque tenemos cabeza para saber, si nos ponemos a pensar un poco, en lo que nos estamos metiendo.
¿O no?

josep estruel ha dit...

Hola Isol.
Y si todo esto sirviera para solucionar de verdad todas las cosas y cambiarlas de una maldita vez, aun, aun. Pero tampoco, ya verás que cuando esto se arregle todo seguirá igual o peor, porque los logros que los trabajadores consiguieron durante años tambien se habrán perdido.

Te mando un beso amiga.

josep estruel ha dit...

Hola Cecilia.
Si que es cierto. De los poderosos no hace falta decir nada, pero de nosotros "los de a pie, si"
Hemos sido como siempre unos envidiosos. Hemos tenido una lucha con nuestro vecino por una casa mejor que la suya y que creemos que nos pertenece, pero cuando lo tenemos en nuestro poder, en lugar de poder disfrutarlo, tenemos que entregarlo a su verdadero dueño que no es otro que el banco.
Sobre las casas en Murcia y Almeria también es cierto, aunque en este caso la culpa fue de Aznar.
Poca agua que tenia en La Mancha para regar y ahora la disfrutan en los campos de golf en estos lugares.
la gente está tan hipotecada que ves a pedirles que salgan a protestar por algo.
Otro logro de los poderosos. Tenernos mas atrapados.

Gracias. un abrazo.

María ha dit...

La verdad es que recuerdo, hasta hace poco, como nos bombardeaban por todos sitios, con anuncios en la tv, en las revistas, así como nos bombardeaban con llamadas telefónicas para que adquiriéramos créditos para el consumo, parecía que lo regalaban, así que muchos los adquirian para cualquier gasto extra.

Hemos pasado de ahí a todo lo contrario, ahora no te dan créditos de ningún tipo, y lo miran hasta con lupa.

La sociedad va de mal en peor, y ahora tenemos que sufrir las consecuencias de tanto consumismo, que ha estallado y se veía venir lo que iba a pasar con la crisis, aunque el Gobierno nos lo negó en un principio.

Ahora casi cinco millones de personas estamos en el paro, algunos recibiendo subsidios y otros en la calle sin poder cobijarse.

Un beso.

josep estruel ha dit...

Hola María.
Tu misma lo dices. La sociedad va de mal en peor por un consumismo que no nos hacia ninguna falta.
Si que es verdad que el gobierno lo dijo tarde, pero es igual, el daño ya estaba hecho.
Se cometieron tantos errores amiga mia, tantos...
a sabiendas, que aun es peor.
LA CRISIS ES MUNDIAL, PERO NOSOTROS TENEMOS QUE SUMARLE EL DICHOSO PROBLEMA DE MILES DE CASAS CONSTRUIDAS QUE NO SE SI ALGUIEN LAS COMPRARÁ ALGÚN DIA.
Por el tema del paro yo creo que lo que cambiará en este pais es que volverá haber una imigración interior como ya hubieron en los años 50al 60. Hay Comunidades que tendrán que inventar lo que sea para seguir subsistiendo.
un abrazo.

mariajesusparadela ha dit...

Efectivamente, como indican los gráficos, las medidas que van a tomar serán de peso, longitud y volumen...

josep estruel ha dit...

Hola María Jesús.
Pues has acertado. Precisamente he puesto estos gráficos que no son ni se parecen en nada a las medidas que hay que tomar. Y para ser más retorcida la cosa estas medidas estan en ARROBAS y VARAS. Medidas por supuesto que tu seguro que no las conoces para nada.
Muchas gracias por venir.

Un abrazo.